GUÍA DE SU­PER­VI­VEN­CIA

Si­tua­cio­nes ur­ba­nas

High Class - - Hc/sexo -

Co­mo ya he in­di­ca­do en la edi­ción an­te­rior, exis­ten si­tua­cio­nes lí­mi­te que re­quie­ren un ma­nual pa­ra ha­cer­las sos­te­ni­bles, pues po­nen en pe­li­gro nues­tro gla­mo­ro­sí­si­mo es­ti­lo de vida.

En la pri­me­ra par­te de es­ta guía abor­dé las si­tua­cio­nes sil­ves­tres. Aho­ra nos to­ca cu­brir la jun­gla ur­ba­na, que si bien la con­si­de­ra­mos nues­tro há­bi­tat, tam­bién pre­sen­ta nu­me­ro­sas si­tua­cio­nes lí­mi­te que po­nen a prue­ba nues­tros ner­vios y gla­mour.

To­men no­ta mis que­ri­das y si­gan es­tas in­di­ca­cio­nes que sin lu­gar a du­da les sal­va­rá de más de un mo­men­to bo­chor­no­so y de in­nu­me­ra­bles la­gri­mo­nes de di­va.

CA­RA A CA­RA CON UN PI­BE CHO­RRO

Lo peor no es to­par­se con un pi­be cho­rro, sino to­par­se con un pi­be cho­rro to­da en­jos­ha­da. Ni bien lo divises em­pe­zá no­más bien a tra­gar to­das tus jos­has an­tes de que se dé cuen­ta. El res­to en­tre­gá to­do, pe­ro no histeriquées. Lo prin­ci­pal es que te man­ten­gas lú­ci­da y calma. Es­pe­re­mos que tus cla­ses de yo­ga ha­yan ser­vi­do pa­ra do­mi­nar a tu bes­tia y que an­te es­tas si­tua­cio­nes pue­das sa­car a tu sen­sei zen in­te­rior. Si te pi­de tu ce­lu­lar, ro­ga­le por la vir­gen y de ro­di­llas y con ab­so­lu­ta calma, que te dé el chip con los con­tac­tos y que le das el ce­lu­lar en­can­ta­da y, si te lle­va la bi­lle­te­ra, con igual com­pos­tu­ra pe­dí tus do­cu­men­tos. Lo más pro­ba­ble es que al la­drón le sor­pren­da que le pi­das con tan­ta calma es­tas co­sas y co­mo a él no le sir­ven pa­ra na­da lo más pro­ba­ble es que te las dé. Si no te las da, re­sig­na­te bien no­más a per­der un mes en­te­ro ha­cien­do fi­las y sa­cán­do­te fo­tos pa­ra to­dos tus car­nés.

EN BO­NAN­ZA

A las di­vas tam­bién nos en­can­tan las gan­gas. Lo que no nos gus­ta es que nos vean en nin­gún otro lu­gar que no sea una dig­ní­si­ma tien­da co­mo Ca­ro­li­na He­rre­ra. Por lo que si se te ocu­rre ir a Bo­nan­za lo me­jor es ir de in­cóg­ni­to. La me­jor ma­ne­ra de lo­grar pa­sar des­aper­ci­bi­da es va­lién­do­se del ca­mu­fla­je. Pa­ra mi­me­ti­zar­te con el am­bien­te tenés que ves­tir a lo La­li Gon­zá­lez en 7 Ca­jas. Que na­die te crea el cuen­to de que sos una re­gia. Im­ple­men­tar las jer­gas lo­ca­les tam­bién te ayu­da­rá a evi­tar que te re­vien­ten con los pre­cios, por­que ni bien las ar­te­ras ven­de­do­ras es­cu­chen tu acen­to de cu­lí de cu­na de Vi­lla Mo­rra, no van a du­dar ni me­dio se­gun­do en agre­gar­te unos cuan­tos ce­ros al pre­cio. Si no tenés tiem­po de ir con ca­mu­fla­je com­ple­to, unas bue­nas ga­fas os­cu­ras y un que­pis van a ayu­dar­te a res­guar­dar tu iden­ti­dad. Por­que na­die, re­pi­to NA­DIE de­be en­te­rar­se de que pu­sis­te un pie en Bo­nan­za. Es más, ca­da vez que te ha­blen de es­te lu­gar, vos tenés que fin­gir de­men­cia y de­cla­rar­te es­la­va y que la úni­ca Bo­nan­za que co­no­cés es una se­rie de te­vé de los 60.

EN LO DE TU SUE­GRA

Una de las si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas más lí­mi­te es la de en­con­trar­se en un lu­gar don­de no nos quie­ren y don­de ni si­quie­ra desea­mos es­tar. Es­to sue­le ocu­rrir los do­min­gos que nos to­ca vi­si­tar a la sue­gra y tam­bién du­ran­te esos acon­te­ci­mien­tos ines­qui­va­bles y la­men­ta­bles en los que te­ne­mos que cum­plir con la fa­mi­lia po­lí­ti­ca. Si bien tu pe­lle­jo no es­tá en jue­go, no du­des de que es­ta­rás sien­do ob­ser­va­da por una ban­da­da de aves de ra­pi­ña dis­fra­za­das de pa­lo­mas de la paz y rep­ti­les pon­zo­ño­sos dis­fra­za­dos de osi­tos ca­ri­ño­si­tos, an­sio­sas por en­con­trar tus de­bi­li­da­des y lan­zar­te to­do su ve­neno co­mo si fue­ran flo­res. An­te es­tas si­tua­cio­nes tenés que apli­car el ca­mu­fla­je emo­cio­nal. Son­reí co­mo una miss. Que na­da ex­tin­ga tu son­ri­sa y nin­gu­na fi­bra de tu cuer­po de­la­te un ápi­ce de de­bi­li­dad. Sos una re­gia rei­na de hie­lo. Ima­gi­na­te co­mo tal, sen­ta­da en un al­ti­vo trono po­lar muy le­jos del al­can­ce de sus ga­rras y len­guas tri­pe­ri­nas. Mos­tra­les que en reali­dad te chu­pa un ble­do lo que opi­nen de vos y que sos una re­gia dig­na en un es­ta­do emo­cio­nal de­ma­sia­do ele­va­do co­mo pa­ra que le afec­ten las gua­na­ca­das y ne­ce­da­des que ar­ti­cu­lan sus la­bios. Al sa­lir tenés que sor­tear la prue­ba de fuego, son­rien­do­le aún más fal­sa­men­te a tu ma­ri­do

EN­TRE­GÁ TO­DO, PE­RO NO HISTERIQUÉES. LO PRIN­CI­PAL ES QUE TE MAN­TEN­GAS LÚ­CI­DA Y CALMA

mien­tras le de­cís lo DI-VI-NA que es su madre. Que na­da en tu ac­ti­tud de­la­te que le que­rés más a cual­quie­ra que a tu sue­gra.

EN EL CO­LEC­TI­VO

No hay si­tua­ción ur­ba­na más ca­la­mi­to­sa e in­sa­lu­bre que un co­lec­ti­vo en ho­ra pi­co, sal­vo un co­lec­ti­vo a la sies­ta en pleno ve­rano. En es­tas cir­cuns­tan­cias el pri­mer pe­li­gro a sor­tear es evi­tar ubi­car­se ba­jo la axi­la de un ca­tin­gu­do. Fí­jen­se en las man­chas de su­dor en las pren­das, es­tas sue­len ser muy bue­nos in­di­ca­do­res de he­do­res cor­po­ra­les: si hay man­cha de su­dor, lo más pro­ba­ble es que apes­te. Pe­ro aun­que no lo crean es­te no es el ma­yor ries­go del óm­ni­bus. El ma­yor de los ries­gos co­lec­ti­ve­ros es el que se te apo­ye un per­ver­ti­do. Cuan­do es­to ocu­rra lo pri­me­ro que tenés que ha­cer es dar­le un buen gol­pe ahí don­de más le due­le al des­gra­cia­do pa­ra que su apa­ra­to de per­ver­sión que­de un bueeen tiem­po en re­po­so ab­so­lu­to. No le ten­gas la más mí­ni­ma mi­se­ri­cor­dia. Y ase­gu­ra­te de gri­tar­le to­dos los im­pro­pe­rios que nun­ca te ani­más a de­cir por co­rrec­ta, que se los tie­ne más que me­re­ci­dos. Da­le du­ro con el com­bo bi­fe e im­pro­pe­rio has­ta que no le que­de otra que lan­zar­se del mi­cro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.