Ro­se ché­ri

EL RE­GRE­SO TRIUN­FAL DEL RO­SA

High Class - - Helen Dice -

In­ge­nui­dad, sen­ci­llez y so­fis­ti­ca­ción. El ro­sa vol­vió pa­ra reivin­di­car la fe­mi­nei­dad y ele­var­la al al­tar má­xi­mo de la es­té­ti­ca. Te in­vi­ta­mos a co­no­cer la úl­ti­ma co­lec­ción de Dior de la mano de Fran­cis­co In­grat­ta, ma­qui­lla­dor oficial de la mai­son fran­ce­sa. Co­no­cé los me­jo­res tips pa­ra usar el ro­sa con mu­cha ele­gan­cia. La co­lec­ción de es­ta tem­po­ra­da se lla­ma Ché­rie Bow. La co­lec­ción tie­ne una ins­pi­ra­ción muy par­ti­cu­lar por­que es au­to­rre­fe­ren­cial con la his­to­ria de la pro­pia ca­sa Dior. Prin­ci­pal­men­te, es­tá ins­pi­ra­da en los mo­ños que Ch­ris­tian Dior uti­li­za­ba con tan­ta pa­sión en sus tra­jes.

“Pa­ra Ch­ris­tian Dior, los mo­ños enal­te­cían la fe­mi­nei­dad de la mu­jer. Él los usa­ba en ca­si to­das sus co­lec­cio­nes. Era al­go muy im­por­tan­te. Es­ta co­lec­ción tie­ne co­mo musa un mo­ño en par­ti­cu­lar, el mo­ño Fon­ta­ge. Es un mo­ño que tie­ne que ver con un to­ca­do en par­ti­cu­lar que uti­li­za­ba la Du­que­sa de Fon­ta­ge, con­tem­po­rá­nea de Ma­ría Antonieta”, re­la­ta Fran­cis­co.

Por otra par­te, la co­lec­ción tie­ne dos co­lo­res re­pre­sen­ta­ti­vos de la mar­ca. “El ro­sa Dior y el gris. Es­tos dos co­lo­res son em­ble­má­ti­cos por­que Ch­ris­tian Dior na­ció y se crió en una ca­sa en Gran­vi­lle que es­ta­ba pin­ta­da de ro­sa y de gris. En es­ta co­lec­ción se ven mu­chí­si­mas va­rian­tes de lo que es el ro­sa Dior y tam­bién del gris de la ca­sa”, co­men­ta el ma­qui­lla­dor.

CÓ­MO USAR­LO

“Ge­ne­ral­men­te, se aso­cia al ro­sa­do con el ve­rano, pe­ro el ro­sa, a de­cir ver­dad, es un color al­ta­men­te fe­me­nino que no tie­ne por qué es­tar en­quis­ta­do a la tem­po­ra­li­dad”, afir­ma In­grat­ta. Pa­ra Fran­cis­co el ro­sa es un color que cuan­do se apli­ca, sea la tem­po­ra­da o la oca­sión que sea, siem­pre que­da bien. “Es li­bre en ese sen­ti­do por­que tie­ne su pro­pia anar­quía y se pue­de apli­car en to­do mo­men­to”, pun­tua­li­za.

Los tru­cos son va­rios. De re­pen­te, se pue­de ju­gar con el va­lor del ro­sa, usán­do­lo más cla­ro pa­ra eventos diur­nos y un po­co más os­cu­ros –lle­gan­do a los ma­gen­ta– pa­ra la no­che. En cuan­to a lo que tie­ne que ver con el ve­rano y el in­vierno, Fran­cis­co re­pi­te que el ro­sa es atem­po­ral, así co­mo tam­bién lo es el gris.

La ma­ne­ra más sen­ci­lla de uti­li­zar el ro­sa es en los pár­pa­dos. Siem­pre es­tá muy li­ga­do el ro­sa a los pó­mu­los. Cuan­do se tra­ta de los ojos, el ro­sa es­tá aso­cia­do con cier­tos eventos, co­mo los quin­cea­ños y las bo­das por­que es un color que re­cuer­da a la in­ge­nui­dad. “El ro­sa es un color al­ta­men­te fe­me­nino, así que un ma­qui­lla­je en dis­tin­tas ga­mas de ro­sa­dos que­da fan­tás­ti­co. Ade­más, es su­per­com­bi­na­ble con otros co­lo­res, co­mo los to­nos ver­des”, co­men­ta Fran­cis­co.

Usar el ro­sa en los ojos, en los pó­mu­los y en los la­bios, no tie­ne por qué ser re­dun­dan­te. “Por­que no se sue­le apli­car un so­lo color, hay otras co­sas que ar­ti­cu­lan un ma­qui­lla­je. Los de­li­nea­dos apor­tan es­truc­tu­ra y sue­len ser en ne­gro. Más allá de usar ro­sas, se pue­de agre­gar pro­fun­di­dad con un ma­rrón, por ejem­plo. Es de­cir, por más que el color ba­se del ma­qui­lla­je sea el ro­sa, siem­pre hay un color que ha­ce de con­tra­pun­to”, ase­gu­ra el ma­qui­lla­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.