CÓ­MO EN­TRE­NAR A TU HOM­BRE

ES­TRA­TE­GIAS PA­RA LO­GRAR LO QUE QUE­RÉS EN LA CA­MA

High Class - - Hc/sexo -

o de­jes que trans­cu­rra otra no­che más en la que te pa­sás desean­do que tu pa­re­ja acier­te lo que te gus­ta. El dar pla­cer a una mu­jer re­quie­re de co­no­ci­mien­to y com­pren­sión, por lo que con­ven­ga­mos que la adi­vi­na­ción y la cla­ri­vi­den­cia no tie­nen na­da que ver en es­te asun­to. De se­gu­ro, tu pa­re­ja da­ría lo que sea pa­ra dar­te lo que que­rés, pe­ro co­mo no es adi­vino, sim­ple­men­te no sa­be có­mo y qué que­rés. Con­ven­ga­mos que es FUN­DA­MEN­TAL que le en­se­ñes a sa­tis­fa­cer­te, ya sea ver­bal­men­te o a tra­vés de una cla­ra me­to­do­lo­gía pe­da­gó­gi­ca.

Si esa es la in­ten­ción, es­tán a pun­to de em­bar­car­se en un pro­yec­to muy se­rio que re­quie­re de pla­nea­ción pre­via. Du­ran­te to­do es­te pro­ce­so te­né en cuen­ta que es­tás en­tre­nan­do a un hom­bre, lo que va a re­que­rir más de­li­ca­de­za, ya que no de­bés ha­cer­le en­ten­der que hay al­go que no fun­cio­na. Al con­tra­rio, de­be­ría creer que sim­ple­men­te es­tás ex­pan­dien­do y en­ri­que­cien­do tu ya fa­bu­lo­sa vida se­xual con él.

Hay un di­cho que di­ce que si bien el hom­bre es la ca­be­za de la ca­sa, la mu­jer es quien le ha­ce gi­rar el cue­llo. Apli­ca es­te pre­cep­to a la si­tua­ción, pa­ra que en to­do mo­men­to él si­ga cre­yén­do­se la ca­be­za en la ca­ma y no se dé cuen­ta de que vos, as­tu­ta­men­te, le es­tás ha­cien­do gi­rar el cue­llo en la di­rec­ción que deseas. Las mu­je­res in­te­li­gen­tes tie­nen bien cla­ro que si lo­gran ha­cer que el hom­bre crea que la idea fue su­ya, se sen­ti­rá mu­cho más a gus­to y a sus an­chas en la si­tua­ción.

Por otro la­do, los hom­bres tie­nen la ne­ce­si­dad de sen­tir­se gran­des aman­tes; man­te­ner ese rol los lle­na de or­gu­llo y se­gu­ri­dad. Las mu­je­res, por lo ge­ne­ral, no ne­ce­si­ta­mos una con­fir­ma­ción pa­ra nues­tro ego. Por lo que hay que ha­cer­les creer que son unos ti­gres y que la tie­nen cla­rí­si­ma en la ca­ma, pe­ro ca­lla­da­men­te te­ne­mos que ju­gar nues­tras car­tas pa­ra que me­jo­ren su ren­di­mien­to (por su­pues­to sin que se den cuen­ta de que los es­ta­mos en­tre­nan­do y adoc­tri­nan­do).

Pa­ra em­pe­zar a en­tre­nar a tu hom­bre, vas a ne­ce­si­tar te­ner bien en cla­ro cuál es el prin­ci­pal pun­to a pulir. No se pue­de abor­dar to­dos los fren­tes al mis­mo tiem­po, por lo que es re­co­men­da­ble es­ta­ble­cer prio­ri­da­des. Si in­ten­tan va­rias co­sas a la vez tam­bién co­rre­rás el ries­go de ago­biar­lo. Te re­co­mien­do que em­pie­ces pri­me­ro a en­tre­nar­lo en la pre­via, y en otra se­sión en­ca­ren lo que ha­cen du­ran­te el coi­to y en otra se­sión agre­guen un po­co de la pi­mien­ta que pue­da fal­tar en su vida se­xual sien­do más crea­ti­vos, y así su­ce­si­va­men­te has­ta ha­ber pu­li­do to­dos los pro­ble­mi­tas.

Te es­ta­rás pre­gun­tan­do de qué ma­ne­ra abor­dar el te­ma sin ha­cer­le ver que hay un pro­ble­ma. Pa­re­ce di­fí­cil pe­ro no lo es. Po­dés ju­gar a un sim­ple jue­go de ver­dad o con­se­cuen­cia o ha­cer un test jun­tos. Es­to da­rá pie a que se abran con ab­so­lu­ta fran­que­za so­bre las co­sas que siem­pre qui­sie­ron pro­bar y no se ani­ma­ron, así co­mo so­bre las co­sas que te vuel­ven lo­ca en la ca­ma, et­cé­te­ra.

Tam­bién pue­den rom­per el hie­lo en­ta­blan­do una con­ver­sa­ción ín­ti­ma. Em­pe­zá pre­gun­tán­do­le pri­me­ro a él so­bre sus de­seos más os­cu­ros y so­bre las co­sas que más le gus­tan, so­bre lo que le fal­ta, sus fan­ta­sías y aque­llo que le gus­ta­ría pro­bar. Es­to da­rá pie a que él tam­bién pue­da ela­bo­rar sus pro­pias pre­gun­tas. Y así ten­drás la oca­sión per­fec­ta pa­ra dar­le to­da la in­fo que to­da­vía no cap­tó, sin que se sien­ta adoc­tri­na­do o cri­ti­ca­do.

Otra ma­ne­ra de lo­grar di­rec­cio­nar­lo ha­cia don­de que­rés en la ca­ma es apro­ve­chan­do el

HAY UN DI­CHO QUE DI­CE QUE SI BIEN EL HOM­BRE ES LA CA­BE­ZA DE LA CA­SA, LA MU­JER ES QUIEN LE HA­CE GI­RAR EL CUE­LLO

ca­lor del mo­men­to. No te que­jes jus­to an­tes del se­xo (na­da le qui­ta­rá las ga­nas más rá­pi­do que eso), sino que es­pe­rá el mo­men­to del clí­max, cuan­do las co­sas se pu­sie­ron más hot que nun­ca, pa­ra in­di­car­le apa­sio­na­da­men­te y de ma­ne­ra po­si­ti­va lo que deseás. De­cí al­go co­mo es­to: “Me en­caaan­taaaaaaaa, se sien­te tan bien, mo­vé­te un chi­qui pa­ra allá” o “quie­ro que ha­gas es­to”, et­cé­te­ra. Co­mo él tam­bién es­ta­rá muy ex­ci­ta­do, le se­rá im­po­si­ble ne­gar­se a tus de­seos.

Apro­ve­chá tam­bién cuan­do es­tán en el ac­to de in­di­car­le lo que te gus­ta. Siem­pre de ma­ne­ra po­si­ti­va. Decile que te en­can­ta lo que es­tá ha­cien­do, pe­ro que te gus­ta­ría pro­bar en otra po­si­ción, o en otra ha­bi­ta­ción, o más des­pa­cio, o más rá­pi­do, o ba­jo el agua, o lo que quie­ras. Lo im­por­tan­te es que no sien­ta que es el bu­rri­to de la cla­se sien­do alec­cio­na­do por la maes­tra, sino to­do un pro­di­gio de la na­tu­ra­le­za del cual sim­ple­men­te que­rés más.

Otra es­tra­te­gia es to­mar la ini­cia­ti­va de ma­ne­ra dis­cre­ta, sem­bran­do en su sub­cons­cien­te un de­seo. Bus­cá un mo­men­to ines­pe­ra­do y co­mo quien no quie­re la co­sa sor­prén­de­lo di­cién­do­le al­go que le des­co­lo­que, ti­po: “qué loco ha de ser ha­cer el amor al ai­re li­bre” o “nun­ca inau­gu­ra­mos el mos­tra­dor de gra­ni­to de la co­ci­na”…. Tam­bién po­dés de­cir: “No sa­bés lo que le hi­zo el ma­ri­do de una ami­ga ano­che, la hi­zo lle­gar tres ve­ces.” O “qué loco lo que leí en in­ter­net, des­de que leí que to­das las mu­je­res po­de­mos ser mul­ti­or­gás­mi­cas no pa­ro de pen­sar en se­xo…”. Te ase­gu­ro que an­tes de que pa­se la se­ma­na es­ta­rán pro­ban­do es­ta nue­va ex­pe­rien­cia.

Una for­ma más lú­di­ca de lo­grar lo que ne­ce­si­tás en la ca­ma es ha­cer un jue­go de rol se­xual en el cual vos asu­mi­rás el pa­pel de do­mi­na­do­ra (con gua­cha y to­do) y le in­di­ca­rás con voz au­to­ri­ta­ria y cla­ra (to­tal­men­te su­mer­gi­da en el per­so­na­je) to­do lo que que­rés que él ha­ga esa no­che.

Tam­bién fun­cio­na ju­gar con su la­do más ma­cho, que no es otra co­sa que desafiar­lo pa­ra sa­car­le pro­ve­cho a su la­do más com­pe­ti­ti­vo. Si es­tás po­dri­da de los quic­kies en los que se to­ma tres mi­nu­tos en la pre­via y tres más pa­ra ter­mi­nar, con­ta­le co­mo el ex­no­vio de una de sus ami­gas aguan­ta más de cin­co ho­ras de ac­ción to­tal. Tam­bién po­dés desafiar­le con un jue­go, di­cién­do­le que por una se­ma­na ha­rán el amor en cual­quier par­te de la ca­sa me­nos en la ca­ma.

To­das es­tas in­di­rec­tas te ayu­da­rán a con­ver­tir­lo en un me­jor aman­te sin da­ñar su au­to­es­ti­ma. Tenés que en­se­ñar­le lo que te gus­ta alen­tán­do­lo cuan­do ha­ce las co­sas bien y siem­pre de ma­ne­ra po­si­ti­va, y guián­do­le con dis­cre­ción y se­duc­ción cuan­do es­tá más per­di­do que mon­je en dis­co­te­ca.

Es­ta­ble­cé, tam­bién, un sis­te­ma de re­com­pen­sas. Cuan­do ha­ce las co­sas bien, de­cí­le lo mu­cho que te gus­tó. Re­cor­dá que si es­ta­ble­cés un sis­te­ma de re­com­pen­sas vas a es­tar sem­bran­do en su sub­cons­cien­te la idea de pla­cer aso­cia­da a aque­llo que que­rés que ha­ga.

No ol­vi­des ser siem­pre pa­cien­te con tu pa­re­ja. Con tran­qui­li­dad y tiem­po, una lec­ción por vez y pa­so a pa­so vas a po­der con­ver­tir­lo de apren­diz a maes­tro ho­no­ris cau­sa. ¡Lo im­por­tan­te es que dis­fru­ten el pro­ce­so!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.