EDU­CA­CIÓN FI­NAN­CIE­RA La me­jor he­ren­cia de mis pa­dres

High Class - - Hc/economía - Por Lic. Jaz­mín Gus­ta­le y Lic. Ma­ría Ca­za­ña, eco­no­mis­tas

Es im­por­tan­te que nues­tros ni­ños en­tien­dan des­de pe­que­ños que la eco­no­mía es al­go que los afec­ta de ma­ne­ra po­si­ti­va o ne­ga­ti­va en to­dos los as­pec­tos de su vida. Los ni­ños nun­ca son de­ma­sia­do jó­ve­nes pa­ra apren­der a aho­rrar o a in­ver­tir su di­ne­ro.

Al fin y al ca­bo, po­dre­mos he­re­dar­les a nues­tros hi­jos una gran em­pre­sa, pe­ro ¿sa­brán ad­mi­nis­trar­la? Por eso, no hay me­jor re­ga­lo pa­ra ellos que en­se­ñar­les a ma­ne­jar su di­ne­ro y mos­trar­les có­mo to­mar las de­ci­sio­nes ade­cua­das.

Pa­ra edu­car­les a nues­tros pe­que­ños a aho­rrar y a ad­mi­nis­trar, con­si­de­re­mos 3 prin­ci­pios bá­si­cos: co­no­cer, aho­rrar y com­pa­rar.

1. CO­NO­CER

Aun cuan­do nues­tros hi­jos sean pe­que­ños y no com­pren­dan to­da­vía el con­cep­to de los pre­cios, ellos ob­ser­van y apren­den des­de muy tem­prano que el di­ne­ro se uti­li­za pa­ra re­ci­bir al­go a cam­bio: en una má­qui­na de dul­ces se de­po­si­ta una mo­ne­da y se ob­tie­ne un chi­cle, y apren­der así es di­ver­ti­do.

Pa­ra los más gran­des, ade­más de la edu­ca­ción a tra­vés de la tí­pi­ca al­can­cía, es im­por­tan­te co­mu­ni­car­se con ellos en su pro­pio len­gua­je: a tra­vés del jue­go. ¿Sa­bías que Ki­yo­saky, em­pre­sa­rio y au­tor de Pa­dre Ri­co, Pa­dre Po­bre, apren­dió el mun­do de las in­ver­sio­nes ju­gan­do Mo­no­poly o lo que no­so­tros co­no­ce­mos co­mo Ban­que­ro?

Las va­ca­cio­nes son una bue­na épo­ca pa­ra en­se­ñar a los ni­ños a va­lo­rar lo que el di­ne­ro cues­ta ga­nar­lo. La di­ná­mi­ca es muy sen­ci­lla: pa­gar a los pe­que­ños una de­ter­mi­na­da can­ti­dad por ha­cer las ta­reas del ho­gar co­mo la­var los pla­tos. Me­dian­te es­ta ac­ción los ni­ños apren­den a to­mar de­ci­sio­nes con di­ne­ro pro­pio.

Ex­po­ner a los hi­jos a la idea del aho­rro pue­de cam­biar sus vi­das. In­cen­ti­ve­mos a nues­tros hi­jos a ha­cer pre­gun­tas so­bre el di­ne­ro y los há­bi­tos fi­nan­cie­ros, y que se­pan que co­mo pa­dres es­ta­mos dis­po­ni­bles pa­ra guiar­los en es­te te­ma. La cla­ve se en­cuen­tra en el co­rrec­to acer­ca­mien­to del te­ma con los ni­ños y, so­bre to­do, en el buen ejem­plo del ma­ne­jo de las fi­nan­zas.

2. AHO­RRAR

Al dar a los chi­cos una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de di­ne­ro a la se­ma­na, po­de­mos com­par­tir con ellos al­gu­nas ideas pa­ra apren­der a aho­rrar­lo y ad­mi­nis­trar­lo, pue­de ayu­dar­los a com­pren­der me­jor su va­lor y a ser más res­pon­sa­bles fi­nan­cie­ra­men­te.

Po­de­mos asig­nar­les una can­ti­dad men­sual o se­ma­nal y de­cir­les que ellos tie­nen que dis­tri­buir ese “in­gre­so” pa­ra su me­rien­da, sa­li­das, re­ga­los, gas­tos de pa­pe­le­ría y una par­te pa­ra el aho­rro. Tam­bién po­de­mos abrir una cuen­ta de aho­rros a su nom­bre y que de­po­si­ten el 10 % de su me­sa­da o del di­ne­ro re­ci­bi­do en su cum­plea­ños o gra­dua­ción.

Pa­ra in­cen­ti­var­los a aho­rrar, otra idea es de­cir­les que por ca­da G. 20.000 que aho­rren, el ban­co (o sea los pa­dres) de­po­si­ta­rá cier­ta can­ti­dad ex­tra que se­ría el in­te­rés. El ni­ño ana­li­za­rá que es­tá aho­rran­do y que ob­tie­ne una ga­nan­cia. Tam­bién en­se­ñar­les a lle­var la cuen­ta exac­ta de cuán­to lle­va aho­rra­do, ac­tua­li­zán­do­la cuan­do de­ci­da gas­tar al­go del di­ne­ro, a pen­sar muy bien an­tes de com­prar y evi­tar un gas­to que des­pués le ha­ga arre­pen­tir­se.

Cuan­do nues­tros hi­jos co­mien­cen a tra­ba­jar co­mo par­te de su for­ma­ción pro­fe­sio­nal, abra­mos con ellos una cuen­ta de aho­rro. Es­to les pue­de brin­dar es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra tan­to en el Es re­co­men­da­ble en­se­ñar­les la di­fe­ren­cia en­tre ne­ce­si­da­des y de­seos, y que for­men el há­bi­to de com­pa­rar pa­ra así po­der es­ta­ble­cer lí­mi­tes en­tre aque­llas co­sas que real­men­te ne­ce­si­tan y las que desean.

Cuan­do va­mos al su­per­mer­ca­do es im­por­tan­te que co­noz­can el va­lor y el pre­cio de las co­sas, y com­pa­rar pre­cios y már­ge­nes de aho­rro al com­prar un pro­duc­to u otro. Cuan­do le da­mos pla­ta pa­ra la me­rien­da en el co­le­gio, po­de­mos su­ge­rir­les que com­pa­ra­ren pre­cios y cal­cu­len cuán­tos y cuá­les ca­ra­me­los pue­den com­prar por un mis­mo pre­cio.

Po­de­mos fi­jar me­tas con plazos del des­tino del aho­rro: com­prar una bi­ci, una Bar­bie o un Play. Po­de­mos ayu­dar­los a cal­cu­lar cuán­to di­ne­ro y tiem­po ne­ce­si­ta pa­ra al­can­zar la me­ta.

Com­prar ac­cio­nes de la Bol­sa de Va­lo­res y re­ga­lar­les en oca­sio­nes es­pe­cia­les pue­de ser un gran mo­men­to de apren­di­za­je so­bre mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, ya que a ellos mis­mos les in­tere­sa­rá que los pa­pe­les brin­den su fru­to.

Des­de chi­qui­tos nues­tros hi­jos de­ben en­ten­der el con­cep­to del di­ne­ro y la im­por­tan­cia del aho­rro. No de­mos por he­cho que apren­de­rán por sí so­los por el ci­clo na­tu­ral de la vida. La edu­ca­ción fi­nan­cie­ra du­ran­te la ni­ñez y ado­les­cen­cia les otor­ga­rá el acer­vo ne­ce­sa­rio pa­ra de­ci­dir, más tar­de, co­mo jó­ve­nes, el ti­po de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca que co­rres­pon­da a su vo­ca­ción, ca­pa­ci­da­des y ta­len­tos per­so­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.