So­lo pa­ra gentle­men

FRA­GAN­CIA QUE EN­CIE­RRA UNA AC­TI­TUD

High Class - - Hc/publinota -

Exis­te un club sin gran­des puer­tas de cao­ba ni sa­las de re­cep­ción con te­chos des­co­mu­na­les, don­de los se­lec­tos miem­bros y la os­ten­ta­ción son des­co­no­ci­dos. Es un círcu­lo in­for­mal y uni­ver­sal, un club que no tie­ne nom­bre: el club de los gentle­men del mun­do.

La per­te­nen­cia a es­te club no se com­pra, no se so­li­ci­ta ni se otor­ga. Allí se prac­ti­ca el ar­te de ser un gentle­man. Pa­ra ello, es ne­ce­sa­ria una sa­bia mez­cla de ele­gan­cia, desen­vol­tu­ra y se­gu­ri­dad. Un cóc­tel que com­bi­na la mas­cu­li­ni­dad sin com­ple­jos, la im­per­ti­nen­cia y la cor­te­sía. Una vi­sión de la vida a la vez intrépida, tier­na y re­fi­na­da.

Sus miem­bros se re­co­no­cen a pri­me­ra vis­ta por el cor­te de la cha­que­ta, la son­ri­sa dis­tan­te que aso­ma por la co­mi­su­ra de los la­bios. Una ocu­rren­cia in­ge­nio­sa, el pa­so se­gu­ro, una puer­ta su­je­ta pa­ra per­mi­tir­le el pa­so a una mu­jer, son al­gu­nos de los ges­tos que los trai­cio­nan. Po­co im­por­ta el lu­gar de na­ci­mien­to o la for­tu­na que po­sean, se les re­co­no­ce por la ac­ti­tud.

For­man una sin­gu­lar fra­ter­ni­dad uni­da por el gus­to ha­cia las co­sas be­llas y la prác­ti­ca obs­ti­na­da de los bue­nos mo­da­les. Se en­cuen­tran en la ciu­dad o en el cam­po, en la pla­ya o en la mon­ta­ña, de no­che o de ma­ña­na Ele­gan­tes en cual­quier cir­cuns­tan­cia. Y Gentle­men Only es su per­fu­me.

UNA FRA­GAN­CIA AMA­DE­RA­DA ELE­GAN­TE

Gentle­men Only re­in­ter­pre­ta el per­fu­me clá­si­co mas­cu­lino con esen­cias y ma­te­rias pri­mas na­tu­ra­les de al­tí­si­ma ca­li­dad, pa­ra una es­te­la ele­gan­te y afir­ma­da. Es­te ama­de­ra­do neo­aro­má­ti­co es pa­ra hom­bres mo­der­nos que no te­men afir­mar su per­so­na­li­dad con so­brie­dad y desen­vol­tu­ra.

Al prin­ci­pio ema­na un fres­cor aro­má­ti­co y es­pe­cia­do, una mez­cla de man­da­ri­na ver­de y

ba­yas ro­sas, nuez mos­ca­da y ho­ja de abe­dul, que de­ja una im­pron­ta de be­ne­vo­len­cia. Lue­go, la pro­fun­di­dad del per­fu­me se re­ve­la con to­da su sen­sua­li­dad a tra­vés de una tri­lo­gía de ma­de­ras no­bles (ce­dro, pa­chu­lí, ve­ti­ver) an­tes de las no­tas afir­ma­das, fuer­tes y he­chi­zan­tes de in­cien­so.

Gentle­men Only es un per­fu­me con se­llo, enér­gi­co y he­chi­zan­te, de­li­cio­sa­men­te tur­ba­dor, una mez­cla de fres­cu­ra, sen­sua­li­dad y ani­ma­li­dad. Un per­fu­me pa­ra hom­bres con buen gus­to.

DE GENTLE­MAN A GENTLE­MEN ONLY

1975: Hu­bert de Gi­venchy rom­pe con los có­di­gos ha­bi­tua­les de la per­fu­me­ría mas­cu­li­na cons­trui­da en torno a los aro­mas de co­lo­nia y lavanda, con la crea­ción de Gi­venchy Gentle­man, una fra­gan­cia fuer­te, dis­tin­gui­da, irre­ve­ren­te, que se ba­sa en un acor­de ama­de­ra­do aro­má­ti­co.

Es­te per­fu­me de cul­to de los años 70, con una fir­me per­so­na­li­dad van­guar­dis­ta, si­gue sien­do una re­fe­ren­cia pa­ra mu­chos hom­bres que apre­cian la ca­li­dad y en­cuen­tran en él la ma­ne­ra de afir­mar su for­ma de ser, una mez­cla de au­da­cia y ele­gan­cia.

2013: El gentle­man del si­glo XXI cam­bió. Aun­que si­gue ape­ga­do a sus va­lo­res, vi­ve en su épo­ca vi­bran­te, com­ple­ja, glo­bal. Su ele­gan­cia na­tu­ral re­fi­na­da tam­bién se ins­cri­be en su épo­ca. La Mai­son lle­va aún más le­jos el cur­sor de la se­duc­ción, del lu­jo y del atre­vi­mien­to, al con­ser­var el fras­co em­ble­má­ti­co de las fra­gan­cias mas­cu­li­nas mí­ti­cas de Gi­venchy y al pro­po­ner un se­llo ol­fa­ti­vo úni­co. Así, Gi­venchy lan­za hoy un nue­vo per­fu­me mas­cu­lino pa­ra el gentle­man mo­derno re­in­ter­pre­tan­do el pa­tri­mo­nio de la mar­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.