DES­DE QUE SE ES­TA­BLE­CE LA CON­VI­VEN­CIA SUR­GEN TE­MAS CLA­VES DEN­TRO DE LA PA­RE­JA, AL­GU­NOS SE­RÍAN:

High Class - - Bodas -

¿Có­mo ad­mi­nis­tra­mos el nue­vo ho­gar, quién apor­ta qué y cuán­to? ¿Có­mo gas­ta­mos el di­ne­ro que tan­to nos cues­ta ob­te­ner­lo? ¿Qué pro­yec­tos en co­mún ten­dre­mos que nos de­man­da­rá apor­tar su­mas de di­ne­ro? La pa­re­ja es un equi­po, es im­por­tan­te coor­di­nar ac­cio­nes pa­ra que la du­pla sea du­ra­de­ra y con más razón si am­bos tra­ba­jan fue­ra del ho­gar, ¿có­mo se dis­tri­bui­rán las ta­reas? ¿Quién ha­rá qué co­sa? ad­mi­nis­trar las otras re­la­cio­nes pro­pias per­so­na­les y en con­jun­to. Sur­gen in­te­rro­gan­tes, co­mo ¿has­ta dón­de se pue­de in­vo­lu­crar tu ma­má en lo nues­tro? ¿Tus ami­gos ven­drán to­dos los vier­nes? ¿Có­mo ma­ne­jar y equi­li­brar los otros víncu­los de la pa­re­ja, sin que la pa­re­ja se vea afec­ta­da? No so­lo el co­no­cer el pro­pio cuer­po y va­lo­rar­lo, sino des­cu­brir de qué ma­ne­ra se co­nec­tan, có­mo dis­fru­tan am­bos. Aquí es fun­da­men­tal la sin­ce­ri­dad y la com­pren­sión. Pro­ba­ble­men­te lle­ve tiem­po el en­sam­ble per­fec­to en es­ta área, pe­ro va­le la pe­na in­ten­tar­lo pa­ra que sea un dis­fru­te pa­ra am­bos. Tam­bién es im­por­tan­te el res­pe­to al otro en su pro­pio pro­ce­so in­te­rior, dar­se tiem­po es­pe­cial pa­ra ca­da quien. Es nor­mal que sur­jan los ce­los den­tro de una pa­re­ja. Hay ce­los den­tro de un ran­go nor­mal y otros pa­to­ló­gi­cos. En to­dos los ca­sos, la con­fian­za es la cla­ve en to­da pa­re­ja que triun­fa. Una vez que es­ta ha si­do trai­cio­na­da, lle­va­rá tra­ba­jo vol­ver a cons­truir esa con­fian­za per­di­da. ¿Se­re­mos pa­re­ja o que­re­mos ser fa­mi­lia? ¿Ten­dre­mos hi­jos? ¿Cuán­tos? ¿Con qué fre­cuen­cia?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.