LA MI­SIÓN DE SER FE­LI­CES

High Class - - Hc/editorial -

En el mes de la pri­ma­ve­ra, pa­re­ce que el es­pí­ri­tu tam­bién flo­re­ce. Ob­via­men­te tie­ne que ver con la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar del sol, del cie­lo azul y de las sa­li­das al ai­re li­bre que, por lo ge­ne­ral, las ha­ce­mos con per­so­nas cer­ca­nas a nues­tros afectos.

Creo que la fe­li­ci­dad es el equi­va­len­te en es­ta­cio­nes, a la pri­ma­ve­ra. Es un es­ta­do en el que lo ex­terno nos in­vi­ta a con­ta­giar a lo in­terno pa­ra po­der ex­pre­sar­lo con to­do nues­tro ser. En es­ta edi­ción, la psi­có­lo­ga Gabriela Cas­co ha­bla de la fe­li­ci­dad sin­té­ti­ca, aque­lla que nos per­mi­te en­con­trar bie­nes­tar en con­di­cio­nes des­fa­vo­ra­bles y de la mis­ma ma­ne­ra con­ti­nuar sien­do fe­li­ces, in­clu­si­ve, cuan­do no con­se­gui­mos lo que desea­mos.

Pe­ro ¿có­mo ser fe­li­ces aun cuan­do no re­ci­bi­mos lo que bus­ca­mos? Se­gún ex­pli­ca la psi­có­lo­ga, nues­tro ce­re­bro po­see un me­ca­nis­mo de de­fen­sa tan per­fec­to, que cam­bia nues­tra per­cep­ción de un mo­men­to pa­ra el otro, pa­ra que po­da­mos sen­tir­nos bien cual­quie­ra sea la cir­cuns­tan­cia.

Es­to ava­la una vez aque­lla fra­se anó­ni­ma que re­za: “Ve­ni­mos a es­te mun­do a ser fe­li­ces”… y ¿por qué no? O me­jor di­cho… ¿por qué nos cues­ta tan­to?

En un pe­que­ño son­deo pre­gun­té a va­rios por qué nos cues­ta ser fe­li­ces. La ma­yo­ría con­tes­tó que la di­fi­cul­tad ra­di­ca en las me­tas al­tas o gran­des ex­pec­ta­ti­vas que po­ne­mos so­bre al­go, que sa­be­mos no es sen­ci­llo con­se­guir. Es la res­pues­ta más au­to­má­ti­ca y más real, ¿pe­ro si nos es­ta­mos equi­vo­can­do en la pre­gun­ta, e in­clu­so en la res­pues­ta? ¿Si ser fe­li­ces no es más que dis­fru­tar de lo que se tie­ne?

En el ar­tícu­lo de eco­no­mía de es­ta edi­ción, Jaz­mín y Ma­ría ana­li­zan la en­cues­ta mun­dial en la que nues­tro país apa­re­ce en el se­gun­do pues­to co­mo País más fe­liz del mun­do. Si uno se po­ne a pen­sar, es­to sue­na muy des­ca­be­lla­do. Aun­que qui­zás te­ne­mos más pa­ra en­se­ñar­le al mun­do de que lo cree­mos.

Pa­ra mí la fe­li­ci­dad no de­be­ría es­tar con­di­cio­na­da a si­tua­cio­nes ex­ter­nas o de­seos per­so­na­les. Creo que la fe­li­ci­dad es una con­di­ción in­he­ren­te a to­do ser hu­mano, que na­ci­mos pa­ra ser fe­li­ces, por­que o si no, la fe­li­ci­dad se­ría un es­ta­do inal­can­za­ble, ya que siem­pre va­mos a que­rer más.

Es­pe­ro que es­ta pri­ma­ve­ra nos sor­pren­da con una son­ri­sa y que en­con­tre­mos la fe­li­ci­dad ba­sa­da en nues­tros pro­pios es­tán­da­res, no en los dis­pues­tos por otros o por la so­cie­dad.

Cie­rro es­te editorial con una fra­se de Ben­ja­min Fran­klin so­bre es­te te­ma: “La fe­li­ci­dad hu­ma­na ge­ne­ral­men­te no se lo­gra con gran­des gol­pes de suer­te –que pue­den ocu­rrir po­cas ve­ces– sino con pe­que­ñas co­sas que ocu­rren to­dos los días”.

Edi­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.