Fabián Pa­rra ES­PA­CIOS ONÍ­RI­COS

“MI PA­SIÓN ERA VO­LAR, Y LA FAS­CI­NA­CIÓN POR EL DI­BU­JO Y EL HE­CHO CREA­TI­VO ME CON­VIR­TIE­RON EN AR­QUI­TEC­TO Y FI­NAL­MEN­TE VO­LÉ, CON MI IMA­GI­NA­CIÓN”

High Class - - Hc/destinos -

Es­tu­vo en Asun­ción el re­nom­bra­do ar­qui­tec­to ar­gen­tino Fabián Ale­jo Pa­rra, va­rias ve­ces pre­mia­do por sus tra­ba­jos de in­terio­ris­mo en la pres­ti­gio­sa mues­tra ar­gen­ti­na de di­se­ño de in­te­rio­res Ca­sa Foa. Su más re­cien­te pro­yec­to fue el fa­bu­lo­so show­room del Palacio de los Pa­tos, so­bre la ave­ni­da San­tí­si­ma Tri­ni­dad de nues­tra ca­pi­tal.

Sus ela­bo­ra­dos am­bien­tes su­mer­gen a quie­nes in­gre­san a ellos en un es­pa­cio que pa­re­ce sa­ca­do de un sue­ño so­bre un fu­tu­ro idea­li­za­do. Le in­vi­ta­mos a co­no­cer más so­bre es­te ar­qui­tec­to, sus pro­yec­tos y lo que lo ins­pi­ra a crear con tan­ta lu­ci­dez es­tos es­pa­cios tan oní­ri­cos.

¿Có­mo sur­ge tu in­te­rés por la ar­qui­tec­tu­ra?

Des­de ni­ño mi mun­do ha gi­ra­do al­re­de­dor de la crea­ti­vi­dad que vol­ca­ba de ma­ne­ra con­se­cuen­te en to­das mis ac­ti­vi­da­des lú­di­cas. Di­bu­jar era otro de mis gran­des pa­sa­tiem­pos, ho­ras, días bus­can­do la per­fec­ción que nun­ca lle­ga­ría, pe­ro ese fin era su­fi­cien­te mo­ti­va­ción, de una fuen­te inago­ta­ble. Vi­vía en un ba­rrio de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, don­de aún ha­bía enor­mes te­rre­nos de fron­do­sa ve­ge­ta­ción, don­de ju­gá­ba­mos ca­da tar­de. La pe­lo­ta gi­ra­ba en­tre los de­más y yo con­tem­pla­ba una lu­na que siem­pre tan­to me atra­jo, co­mo po­der abor­dar­la me des­ve­la­ba, qui­zás as­tro­nau­ta pen­sa­ba. Mi pa­sión era vo­lar, y la fas­ci­na­ción por el di­bu­jo y el he­cho crea­ti­vo me con­vir­tie­ron en ar­qui­tec­to y fi­nal­men­te vo­lé, con mi ima­gi­na­ción.

¿Qué fac­to­res tenés en cuen­ta a la ho­ra de pro­yec­tar una obra?

Mis obras son con­cep­tos ma­te­ria­li­za­dos, no hay una que no res­pon­da a la pre­de­ter­mi­na­ción de una idea cla­ra y con­ci­sa, co­mo

res­pues­ta al pe­di­do del comitente. El ele­men­ta­lis­mo es pre­mi­sa a la ho­ra de pro­yec­tar.

¿De qué te nu­trís a la ho­ra de crear tus es­pa­cios?

La te­má­ti­ca im­pues­ta es de por sí el dis­pa­ra­dor, lue­go hay una lí­nea de pen­sa­mien­to que arras­tro des­de siem­pre y le da iden­ti­dad a mis pro­yec­tos en cual­quier te­ma. La fun­cio­na­li­dad es la gé­ne­sis, lue­go el nu­trien­te es la bús­que­da per­ma­nen­te de la­bo­ra­to­rio cen­tra­do en des­cu­brir, una nue­va hue­lla.

¿Có­mo lle­gás a la de­ter­mi­na­ción for­mal de tus pro­yec­tos? ¿Se tra­ta de un pro­ce­so ra­cio­nal o de un pro­ce­so in­tui­ti­vo?

Mis pro­yec­tos son la con­se­cuen­cia di­rec­ta de la fun­ción que de­ben al­ber­gar. Quien ob­ser­ve la obra de­be­ría al me­nos in­tuir qué su­ce­de de­trás de aquel mu­ro, o aque­lla ven­ta­na. Lo for­mal no es pa­ra mí un he­cho in­tras­cen­den­te, sino to­do lo con­tra­rio. Ne­ce­si­to siem­pre una res­pues­ta ur­ba­na pro­vo­ca­ti­va y desafian­te. La obra de­be ex­pre­sar­se, pe­ro sin usar una so­la pa­la­bra de más, la razón y la in­tui­ción son uno mis­mo.

¿Qué im­por­tan­cia tie­ne el con­cep­to en el di­se­ño de tus obras?

To­das las obras del es­tu­dio na­cen y se desa­rro­llan so­bre la ba­se de un con­te­ni­do con­cep­tual y fun­cio­nal fir­me. Desa­rro­lla­mos una fuer­te im­pron­ta en el di­se­ño, y las te­má­ti­cas que abar­ca­mos en el cam­po de la ar­qui­tec­tu­ra son muy va­ria­das. La ca­sa R10, cons­trui­da en Jo­sé Ignacio, Uru­guay, mues­tra una ima­gen só­li­da y con­tun­den­te co­mo res­pues­ta a un so­lar di­fí­cil que si bien mi­ra al mar en pri­me­ra lí­nea, la ru­ta 10 cor­ta co­mo un bisturí el ro­mán­ti­co en­la­ce. La ca­sa Barracuda se im­plan­ta­ra en la mis­ma lí­nea de mar. Una ca­sa de fuer­te ca­rác­ter ex­pre­si­vo cons­trui­da ín­te­gra­men­te en hor­mi­gón a la vis­ta, con un desa­rro­llo li­neal, re­cu­pe­ran­do la te­rra­za, a la ma­ne­ra de una cu­bier­ta de bar­co, y vol­can­do su ac­ti­vi­dad pri­va­da ha­cia la la­gu­na a tra­vés de am­plios decks de ma­de­ra vin­cu­la­dos a la pileta.

Si bien es­tas ca­sas jun­to con la ca­sa en Tor­tu­gas mar­can una cla­ra lí­nea de di­se­ño, la ca­sa Jua­ni­ta, im­plan­ta­da en zo­na ru­ral, en el par­ti­do de Lu­ján, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, man­tie­ne el mis­mo ri­gor con­cep­tual de to­das las obras, pe­ro in­mer­sa en la te­má­ti­ca de la ca­sa de cam­po. La ca­sa de apro­xi­ma­da­men­te 800 m2, na­ce a par­tir de un pa­tio cen­tral de con­si­de­ra­bles di­men­sio­nes, de ma­ne­ra que to­da la ca­sa gi­re so­bre él, con el fin de lo­grar in­fi­ni­tas vi­sua­les ha­cia el cam­po, y ha­cia aden­tro. Pa­ra ter­mi­nar de do­mi­nar la in­men­sa

“MIS PRO­YEC­TOS SON LA CON­SE­CUEN­CIA DI­REC­TA DE LA FUN­CIÓN QUE DE­BEN AL­BER­GAR. QUIEN OB­SER­VE LA OBRA DE­BE­RÍA AL ME­NOS IN­TUIR QUÉ SU­CE­DE DE­TRÁS DE AQUEL MU­RO, O AQUE­LLA VEN­TA­NA”

ex­ten­sión, gran­des te­rra­zas des­bor­dan los dor­mi­to­rios en un so­lo he­cho con­tem­pla­ti­vo.

¿Qué ti­po de obras rea­li­za el es­tu­dio?

Ade­más de re­si­den­cias, el es­tu­dio rea­li­za dis­tin­tos ti­pos de obras. En­tre otras ac­ti­vi­da­des in­ter­vino por in­vi­ta­ción en Ca­sa Foa (mues­tra de di­se­ño in­te­rior), que ob­tu­vo la me­da­lla de oro en los años 2002 con un ho­me­na­je a Piaz­zo­la, pre­mio en­tre­ga­do por Clo­rin­do Tes­ta, en el 2004 en el Hi­pó­dro­mo de Pa­ler­mo y en el 2007, con la te­má­ti­ca ba­ños pú­bli­cos Ro­ca en pla­ya de ma­nio­bras de la Es­ta­ción Pa­ler­mo del Fe­rro­ca­rril Ge­ne­ral San Mar­tín, Pa­ler­mo, Bue­nos Ai­res.

Co­mo con­se­cuen­cia de los tra­ba­jos en Ca­sa Foa, el es­tu­dio co­men­zó a rea­li­zar tra­ba­jos de di­se­ño in­te­rior y lo­ca­les co­mer­cia­les, don­de pue­de ver­se cla­ra­men­te có­mo el mis­mo con­cep­to apli­ca­do a la ar­qui­tec­tu­ra se vuel­ca al in­terio­ris­mo, co­mo ejem­plo los de­par­ta­men­tos Ar­cos y Co­ro­nel Díaz, y lo­ca­les co­mer­cia­les co­mo Garza Lo­bos y Ve­ró­ni­ca Alfie, de­di­ca­dos al di­se­ño de in­du­men­ta­ria.

El di­se­ño del lobby pa­ra el Ho­tel Dazz­ler Recoleta, en el ba­rrio de Pa­ler­mo, Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, na­ce de un con­cep­to oní­ri­co, ba­sa­do en las imá­ge­nes de una mues­tra fo­to­grá­fi­ca que gi­ra­ba al­re­de­dor del sue­ño de una mu­jer ba­jo sus sá­ba­nas. Co­lo­qué es­ta ima­gen en el cen­tro del es­pa­cio, a ma­ne­ra de una gran co­lum­na có­ni­ca, y to­do el es­pa­cio que la ro­dea se con­vir­tió en su pro­pio sue­ño. Es­te tra­ba­jo si­guió con otros tan­tos que me per­mi­tie­ron cons­truir una de mis obras más que­ri­das, el show­room de Palacio de los Pa­tos, aquí en Asun­ción.

¿Cuá­les han si­do las in­fluen­cias en tu for­ma­ción y en tu obra?

Mi for­ma­ción en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res se desa­rro­lló ba­jo la lu­pa del ra­cio­na­lis­mo en la cá­te­dra del ar­qui­tec­to Jus­to Sol­so­na, quien ha de­ja­do una hue­lla pro­fun­da en mi for­ma­ción, y se ma­ni­fies­ta de ma­ne­ra con­tun­den­te en ca­da una de mis obras.

“MI OB­JE­TI­VO FUE HA­CER UNA AR­QUI­TEC­TU­RA QUE CON­SER­VE CLA­ROS LI­NEA­MIEN­TOS, PE­RO QUE DE MA­NE­RA PRIO­RI­TA­RIA MAN­TEN­GA AB­SO­LU­TO RES­PE­TO POR SU EN­TORNO GEO­GRÁ­FI­CO Y SO­CIAL, Y SE TRA­BA­JÓ

MU­CHO PA­RA LO­GRAR­LO”

En la ar­qui­tec­tu­ra, así co­mo en la mo­da, hay es­ti­los que se im­po­nen por un tiem­po y lue­go pa­san. Pa­ra al­go tan du­ra­de­ro co­mo una edi­fi­ca­ción, ¿có­mo se lo­gra que el di­se­ño sea atem­po­ral y se man­ten­ga vi­gen­te? Pien­so mu­cho en es­te te­ma de lo atem­po­ral y vi­gen­te, co­mo una mi­le­na­ria pi­rá­mi­de egip­cia. ¿Se­rá que ha so­bre­vi­vi­do tan­tos años a la ero­sión, por la sim­ple­za y con­tun­den­cia de sus for­mas?

¿Có­mo de­fi­ni­rías tu es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co?

No creo en el con­cep­to de es­ti­lo co­mo res­pues­ta re­pe­ti­ti­va de una iden­ti­dad for­mal, sino por el con­tra­rio, en la lec­tu­ra con­se­cu­ti­va y cohe­ren­te en el tiem­po de có­mo re­sol­ver tal o cual pro­ble­má­ti­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca. Si an­te obras for­mal­men­te di­fe­ren­tes aún pue­den iden­ti­fi­car­las co­mo pro­pias, en­ton­ces ahí es­tá mi es­ti­lo.

¿Qué pro­yec­tos te traen a Pa­ra­guay? Contame más so­bre ellos.

Lle­go a Pa­ra­guay con­tra­ta­do por Fenn Ho­te­les, pa­ra di­se­ñar el show­room que pro­mo­cio­na­rá la ven­ta de la to­rre Palacio de los Pa­tos, so­bre la ave­ni­da San­tí­si­ma Tri­ni­dad. El show­room en­co­men­da­do par­te de la pre­mi­sa de desa­rro­llar un ob­je­to ca­paz de po­der con­te­ner las ac­ti­vi­da­des de ven­ta de di­fe­ren­tes to­rres de vi­vien­das a lo lar­go del tiem­po, con la po­si­bi­li­dad de des­ar­mar­se pa­ra ser tras­la­da­do de un te­rreno a otro.

Con­cep­tual­men­te se par­te de una ca­ja pris­má­ti­ca ca­paz de ge­ne­rar en el es­pec­ta­dor di­ver­sas si­tua­cio­nes de di­ná­mi­ca es­pa­cial, que tie­ne co­mo pun­to cúl­mi­ne el área de ex­po­si­ción de la to­rre de vi­vien­das. El ex­te­rior, de fuer­te ca­rác­ter con­cep­tual, par­te de la pre­mi­sa de re­du­cir a la ar­qui­tec­tu­ra a una su­bor­di­na­da del pai­sa­je cir­cun­dan­te, muy pro­pio de la zo­na. Pa­ra mimetizar la obra, se fo­to­gra­fió el en­torno pa­ra lue­go im­pri­mir­lo so­bre una te­la mi­cro­per­fo­ra­da, que ro­dea al vo­lu­men a ma­ne­ra de ca­mu­fla­je.

El usua­rio co­mien­za el re­co­rri­do a tra­vés de una pro­lon­ga­da ram­pa cons­trui­da con ma­de­ra

de la zo­na, que ter­mi­na fren­te al ac­ce­so, lo que con­for­ma un es­pa­cio de lle­ga­da y con­tem­pla­ción. En­tra­mos a tra­vés de un hall de re­cep­ción de es­ca­sa al­tu­ra que nos com­pri­me, pa­ra sa­lir dis­pa­ra­dos ha­cia el área de ex­po­si­ción.

Es­te es­pa­cio fue con­ce­bi­do co­mo área de ven­ta y con­tem­pla­ción del pro­yec­to de ar­qui­tec­tu­ra que se ex­po­ne a se­me­jan­za de una ex­ten­sa vin­cha pe­ri­me­tral de más de tres me­tros de al­tu­ra, don­de una grá­fi­ca re­tro­ilu­mi­na­da mues­tra imá­ge­nes del pro­yec­to a co­mer­cia­li­zar. El es­pa­cio se vin­cu­la ha­cia el ex­te­rior a tra­vés de un ven­ta­nal-te­rra­za de ba­jo per­fil de for­ma apai­sa­da, que cap­tu­ra el pai­sa­je im­pri­mién­do­lo en su in­te­rior co­mo un gran cua­dro de su en­torno. ¿Có­mo ha si­do tu ex­pe­rien­cia tra­ba­jan­do en Pa­ra­guay? El he­cho de po­der ha­cer ar­qui­tec­tu­ra fue­ra de tu país es un enor­me desafío y un he­cho su­ma­men­te gra­ti­fi­can­te. Mi ob­je­ti­vo fue ha­cer una ar­qui­tec­tu­ra que con­ser­ve cla­ros li­nea­mien­tos, pe­ro que de ma­ne­ra prio­ri­ta­ria man­ten­ga ab­so­lu­to res­pe­to por su en­torno geo­grá­fi­co y so­cial, y se tra­ba­jó mu­cho pa­ra lo­grar­lo. La ex­pe­rien­cia fue su­ma­men­te gra­ti­fi­can­te no so­lo por el he­cho cons­truc­ti­vo, sino por la enor­me ca­li­dez y pro­fe­sio­na­li­dad de su gen­te. La obra no hu­bie­se si­do po­si­ble sin la te­naz co­la­bo­ra­ción de la ar­qui­tec­ta Lour­des Be­do­ya en la di­rec­ción de obra, quien fue mis ojos en ca­da mo­men­to y lo con­vir­tió en reali­dad.

Tam­bién me lle­vo la agra­da­ble ex­pe­rien­cia de ha­ber con­vo­ca­do al es­cul­tor Juan Pa­blo Pis­ti­lli pa­ra la rea­li­za­ción del pa­to, sím­bo­lo icó­ni­co del pro­yec­to, que re­sul­tó no so­lo ser un gran pro­fe­sio­nal, sino un pro­fun­do ser hu­mano. No hay he­cho más emo­ti­vo pa­ra un ar­qui­tec­to que po­der cru­zar las fron­te­ras con su ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro mu­cho más emo­ti­vo aún

es vol­ver con la amis­tad de su gen­te. ¿Cuál es tu im­pre­sión de la ar­qui­tec­tu­ra pa­ra­gua­ya? ¿Te lla­mó la aten­ción al­gu­na edi­fi­ca­ción en par­ti­cu­lar? Si bien los via­jes de tra­ba­jo re­sul­tan muy com­pro­me­ti­dos con los tiem­pos, pu­de ver dis­tin­tas obras de ar­qui­tec­tu­ra que me re­sul­ta­ron muy in­tere­san­tes. Pe­ro lo que más me lla­mó la aten­ción es la re­la­ción en­tre la ar­qui­tec­tu­ra y exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción que la cir­cun­da, lo que la con­vier­te en una ex­ten­sa ciu­dad jar­dín, que ha­ce a una vi­ven­cia re­la­ja­da y atem­po­ral co­mo po­cas ve­ces he vi­vi­do. ¿ Cuál ha si­do tu ma­yor desafío co­mo ar­qui­tec­to?

Man­te­ner­me fiel a mis pro­pias con­vic­cio­nes. ¿ Tenés al­gu­na obra que sea es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra vos? Co­no­cí la Vi­lla Sa­vo­ye de Le Cor­bu­sier, en Pa­rís, al po­co tiem­po de re­ci­bir­me, y has­ta hoy día es la obra de ar­qui­tec­tu­ra más sig­ni­fi­ca­ti­va de mi ca­rre­ra. ¿Qué sue­ños te que­dan aún pen­dien­tes co­mo ar­qui­tec­to? Los ar­qui­tec­tos vi­vi­mos en un sue­ño eterno, so­ña­mos des­pier­tos y ha­ce­mos reales los sue­ños de los de­más. ¿Qué es pa­ra vos la ar­qui­tec­tu­ra y cuál con­si­de­rás que es el prin­ci­pal pa­pel del ar­qui­tec­to? La ar­qui­tec­tu­ra es mi for­ma de vida y lo se­rá por siem­pre. Me ha he­cho un hom­bre li­bre. El ar­qui­tec­to se de­be a la pro­fun­da re­fle­xión so­bre las ne­ce­si­da­des de los dis­tin­tos es­tra­tos so­cia­les y ac­tuar en con­se­cuen­cia pa­ra brin­dar­le la me­jor ca­li­dad de vida

por Va­le­ria Ga­lla­ri­ni Sien­ra

La ca­sa Barracuda

La ca­sa R10

Ca­sa Pie­dras

Ho­tel Dazz­ler Recoleta

Ca­sa FOA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.