In­vic­tus

FRES­CU­RA Y SEN­SUA­LI­DAD HE­ROI­CAS DE LA MANO DE PA­CO RABANNE

High Class - - Hc/publinota -

Pa­co Rabanne, di­se­ña­dor de mo­da y crea­dor, es un gran per­so­na­je de la his­to­ria de la mo­da. Adu­la­do o cri­ti­ca­do, des­de me­dia­dos de los años 60 ex­pre­só una mo­der­ni­dad ra­di­cal y acom­pa­ñó el de­seo de eman­ci­pa­ción de las mu­je­res, re­vo­lu­cio­nan­do los pa­tro­nes de la ele­gan­cia, sim­bo­li­za­dos por los gran­des nom­bres de la al­ta cos­tu­ra fran­ce­sa de en­ton­ces.

El au­daz pio­ne­ro, in­tro­du­jo, por pri­me­ra vez, mo­de­los de color en sus ori­gi­na­les des­fi­les, uti­li­zó el me­tal y otros ma­te­ria­les iné­di­tos pa­ra re­vo­lu­cio­nar un mo­men­to en el que se uti­li­za­ban de­ma­sia­dos tex­ti­les bur­gue­ses. Sus tra­jes lu­mi­no­sos mar­can una épo­ca y ha­cen res­plan­de­cer a las mu­je­res más her­mo­sas del mun­do: Bri­git­te Bar­dot, Ja­ne Fon­da, Ja­ne Bir­kin, Fra­nçoi­se Hardy.

Su im­per­ti­nen­cia si­gue sien­do hoy si­nó­ni­mo in­tem­po­ral de mo­der­ni­dad. Des­de la crea­ción de Ca­lan­dre en 1969 –un flo­ral al­dehí­di­co ca­si so­bre­na­tu­ral– y Pa­co Rabanne Pour Hom­me en 1973 –un he­le­cho aro­má­ti­co– los per­fu­mes Pa­co Rabanne mar­ca­rán su épo­ca con la mis­ma au­da­cia. Gran­des éxi­tos, que se con­vir­tie­ron en clá­si­cos de la per­fu­me­ría fran­ce­sa y que, ca­da uno en su pa­pel, en­car­nan uni­ver­sos fuer­tes y a la vez pre­ci­sos.

En el 2005 y el 2008, Black XS y 1 Mi­llion re­vo­lu­cio­na­ron res­pec­ti­va­men­te el pai­sa­je. Re­in­ter­pre­ta­ción de ob­je­tos de cul­to “el en­cen­de­dor y el lin­go­te” y fir­mas ol­fa­ti­vas mar­ca­das, ma­te­ria­li­zan igual­men­te dos fan­ta­sías uni­ver­sa­les: la vida de es­tre­lla del rock y el éxi­to al al­can­ce de los de­dos.

Con In­vic­tus, Pa­co Rabanne va al en­cuen­tro de una nue­va fan­ta­sía, la de la vic­to­ria, de un nue­vo héroe, el cam­peón, y de un nue­vo te­rri­to­rio ol­fa­ti­vo, el fres­cor sen­sual mas­cu­lino.

LA FRA­GAN­CIA

Pa­ra dar una reali­dad ol­fa­ti­va a es­ta fan­ta­sía, Pa­co Rabanne re­cu­rrió al ta­len­to de la per­fu­mis­ta Vé­ro­ni­que Ny­berg (IFF), que se ro­deó de otras tres per­so­na­li­da­des: An­ne Fli­po, Oli­vier Pol­ge y Do­mi­ni­que Ro­pion. Más de dos años y

me­dio de in­ves­ti­ga­cio­nes y un tra­ba­jo de equi­po se re­qui­rie­ron pa­ra crear un acor­de or­gás­mi­co to­tal­men­te iné­di­to.

La escritura de es­te fres­cor sen­sual con­tras­ta con los en­fo­ques tra­di­cio­na­les de es­te te­rri­to­rio mas­cu­lino, In­vic­tus es una fra­gan­cia su­ma­men­te tex­tu­ra­da, con cuer­po, con un re­lie­ve y un fon­do muy pre­sen­tes.

Pa­ra cons­truir es­te aro­ma y al­can­zar es­ta no­ta de fres­cor sen­sual, se de­jó de la­do la pi­rá­mi­de usual y se adop­tó una en­ti­dad bicéfala. Una opo­si­ción de uni­ver­sos, de fuer­zas, de sen­sa­cio­nes y de va­lo­res. In­vic­tus es un ama­de­ra­do fres­co don­de lo pi­can­te res­pon­de a lo vi­go­ro­so.

“En­tre fres­cor in­ci­si­vo y sen­sua­li­dad animal”, de­cla­ra Vé­ro­ni­que Ny­berg.

“Un fuer­te de­seo de piel sa­la­da ‘pe­ro no yo­da­da’ que desea­ría­mos sa­bo­rear y la­mer. Un fuer­te con­tras­te en­tre dos fa­mi­lias que se res­pon­den, se con­ju­gan y se en­tre­la­zan”

Un éx­ta­sis, un pre­lu­dio fres­co, vi­bran­te, vi­vi­fi­can­te que se ob­tie­ne gra­cias a un acor­de ma­rino, cás­ca­ra de po­me­lo y ho­ja de lau­rel. Por su par­te, la adic­ción es crea­da por la iden­ti­dad ul­tra­vi­ril y el mag­ne­tis­mo animal de un acor­de ama­de­ra­do/ám­bar. La ma­de­ra de Gua­ya­co, el ám­bar gris y el pa­chu­lí tra­zan una es­te­la dis­tin­gui­da. “Fuer­zas con­tra­rias, que no obs­tan­te se res­pon­den. Una ex­plo­sión que, ob­via­men­te, es una me­tá­fo­ra se­xual pe­ro que tam­bién for­ma par­te del len­gua­je de­por­ti­vo. Des­de el ini­cio, ha­bía una vo­lun­tad de sor­pren­der e in­clu­so de des­en­to­nar con es­ta dua­li­dad en la cons­truc­ción”.

EL CAM­PEÓN MO­DERNO

Un pro­yec­to in­no­va­dor re­que­ría una ima­gen fue­ra de lo co­mún. Pa­co Rabanne eli­gió al aus­tra­liano Nick Young­quest co­mo em­ba­ja­dor de In­vic­tus. Es­te atle­ta de trein­ta años se­du­jo por su fo­to­ge­nia, pe­ro tam­bién por la ade­cua­ción de su per­so­na­li­dad a los va­lo­res del per­fu­me.

Nick Young­quest opo­ne y une vi­ri­li­dad sin ro­deos a las be­lle­zas asép­ti­cas y a los “fa­mo­sos” de­ma­sia­do mo­no­lí­ti­cos. Una mus­cu­la­tu­ra im­pre­sio­nan­te que con­tras­ta con los pa­tro­nes me­tro­se­xua­les, una mi­ra­da ace­ra­da, una son­ri­sa que es to­da pro­me­sa, una fran­que­za de­vas­ta­do­ra, y con una per­so­na­li­dad de­sen­fa­da­da, muy de su épo­ca.

EL MO­MEN­TO DE GRA­CIA

Rea­li­za­do por Ale­xan­dre Cour­tès, di­rec­tor de ci­ne fran­cés, el vi­deo pu­bli­ci­ta­rio es an­te to­do un re­la­to épi­co y una ale­go­ría de la vic­to­ria. Mues­tra a un cam­peón en la eu­fo­ria de la vic­to­ria, des­de la en­tra­da al es­ta­dio has­ta los ves­tua­rios don­de le es­pe­ra un fi­nal ar­dien­te. Apa­ri­cio­nes que to­man de la mi­to­lo­gía clá­si­ca su sen­ti­do de lo gran­dio­so, por no de­cir de la des­me­su­ra. A la vez me­ta­fó­ri­co e hi­per­rea­lis­ta, el vi­deo ilus­tra una fan­ta­sía a flor de múscu­los.

La iro­nía for­ma par­te in­te­gran­te de es­ta evo­ca­ción y con­fron­ta al es­pec­ta­dor con su pro­pia hu­ma­ni­dad y con los sue­ños de gran­de­za que ali­men­ta se­cre­ta­men­te. La música, com­pues­ta por Kan­ye West, acom­pa­ña es­te men­sa­je ul­tra­mas­cu­lino y re­fuer­za la con­tem­po­ra­nei­dad del cam­peón In­vic­tus.

La fo­to­gra­fía rea­li­za­da por Nick y Wa­rren ex­ha­la una vi­ri­li­dad exa­cer­ba­da, ex­hi­bi­da sin fal­sa mo­des­tia. En ella se vis­lum­bra el per­fu­me co­mo el zó­ca­lo del ob­je­to del de­seo: el cuer­po del cam­peón. Es­ta gran­di­lo­cuen­cia sexy to­ma un gi­ro ines­pe­ra­do, co­mo ocu­rre siem­pre con Pa­co Rabanne, con una son­ri­sa pí­ca­ra. Es­te in­ter­cam­bio su­bli­mi­nal en­tre el cam­peón y el es­pec­ta­dor ge­ne­ra una com­pli­ci­dad, más allá de la fan­ta­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.