OXI­GE­NO­TE­RA­PIA

UN SHOCK DE OXÍ­GENO PA­RA RE­JU­VE­NE­CER LA PIEL, DES­DE ADEN­TRO

High Class - - Hc/moda - Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Man­chas en el ros­tro, hue­llas del sol y de la edad en la piel, mar­cas de can­san­cio al­re­de­dor de los ojos y la se­que­dad del es­trés en las me­ji­llas. Mu­chos son los pro­ble­mas que nues­tra piel va acu­mu­lan­do con el co­rrer de los años, que se agra­van cuan­do los ig­no­ra­mos y no to­ma­mos el cui­da­do ne­ce­sa­rio. En­tre los nue­vos tra­ta­mien­tos que ca­da tan­to salen al mer­ca­do, en­con­tra­mos en la Oxi­ge­no­te­ra­pia uno no in­va­si­vo ni agre­si­vo que ali­via in­me­dia­ta­men­te los pro­ble­mas men­cio­na­dos y que, ade­más, de­ja al clien­te con una agra­da­ble sen­sa­ción de bie­nes­tar.

La piel va per­dien­do oxí­geno con el pa­so del tiem­po y es­to da pa­so a la fla­ci­dez, arru­gas y se pier­de elas­ti­ci­dad. La Oxi­ge­no­te­ra­pia no es un tra­ta­mien­to do­lo­ro­so, por el con­tra­rio, es muy pla­cen­te­ro. Lo que ha­ce es re­vi­ta­li­zar la piel des­de aden­tro con una in­yec­ción de oxí­geno pu­ro, se­gún nos ex­pli­ca Syl­via Ruo­ti, de Po­we­rForm.

Uno de los ele­men­tos que agra­van la si­tua­ción de la piel es la al­ta con­ta­mi­na­ción del ai­re al que nos ex­po­ne­mos to­dos los días. La ba­ja ca­li­dad del oxí­geno co­la­bo­ra con la des­nu­tri­ción de la piel y con su rá­pi­do des­gas­te.

¿CÓ­MO FUN­CIO­NA?

An­tes de em­pe­zar el tra­ta­mien­to pro­pia­men­te di­cho, se de­be pre­pa­rar la piel pa­ra re­ci­bir los nu­trien­tes. Pri­me­ro, se ha­ce una ex­fo­lia­ción con mi­cro­der­moa­bra­sión con pun­ta de dia­man­tes que eli­mi­na las cé­lu­las muer­tas de la piel pa­ra pre­pa­rar­la. Una vez que la piel es­tá lis­ta, se rea­li­za la apli­ca­ción de un ac­ti­vo, un pro­duc­to es­pe­cial de acuer­do a las ne­ce­si­da­des de ca­da piel. “Por ejem­plo, en el ca­so de las pie­les des­hi­dra­ta­das, se apli­ca un pro­duc­to di­se­ña­do pa­ra ese ti­po de pie­les, o si se tra­ta de una piel flá­ci­da, se apli­ca áci­do hia­lu­ró­ni­co y otros ele­men­tos que ayu­den a la piel a re­cu­pe­rar su elas­ti­ci­dad”, ex­pli­ca Syl­via Ruo­ti.

LA APLI­CA­CIÓN DE ES­TE TRA­TA­MIEN­TO REAC­TI­VA LAS DE­FEN­SAS NA­TU­RA­LES DE LA PIEL, APAR­TE DE EM­BE­LLE­CER­LA

En­ton­ces, se ha­ce la in­yec­ción de oxí­geno por me­dio de una man­gue­ra pe­que­ña apli­ca­da al ros­tro, ha­cien­do que los ac­ti­vos pe­ne­tren en las cé­lu­las. So­bre to­do, es la piel da­ña­da por el sol la que más se be­ne­fi­cia con la Oxi­ge­no­te­ra­pia, por­que la apli­ca­ción del oxí­geno per­mi­te uni­fi­car y nor­ma­li­zar el tono de la piel, tan­to del ros­tro co­mo del cue­llo y es­co­te, a la vez que va ce­rran­do los an­ti­es­té­ti­cos po­ros abier­tos. La apli­ca­ción de es­te tra­ta­mien­to reac­ti­va las de­fen­sas na­tu­ra­les de la piel, apar­te de em­be­lle­cer­la.

El tra­ta­mien­to se ter­mi­na con oxi­ge­no­te­ra­pia, una se­sión cor­ta de in­ha­la­ción de oxí­geno aro­ma­ti­za­do. Es­ta te­ra­pia du­ra al­re­de­dor de 15 a 20 mi­nu­tos, du­ran­te los cua­les se re­du­ce el es­trés y se au­men­tan las de­fen­sas del or­ga­nis­mo. Al mis­mo tiem­po, ayu­da a des­in­to­xi­car el cuer­po y a reac­ti­var la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

Es­ta se­sión de in­ha­la­ción de oxí­geno es muy be­ne­fi­cio­sa no so­la­men­te pa­ra el as­pec­to de la piel, sino tam­bién pa­ra au­men­tar la sen­sa­ción de bie­nes­tar ge­ne­ral del cuer­po. Se po­dría con­si­de­rar co­mo una ver­sión de los fa­mo­sos “ba­res de oxí­geno” que se en­cuen­tran al­re­de­dor del mun­do y de los que per­so­na­li­da­des co­mo Ma­don­na se han vuel­to fa­ná­ti­cas.

BE­NE­FI­CIOS

La Oxi­ge­no­te­ra­pia in­cre­men­ta la pro­duc­ción de co­lá­geno. A me­di­da que avan­zan las se­sio­nes, la piel re­cu­pe­ra elas­ti­ci­dad, hu­me­dad y, co­mo te con­tá­ba­mos, se van ce­rran­do los po­ros, prin­ci­pal­men­te los de la zo­na T del ros­tro y los del men­tón. Las man­chas su­per­fi­cia­les van des­apa­re­cien­do des­de la pri­me­ra se­sión. “Prin­ci­pal­men­te, te sa­ca la ca­ra de can­sa­da por­que eli­mi­na las oje­ras y las bol­si­tas”, aco­ta Syl­via Ruo­ti.

La Oxi­ge­no­te­ra­pia an­tia­ging es­tá in­di­ca­da a par­tir de los 30 años por­que es un tra­ta­mien­to pre­ven­ti­vo, pe­ro los ado­les­cen­tes pue­den tra­tar el ac­né gra­cias al ac­ti­vo es­pe­cial­men­te pen­sa­do pa­ra ese pro­pó­si­to, que oxi­da las bac­te­rias de la afec­ción cu­tá­nea. Los sín­to­mas de la ro­sá­cea y las con­se­cuen­cias es­té­ti­cas del her­pes tam­bién pue­den ser tra­ta­dos con la Oxi­ge­no­te­ra­pia co­mo par­te de un pro­ce­so der­ma­to­ló­gi­co di­se­ña­do por un pro­fe­sio­nal.

Los ac­ti­vos uti­li­za­dos en Po­we­rForm es­tán he­chos con los com­po­nen­tes que la piel tie­ne que re­ci­bir y se pre­pa­ran en Pa­ra­guay ba­jo las nor­mas in­ter­na­cio­na­les. El tra­ta­mien­to se rea­li­za en el ros­tro, el cue­llo y el es­co­te, en se­sio­nes que du­ran de 60 a 75 mi­nu­tos.

Se re­co­mien­da rea­li­zar, el pri­mer mes, una se­sión por se­ma­na. Lue­go, se su­gie­re que la fre­cuen­cia sea de 15 días. En to­tal, y de­pen­dien­do de ca­da ca­so, lo usual es rea­li­zar de 8 a 10 se­sio­nes pa­ra ob­ser­var ma­yo­res re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.