Thel­ma & Loui­se

UN ROAD­TRIP, DOS AMI­GAS, LA LEAL­TAD Y ¡QUE NO NOS ATRA­PEN!

High Class - - Hc/escena Nacional - por Pa­tri­cia Lu­jan Aré­va­los

Des­pués de ha­ber di­ri­gi­do Bla­de Run­ner y Alien (y otras más), Rid­ley Scott se em­bar­có en un pro­yec­to que to­mó al­re­de­dor de diez años ser rea­li­za­do. Lo más di­fí­cil fue el cas­ting de Thel­ma y Loui­se. No po­dían ser sim­ples des­co­no­ci­das, no po­dían ser es­tre­llas en­ca­si­lla­das en otros pa­pe­les, te­nían que ser sen­ci­lla­men­te per­fec­tas.

La his­to­ria fue es­cri­ta por Ca­llie Khou­ri –en aquel en­ton­ces una no­va­ta– quien es­tu­vo a un pe­lo de di­ri­gir ella mis­ma la pe­lí­cu­la, pe­ro se de­can­tó por de­jar que Scott to­ma­ra el ti­món del pro­yec­to. La de­ci­sión fue bien­ve­ni­da y en la pe­lí­cu­la se no­ta el to­que per­so­nal del di­rec­tor. La pri­me­ra en ser se­lec­cio­na­da pa­ra la pe­lí­cu­la fue Gee­na Da­vis, a quien ve­mos en la pe­lí­cu­la co­mo Thel­ma Dic­kin­son. Tiem­po des­pués, y tras mu­chos re­cha­zos, en­con­tra­ron en Su­san Sa­ran­don la Loui­se Saw­yer que es­ta­ban bus­can­do.

EL VIA­JE QUE LO CAM­BIÓ TO­DO

El fil­me co­mien­za con la lla­ma­da te­le­fó­ni­ca de Loui­se a Thel­ma pa­ra con­fir­mar el via­je que es­tu­vie­ron pla­nean­do pa­ra el fin de se­ma­na. Unas mi­ni­va­ca­cio­nes pa­ra re­la­jar­se y de­jar que el vien­to les al­bo­ro­ta­ra el ca­be­llo en el Thun­der­bird ver­de de Loui­se. La pri­me­ra con­ver­sa­ción en­tre Thel­ma y su es­po­so Darryl (Ch­ris­top­her McDonald) da las pau­tas al pú­bli­co de su re­la­ción, ma­chis­ta, es­tric­ta y sin es­pa­cio pa­ra ella.

Se­gui­mos a Thel­ma cuan­do de­ci­de ir­se de va­ca­cio­nes sin avi­sar a su es­po­so. En­tre las co­sas que em­pa­ca pa­ra el via­je se en­cuen­tra un ar­ma que ni sa­be usar ni tie­ne pen­sa­do ha­cer­lo, so­lo la lle­va por pre­cau­ción. Loui­se, por su la­do, se des­pi­de de su ca­sa va­cía y va en bus­ca de su ami­ga pa­ra em­pren­der ese via­je que tan­to an­he­la­ban rea­li­zar.

Des­de el prin­ci­pio po­de­mos no­tar las per­so­na­li­da­des bien di­fe­ren­tes de Thel­ma y Loui­se. Thel­ma, una mu­jer jo­ven y con ga­nas de di­ver­tir­se, es una de esas mu­je­res que se han ca­sa­do muy jó­ve­nes. Ella no ha po­di­do rea­li­zar sus sue­ños y se de­di­ca a ser una fiel ama de ca­sa, a pe­sar de es­tar con­ven­ci­da de que su ma­ri­do la en­ga­ña. Loui­se es una mu­jer al­go ma­yor que su ami­ga, es una ca­ma­re­ra en un res­tau­ran­te lo­cal y tie­ne una re­la­ción con Jimmy (Mi­chael Mad­sen) a quien no ve­mos,

sino has­ta bien aden­tra­da la tra­ma.

El plan es sen­ci­llo: via­jar a la ca­ba­ña de un co­no­ci­do a to­mar­se unos días pa­ra pes­car y re­la­jar­se. Por el ca­mino, una sim­ple pa­ra­da en un bar se con­vier­te en el prin­ci­pio del fin pa­ra es­tas dos mu­je­res. En un bar de ca­rre­te­ra, Thel­ma y Loui­se pa­ran a to­mar­se unos tra­gos y Thel­ma en­ta­bla con­ver­sa­ción con otro clien­te del lu­gar, Har­lan. Pron­to se en­cuen­tran bai­lan­do en la pis­ta, be­bien­do y rien­do. Cuan­do Thel­ma se sien­te ma­rea­da y de­ci­de sa­lir a to­mar ai­re fres­co, Har­lan la acom­pa­ña al es­ta­cio­na­mien­to. En cues­tión de se­gun­dos, ve­mos có­mo Thel­ma es gol­pea­da y for­za­da a acos­tar­se so­bre el ca­pot de un au­to­mó­vil mien­tras Har­lan le le­van­ta la fal­da y se ba­ja los pan­ta­lo­nes, dis­pues­to a vio­lar­la.

En el ac­to apa­re­ce un ar­ma en el cue­llo del vio­la­dor, es Loui­se, ame­na­zan­do con dis­pa­rar. “En el fu­tu­ro, cuan­do una mu­jer es­tá llo­ran­do así, no se es­tá di­vir­tien­do pa­ra na­da”, di­ce Loui­se an­tes de ir­se pe­ro un exa­brup­to de Har­lan ter­mi­na en Loui­se dis­pa­rán­do­le mien­tras Thel­ma co­rre a bus­car el au­to. Asus­ta­das por lo que aca­ba­ba de su­ce­der, Thel­ma y Loui­se hu­yen del lu­gar.

“EN EL FU­TU­RO, CUAN­DO UNA MU­JER ES­TÁ LLO­RAN­DO ASÍ, NO SE ES­TÁ DI­VIR­TIEN­DO PA­RA NA­DA”, DI­CE LOUI­SE.

“LOUI­SE, NO IM­POR­TA LO QUE SU­CE­DA, ESTOY CON­TEN­TA DE HA­BER VE­NI­DO CON­TI­GO”, DI­CE THEL­MA.

A lo lar­go de la pe­lí­cu­la ve­mos có­mo Thel­ma va pro­ban­do su amis­tad a Loui­se una y otra vez, y có­mo Loui­se se en­car­ga de cuidar de su com­pa­ñe­ra mien­tras de­ci­den cuál se­rá el si­guien­te pa­so. Por el ca­mino re­co­gen a JD (un muy, muy jo­ven Brad Pitt), quien des­pier­ta en Thel­ma un ca­si in­con­tro­la­ble de­seo que cul­mi­na con la pér­di­da del di­ne­ro que ellas iban a usar pa­ra es­ca­par a Mé­xi­co.

A la par del amo­río en­tre Thel­ma y JD, Loui­se re­ci­be la vi­si­ta de su pa­re­ja, Jimmy (Mad­sen), quien cru­zó dos es­ta­dos pa­ra en­con­trar a Loui­se y pro­veer­le del di­ne­ro que ne­ce­si­ta­ba. Nos de­te­ne­mos en su re­la­ción pa­ra re­cor­dar­nos que Loui­se es una mu­jer de­ci­di­da y fuer­te, que ama a Jimmy y tam­bién a Thel­ma.

Du­ran­te las más de dos ho­ras que du­ra Thel­ma & Loui­se po­de­mos ver la evo­lu­ción de am­bos per­so­na­jes gra­cias a las mag­ní­fi­cas ac­tua­cio­nes de Gen­na Da­vis y Su­san Sa­ran­don. Am­bas dan to­do lo que Rid­ley Scott pi­de de ellas y ha­cen que el es­pec­ta­dor em­pa­ti­ce au­to­má­ti­ca­men­te con sus per­so­na­jes. Su­fri­mos con ca­da re­vés, nos en­ter­ne­ce­mos con ca­da de­mos­tra­ción de afec­to y son­reí­mos con ca­da chis­te que in­clu­yen en el guion co­mo pa­ra re­cor­dar a la au­dien­cia que aún en los peo­res mo­men­tos, na­da es­tá to­tal­men­te per­di­do si tenés a al­guien que­ri­do a tu la­do.

To­dos sa­be­mos cuál es el fi­nal des­de el mis­mo mo­men­to en que la pri­me­ra ba­la sale dis­pa­ra­da. Aun­que en al­gu­nos mo­men­tos ve­mos a Loui­se mu­cho más com­pro­me­ti­da con la cau­sa que Thel­ma, la úl­ti­ma me­dia ho­ra no ha­ce más que de­mos­trar­nos que Thel­ma se ha da­do cuen­ta de que en al­gún mo­men­to cru­zó una lí­nea, una lí­nea que se­pa­ra­ba su vida an­te­rior de la mu­jer que es aho­ra, por­que aho­ra es cuan­do más au­tén­ti­ca se sien­te. “Loui­se, no im­por­ta lo que su­ce­da, estoy con­ten­ta de ha­ber ve­ni­do con­ti­go”, le di­ce Thel­ma a la per­so­na que me­jor la co­no­ce en el mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.