Ra­chel Mc Adams

Con la enor­me son­ri­sa que la ca­rac­te­ri­za, Ra­chel Mc Adams lle­ga a la en­tre­vis­ta ele­gan­te­men­te ves­ti­da con un tra­je blan­co jus­ti­fi­can­do “me pu­se lo pri­me­ro que me gus­tó, ni me fi­jé en la eti­que­ta, me ol­vi­dé de mi­rar”. Y con esa mis­ma hu­mil­dad de los gran­de

High Class - - Hc/séptimo Arte - Por Fabián W. Wain­tal © Copy­right 2013

Des­pués de ha­ber pro­ta­go­ni­za­do tan­tas his­to­rias ro­mán­ti­cas en el ci­ne, ¿qué apren­dis­te del amor y del ma­tri­mo­nio?

Su­pon­go que to­do de­pen­de de ca­da uno, so­cial­men­te. Du­ran­te bas­tan­te tiem­po le di­mos po­ca im­por­tan­cia a la fa­mi­lia, pe­ro es al­go que es­tá cam­bian­do. Me pa­re­ce que hoy hay mu­cha más li­ber­tad y so­lo te­ne­mos que ha­cer lo que nos ha­ga fe­liz.

Con la bús­que­da de los de­re­chos del ma­tri­mo­nio gay, ¿la idea de ca­sar­se hoy en día re­cu­pe­ró la po­pu­la­ri­dad?

¿El ma­tri­mo­nio aho­ra es más po­pu­lar? (ri­sas) ¿Es­ta­ba pa­sa­do de mo­da an­tes? Sí, pue­de ser. Es di­fí­cil dar­nos cuen­ta del cam­bio, cuan­do lo es­ta­mos vi­vien­do. Ve­re­mos, en el año 2050 pro­ba­ble­men­te lo en­ten­da­mos me­jor.

A ni­vel es­pi­ri­tual, con la lle­ga­da del nue­vo Pa­pa, Fran­cis­co, ¿creés que pue­da ha­ber al­gún

cam­bio par­ti­cu­lar?

Yo creo que la fe es una con­di­ción hu­ma­na. Quie­ro pen­sar al­gún mo­men­to en que yo ha­ya du­da­do de la fe, pe­ro no se me ocu­rre aho­ra. Es al­go más pal­pa­ble con el per­so­na­je de Ja­vier Bar­dem en la pe­lí­cu­la To The Won­der, por­que es lo que ha­ce con su per­so­na­je re­li­gio­so, ayu­da a la gen­te de­ba­jo de su pa­ra­guas de la fe y la re­li­gión. Aun­que se crió en la ciu­dad de St. Tho­mas, Ra­chel McA­dams na­ció en el ca­na­dien­se Lon­dres de On­ta­rio, el 17 de no­viem­bre de 1974. Y co­mo bue­na ca­na­dien­se, en la in­fan­cia prac­ti­có pa­ti­na­je so­bre hie­lo, com­pi­tien­do in­clu­so en con­cur­sos im­por­tan­tes. Pe­ro la ac­tua­ción co­bró más im­por­tan­cia, des­de que a los 13 años en­tró en un pro­gra­ma de tea­tro de ve­rano so­bre Sha­kes­pea­re.

En 1995 has­ta re­ci­bió un pre­mio por su ac­tua­ción en la obra de tea­tro es­co­lar I Li­ve in

a Little Town. Y aun­que le pa­re­cía po­co se­rio se­guir es­tu­dian­do tea­tro, una pro­fe­so­ra la con­ven­ció pa­ra que es­tu­dia­ra ar­te dra­má­ti­co en la Uni­ver­si­dad de York, don­de se gra­duó con honores. La puer­ta pro­fe­sio­nal la con­si­guió con Dis­ney en la se­rie The Fa­mous Jett Jackson, pe­ro la fa­ma lle­gó en el 2004, cuan­do el mis­mo año protagonizó los éxi­tos Mean Girls con Lind­say Lohan y The No­te­book, con Ryan Gos­ling.

Tam­bién fue con­si­de­ra­da pa­ra in­ter­pre­tar a Sue Storm en Fan­tas­tic Four en lu­gar de Jes­si­ca Alba y es­tu­vo a pun­to de tra­ba­jar en la pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond Ca­sino Ro­ya­le, con el per­so­na­je que tu­vo Eva Green, mien­tras se dio el lu­jo de re­cha­zar el per­so­na­je de Pep­per Potts que Gwy­neth Pal­trow to­da­vía si­gue re­pre­sen­tan­do en las di­fe­ren­tes versiones de Iron Man. Pe­ro Ra­chel McA­dams igual le to­mó el gus­to a las su­per­pro­duc­cio­nes de Sher­lock Hol­mes, ade­más de las co­me­dias ro­mán­ti­cas The Ti­me Tra­ve­ler’s Wi­fe con Eric

Ba­na, Mor­ning Glory con Ha­rri­son Ford y The Vow con Chan­ning Ta­tum. Y en es­tos úl­ti­mos me­ses, se es­tre­na­ron en Es­ta­dos Uni­dos las pe­lí­cu­las To The Won­der y Pas­sion con di­rec­to­res tan di­fe­ren­tes co­mo Te­rren­ce Ma­lick y Brian De Pal­ma.

¿Có­mo es que los ca­na­dien­ses triun­fan tan­to en Holly­wood?

En Ca­na­dá tam­bién triun­fan (ri­sas). Yo ven­go de una ciu­dad que no es pa­ra na­da gran­de, St. Tho­mas, en On­ta­rio. Y ahí es don­de crea­ron el Blak­cBerry. ¿Ves?

¿A qué se de­di­ca­ban tus pa­dres?

Ma­má es en­fer­me­ra y mi pa­dre ya se ju­bi­ló, pe­ro se de­di­ca­ba a las mu­dan­zas, aun­que él di­ce que era “in­ge­nie­ro en tras­la­dos”.

¿En Ca­na­dá tu­vis­te otros tra­ba­jos an­tes de la ac­tua­ción?

Tra­ba­jé en McDonald’s, era la que to­ma­ba las

Du­ran­te bas­tan­te tiem­po le di­mos po­ca im­por­tan­cia a la fa­mi­lia, pe­ro es al­go que es­tá cam­bian­do. Me pa­re­ce que hoy hay mu­cha más li­ber­tad y so­lo te­ne­mos que ha­cer lo que nos ha­ga fe­liz

ór­de­nes de los que pa­san con el au­to. Pe­ro no era muy rá­pi­da que di­ga­mos, por eso tam­po­co me cam­bia­ron de po­si­ción (ri­sas).

¿Di­ga­mos que pa­ra ven­der ham­bur­gue­sas, eras muy bue­na ac­triz?

Una vez rom­pí la má­qui­na de ju­gos, por co­rrer, vol­qué el ju­go en­tre los ca­bles y no fun­cio­nó más.

¿Al­gu­na vez te pa­só al­go así en la ac­tua­ción?

Aho­ra que me acuer­do, en una de las pri­me­ras pe­lí­cu­las que hi­ce en Los Án­ge­les, The Hot Chick con Rob Sch­nei­der te­nía que sa­lir con un Vols­wa­gen con­ver­ti­ble, con otras tres ac­tri­ces y ter­mi­né cho­can­do, fue un com­ple­to caos. Jus­ta­men­te, la pe­lí­cu­la To The Won­der in­ten­ta re­fle­jar otro es­ti­lo de caos en la vida, con si­len­cios en vez de pa­la­bras, don­de Ra­chel McA­dams in­ter­pre­ta a la ami­ga de in­fan­cia de Ben Af­fleck, con una his­to­ria muy bien de­fi­ni­da por Ja­vier Bar­dem: “Es co­mo una mon­ta­ña ru­sa, por­que no sa­bés lo que va a pa­sar”. Y sin un guion ter­mi­na­do, los ac­to­res igual con­fia­ron en la par­ti­cu­lar di­rec­ción ar­tís­ti­ca de Te­rren­ce Ma­lick.

En el fil­me, Neil (Ben Af­fleck), un as­pi­ran­te a es­cri­tor, y Marina (Ol­ga Kury­len­ko), una jo­ven madre, es­tán jun­tos en la is­la fran­ce­sa de St. Mi­chel, co­no­ci­da en Fran­cia co­mo la ma­ra­vi­lla del mun­do oc­ci­den­tal, re­vi­ta­li­za­dos por las sen­sa­cio­nes de es­tar de nue­vo ena­mo­ra­dos. Neil ha de­ja­do Es­ta­dos Uni­dos en bus­ca de una vida me­jor, de­jan­do atrás una se­rie de he­chos do­lo­ro­sos. Mi­ran­do a Marina a los ojos, Neil es­tá se­gu­ro de que ha en­con­tra­do a la mu­jer que pue­de amar con de­di­ca­ción. Pe­ro cuan­do años más tar­de, una se­rie de cir­cuns­tan­cias per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les res­que­bra­jan su re­la­ción, otra mu­jer apa­re­ce en la vida de Neil, con igual o in­clu­so ma­yor fuer­za: Ja­ne (Ra­chel McA­dams).

¿Es ver­dad que no ha­bía un guion ter­mi­na­do en la pe­lí­cu­la To The Won­der?

Es ver­dad. Te­nía que con­fiar en el di­rec­tor. Terry tie­ne un ojo in­creí­ble pa­ra los gran­des mo­men­tos, sa­be en­con­trar la ver­dad y la be­lle­za. Yo no veía la ho­ra de par­ti­ci­par en ese pro­ce­so. Pa­ra mí, él es co­mo un es­cul­tor que va en­con­tran­do de a po­co la his­to­ria, po­ne mu­chí­si­ma ar­ci­lla so­bre la me­sa y se de­ja lle­var pa­ra ver has­ta dón­de lle­ga. Es al­go que apre­cio mu­cho, por­que no se en­ca­si­lla con na­da. Si un día al­go sale mal, si­gue con otro te­ma. La ener­gía no es la mis­ma que en otras pe­lí­cu­las. Él man­tie­ne la men­te abier­ta, hay mu­cha más li­ber­tad pe­ro con mu­chí­si­ma cla­ri­dad.

¿Có­mo pu­dis­te co­no­cer la his­to­ria, sin un guion?

Él me con­tó el pa­sa­do de mi per­so­na­je, me lle­vó al­re­de­dor de la ciu­dad don­de su­pues­ta­men­te ha­bía na­ci­do y me di­jo que yo mis­ma po­día de­ci­dir la ca­sa don­de me ha­bía cria­do o la es­cue­la don­de ha­bía ido. Me pa­re­ció una ex­pe­rien­cia má­gi­ca. Por su­pues­to, al­gu­nos días me sen­tí per­di­da, pe­ro sa­bía que iba a sur­gir al­go in­tere­san­te. Y esa es la peor pe­sa­di­lla de un ac­tor, es un ar­ma de do­ble fi­lo, por­que mu­chos de no­so­tros te­ne­mos un la­do per­fec­cio­nis­ta y mu­chas ve­ces que­re­mos con­tro­lar­lo to­do.

A ni­vel per­so­nal, ¿creés que el amor del pa­sa­do ejer­ce cier­ta in­fluen­cia en el amor del pre­sen­te?

Pa­ra mí, la pe­lí­cu­la es una his­to­ria bas­tan­te ori­gi­nal don­de cre­ci­mos jun­tos con Ben Aflleck y aun­que nos per­di­mos, la amis­tad nos vuel­ve a en­con­trar. Pu­di­mos ha­ber si­do fe­li­ces, pe­ro en cier­ta for­ma él es el que sien­te que en su pa­sa­do tu­vo un amor in­com­ple­to.

¿Al­gu­na vez tu­vis­te una amis­tad así?

Nun­ca vi­ví al­go así, no. Y en la pe­lí­cu­la, pa­re­ce ser que las mu­je­res son las úni­cas que tie­nen el sen­ti­do poé­ti­co, pe­ro Ben es el úni­co hom­bre, es­tá con­fun­di­do. La his­to­ria tam­bién lle­va a dis­tin­tas in­ter­pre­ta­cio­nes. El per­so­na­je de Ja­vier Bar­dem tam­bién tie­ne pro­ble­mas con el amor. ¿Qué pa­sa cuan­do tu fe des­apa­re­ce? Ha­ce un mi­nu­to la te­nía y aho­ra se sien­te tan di­fe­ren­te...

¿Qué te pa­re­ce el es­ti­lo de Te­rren­ce Ma­lick?

A mí me gus­tan sus tra­ba­jos, to­dos. Tra­ba­jar con él es un ver­da­de­ro desafío, tu­ve que uti­li­zar cier­tos múscu­los que yo an­tes no ha­bía

To The Won­der pre­sen­ta te­mas que tra­ta­mos to­dos los días, el amor, la pér­di­da, el en­ga­ño, la fe, es lo más bá­si­co en el ser hu­mano. Y sa­be mez­clar­lo con la na­tu­ra­le­za y el mun­do que nos ro­dea. Así es la vida

usa­do en ci­ne. Me gus­ta, aun­que sea con­fu­so. No es pa­ra na­da fá­cil, pe­ro creo que los re­sul­ta­dos va­len la pe­na. Tam­po­co me pa­re­ce que él es­té di­cien­do lo que te­ne­mos que pen­sar, có­mo te­ne­mos que sen­tir. Te per­mi­te crear tu pro­pia ex­pe­rien­cia con el ci­ne. Pre­sen­ta te­mas que tra­ta­mos to­dos los días, el amor, la pér­di­da, el en­ga­ño, la fe, es lo más bá­si­co en el ser hu­mano. Y sa­be mez­clar­lo con la na­tu­ra­le­za y el mun­do que nos ro­dea. Así es la vida. ¿Y có­mo se com­pa­ra la di­rec­ción de Te­rren­ce Ma­lick con Brian De Pal­ma y tu pe­lí­cu­la Pas­sion? La ex­pe­rien­cia es muy pe­ro muy di­fe­ren­te, aun­que me sien­to muy sa­tis­fe­cha crea­ti­va­men­te con Brian De Pal­ma. Sien­to que él tie­ne una vi­sión muy cla­ra de la pe­lí­cu­la que va a ha­cer, es muy téc­ni­co y tie­ne es­té­ti­ca. Tam­bién fil­ma to­do muy rá­pi­do, por eso la ex­pe­rien­cia re­sul­tó tan di­fe­ren­te. Los dos son muy bue­nos, por ra­zo­nes di­fe­ren­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.