TA­NA JUAN SCHÉM­BO­RI Y CAR­LOS MA­NE­GLIA

CO­LE­GAS DE SUE­ÑOS, HER­MA­NOS DE CO­RA­ZÓN

High Class - - Hc/destinos - por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Aun­que se co­no­cen des­de ni­ños, ni Ta­na ni Juan­ca ima­gi­na­ron ha­ce 30 años que com­par­ti­rían al­go tan es­pe­cial. De los sa­lu­dos de pa­si­llo a la ad­mi­ra­ción mu­tua, de los pri­me­ros pro­yec­tos a tra­ba­jar jun­tos, de una sala de edi­ción a una em­pre­sa pro­pia, es­tos dos ami­gos han re­co­rri­do un lar­go ca­mino pa­ra lle­gar a don­de es­tán hoy: con­sa­gra­dos co­mo res­pe­ta­dos rea­li­za­do­res au­dio­vi­sua­les pa­ra­gua­yos. Siem­pre, pe­ro siem­pre, tra­ba­jan­do de a dos. “Nos co­no­ce­mos des­de que yo ten­go 12 años. Lo que más re­cuer­do de Juan­ca es que era muy ama­ble. Éra­mos co­no­ci­dos, no ami­gos, él ve­nía a mi co­le­gio cuan­do allí se pro­yec­ta­ban pe­lí­cu­las en 16 mm”, re­la­ta Ta­na. Nos cuen­ta que cuan­do ter­mi­nó el co­le­gio, Juan Car­los Ma­ne­glia ya era un re­pre­sen­tan­te im­por­tan­te del au­dio­vi­sual, reali­zó cor­tos pre­mia­dos y era maes­tro del ci­ne­club del Cris­to Rey.

Cuan­do Ta­na se re­ci­bió, de­ci­dió se­guir la mis­ma ca­rre­ra que Juan­ca por­que lo veía co­mo un re­fe­ren­te. “Él era con­si­de­ra­do ya el chi­co ge­nio de la uni­ver­si­dad. En 1990 sur­ge la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en Al­ta Pro­duc­ción, una pa­san­tía en La dispu­ta ha­cien­do claqueta. Ahí me to­có tra­ba­jar con Juan­ca que ha­cía la di­rec­ción téc­ni­ca de cá­ma­ras. Yo de­bía edi­tar con él y ahí, edi­tan­do, nos hi­ci­mos in­se­pa­ra­bles. Des­de ese en­ton­ces, real­men­te, des­pués de mu­chos años de co­no­cer­nos, em­pe­za­mos a en­ta­blar una amis­tad muy gran­de”, co­men­ta Ta­na Schém­bo­ri. Con un sen­ti­do cariño en su voz, agre­ga: “Con­ge­nia­mos en mu­chí­si­mas co­sas, in­clu­so co­mo por dos años es­tu­ve enamo­ra­da de Juan­ca, fue un enamo­ra­mien­to de su ser. Fi­nal­men­te, eso de­ri­vó en una amis­tad que tie­ne ya más de 23 años”.

Ta­na ter­mi­na de con­tar su “ver­sión” e in­vi­ta a Juan­ca a re­la­tar su pun­to de vis­ta. “En ese pro­ce­so, so­bre to­do de edi­ción de La dispu­ta, des­cu­brí a la Ta­na ar­tis­ta, a la Ta­na que que­ría pro­bar co­sas nue­vas, que me pro­po­nía a ve­ces una lí­nea tan dis­tin­ta, y eso a mí me fas­ci­na­ba por­que yo te­nía una es­truc­tu­ra muy ce­rra­da, muy cua­dra­da de lo que era el mon­ta­je en ese

mo­men­to”, ase­gu­ra Juan­ca. Se­gún él, a Ta­na le bas­ta­ba con su pu­ra in­tui­ción pa­ra pro­po­ner­le co­sas nue­vas y rom­per sus es­que­mas.

Pa­ra él, to­do su­ce­dió de ma­ne­ra in­me­dia­ta una vez que em­pe­za­ron a tra­ba­jar jun­tos, ya que eso ha­cía que au­to­má­ti­ca­men­te el otro fue­ra la per­so­na que más veía en el día. “Jun­tos de­ci­di­mos que eso que­ría­mos ha­cer en la vida y em­pe­za­mos a ela­bo­rar pro­yec­tos. Fue es­pon­tá­neo y li­bre. A par­tir de ahí com­par­ti­mos to­do: ideas, pro­yec­tos, sue­ños, via­jes”, co­men­ta.

Juan Car­los Ma­ne­glia ase­gu­ra que tam­bién apren­dió mu­cho gra­cias a Ta­na, es­pe­cial­men­te del tra­ba­jo de ella en tea­tro. Juan­ca sien­te que ab­sor­bió to­do lo que Ta­na to­mó del tea­tro y de la im­por­tan­te es­cue­la que hi­zo en el Ar­le­quín, le ayu­dó mu­cho a cre­cer y a te­ner otra vi­sión so­bre su pro­pio tra­ba­jo. “Al­go que siem­pre to­mo co­mo re­fe­ren­cia es que cre­cí vien­do mu­cho ci­ne fran­cés y Ta­na cre­ció vien­do ci­ne ame­ri­cano. Son dos mi­ra­das muy dis­tin­tas. Ta­na me de­cía ‘ay, es­to es muy abu­rri­do’, yo le de­cía ‘no, es­to es muy co­mer­cial’. Eso era hermoso”, cuen­ta.

En pa­la­bras de Juan­ca, es así que uno apren­de a ob­ser­var, a ver real­men­te. “Apren­dí a des­cu­brir que Ta­na te­nía una mi­ra­da dis­tin­ta y que da­ba gus­to com­par­tir eso. Yo me enamo­ré de Ta­na, fue mu­tuo, fue un pro­ce­so de co­no­cer­nos, de en­ten­der­nos, de cre­cer jun­tos, de pro­yec­tar­nos, de com­par­tir sue­ños y tam­bién de en­con­trar el pun­to en que no siem­pre es­tá­ba­mos de acuer­do”, di­ce con un tono que da a en­ten­der que aun­que te­nían sus di­fe­ren­cias, na­da era irre­con­ci­lia­ble en­tre ellos.

“Tam­bién nos pe­leá­ba­mos, no mu­cho, pe­ro nos pe­leá­ba­mos co­mo per­so­nas nor­ma­les”, co­men­ta Juan­ca, y agre­ga “con la úni­ca di­fe­ren­cia de que, cuan­do tra­ba­já­ba­mos jun­tos éra­mos cons­cien­tes de que na­die se te­nía que en­te­rar. En­ten­día­mos que éra­mos dos cabezas y pa­ra la gen­te de­bía­mos ser una so­la”. Des­ta­ca que lo que más es­cu­chan cuan­do via­jan a fes­ti­va­les es la pre­gun­ta ¿có­mo ha­cen pa­ra di­ri­gir jun­tos? Pa­ra Juan­ca es al­go muy com­ple­jo y re­qui­rió que com­pren­die­ran que de­bían apren­der a ha­cer­lo me­dian­te el res­pe­to, y así fue­ron ma­du­ran­do jun­tos.

Lo prin­ci­pal fue de­fi­nir que si que­rían tra­ba­jar jun­tos; una vez que de­ci­die­ron ha­cer­lo, lo de­más fue flu­yen­do. “Al­go esen­cial en es­to es que nos ha­lla­mos jun­tos, en el sen­ti­do bien pa­ra­gua­yo de la pa­la­bra. No­so­tros es­ta­mos jun­tos, via­ja­mos mu­chí­si­mo jun­tos, nos reí­mos y nos di­ver­ti­mos jun­tos. Pa­ra el úl­ti­mo via­je, que nos fui­mos a Es­pa­ña, yo te­nía la mis­ma sen­sa­ción que ha­ce años, que­ría que ya lle­ga­ra ese via­je por­que ha­ce ra­to no te­nía mi via­je con Ta­na”, co­men­ta Juan­ca, mien­tras Ta­na asien­te con una son­ri­sa. Am­bos re­cuer­dan en­tre ri­sas que Ta­na te­nía un po­co de mie­do de ese via­je ya que su hi­jo, Bau­ti, no la iba a acom­pa­ñar, aun­que eso no im­pi­dió que dis­fru­te de su pe­que­ño es­ca­pe.

Ta­na cuen­ta que la pri­me­ra vez que via­ja­ron jun­tos fue a Bue­nos Ai­res en los pri­me­ros años de los 90, cuan­do via­ja­ban pa­ra ir al ci­ne y com­prar ce­dés. “Nos íba­mos, re­vi­sá­ba­mos el dia­rio y veía­mos cin­co pe­lí­cu­las en un día. Apro­ve­chá­ba­mos por­que no se es­tre­na­ban acá tí­tu­los has­ta el 95 que se abrie­ron las sa­las del Shop­ping del Sol. Lo otro que si­gue te­nien­do Ar­gen­ti­na y no te­ne­mos acá es que lle­gan pe­lí­cu­las de otros paí­ses que acá no lle­gan. Des­pués via­ja­mos bas­tan­te con nues­tro cor­to Ar­te­fac­to de pri­me­ra ne­ce­si­dad, nos fui­mos a Río a un fes­ti­val”, cuen­ta.

“La esen­cia de la amis­tad es des­cu­brir ese pun­to me­dio don­de vos pri­me­ro te ha­llás con la per­so­na, sos vos mis­mo, y des­pués eso que vos po­dés com­par­tir, que esa per­so­na te pue­de

en­se­ñar mu­cho a vos, y vos tam­bién a la otra per­so­na”, co­men­ta Juan­ca. Pa­ra él es­tas di­fe­ren­cias son im­por­tan­tes por­que siem­pre pri­ma el res­pe­to mu­tuo cuan­do se tra­ta de pun­tos de vis­ta. “A ve­ces ella se bur­la de mi pun­to de vis­ta o yo, a ve­ces, no ten­go en cuen­ta lo que ella me di­ce, pe­ro es ge­nial por­que es la me­jor ma­ne­ra de cre­cer. Si se­gui­mos siem­pre con nues­tro mis­mo pun­to de vis­ta, no sé si cre­ce­ría­mos tan­to”, aco­ta.

TRA­BA­JAR JUN­TOS

“Con Juan­ca era tan­to lo que con­ge­niá­ba­mos a ni­vel pro­fe­sio­nal que em­pe­za­mos a di­ri­gir, a ha­cer cor­tos, des­pués hi­ci­mos uni­ta­rios. Via­ja­mos a Nue­va York, fui­mos be­ca­dos, ahí hi­ci­mos co­mo 16 cor­tos jun­tos. Des­pués vol­vi­mos y em­pe­za­mos a ju­gue­tear con la te­le ha­cien­do uni­ta­rios. Cos­tó tam­bién que la gen­te nos vie­ra tra­ba­jan­do jun­tos”, co­men­ta Ta­na. Pa­ra ellos, el te­ma prin­ci­pal siem­pre fue la fic­ción, has­ta que des­pués tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar una se­rie jun­tos.

El en­tu­sias­mar­se jun­tos por el mis­mo pro­yec­to es, de­fi­ni­ti­va­men­te, la razón prin­ci­pal por la cual Juan­ca y Ta­na tra­ba­jan con­jun­ta­men­te hoy día. “A ve­ces Ta­na tie­ne el pun­to de par­ti­da y otras yo, de re­pen­te desa­rro­lla­mos jun­tos una idea. Creo que es por­que en­ten­di­mos que res­pe­tan­do am­bas mi­ra­das po­de­mos ma­du­rar jun­tos una idea de una for­ma mu­cho más con­tun­den­te que se­pa­ra­dos”, di­ce Juan­ca. De to­das ma­ne­ras, cuan­do Ta­na ha­ce un tra­ba­jo pro­pio, Juan­ca es­tá ahí pa­ra apo­yar­la.

To­do el pro­ce­so tea­tral de Ta­na Schém­bo­ri se desa­rro­lló in­de­pen­dien­te­men­te a su tra­ba­jo con Juan Car­los Ma­ne­glia. Allí, Ta­na di­ri­gió y es­cri­bió una gran can­ti­dad de obras mien­tras

CA­DA UNO CON UNA TRA­YEC­TO­RIA TAN EX­TEN­SA Y EN­TRE­LA­ZA­DA CON LA DEL OTRO QUE HA­BLAR DE UNO ES HA­BLAR DE LOS DOS

Juan­ca ob­ser­va­ba ese pro­ce­so des­de afue­ra, ma­ra­vi­lla­do con su pro­ce­so crea­ti­vo. “Por ejem­plo, Ku­ru­su, la obra que ella ideó en el IMA. Re­cuer­do que iba a los en­sa­yos y no po­día creer có­mo Ta­na iba pro­ban­do co­sas con los ac­to­res y, a par­tir de lo que le da­ban los ac­to­res, to­ma­ba ele­men­tos y crea­ba una pues­ta alu­ci­nan­te. Tan­to es lo que le res­pe­to y creo en su pun­to de vis­ta, tan­to le ad­mi­ro yo… Creo que eso es mu­tuo. Es­ta­mos se­gu­ros de que am­bas mi­ra­das pue­den ha­cer cre­cer una idea”, pun­tua­li­za.

“Juan­ca es un ge­nio”, di­ce Ta­na, con la se­gu­ri­dad que le brin­da co­no­cer to­da su obra des­de el co­mien­zo, “en la di­rec­ción en­tra mu­cho el ego y eso es com­pren­si­ble por­que uno quie­re con­tar su his­to­ria, a su ma­ne­ra. Pe­ro en el ci­ne vos de­pen­dés ab­so­lu­ta­men­te de to­dos. Si que­rés ha­cer al­go so­lo, de­cía Spiel­berg, pin­tá y vas a po­der ha­cer un ar­te so­lo. Creo que con Juan­ca lo que nos pa­só es que nos gus­ta tra­ba­jar jun­tos. Juan­ca era una per­so­na que per­fec­ta­men­te po­día de­cir ‘yo voy a di­ri­gir so­lo y vos ayu­da­me’ pe­ro él siem­pre fue una per­so­na muy no­ble y muy abier­ta, es­cu­cha siem­pre a la gen­te, pe­ro a la vez es muy se­gu­ro”. Ta­na sien­te que qui­zás era in­se­gu­ra cuan­do em­pe­zó a tra­ba­jar con Juan­ca, pe­ro él le dio con­fian­za y más ade­lan­te su­po trans­mi­tir en el tea­tro. “Nues­tras in­se­gu­ri­da­des, al es­tar jun­tos, tan­to la per­so­na co­mo el pro­fe­sio­nal. “Es el di­rec­tor que más ad­mi­ro”, agre­ga, “él te va a de­cir que ad­mi­ra a Al­mo­dó­var y no me voy a eno­jar ja­más con él; y si vos me pre­gun­tás, él es el di­rec­tor que más ad­mi­ro. Lo que me pa­sa mu­cho con Juan­ca y creo que le pa­sa mu­cho a él con­mi­go es que la per­so­na con la que más estoy to­do el tiem­po y pue­do ser au­tén­ti­ca, soy ab­so­lu­ta­men­te yo mis­ma es­tan­do con él”.

“So­mos muy ben­de­ci­dos con lo que te­ne­mos. Lle­ga un mo­men­to, lue­go de vein­ti­pi­co de años, en que mu­chas co­sas nos de­ci­mos con la mi­ra­da. Yo sé per­fec­ta­men­te cuan­do a Ta­na le mo­les­ta al­go, o cuan­do es­tá in­có­mo­da o cuan­do ya se quie­re ir o sé cuan­do se sien­te a gus­to en un lu­gar. Eso se lo­gra con el tiem­po no­más, es inex­pli­ca­ble”, co­men­ta Juan­ca.

Hay tan­to por ha­blar y con­ver­sar con am­bos rea­li­za­do­res. Ca­da uno con una tra­yec­to­ria tan ex­ten­sa y en­tre­la­za­da con la del otro que ha­blar de uno es ha­blar de los dos. Sen­tar­se con ellos es es­cu­char­los ha­la­gar­se mu­tua­men­te, pe­ro de una ma­ne­ra ho­nes­ta, pa­ra na­da for­za­da. Sa­ben que den­tro de unos años se­gui­rán con­tan­do his­to­rias, qui­zás ya ha­yan agre­ga­do un par de pe­lí­cu­las más en su fil­mo­gra­fía, pe­ro to­do con el imperdible se­llo del cariño que se tie­nen dos per­so­nas que han tra­ba­ja­do siem­pre, pe­ro siem­pre, de a dos.

se vuel­ven una gran se­gu­ri­dad”, afir­ma.

Y con esa se­gu­ri­dad ha­ce que Ta­na vea a 7 Ca­jas co­mo la pe­lí­cu­la de Juan­ca. “Yo siem­pre de­cía eso cuan­do nos reunía­mos con el equi­po. Lo que yo hi­ce fue tra­ba­jar con los ac­to­res, tra­ba­jar la pues­ta, su­ge­rir­le al­gu­nas co­sas de per­so­na­jes. Y Juan­ca di­jo ‘no, es de los dos’. No hay lu­cha de ego en­tre no­so­tros”, co­men­ta. Ta­na Schém­bo­ri ve a Juan­ca co­mo un maes­tro, es y se­rá su ejem­plo, se­gún ella,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.