AMAR UN PO­CO DE TO­DO

Te­ne­mos que in­to­xi­car­nos más

High Class - - Hc/opinión - Por Ale­jan­dra Váz­quez

“Find So­met­hing You Lo­ve And Let It Kill You” (En­cuen­tra al­go que ames y de­ja que te ma­te) es una fa­mo­sa fra­se de un es­cri­tor que par­ti­cu­lar­men­te en­cuen­tro fas­ci­nan­te y se ha con­ver­ti­do en los úl­ti­mos tiem­pos en mi más re­cien­te ob­se­sión: Char­les Bu­kows­ki.

El con­se­jo no de­be­ría sor­pren­der vi­nien­do de un vie­jo in­de­cen­te y he­do­nis­ta que se de­jó in­to­xi­car por to­dos sus pla­ce­res, des­de el se­xo has­ta el al­cohol, y que en de­fi­ni­ti­va se le­van­ta­ba to­dos los días sor­pren­di­do de es­tar aún vi­vo.

Su es­ti­lo de vida fue ex­ce­si­vo y su li­te­ra­tu­ra vis­ce­ral, bru­tal­men­te sin­ce­ra, jus­ta­men­te de ahí es que re­sul­ta tan di­fí­cil de­jar de leer­lo una vez que se lo co­no­ce. Esa cua­li­dad (o mi gus­to por los per­so­na­jes de­ca­den­tes) es qui­zás lo que hi­zo que es­ta fra­se no aban­do­na­ra mi men­te du­ran­te es­tos úl­ti­mos me­ses.

To­mán­do­la co­mo re­fe­ren­cia, pe­ro ale­ján­do­la un po­co del con­tex­to de Bu­kows­ki, me pu­se a pen­sar en el amor y en có­mo de­fi­ne mu­chas ve­ces nues­tro des­tino, co­mo su pre­sen­cia o su au­sen­cia mar­ca in­de­fec­ti­ble­men­te quié­nes so­mos, en qué nos con­ver­ti­mos y có­mo aca­ba­mos.

El te­rreno del amor es tan vas­to, que no qui­sie­ra caer en ob­vie­da­des y ha­blar del amor ro­mán­ti­co, de pa­re­ja. Hay por de­más poe­mas, pe­lí­cu­las, can­cio­nes y pin­tu­ras que lo per­pe­túan con ar­te y de ma­ne­ra mu­cho más jus­ta y be­lla de lo que yo pu­die­ra lo­grar en es­tas lí­neas.

En cam­bio, me gus­ta­ría ha­blar del amor no ro­mán­ti­co, ese que se sien­te (o no) por lo que ha­ce­mos, por quie­nes so­mos y por las po­si­bi­li­da­des que trae con­si­go el sim­ple he­cho de es­tar vi­vos.

Cer­ca de los 30 me en­cuen­tro pen­san­do mu­cho en el ti­po de mu­jer que quie­ro ser y, en ese ejer­ci­cio, ana­li­zo mu­cho más a quie­nes me ro­dean. Per­so­nal­men­te veo dos ti­pos de per­so­nas: las que ha­cen lo que de­ben ha­cer y las que aman lo ha­cen.

Las pri­me­ras, se­gún mi per­cep­ción, sa­ben muy bien de ro­les, obli­ga­cio­nes y ma­ne­ras acep­ta­bles de ser y com­por­tar­se den­tro de una so­cie­dad, de acuer­do a lo que apren­die­ron en el co­le­gio, de sus pa­dres y abue­los. Den­tro de es­te es­que­ma vi­ven una vida co­mo la de mu­chas per­so­nas, con al­tos y ba­jos, con mo­men­tos di­ver­ti­dos, trá­gi­cos, ro­mán­ti­cos y fe­li­ces.

A ve­ces se equi­vo­can, a ve­ces triun­fan, es­tu­dian, tra­ba­jan, com­par­ten. Son per­so­nas que sien­ten amor ha­cia su fa­mi­lia, su pa­re­ja, sus ami­gos e hi­jos y por muy po­cas otras co­sas en la vida.

Su fe­li­ci­dad de­pen­de de es­to, en­ton­ces cuan­do una de esas re­la­cio­nes fa­lla, se mo­di­fi­ca o rom­pe, no en­cuen­tran sa­li­das po­si­bles, se da un quie­bre y les re­sul­ta di­fí­cil re­en­con­trar­se con el pla­cer.

Las otras per­so­nas, que apar­te de sus re­la­cio­nes, aman lo que ha­cen, tie­nen ma­yor ca­pa­ci­dad de sen­tir pla­cer o de re­cu­pe­rar­se cuan­do al­go se des­mo­ro­na. Son per­so­nas a las que re­sul­ta mu­cho más di­fí­cil ro­bar­les la ca­pa­ci­dad de son­reír y sor­pren­der­se.

En es­te sen­ti­do lo que nun­ca qui­se es ser al­guien que va to­dos los días de su vida a un tra­ba­jo cu­yo úni­co fin es dar­le di­ne­ro. Ja­más qui­sie­ra pa­sar ocho ho­ras de mi vida tra­ba­jan­do por lo­grar al­go que, fi­nal­men­te, no ten­go tiem­po de dis­fru­tar… por­que de­bo ir a ge­ne­rar in­gre­sos.

Pa­ra que vi­vir sea más que so­lo du­rar, creo que hay que apa­sio­nar­se, al pun­to qui­zás de in­to­xi­car­se un po­co de lo que ama­mos.

No me ima­gino otra ma­ne­ra de tra­ba­jar, que no sea aman­do lo que ha­go. No me ima­gino ir a un con­cier­to sin de­li­rar con la música y sen­tir­la pro­fun­da­men­te, no sé co­mo ha­bi­tar es­te mun­do y no te­ner la ne­ce­si­dad de co­no­cer­lo un po­co más.

Cuan­do veo per­so­nas pa­ra las cua­les la in­sa­tis­fac­ción no es so­lo un mo­men­to, sino un sen­ti­mien­to dia­rio, me ima­gino que tie­nen una fal­ta de amor muy gran­de por al­go más que sus re­la­cio­nes hu­ma­nas, una fal­ta de osa­día pa­ra sen­tir al­go dis­tin­to, una ca­ren­cia to­tal de cu­rio­si­dad y sen­ti­do de aven­tu­ra, una co­mo­di­dad no­ci­va, una gue­rra fría, un va­cío amo­ro­so ha­cia el vi­vir y to­do lo que ello im­pli­ca.

No sé si de­be­mos en­con­trar al­go que amar y de­jar que nos ma­te, pe­ro estoy se­gu­ra de que te­ne­mos que amar de to­do un po­co, has­ta mo­rir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.