7 ma­ra­vi­llas de­lMUN­DO

UN VIA­JE INOL­VI­DA­BLE

High Class - - Hc/destinos - Por Va­le­ria Ga­lla­ri­ni Sien­ra

Ha­cia el si­glo V a. C. el pa­dre de la his­to­ria, He­ro­do­to, com­pu­so su lis­ta de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do, en­tre las que se en­con­tra­ban la Gran Pi­rá­mi­de de Gi­za, los Jar­di­nes Col­gan­tes de Ba­bi­lo­nia, la es­ta­tua de Zeus en Olim­pia, el Tem­plo de Ar­te­mi­sa de Éfe­so, el Mau­so­leo de Ha­li­car­na­so, el Co­lo­so de Ro­das y el Fa­ro de Ale­jan­dría. Es­tas pa­sa­ron a la his­to­ria co­mo las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do an­ti­guo, de las cua­les las­ti­mo­sa­men­te so­lo so­bre­vi­vió has­ta nues­tros días la Gran Pi­rá­mi­de de Gi­za.

En épo­cas más re­cien­tes, na­ce una ini­cia­ti­va con el nue­vo mi­le­nio de ele­gir las nue­vas sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do, por lo que se reali­zó un con­cur­so in­ter­na­cio­nal a car­go de la fun­da­ción New 7 Won­ders Of The World pa­ra reasig­nar las nue­vas sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do mo­derno. Se reali­zó una vo­ta­ción mun­dial on­li­ne y por SMS. Los par­ti­ci­pan­tes de­bían re­gis­trar su co­rreo elec­tró­ni­co en la pá­gi­na web pa­ra po­der vo­tar o en­viar un men­sa­je de tex­to a tra­vés de un número te­le­fó­ni­co de pa­go.

Pa­ra la vo­ta­ción, la cor­po­ra­ción reali­zó una ex­ten­sa lis­ta de mo­nu­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos pro­pues­tos por go­bier­nos de dis­tin­tos paí­ses, así co­mo tam­bién de so­li­ci­tu­des ma­si­vas de vo­tan­tes. La con­sig­na era que to­dos los mo­nu­men­tos de la lis­ta de­bían de ser es­truc­tu­ras crea­das por el hom­bre has­ta el año 2000 y que es­tos se man­tu­vie­ran en pie en la ac­tua­li­dad.

Hu­bo más de 100 mi­llo­nes de vo­tos pro­ve­nien­tes del mun­do en­te­ro. La vo­ta­ción em­pe­zó en el 2001, en el 2006 se re­du­je­ron los pri­me­ros 200 can­di­da­tos a so­lo 21 fi­na­lis­tas y los re­sul­ta­dos fue­ron da­dos a co­no­cer el 7 de ju­lio de 2007 (7/7/7), en una gran ce­re­mo­nia en el Es­ta­dio da Luz de Lis­boa.

Las que ga­na­ron la vo­ta­ción fue­ron pro­cla­ma­das co­mo las sie­te nue­vas ma­ra­vi­llas del mun­do. Es­tas fue­ron La Gran Mu­ra­lla Chi­na (c. si­glo VII a. C.), la ciu­dad de Pe­tra en Jor­da­nia (c. 100 a. C.), el Cris­to Re­den­tor de Río de Ja­nei­ro, Bra­sil (inau­gu­ra­do el 12 de oc­tu­bre de 1931), el Ma­chu Pic­chu de Pe­rú (c. si­glo XV), Chi­chen It­zá de Mé­xi­co (c. 600 d. C.), el Co­li­seo de Ro­ma (80 d. C.) y el Taj Mahal de In­dia (1648).

Ade­más de las sie­te fi­na­lis­tas, los or­ga­ni­za­do­res de­ci­die­ron nom­brar Ma­ra­vi­lla Ho­no­rí­fi­ca a la pi­rá­mi­de de Gi­za, ex­clui­da de la vo­ta­ción por ser la úni­ca que aún per­du­ra de las Sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do an­ti­guo.

EL CO­LI­SEO ES CON­SI­DE­RA­DO UNA DE LAS OBRAS MÁS MAG­NÍ­FI­CAS DE LA AR­QUI­TEC­TU­RA Y LA IN­GE­NIE­RÍA RO­MA­NA

CHI­CHEN IT­ZÁ, YU­CA­TÁN (MÉ­XI­CO)

Es uno de los des­ti­nos más fa­mo­sos del mun­do. Es­te im­pre­sio­nan­te si­tio ar­queo­ló­gi­co fue en su mo­men­to de ma­yor es­plen­dor (al­re­de­dor del 600 d. C.) el cen­tro po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de la ci­vi­li­za­ción ma­ya. Chi­chen It­zá es li­te­ral­men­te “bo­ca del po­zo de los bru­jos del agua”, pues fue cons­trui­da cer­ca de un im­por­tan­te ce­no­te.

El cen­tro del mo­nu­men­to lo ocu­pa la es­pec­ta­cu­lar pi­rá­mi­de de Ku­kul­cán, tem­plo con­sa­gra­do a la Ser­pien­te Em­plu­ma­da ado­ra­da por los ma­yas. Es­ta ma­ra­vi­lla ar­qui­tec­tó­ni­ca de la an­ti­güe­dad es­tá ali­nea­da con los as­tros de ma­ne­ra que ca­da año du­ran­te el oto­ño y el equi­noc­cio de pri­ma­ve­ra, al ama­ne­cer y al atar­de­cer los ra­yos del sol crean la som­bra de una ser­pien­te em­plu­ma­da so­bre los es­ca­lo­nes de la pi­rá­mi­de.

MA­CHU PIC­CHU, CUZ­CO (PE­RÚ)

Es­ta ma­ra­vi­lla cons­trui­da en ple­na cor­di­lle­ra de los An­des fue una an­ti­gua ciu­dad for­ta­le­za in­cai­ca. Su cons­truc­ción em­pe­zó en el año 1430, en ple­na glo­ria del Im­pe­rio in­ca y se aban­do­nó de im­pro­vi­so en el si­glo XVI, du­ran­te la in­va­sión es­pa­ño­la. Se la co­no­ce co­mo la ciu­dad per­di­da de los in­cas, pues re­cién fue des­cu­bier­ta en 1911, por el ex­plo­ra­dor ame­ri­cano Hi­ram Bing­ham.

La ciu­dad se en­con­tra­ba per­fec­ta­men­te con­ser­va­da y has­ta hoy en día ma­ra­vi­lla a los vi­si­tan­tes por la per­fec­ción con la que fue­ron cor­ta­das las pie­dras que la com­po­nen, las cua­les en­ca­jan per­fec­ta­men­te en­tre sí y se sos­tie­nen en per­fec­to es­ta­do a pe­sar de no te­ner ce­men­to.

EL CO­LI­SEO, RO­MA (ITA­LIA)

El Co­li­seo es con­si­de­ra­do una de las obras más mag­ní­fi­cas de la ar­qui­tec­tu­ra y la in­ge­nie­ría ro­ma­na. Es­te an­fi­tea­tro elíp­ti­co si­tua­do en pleno co­ra­zón de Ro­ma es el an­fi­tea­tro más gran­de cons­trui­do en el Im­pe­rio ro­mano, con una ca­pa­ci­dad pa­ra 50.000 es­pec­ta­do­res. Ori­gi­nal­men­te fue usa­do pa­ra lu­chas de gla­dia­do­res, dis­cur­sos de em­pe­ra­do­res y es­pec­tácu­los dra­má­ti­cos.

Su cons­truc­ción em­pe­zó en­tre los años 70 y el 72 d. C. por or­den del em­pe­ra­dor Ves­pa­siano y ter­mi­nó en el año 80 d. C., du­ran­te el rei­na­do de Ti­to. Hoy en día es una de las prin­ci­pa­les atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas de la ca­pi­tal ita­lia­na y to­do un sím­bo­lo de la ciu­dad. In­clu­so su ima­gen ador­na la mo­ne­da de 5 cen­ta­vos de eu­ro.

EL CRIS­TO RE­DEN­TOR, RÍO DE JA­NEI­RO (BRA­SIL)

In­dis­cu­ti­da­men­te es­ta es una ma­ra­vi­lla mo­der­na y to­do un sím­bo­lo de la ciu­dad de los ca­rio­cas. La es­ta­tua de con­cre­to y pie­dra pe­sa 635 to­ne­la­das y se ele­va 38 me­tros de al­tu­ra so­bre la ci­ma del Cor­co­va­do, una de las co­li­nas más fa­mo­sas de Río. Co­mo la ima­gen tie­ne los bra­zos ex­ten­di­dos, tie­ne 30 me­tros de an­cho.

La es­ta­tua se en­cuen­tra ro­dea­da por la ve­ge­ta­ción del Par­que Na­cio­nal de Ti­ju­ca y des­de ella se pue­de ver una ma­ra­vi­llo­sa vis­ta pa­no­rá­mi­ca de la ciu­dad. El Cris­to fue di­se­ña­do por Hector da Sil­va Cos­ta, un in­ge­nie­ro ca­rio­ca, y ta­lla­da por el es­cul­tor fran­cés Paul Lan­dows­ki. Su cons­truc­ción se ini­ció en 1922 y ter­mi­nó 9 años des­pués, en 1931.

LA CIU­DAD DE PE­TRA (JOR­DA­NIA)

El cen­tro tu­rís­ti­co más im­por­tan­te de Jor­da­nia es es­ta an­ti­gua ciu­dad ta­lla­da en pie­dra que con­tie­ne 800 mag­ní­fi­cas es­truc­tu­ras de pie­dra en­tre las que se en­cuen­tran un mau­so­leo, un tem­plo de dos pi­sos, un san­tua­rio, un palacio, vi­vien­das, un an­fi­tea­tro, mo­nas­te­rios y una ca­sa del te­so­ro lla­ma­da Khaz­neh el-Fo­rum, que es el edi­fi­cio más re­pre­sen­ta­ti­vo y fo­to­gra­fia­do de la ciu­dad.

Ori­gi­nal­men­te la ciu­dad fue ha­bi­ta­da por los na­ba­teos, más de 500 años an­tes de Cris­to y fue un im­por­tan­te cen­tro co­mer­cial par­te de la ru­ta que unía a Egip­to, Si­ria, Gre­cia y Ro­ma con los paí­ses asiá­ti­cos. Tu­vo un pe­rio­do de do­mi­na­ción bi­zan­ti­na y tras las cru­za­das, fue ha­bi­ta­da por los cru­za­dos y, pos­te­rior­men­te, fue con­quis­ta­da por los mu­sul­ma­nes du­ran­te la Edad Me­dia.

Unos te­rre­mo­tos que des­tru­ye­ron gran par­te de la ciu­dad lle­va­ron a su pos­te­rior aban­dono y ol­vi­do, has­ta que fue re­des­cu­bier­ta en 1812 por un ex­plo­ra­dor sui­zo, Johann Lud­wig Burck­hardt. Los mo­nu­men­tos, su ri­ca his­to­ria y su im­pac­tan­te geo­lo­gía ha­cen de es­ta ciu­dad un lu­gar su­ma­men­te es­pe­cial.

TAJ MAHAL, AGRA (IN­DIA)

Es­ta atrac­ción tu­rís­ti­ca de la In­dia de re­nom­bre mun­dial que pa­re­ce un palacio, es en reali­dad un fas­tuo­so mau­so­leo cons­trui­do del már­mol blan­co más pu­ro por el Shah Jahan en ho­nor a su amada es­po­sa muer­ta, Mum­taz Mahal. Es­te be­llo tes­ti­mo­nio de amor es ade­más una de las pie­zas más ex­qui­si­tas de la ar­qui­tec­tu­ra is­lá­mi­ca. La edi­fi­ca­ción em­pe­zó en 1632, se em­plea­ron 20.000 obre­ros y to­mó 22 años en com­ple­tar­se. Sus pa­re­des es­tán em­be­lle­ci­das con pie­dras se­mi­pre­cio­sas.

LA GRAN MU­RA­LLA CHI­NA (CHI­NA)

La sép­ti­ma ma­ra­vi­lla del mun­do. Se ex­tien­de por más de 8850 km por to­do el nor­te del te­rri­to­rio chino. Es la ma­yor cons­truc­ción de de­fen­sa mi­li­tar de la an­ti­güe­dad, pues se cons­tru­yó pa­ra ata­jar el avan­ce de los nó­ma­das de las es­te­pas mon­go­las. Tam­bién tie­ne el mé­ri­to de ser el mo­nu­men­to que lle­vó más tiem­po en cons­truir­se. La co­lo­sal mu­ra­lla em­pe­zó a edi­fi­car­se en el si­glo V a. C. y ter­mi­nó en el si­glo XVI, ¡ya en la edad mo­der­na!

TAJ MAHAL, AGRA (IN­DIA)

LA GRAN MU­RA­LLA CHI­NA (CHI­NA)

LA CIU­DAD DE PE­TRA (JOR­DA­NIA)

EL CRIS­TO RE­DEN­TOR, RÍO DE JA­NEI­RO (BRA­SIL)

LA GRAN MU­RA­LLA CHI­NA (CHI­NA)

MA­CHU PIC­CHU, CUZ­CO (PE­RÚ)

CHI­CHEN IT­ZÁ, YU­CA­TÁN (MÉ­XI­CO)

MA­CHU PIC­CHU, CUZ­CO (PE­RÚ)

EL CO­LI­SEO, RO­MA (ITA­LIA)

EL CRIS­TO RE­DEN­TOR, RÍO DE JA­NEI­RO (BRA­SIL)

LA CIU­DAD DE PE­TRA (JOR­DA­NIA)

TAJ MAHAL, AGRA (IN­DIA)

LA GRAN MU­RA­LLA CHI­NA (CHI­NA)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.