EN­FER­ME­DA­DES PSI­CO­SO­MÁ­TI­CAS

La do­len­cia co­mo men­sa­je

High Class - - Hc/psicología - Por Lic. Gabriela Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

En nues­tra cul­tu­ra es­ta­mos acos­tum­bra­dos a de­sin­te­grar, di­vi­dir y se­pa­rar las co­sas o ideas pa­ra ana­li­zar par­te por par­te aque­llo que que­re­mos com­pren­der. Con­si­de­ra­mos que con una ob­ser­va­ción de­ta­lla­da po­dre­mos dis­tin­guir exac­ta­men­te los ele­men­tos que la com­po­nen y así en­con­trar una so­lu­ción in­me­dia­ta. Es cier­to, pe­ro exis­ten fe­nó­me­nos que si no ob­ser­va­mos en su to­do, no son lo que mues­tran.

Por otro la­do, exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de len­gua­jes y men­sa­jes. Los len­gua­jes oral, es­cri­to, analó­gi­co y di­gi­tal. Por ejem­plo, si es­ta­mos en una sala de es­pe­ra y nos sen­ta­mos al la­do de al­guien y en vez de en­ta­blar una con­ver­sa­ción, aga­rra­mos el ce­lu­lar, es­ta­mos en­vian­do un men­sa­je di­cien­do al otro que me en­cie­rro en mí mis­mo, que me des­co­nec­to, que no se me­ta en mi con­ver­sa­ción, o que estoy muy ocu­pa­do es­pe­ran­do. Pe­ro si le ayu­do con al­go o si le pa­so una re­vis­ta, estoy abrien­do un diá­lo­go di­fe­ren­te. Con esos sen­ci­llos ac­tos no ver­ba­les, igual de­ci­mos mu­cho.

Es­to mis­mo pa­sa con los ma­les­ta­res y las en­fer­me­da­des, ya sean nues­tras o de nues­tros hi­jos. La en­fer­me­dad es una for­ma de en­viar men­sa­jes, pe­ro mu­chas ve­ces, ana­li­za­mos so­lo los sín­to­mas y no ve­mos el to­do. Por lo ge­ne­ral, el ori­gen de un ma­les­tar tie­ne que ver con aque­llo que no po­de­mos de­cir, es­cu­char o so­por­tar, más aún en los be­bés que no tie­nen las he­rra­mien­tas pa­ra ex­pre­sar lo que les pa­sa.

Se­gún Pas­cual Pa­lau Su­bie­la, psi­có­lo­go clí­ni­co y psi­co­ma­tó­lo­go de ni­ños, en su li­bro La psi­co­so­má­ti­ca del be­bé, di­ce: “En la úl­ti­ma dé­ca­da se ha pro­du­ci­do un in­te­rés apa­sio­na­do por la psi­co­pa­to­lo­gía del be­bé, tal co­mo lo tes­ti­mo­nia la ex­plo­sión de tra­ba­jos so­bre las com­pe­ten­cias pre­co­cí­si­mas de es­te. No ha­ce mu­cho, el be­bé era con­si­de­ra­do en la pe­dia­tría co­mo un ser pa­si­vo a ali­men­tar y de­jar dor­mir. Hoy en día, sin em­bar­go, se le re­co­no­ce un fun­cio­na­mien­to psí­qui­co así co­mo dis­fun­cio­na­mien­tos cu­yas pre­mi­sas emer­gen des­de el na­ci­mien­to e in­clu­so an­tes de es­te. La ori­gi­na­li­dad fun­da­men­tal de es­tos tra­ba­jos con­sis­te en ha­ber­se cen­tra­do so­bre la in­ter­ac­ción en­tre el ni­ño y su madre y/o sus cui­da­do­res. Ele­va­da a un ob­je­ti­vo sin­gu­lar de la ob­ser­va­ción y de in­ves­ti­ga­ción, ha con­du­ci­do ha­cia co­no­ci­mien­tos in­sos­pe­cha­dos so­bre el jo­ven be­bé, que do­ta­do de ca­pa­ci­da­des ya muy or­ga­ni­za­das y una sen­si­bi­li­dad agu­da, es ap­to pa­ra co­mu­ni­car­se por to­dos los ca­na­les sen­so­ria­les sin ex­cep­ción y a pro­vo­car la co­mu­ni­ca­ción”.

Es así que no siem­pre una fie­bre es una fie­bre. Los ni­ños, que son se­res to­da­vía pre­ca­rios en su vocabulario, sien­ten o en­tien­den to­do a ni­vel ca­si te­le­pá­ti­co y di­cen mu­chas co­sas cuan­do se en­fer­man o se sien­ten mal y es allí don­de no po­de­mos ser in­di­fe­ren­tes pa­ra po­der en­ten­der qué hay de­trás de los sín­to­mas que apa­re­cen y pre­gun­tar­nos más allá del nom­bre de la en­fer­me­dad. Pre­gun­tar­nos, por ejem­plo, ¿qué tie­ne que ver con no­so­tras lo que le pa­sa al be­bé? ¿Por qué se pu­so his­té­ri­co? ¿Por qué no quie­re co­mer? ¿Por qué llo­ra sin pa­rar o tie­ne tan­ta ra­bia? ¿Qué es­tá ex­pre­san­do ese ni­ño o ese be­bé con su es­ta­do que ex­po­ne aque­llo que no pue­do de­cir yo mis­ma?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.