LA ECO­NO­MÍA DE LA FE­LI­CI­DAD

Pa­ra­guay, ¿el se­gun­do país más fe­liz del mun­do?

High Class - - Hc/economía - por Lic. Jaz­mín Gus­ta­le y Lic. Ma­ría Ca­za­ña, eco­no­mis­tas

Cuen­tan que ha­ce 35 años en Bu­tán, un ais­la­do reino del Hi­ma­la­ya, un rey de­ci­dió que era más im­por­tan­te la fe­li­ci­dad in­te­rior bru­ta que el pro­duc­to in­te­rior bru­to, y de esa fi­lo­so­fía ha sa­li­do el ín­di­ce que se co­no­ce co­mo fe­li­ci­dad in­te­rior bru­ta (FIB). La idea es que el mo­do de me­dir el pro­gre­so no de­be ba­sar­se es­tric­ta­men­te en el flu­jo de di­ne­ro. Lo que en­cie­rra el ín­di­ce es que el ver­da­de­ro desa­rro­llo de una so­cie­dad tie­ne lu­gar cuan­do los avan­ces en lo ma­te­rial y en lo es­pi­ri­tual se com­ple­men­tan y se re­fuer­zan uno a otro. Ca­da pa­so de una so­cie­dad de­be va­lo­rar­se en fun­ción no so­lo de su ren­di­mien­to eco­nó­mi­co, sino de si con­du­ce o no a la fe­li­ci­dad.

El sur­gi­mien­to de la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca de la eco­no­mía de la fe­li­ci­dad, du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das, ha ve­ni­do a re­plan­tear mu­chas de las teo­rías de los eco­no­mis­tas acer­ca de los fac­to­res que in­flui­rían en la fe­li­ci­dad y el bie­nes­tar, co­mo po­drían ser los in­gre­sos, la edu­ca­ción o la es­pe­ran­za de vida.

Lo ló­gi­co es pen­sar que en paí­ses ri­cos co­mo Qa­tar, Lu­xem­bur­go o Sin­ga­pur, ha­bi­ta­rían las per­so­nas más fe­li­ces, o bien, que la fe­li­ci­dad se en­cuen­tra en los paí­ses con ma­yo­res ni­ve­les de edu­ca­ción co­mo Ca­na­dá (don­de el 51 % de la po­bla­ción de en­tre 35 y 64 años po­see es­tu­dios su­pe­rio­res), Is­rael o Ja­pón, (con 46 % y 45 % de es­tu­dios su­pe­rio­res, res­pec­ti­va­men­te) o qui­zás en los paí­ses con ma­yo­res es­pe­ran­zas de vida co­mo Mó­na­co, Ma­cao o Ja­pón (cu­ya es­pe­ran­za de vida va en­tre 84 y 89 años versus Pa­ra­guay, que tie­ne una es­pe­ran­za de vida de 75 años).

Un ran­king li­de­ra­do por la com­pa­ñía Ga­llup Inc. en el 2011 de­mues­tra que la reali­dad es otra. Al­re­de­dor de 150.000 per­so­nas de 146 paí­ses fue­ron eva­lua­das por sus “sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos” co­mo me­di­das de fe­li­ci­dad. El son­deo im­pli­ca­ba res­pon­der pre­gun­tas so­bre ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas que las per­so­nas ha­bían te­ni­do el día an­te­rior: Si ha­bían des­can­sa­do bien, si ha­bían si­do tra­ta­dos con res­pe­to, si son­rie­ron o rie­ron mu­cho, y si ha­bían he­cho o apren­di­do al­go in­tere­san­te.

La en­cues­ta de­mos­tró que la adi­ne­ra­da po­bla­ción de Sin­ga­pur es la más in­fe­liz del mun­do, a pe­sar de dis­fru­tar del ter­cer ma­yor PIB per cá­pi­ta del mun­do; mien­tras que la po­bla­ción que re­por­tó la ma­yor can­ti­dad de sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos fue Pa­na­má, que es número 63 en el ran­king de in­gre­sos por per­so­na. En Sin­ga­pur so­lo el 46 % de los en­tre­vis­ta­dos res­pon­die­ron “sí” a esas pre­gun­tas, en Hai­tí y Af­ga­nis­tán, so­lo el 55 % de las per­so­nas res­pon­dió po­si­ti­va­men­te. Un he­cho cu­rio­so su­ce­dió en Si­ria, ya que el 60 % de las per­so­nas res­pon­die­ron “sí” a las pre­gun­tas de la en­cues­ta, a pe­sar del le­van­ta­mien­to ci­vil y la gue­rra ci­vil en el 2011.

Pa­ra­guay es el se­gun­do país más fe­liz del

PA­RA­GUAY ES EL SE­GUN­DO PAÍS MÁS FE­LIZ DEL MUN­DO, LUE­GO DE PA­NA­MÁ. EL 85 % DE LOS PA­RA­GUA­YOS EN­CUES­TA­DOS RES­PON­DIE­RON PO­SI­TI­VA­MEN­TE

mun­do, lue­go de Pa­na­má. El 85 % de los pa­ra­gua­yos en­cues­ta­dos res­pon­die­ron po­si­ti­va­men­te a las cin­co pre­gun­tas y, sin em­bar­go, ocu­pa­mos el pues­to 113 de in­gre­so per cá­pi­ta. De he­cho, ocho de los diez paí­ses más fe­li­ces en el son­deo es­tán lo­ca­li­za­dos en Amé­ri­ca La­ti­na.

Es­te “pe­que­ño” país de Su­da­mé­ri­ca de seis mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, a pe­sar de ser me­di­te­rrá­neo y de ha­ber te­ni­do dos gran­des gue­rras en un po­co más de me­dio si­glo, ha comenzado a des­per­tar­se: so­mos pri­mer ex­por­ta­dor de ener­gía eléc­tri­ca, el pri­me­ro de azú­car or­gá­ni­ca, el cuar­to de so­ja y al­mi­dón de man­dio­ca, el país que tu­vo el ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca en los úl­ti­mos 30 años y, co­mo si to­do fue­ra po­co, so­mos el se­gun­do país más fe­liz del mun­do.

Na­die nie­ga que nos que­dan va­rios desafíos que tie­nen que ver con la po­bre­za y de­sigual­dad: el 32 % de los pa­ra­gua­yos li­dian con la po­bre­za y la po­bre­za ex­tre­ma, que al­can­za al 18 %. Pe­ro a me­di­da que me­jo­ra la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, irá dis­mi­nu­yen­do la po­bre­za, pe­ro pa­ra eso se ne­ce­si­ta in­ver­sión es­ta­tal en el área so­cial. Los pa­ra­gua­yos de­be­mos as­pi­rar a ocu­par los pues­tos me­jo­res ca­li­fi­ca­dos de las em­pre­sas que quie­ran ins­ta­lar­se en Pa­ra­guay, y pa­ra eso es fun­da­men­tal la edu­ca­ción.

Te­ne­mos fe que den­tro de po­co tiem­po las en­cues­tas in­ter­na­cio­na­les pue­dan de­mos­trar al mun­do no so­lo el gran es­pí­ri­tu de op­ti­mis­mo pa­ra­gua­yo, sino que tam­bién pue­dan ser tes­ti­gos de que po­de­mos ser una so­cie­dad más equi­ta­ti­va y me­nos po­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.