Ana Aya­la

MAG­NE­TIS­MO MA­CA­BRO

High Class - - Hc/destinos -

Las obras de es­ta ar­tis­ta se ale­jan to­tal­men­te de lo vis­to­so, le­ve y co­lo­ri­do. Ellas ha­bi­tan un mun­do lleno de ma­ti­ces y som­bras, don­de el cuer­po se di­sec­cio­na pa­ra ex­po­ner las vís­ce­ras o se trans­mu­ta pa­ra mos­trar­se di­fe­ren­te y anó­ma­lo. Sus crea­cio­nes tie­nen esa cua­li­dad fas­ci­nan­te, pe­ro a la vez per­tur­ba­do­ra, que con­mo­cio­na y atrae al mis­mo tiem­po co­mo una es­pe­cie de mag­ne­tis­mo ma­ca­bro. En es­ta en­tre­vis­ta, la co­no­ce­mos un po­co más y nos cuen­ta acer­ca de su más re­cien­te pro­yec­to.

Ana Aya­la na­ció en Asun­ción en 1973. Des­de muy jo­ven reali­zó cur­sos de fo­to­gra­fía, trans­fer, grabado e ins­ta­la­ción. Des­de 1994 par­ti­ci­pó en mues­tras na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, desa­rro­llan­do su ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca y crea­ti­va en dis­tin­tos cam­pos co­mo la fo­to­gra­fía, el di­se­ño gráfico, el grabado, el co­lla­ge y el vi­deo ar­te.

En 1999 ex­pu­so en Ma­drid, en el Sa­lón In­ter­na­cio­nal del Grabado de la Mues­tra Es­tam­pa. En el 2000 par­ti­ci­pó de la Pri­me­ra Bie­nal de Grabado del Mer­co­sur, AR­TE BA, en Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na, y de la mues­tra co­lec­ti­va El úl­ti­mo de­ce­nio, en el Museo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Mon­te­vi­deo. Tras es­tas ex­po­si­cio­nes, por mu­cho tiem­po de­jó de ex­po­ner su tra­ba­jo, aun­que es­to no sig­ni­fi­có un ce­se en su pro­duc­ción crea­ti­va, pues se­guía tra­ba­jan­do ac­ti­va­men­te en el mun­do del ar­te, em­bar­ca­da en di­ver­sos pro­yec­tos co­lec­ti­vos y des­ta­cán­do­se en el mun­do de la grá­fi­ca y de la editorial.

En el mes de ma­yo, Ana pre­sen­tó su pri­me­ra mues­tra in­di­vi­dual en el Museo del Ba­rro. Con es­ta ex­po­si­ción, Ana Aya­la vol­vió a pre­sen­tar sus in­tri­gan­tes gra­ba­dos co­mo si sa­lie­ra de su cri­sá­li­da. ¿De qué otra ma­ne­ra lla­mar a es­te pe­rio­do en que es­tu­vo crean­do en so­li­ta­rio, nu­trién­do­se de su pro­pio mun­do in­te­rior y cre­cien­do en si­len­cio has­ta sen­tir­se su­fi­cien­te­men­te fuer­te y se­gu­ra pa­ra des­ple­gar sus ma­ra­vi­llo­sas alas os­cu­ras? Por­que si com­pa­ra­mos a Ana con una ma­ri­po­sa, de­be­ría­mos in­de­fec­ti­ble­men­te com­pa­rar­la con una ma­ri­po­sa noc­tur­na de in­tri­gan­tes alas os­cu­ras.

Sus co­lla­ges trans­fe­ri­dos so­bre vie­jos tex­tos de me­di­ci­na nos dan un vis­ta­zo ha­cia una ex­pre­sión sin ta­pu­jos, vis­ce­ral y som­bría, fuer­te y con­tun­den­te. La ar­tis­ta nos per­mi­te un atis­bo a un mun­do, en el cual la ima­gen se ex­pre­sa por en­ci­ma de la pa­la­bra, don­de lo in­ma­te­rial tras­cien­de lo or­gá­ni­co, lo mor­fo­ló­gi­co y lo fi­sio­ló­gi­co de aque­llas imá­ge­nes sa­ca­das de an­ti­guas lec­cio­nes de ana­to­mía.

¿Qué te lle­vó al ar­te?

No creo que fue­ra al­go pre­ci­so, siem­pre tu­ve in­te­rés en la música, la fo­to­gra­fía y el ci­ne.

“NO CREO QUE FUE­RA AL­GO PRE­CI­SO, SIEM­PRE TU­VE

IN­TE­RÉS EN LA MÚSICA, LA FO­TO­GRA­FÍA

Y EL CI­NE. SIN PRO­PO­NER­ME, CON EL TIEM­PO

HI­CE CUR­SOS DE FO­TO­GRA­FÍA, GRABADO,

Y ES­TU­DIÉ AL­GU­NOS AÑOS EN EL ISA”

Sin pro­po­ner­me, con el tiem­po hi­ce cur­sos de fo­to­gra­fía, grabado, y es­tu­dié al­gu­nos años en el ISA (Ins­ti­tu­to Superior de Ar­te). Tam­bién tra­ba­jo des­de ha­ce mu­cho en di­se­ño editorial y gráfico. Pe­ro aho­ra pien­so que qui­zás el ini­cio sea du­ran­te esos mo­men­tos que uno vi­ve en la in­fan­cia y que van mar­can­do cier­to in­te­rés. En mi fa­mi­lia, re­cuer­do a tío Car­li­tos (Dr. Aya­la) que nos can­ta­ba can­cio­nes pa­ra ir a dor­mir, tam­bién re­cuer­do una sies­ta en que mi tía Le­na di­bu­ja­ba mien­tras es­cu­cha­ba un vi­ni­lo de Lau­rie An­der­son… y co­sas co­mo esas.

En tu ca­rre­ra ar­tís­ti­ca se pro­du­jo un hia­tus que aho­ra afor­tu­na­da­men­te se es­tá ce­rran­do pa­ra dar lu­gar a una nue­va eta­pa. ¿Qué fue lo que te lle­vó a re­to­mar tu pro­duc­ción ar­tís­ti­ca? ¿Có­mo fue es­te re­gre­so?

Pues, real­men­te, no lo to­mo co­mo un re­gre­so, ya que siem­pre se­guí par­ti­ci­pan­do en pro­yec­tos ar­tís­ti­cos gru­pa­les. Pe­ro sí, des­de el año pa­sa­do vol­ví a pro­du­cir co­lla­ges y gra­ba­dos. Es­to me es­ti­mu­ló y qui­se tra­ba­jar­los co­mo se­rie, lue­go sur­gie­ron pro­pues­tas pa­ra ex­po­ner­los. Tam­po­co po­dría pre­ci­sar­te qué hi­zo que vuel­va de for­ma in­di­vi­dual a la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca, pe­ro sí te pue­do de­cir que me sien­to muy es­ti­mu­la­da.

Du­ran­te es­te pe­rio­do se­guis­te vin­cu­la­da al ar­te a tra­vés de tu tra­ba­jo co­mo di­se­ña­do­ra grá­fi­ca. Co­no­cien­do tu tra­ba­jo co­mo di­se­ña­do­ra sé que el lí­mi­te en­tre el di­se­ño gráfico y el ar­te, en tu ca­so en par­ti­cu­lar, es muy bo­rro­so. ¿Creés que exis­te ver­da­de­ra­men­te es­te lí­mi­te en­tre ar­te y di­se­ño?

En am­bos ca­sos es­ta­mos ha­blan­do de pro­ce­sos crea­ti­vos. La di­fe­ren­cia evi­den­te es la au­to­no­mía que tie­ne el ar­te y, por su­pues­to, su po­der pa­ra cues­tio­nar. El ar­te de­ja abier­ta pe­que­ñas ven­ta­nas que nos per­mi­ten “ver” lo que de una ma­ne­ra di­rec­ta nos se­ría in­so­por­ta­ble. En cam­bio el di­se­ño bus­ca co­mu­ni­car men­sa­jes cla­ros, ce­rra­dos.

¿Có­mo es tu pro­ce­so crea­ti­vo?

Por lo ge­ne­ral me pa­so ho­ras es­cu­chan­do música. Ha­go una gran co­lec­ta de imá­ge­nes que re­cor­to con ti­je­ras afi­la­das por mi ima­gi­na­rio, vuel­vo a en­sam­blar­las has­ta crear es­ce­na­rios y per­so­na­jes. Es­te pro­ce­so sue­le ser muy mi­nu­cio­so, soy muy de­ta­llis­ta y me gus­ta que las for­mas se unan ca­si sin de­jar rastro.

¿Qué téc­ni­ca em­pleas­te pa­ra es­ta nue­va se­rie que ex­pon­drás pró­xi­ma­men­te?

Pa­ra los tra­ba­jos que es­tán ex­pues­tos en el CAV/Museo del Ba­rro, tra­ba­jé con el co­lla­ge y las trans­fe­ren­cias so­bre pá­gi­nas de vie­jos ma­nua­les de me­di­ci­na.

Contame más so­bre es­ta ex­po­si­ción. En las obras se per­ci­be una fas­ci­na­ción por lo ana­tó­mi­co. ¿Qué mo­ti­va es­ta fas­ci­na­ción?

Creo que el cuer­po es co­mo un ma­pa que va de­jan­do có­di­gos, y que si se des­ci­fran pue­den re­ve­lar­nos se­cre­tos de nues­tra pro­pia his­to­ria per­so­nal. Me gus­ta mu­cho tra­ba­jar con par­tes in­ter­nas o vis­tas mi­cros­có­pi­cas, qui­zás pa­ra ha­cer aflo­rar to­do lo que es­tá ocul­to.

El tono de tus obras es muy oní­ri­co pe­ro

“ME GUS­TA

MU­CHO TRA­BA­JAR CON PAR­TES IN­TER­NAS O VIS­TAS

MI­CROS­CÓ­PI­CAS,

QUI­ZÁS PA­RA HA­CER

AFLO­RAR TO­DO

LO QUE ES­TÁ

OCUL­TO”

tam­bién os­cu­ro, co­mo si más que de un sue­ño, pro­vi­nie­ran de una pe­sa­di­lla des­con­cer­tan­te pe­ro a la vez fas­ci­nan­te. Si estoy por el buen ca­mino, me en­can­ta­ría sa­ber si te lle­gas­te a plan­tear ¿de dón­de sur­ge es­ta os­cu­ri­dad y si tu­vis­te res­pues­ta?

Los sue­ños pue­den ser dis­pa­ra­do­res de es­tos cons­truc­tos en al­gu­nos ca­sos. Lo de la os­cu­ri­dad tam­bién es al­go que siem­pre me fas­ci­nó, es una es­té­ti­ca con la que me sien­to iden­ti­fi­ca­da.

¿Qué es el ar­te pa­ra vos?

Es un ca­nal que me per­mi­te ex­pre­sar lo que no pue­do de otra ma­ne­ra… El ar­te no pre­ten­de la sal­va­ción, en mi ca­so, so­lo bus­ca ser un ta­miz pa­ra acer­car­me a lo real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.