EL PE­RIO­DIS­MO QUE NOS TO­CA

Una res­pon­sa­bi­li­dad más gran­de que so­lo in­for­mar

High Class - - Hc/opinión - Por Ale­jan­dra Váz­quez

Hay una fra­se que siem­pre me gus­tó y, a me­nu­do, cuan­do sien­to que ex­tra­ño la re­dac­ción de un dia­rio re­cuer­do: “El pe­rio­dis­mo man­tie­ne a los ciu­da­da­nos avi­sa­dos, a las pu­tas ad­ver­ti­das y al Go­bierno in­quie­to”, de Fran­cis­co Um­bral.

Lue­go re­cuer­do la de­cla­ra­ción de amor de Ga­briel García Már­quez, ase­ve­ran­do ro­tun­do: “El pe­rio­dis­mo es el me­jor ofi­cio del mun­do”. La ver­dad, du­ran­te mu­cho tiem­po, pen­sé lo mis­mo.

Hoy, el sen­ti­mien­to cam­bió. Y, aun­que el amor si­gue ahí, la de­cep­ción ocu­pó tam­bién un es­pa­cio pre­pon­de­ran­te. Mu­chas son las ra­zo­nes.

La pri­me­ra es la tor­pe­za del pe­rio­dis­mo pa­ra­gua­yo pa­ra adap­tar­se a los cam­bios inevi­ta­bles del tiem­po. Su desa­tino a la ho­ra de en­ten­der que aque­llo que los me­dios di­cen que es el fu­tu­ro, de he­cho, ya es­tá aquí.

Du­ran­te años las pu­bli­ca­cio­nes anun­cia­ban la lle­ga­da de una era di­gi­ta­li­za­da en la que el pa­pel, por ejem­plo, iría en de­cli­ve. En el que in­clu­so la te­le­vi­sión y la ra­dio per­de­rían pú­bli­co fren­te a las po­si­bi­li­da­des de la web.

En­ton­ces, inevi­ta­ble­men­te lo que hoy lla­man “me­dios tra­di­cio­na­les” ten­drían que adap­tar­se pa­ra cum­plir con las exi­gen­cias de una nue­va era, en la que el va­lor agre­ga­do ha­ría la di­fe­ren­cia, don­de la be­lle­za y la ca­li­dad

EL PE­RIO­DIS­MO PA­RA­GUA­YO NO PA­RE­CE TE­NER UNA MI­RA­DA AU­TO­CRÍ­TI­CA Y AUTORREGULATORIA

se­rían más im­por­tan­tes pa­ra so­bre­vi­vir que la in­me­dia­tez mis­ma, un te­rreno de in­ter­net.

De­cir que el pe­rio­dis­mo pa­ra­gua­yo no se mo­der­ni­zó se­ría in­jus­to. Pe­ro los avan­ces fue­ron ca­si los obli­ga­to­rios que se pue­den es­pe­rar.

Pue­do de­cir que estoy de­cep­cio­na­da por­que sien­to co­mo re­cep­to­ra de in­for­ma­ción (y oja­lá es­té equi­vo­ca­da) que en nues­tro país la in­ves­ti­ga­ción dis­mi­nu­yó, en lu­gar de au­men­tar.

Y, lo que es peor aún, al­gu­nos re­co­no­ci­dos nom­bres in­ves­ti­ga­do­res per­die­ron cre­di­bi­li­dad an­te una so­cie­dad que los si­gue más por cos­tum­bre o pla­cer cul­po­so que por creer en su tra­ba­jo. A ve­ces me sien­to tam­bién un po­co bur­la­da cuan­do me re­pi­ten al me­dio­día, a la no­che y has­ta al día si­guien­te lo que ya me en­te­ré por la ma­ña­na, sin na­da nue­vo que agre­gar.

Pe­ro, por so­bre to­das las co­sas, ten­go un po­co de mie­do por­que el pe­rio­dis­mo pa­ra­gua­yo no pa­re­ce te­ner una mi­ra­da au­to­crí­ti­ca y autorregulatoria, pa­ra for­zar a los que es­cri­ben sus his­to­rias a ser me­jo­res in­for­man­tes.

Ha­ce cier­to tiem­po, co­mo mi­les de otros com­pa­trio­tas, leí una en­tre­vis­ta rea­li­za­da a un chi­co de 13 años, que apa­ren­te­men­te sin ti­tu­beos con­fe­sa­ba que ma­ta­ría sin cul­pas y que le gus­ta ro­bar. La pá­gi­na era ilus­tra­da con una fo­to del ni­ño acos­ta­do, con la ca­ra pi­xe­la­da pa­ra que no se lo re­co­noz­ca, arro­ja­do en me­dio de la mi­se­ria que lo ro­dea y que lo mol­deó a con­ver­tir­se en el pe­li­gro que hoy re­pre­sen­ta.

El en­tre­vis­ta­do te­nía a su madre y su pa­dre en la cár­cel, la mu­jer que ha­bía que­da­do a su car­go se fue, él no tie­ne ac­ce­so a con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias bá­si­cas, tam­po­co a un sis­te­ma de sa­lud que lo pro­te­ja ni a una edu­ca­ción que lo ale­je de las ca­lles. La cri­mi­na­li­dad es ru­ti­na­ria y las dro­gas de fá­cil ac­ce­so.

El ma­te­rial era una pie­za ex­plí­ci­ta que ilus­tra­ba una for­ma de vida. Es cier­to. Co­mo tal, ob­via­men­te, tie­ne su va­lor pe­rio­dís­ti­co. Sin em­bar­go, no pu­de evi­tar inun­dar­me de bron­ca an­te las pre­gun­tas del pe­rio­dis­ta. To­das di­ri­gi­das a ob­te­ner el ti­po de res­pues­tas ju­go­sas que ase­gu­ran un ti­tu­lar me­mo­ra­ble, digno de ta­pa y ca­paz de po­si­cio­nar al ar­tícu­lo en­tre los más leí­dos del día.

Por su par­te, la ma­yo­ría de los lec­to­res ho­rro­ri­za­dos con­de­na­ron al ni­ño desahu­cia­do, co­mo si ellos su­pie­ran aca­so en qué se con­ver­ti­rían si les to­ca­ra vi­vir en ese ti­po de aban­dono, vio­len­cia y ab­so­lu­ta ca­ren­cia fí­si­ca y afec­ti­va. ¿Quién pue­de de­cir que no sal­dría a ma­tar si no tie­ne na­da más por qué vi­vir?

Es muy fá­cil cri­ti­car en lo que el en­tre­vis­ta­do se ha con­ver­ti­do, en lu­gar de exi­gir un me­jor pe­rio­dis­mo, más com­ple­to y ape­ga­do al aná­li­sis.

El res­pon­sa­ble de la en­tre­vis­ta nun­ca pre­gun­tó a su in­ter­lo­cu­tor si aca­so se sien­te so­lo o si tie­ne mie­do, si to­da­vía sue­ña con al­go o qué ne­ce­si­ta, qué pa­só con sus pa­dres o qué opi­na de otros que vi­ven en la mis­ma si­tua­ción que él.

El pe­rio­dis­ta no con­tó mu­chos de­ta­lles de su en­torno, de la co­ti­dia­nei­dad bru­tal de có­mo se vi­ve en ese en­torno, tam­po­co en­tre­gó ci­fras y estadísticas que en­mar­ca­ran su ma­te­rial den­tro de un con­tex­to en el que no sim­ple­men­te se cri­mi­na­li­za a la in­fan­cia, sino que se bus­can ex­pli­ca­cio­nes pa­ra ini­ciar el de­ba­te ha­cia me­jo­res con­di­cio­nes, al me­nos pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes que ven­drán.

El pe­rio­dis­mo tie­ne, o de­be­ría te­ner, una res­pon­sa­bi­li­dad más gran­de que so­lo in­for­mar. Los en­tre­vis­ta­dos de­ben ser un vehícu­lo ha­cia un pro­pó­si­to más gran­de que so­lo con­tar. Nos me­re­ce­mos un pe­rio­dis­mo de me­jor ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.