En­tre AMI­GAS

VIA­JES PA­RA RE­COR­DAR

High Class - - Hc/destinos - por Yru­pé Bon­zi

DE COM­PRAS

Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te no hay na­da más que dis­fru­te­mos las mu­je­res que com­prar­nos to­das esas co­sas in­ne­ce­sa­rias de las cua­les nun­ca te­ne­mos su­fi­cien­te. Y po­der ha­cer­lo con las me­jo­res ami­gas ¡no tie­ne pre­cio! Sea cual fue­ra el des­tino, ya sea Bue­nos Ai­res, Mia­mi, Pa­na­má o sim­ple­men­te Ciu­dad del Es­te, un via­je de­di­ca­do por en­te­ro al shop­ping sin lu­gar a du­das se­rá me­jor si lo com­par­ten con sus ami­gas. Con ellas no hay im­pa­cien­cia mien­tras nos pro­ba­mos las ro­pas y los pla­gueos ha­bi­tua­les de ma­ri­dos e hi­jos se sus­ti­tu­yen en sa­bios con­se­jos fashionistas. Apro­ve­chen de la com­pa­ñía de sus me­jo­res ami­gas pa­ra re­no­var sus guar­da­rro­pas, com­prar­se el de­ci­mo­no­veno little black dress, la bo­ta de mon­ta­ña que pa­sa­rá más tiem­po en su ro­pe­ro que en sus pies y to­das las li­cen­cias que nos per­mi­ten nues­tras ami­gas, pues ellas siem­pre en­ten­de­rán que NE­CE­SI­TA­MOS aque­llo que es­ta­mos lle­van­do. ¡A via­jar y a sa­car­le el ju­go a los outlets ha­cien­do tar­je­ti­ci­dio!

RELAX TO­TAL

A ve­ces la vida se nos ha­ce in­su­fri­ble­men­te es­tre­san­te y ne­ce­si­ta­mos con ur­gen­cia li­be­rar­nos de nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des do­més­ti­cas y la­bo­ra­les. Es­tas oca­sio­nes son idea­les pa­ra re­clu­tar a las me­jo­res con el fin de ir a un via­je des­ti­na­do a re­la­jar­se y po­ner­se be­llas y en ar­mo­nía. Via­jen a un spa en un en­torno tran­qui­lo e idí­li­co, le­jos de to­dos los agen­tes es­tre­san­tes de su día a día. En­tré­guen­se a lar­gas ca­mi­na­tas po­nién­do­se al día con sus vi­das, mí­men­se con ma­sa­jes y te­ra­pias de re­la­ja­ción, me­di­ten y ha­gan yo­ga jun­tas, pón­gan­se be­llas y pon­gan en paz a su al­ma. ¡Na­mas­te!

CUL­TU­RAL

Den un pro­pó­si­to cul­tu­ro­so a su via­je de ami­gas. Bus­quen un cur­so cor­to pa­ra ha­cer jun­tas en una ciu­dad ve­ci­na o vi­si­ten una bie­nal de ar­te o fes­ti­val de ci­ne. ¡O por qué no de­di­car un via­je ex­clu­si­va­men­te a ver tea­tro en Bue­nos Ai­res! Que su via­je no so­lo sea de es­par­ci­mien­to y di­ver­sión, sino tam­bién una opor­tu­ni­dad pa­ra dis­fru­tar de aque­llas ac­ti­vi­da­des culturales que más les gus­ta.

RUM­BE­RO

Eli­jan un des­tino de fiesta pa­ra dis­fru­tar con sus ami­gas. Ya sea una ciu­dad ve­ra­nie­ga, Nue­va York o Las Ve­gas. Eli­jan un lu­gar don­de las no­ches nun­ca ter­mi­nen pa­ra po­der bai­lar has­ta el ama­ne­cer con sus ami­gas in­se­pa­ra­bles. Di­viér­tan­se,

A VE­CES LOS VIA­JES SON OCA­SIO­NES PA­RA ES­CA­PAR­SE DE CO­SAS QUE NOS ES­TÁN HA­CIEN­DO DA­ÑO

bai­len, brin­den con sus cóc­te­les fa­vo­ri­tos, apues­ten en los ca­si­nos, va­yan a con­cier­tos y es­pec­tácu­los mu­si­ca­les, y lue­go en­gan­chen con un bar o una dis­co. Quié­nes me­jo­res que sus ami­gas pa­ra com­par­tir aven­tu­ras y fe­cho­rías. Má­ten­se de ri­sa de las lo­cu­ras co­me­ti­das y re­cuer­den que ¡to­do lo que pa­sa en Las Ve­gas, se que­da en Las Ve­gas!

ES­PI­RI­TUAL

A ve­ces los via­jes son oca­sio­nes pa­ra es­ca­par­se de co­sas que nos es­tán ha­cien­do da­ño. Si lo que bus­can es re­cons­ti­tuir su es­pí­ri­tu, quié­nes me­jor que sus ami­gas pa­ra ayu­dar­las a ha­cer­lo. Al fin y al ca­bo, cuan­do la vida nos da gol­pes, las bue­nas ami­gas siem­pre dan una mano. Ya sea una pe­re­gri­na­ción, un re­ti­ro o, sim­ple­men­te, vi­si­tar un lu­gar ais­la­do y tran­qui­lo de to­do el bo­chin­che co­ti­diano, la paz y la com­pa­ñía de quie­nes nos desean so­lo lo me­jor va a ser ma­ra­vi­llas a su es­pí­ri­tu afli­gi­do.

VIA­JE DE VE­RANO

Qué me­jor que ir a la pla­ya pa­ra dis­fru­tar del mar y el sol­ci­to con la com­pa­ñía de sus me­jo­res ami­gas. Re­lá­jen­se con unas cai­pi­ri­ñas o mar­ga­ri­tas en la pla­ya eli­gien­do via­jar a un re­sort pla­ye­ro en­tre ami­gas. ¡Ima­gí­nen­se lo que se van a di­ver­tir! Apro­ve­chen to­das las ac­ti­vi­da­des dis­po­ni­bles en el re­sort y vuel­van car­ga­das de me­mo­rias y en­vi­dia­ble­men­te bron­cea­das.

EN BAR­CO

Tó­men­se un cru­ce­ro con sus me­jo­res ami- gas pa­ra ce­le­brar su amis­tad o al­gún even­to me­mo­ra­ble en sus vi­das. Lo me­jor de los cru­ce­ros es que per­mi­ten dis­fru­tar de va­rios des­ti­nos en un mis­mo via­je, por lo que siem­pre es­ta­rán co­no­cien­do lu­ga­res nue­vos y di­fe­ren­tes. Ade­más hay tan­tas ac­ti­vi­da­des a bor­do de los cru­ce­ros co­mo pa­ra ga­ran­ti­zar que nun­ca ten­gan tiem­po de abu­rrir­se.

VIA­JE VINERO

Otro des­tino di­ver­ti­dí­si­mo pa­ra ha­cer con ami­gas es la ru­ta del vino. Son via­jes muy ca­sua­les, di­ver­ti­dos y en­tre­ga­dos a los pla­ce­res epi­cú­reos del buen co­mer y del buen be­ber, y po­der ha­cer­lo con la me­jor com­pa­ñía po­si­ble ha­rá que la ex­pe­rien­cia sea aún más com­ple­ta. ¡De se­gu­ro en al­guno de los vi­ñe­dos se pa­sa­rán de co­pas y ten­drán de qué reír­se pa­ra ra­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.