AMI­GAS TÓ­XI­CAS

Con ami­gas co­mo es­tas, no ha­cen fal­ta enemi­gos

High Class - - Hc/sexo -

Nues­tras ami­gas son nues­tras her­ma­nas por elec­ción. Por eso hay que ele­gir­las muuuuuy bien. Ya que a ve­ces, cre­yén­do­las her­ma­nas del al­ma, trae­mos a nues­tras vi­das a mal­va­das her­ma­ni­tas ge­me­las ex­tra­via­das dig­nas de una pe­lí­cu­la de te­rror.

Lo dra­má­ti­co de me­ter en nues­tro círcu­lo ín­ti­mo a una ami­ga tó­xi­ca es que su trai­ción (que créan­me lle­ga­rá inevi­ta­ble­men­te tar­de o tem­prano) due­le más que la del no­vio, ma­ri­do y tooo­dos nues­tros fa­mi­lia­res jun­tos. No sé por qué la trai­ción de una ami­ga due­le tan­to. Pe­ro es in­ne­ga­ble que due­le co­mo un par­to na­tu­ral sin anes­te­sia, ¡no po­dría­mos lue­go es­pe­rar me­nos de una mal na­ci­da!

Pa­ra es­ta edi­ción les pre­pa­ré una bre­ve guía de las ami­gas tó­xi­cas que con­vie­ne evi­tar co­mo si es­tu­vie­ran he­chas de una alea­ción de mer­cu­rio y ura­nio. Ellas son ab­so­lu­ta­men­te tó­xi­cas y esa fra­se de que “no hay mal que por bien no ven­ga” no se apli­ca ba­jo nin­gún mo­ti­vo en es­ta ecua­ción, con ellas el mal es­tá a la or­den del día y lo peor es­tá so­lo a la vuel­ta de la es­qui­na.

LA SERRUCHERA

Ella es la rei­na im­ba­ti­ble de la trai­ción. Tie­ne trau­ma de se­gun­do pla­to y le en­can­ta re­co­ger tus so­bras, mu­chas ve­ces an­tes de que si­quie­ra ha­yas aca­ba­do el pla­to. No so­lo pon­drá en su ma­quia­vé­li­ca mi­ra a to­dos tus no­vios y ex­no­vios, sino tam­bién co­di­cia­rá tu tra­ba­jo y tus otras amis­ta­des. Ella ten­drá su se­rru­chi­to bien afi­la­do y siem­pre lis­to pa­ra cor­tar­te las ta­blas del pi­so co­mo en los di­bu­ji­tos ani­ma­dos y así sa­car­te de la es­ce­na. Cri­chi cri­chi cri­chi con su se­rru­cho y ¡PUF! ¡De­sa­pa­re­cis­te!

LA REI­NA DE LA MÍ­MI­CA

A la ho­ra de imi­tar­te, ni el mis­mí­si­mo mi­mo Mar­cel Mar­ceau lo hu­bie­ra he­cho me­jor que ella. Es­te ti­po de ami­gas tó­xi­cas se ca­rac­te­ri­za por su ab­so­lu­ta fal­ta de per­so­na­li­dad, que com­pen­sa in­ten­tan­do apro­piar­se de la tu­ya. Ella te co­pia en ca­da cen­tí­me­tro de tu re­gi­tud. To­do bien ya que al co­mien­zo te sen­tis­te ala­ga­da y no te mo­les­tó que se com­pra­ra el

FREN­TE A ES­TE TI­PO DE AMI­GAS TÓ­XI­CAS, NO OL­VI­DES NUN­CA QUE A PA­LA­BRAS NE­CIAS, NO HAY NA­DA ME­JOR QUE PRES­TAR OÍ­DOS SOR­DOS

mis­mo jeans Levi’s al día si­guien­te de que vos lo hi­cie­ras y tam­po­co te es­tre­só cuan­do co­rrió al shop­ping a com­prar­se la mis­ma ca­mi­sa de HC Collection que vos te com­pras­te. Pe­ro to­do cam­bió cuan­do te co­pió as­que­ro­sa­men­te el cor­te de pe­lo que te hi­zo Lu­ján Ha­lley en tu úl­ti­mo cam­bio de look, to­dos los re­co­gi­dos fan­ta­bu­lo­sos que te ha­ce Alexis de Dino, y cuan­do ca­da vez que tie­ne un ca­sa­mien­to no so­lo se ma­qui­lla ¡sino que pa­re­ce que le pi­de a Faby Ro­jas que le ha­ga la ca­rac­te­ri­za­ción mos­trán­do­le tu fo­to! En­ci­ma la tenés que ban­car en tu cla­se de pi­la­tes y en to­dos y ca­da uno de tus eventos so­cia­les. Lo peor es que te va a per­se­guir ha­cién­do­te de es­pe­ji­to has­ta que le za­ran­dees y le di­gas: ¡Baaaaas­taaaaaa!

LA CI­ZA­ÑE­RA

Ella siem­pre tie­ne la bra­si­ta en­cen­di­da pa­ra ti­rar le­ña al fuego. No des­per­di­cia opor­tu­ni­dad pa­ra ha­blar mal de to­do tu círcu­lo de ami­gas, con­tán­do­te to­dos los chis­mes del ve­cin­da­rio y to­das las co­sas que fu­la­ni­ta y men­ga­ni­ta di­cen de vos a tus es­pal­das. Lo peor de to­do es que sus re­ve­la­cio­nes no las ha­ce por bue­na ti­pa, sino por pe­rra ma­quia­vé­li­ca que es. La muy des­ca­ra­da es­tá ju­gan­do as­tu­ta­men­te sus car­tas pa­ra ga­nar­se pun­tos ex­tra con­ti­go al mis­mo tiem­po que les sa­ca del ma­pa a to­das tus más que­ri­das ami­gas. Si le pres­tás la ore­ja, en po­co tiem­po te que­da­rás so­li­ta y ella se con­ver­ti­rá en tu úni­ca BFF ( Best Friend Fo­re­ver) gra­cias a to­das las men­ti­ras y pa­tra­ñas y ci­tas fue­ra de con­tex­to que muy as­tu­ta­men­te usó a su fa­vor. Fren­te a es­te ti­po de ami­gas tó­xi­cas, no ol­vi­des nun­ca que a pa­la­bras ne­cias, no hay na­da me­jor que pres­tar oí­dos sor­dos.

LA DO­BLE CA­RA

Es­ta es otro de los es­pe­cí­me­nes trai­cio­ne­ros que sue­len ron­dar ser­pen­tean­te­men­te en­tre las amis­ta­des. Ellas no des­per­di­cian opor­tu­ni­dad pa­ra sa­car toooo­dos tus tra­pi­tos su­cios al sol, re­ve­lar to­das las in­ti­mi­da­des que le con­fias­te, si­coa­na­li­zar tu vida y obra y dar­te pa­los y ca­ñear­te has­ta que se le pa­ra­li­ce la len­gua vi­pe­ri­na por tan­ta pon­zo­ña. Por su­pues­to fren­te a vos se­rá un SOL, pe­ro ni bien cru­ces el um­bral de la puer­ta, ella em­pe­za­rá a ha­blar mal de vos. Si tus ore­jas es­tán ro­jas, po­ne­le la fir­ma que la do­ble ca­ra te es­tá ba­jan­do la ca­ña aga­za­pa­da en al­gún rin­cón.

LA USUR­PA­DO­RA

Es­tas ami­gas tó­xi­cas por lo ge­ne­ral son aña­di­du­ras tar­días a nues­tro gru­po de ami­gas. Ne­cia­men­te las pre­sen­ta­mos a to­das nues­tras ami­gas cre­yén­do­la una di­vi­na, pe­ro an­tes de que nos de­mos cuen­ta, la muy mos­qui­ta muer­ta di­vi­na­men­te ya le pu­so a to­das tus ami­gas en tu con­tra y se en­cuen­tra ocu­pan­do tu lu­gar en el que fue­ra tu gru­po ín­ti­mo. Tam­bién tien­den a que­rer usur­par nues­tros lu­ga­res con nues­tros pa­dres, her­ma­nas y fa­mi­lia­res cer­ca­nos. Ca­da vez que te pe­leás con tu ma­má, ella con la ex­cu­sa de “me­diar” ter­mi­na alián­do­se con tu

SON IMA­NES PA­RA EL CAOS Y DON­DE SEA QUE ELLAS ES­TÁN SIEM­PRE HA­BRÁ PRO­BLE­MAS, BO­CHIN­CHES E IN­TER­MI­NA­BLES DO­LO­RES DE CA­BE­ZA

madre pa­ra ga­nar­se su fa­vor. Al po­co tiem­po se­rá más ín­ti­ma de tu ma­má que de vos, has­ta el pun­to que más que ami­ga pa­re­ce­rá tu nue­va her­ma­na adop­ti­va.

LA DEN­SA

Ella es más pe­sa­da que cal­do avá de crip­to­ni­ta. Ella es­tá enoja­da con Dios, con el mun­do, con el Go­bierno, con la vida y con ella mis­ma. To­do le cae mal, ella es doc­to­ra su­ma cum lau­dae en to­do­lo­gía y se cree la úl­ti­ma brow­nie de la con­fi­te­ría. La adop­tas­te por lás­ti­ma pe­ro nin­guno de tus ami­gos te se­cun­dó en la adop­ción, por lo que ca­da vez que salen jun­tas to­dos tus de­más ami­gos se eva­po­ran al ver­la y ter­mi­nás te­nien­do que ban­car­te su den­si­dad so­li­ta y so­la. ¡La so­li­da­ri­dad tie­ne sus lí­mi­tes, ho­ney!

LA CA­LA­MI­TO­SA

Es­ta ami­ga tó­xi­ca lle­va el me­ter la pa­ta a to­da una nue­va di­men­sión. A las me­te pa­tas se las per­do­na por­que una sa­be que no lo ha­cen a pro­pó­si­to, ade­más por lo ge­ne­ral sus erro­res son pe­que­ños y con el tiem­po se vuel­ven anec­dó­ti­cos. Las ca­la­mi­to­sas por su la­do, cau­san es­tra­gos. Son ima­nes pa­ra el caos y don­de sea que ellas es­tán siem­pre ha­brá pro­ble­mas, bo­chin­ches e in­ter­mi­na­bles do­lo­res de ca­be­za. Lo peor de to­do es que siem­pre ter­mi­nan arras­tran­do a sus ami­gas al cen­tro del hu­ra­cán. ¡Há­gan­se un fa­vor y eví­ten­las pa­ra que ha­ya paz en sus vi­das!

LA REI­NA DEL DRA­MA

Es­tas ami­gas tó­xi­cas son desas­tres emo­cio­na­les con pa­tas. Ellas siem­pre tie­nen al­gún dra­ma que so­lu­cio­nar o que llo­rar. Lo peor es que una ter­mi­na sien­do el pa­ñue­lo de es­tas eter­nas rei­nas del me­lo­dra­ma, adic­tas a los do­lo­res, que­bran­tos y an­gus­tias. Son omi­no­sas. En su vida siem­pre hay al­gún pro­ble­ma, to­do les sale mal, y el ele­men­to te­le­no­ve­le­ro siem­pre es­tá pre­sen­te. Tie­nen tan­ta ma­la suer­te que pa­re­cie­ra lue­go que al na­cer sus ma­dres pa­sa­ron ba­jo una es­ca­le­ra, de­rra­ma­ron la sal, rom­pie­ron un es­pe­jo y se cru­za­ron con un ga­to ne­gro de ida a la sala de par­to. No es de ex­tra­ñar que ven­gan con his­to­rias que su­pe­ran am­plia­men­te a la fic­ción. No es de ex­tra­ñar que te ven­ga con una his­to­ria del ti­po que un óm­ni­bus le cho­có a su no­vio, y que jus­to en el óm­ni­bus via­ja­ba su pri­ma her­ma­na y que lue­go la am­bu­lan­cia que trans­por­ta­ba al atro­pe­lla­do cho­có con­tra una mo­to y el chi­co ter­mi­nó en te­ra­pia in­ten­si­va. La pró­ji­ma lo ter­mi­nó cui­dan­do ab­ne­ga­da­men­te co­mo no­via ejem­plar y el muy hdp ni bien se des­per­tó de su co­ma tras 47 días, se enamo­ró per­di­da­men­te de la en­fer­me­ra que ve­nía a cam­biar­le el sue­ro dos ve­ces al día y que era lue­go la hi­ja del cho­fer del óm­ni­bus que lo atro­pe­lló. Si tenés una ami­ga pa­ra quien his­to­rias co­mo es­tas es­tán a la or­den del día, me­jor que no te pres­tes pa­ra es­cu­char sus llan­tos o vas a ter­mi­nar con­vi­vien­do una vida que pa­re­ce guio­na­da a la se­me­jan­za de una ma­la te­le­no­ve­la ma­tu­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.