The Break­fast Club

EL CE­RE­BRI­TO, EL ATLE­TA, EL CA­SO PER­DI­DO, LA PRIN­CE­SA Y EL CRI­MI­NAL

High Class - - Hc/séptimo Arte -

To­da una ge­ne­ra­ción de ado­les­cen­tes fue mar­ca­da por es­ta pe­lí­cu­la. El club de los cin­co fue di­ri­gi­da, pro­du­ci­da y es­cri­ta por John Hughes, con­si­de­ra­do uno de los ci­neas­tas más im­por­tan­tes de los 80. Di­ver­ti­da, in­ten­sa por mo­men­tos y nos­tál­gi­ca pa­ra mu­chos, The Break­fast Club es esa pe­lí­cu­la que que­re­mos que nues­tros hi­jos vean de ado­les­cen­tes y la que ve­mos con nues­tros ami­gos cuan­do nos po­ne­mos en plan nos­tál­gi­co.

Ten­gas 17 o 40 años, si viste The Break­fast Club es pro­ba­ble que la ca­ta­lo­gues co­mo una de las me­jo­res pe­lí­cu­las de to­dos los tiem­pos. Y el mé­ri­to ar­tís­ti­co no es tan al­to, ni si­quie­ra sus ac­to­res si­guen vi­gen­tes hoy en el mun­do del ci­ne. Pe­ro El club de los cin­co se sos­tie­ne en el pe­des­tal de las pe­lí­cu­las pa­ra jó­ve­nes so­bre sus pro­pios pies y, por su­pues­to, gra­cias al ce­re­bro de don­de to­do sur­gió: John Hughes.

SÁ­BA­DO, 24 DE MAR­ZO DE 1984

“Que­ri­do se­ñor Ver­non, acep­ta­mos el he­cho de que tu­vi­mos que sa­cri­fi­car to­do el sá­ba­do en de­ten­ción por lo que sea que hi­ci­mos mal. Lo que hi­ci­mos es­tu­vo mal. Pe­ro cree­mos que us­ted es­tá loco pa­ra ha­cer­nos es­cri­bir un en­sa­yo di­cién­do­le quié­nes pen­sa­mos que so­mos. ¿Qué le im­por­ta? Us­ted nos ve co­mo quie­re ver­nos, en los tér­mi­nos más sim­ples, en las de­fi­ni­cio­nes más con­ve­nien­tes. Nos ve co­mo un ce­re­bro, un atle­ta, un ca­so per­di­do, una prin­ce­sa y un cri­mi­nal. ¿Co­rrec­to? Así es co­mo nos veía­mos unos a otros es­ta ma­ña­na a las 7.00. Nos ha­bían la­va­do el ce­re­bro”.

De es­ta ma­ne­ra co­mien­za la ho­ra y me­dia que cam­bia­rá nues­tras vi­das. Qui­zás pue­da so­nar un po­co drás­ti­co o dra­má­ti­co ha­blar de un “cam­bio de vida”, pe­ro el ci­ne mu­chas ve­ces ha­ce eso, nos trans­for­ma; ya sea de for­mas im­per­cep­ti­ble o de ma­ne­ra abier­ta y evi­den­te.

Pri­me­ro, John Hughes nos cuen­ta un po­co so­bre ca­da per­so­na­je, quie­re que los co­noz­ca­mos y que em­pe­ce­mos a em­pa­ti­zar con ellos. Ve­mos có­mo Clai­re Stan­dish (Molly Ring­wald) se que­ja de su suer­te con su pa­pá, có­mo Brian John­son (Ant­hony Mi­chael Hall) aguan­ta la re­pri­men­da de su ma­má, có­mo An­drew Clark (Emi­lio Es­te­vez) es­cu­cha los con­se­jos de su pa­pá, có­mo John Ben­der (Judd Nel­son) lle­ga so­lo y, fi­nal­men­te, có­mo los pa­dres de Alli­son Rey­nolds (Ally Sheedy) se van sin des­pe­dir­se. Cin­co chi­cos con un mis­mo des­tino: un día de de­ten­ción en la bi­blio­te­ca de la es­cue­la.

En los si­guien­tes mi­nu­tos se pre­sen­ta al an­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria, Ri­chard Ver­non, en­car­na­do por Paul Glea­son, el di­rec­tor. In­me­dia­ta­men­te sa­be­mos que Ver­non y Ben­der se lle­van muy mal y ve­mos a es­te dúo in­ter­ac­tuar has­ta tal pun­to de tensión que que­re­mos gri­tar pa­ra in­te­rrum­pir sus dis­cu­sio­nes, tal y co­mo lo hi­zo Clai­re en una oca­sión.

EL CLUB DE LOS CIN­CO SE SOS­TIE­NE EN EL PE­DES­TAL DE LAS PE­LÍ­CU­LAS PA­RA JÓ­VE­NES SO­BRE SUS PRO­PIOS PIES Y, POR SU­PUES­TO, GRA­CIAS AL CE­RE­BRO DE DON­DE TO­DO SUR­GIÓ: JOHN HUGHES.

“CUAN­DO CRE­CÉS, TU CO­RA­ZÓN SE MUERE” Con el co­rrer del tiem­po, nos da­mos cuen­ta de que las apa­rien­cias en­ga­ñan. Es más, el men­sa­je más cla­ro y só­li­do de to­da la pe­lí­cu­la es el de no caer en los es­te­reo­ti­pos y no juz­gar a los de­más por có­mo cree­mos que son.

Cuan­do de­ci­di­mos mos­trar­nos co­mo so­mos y cuan­do acep­ta­mos al otro co­mo es, ¿qué su­ce­de en­ton­ces? Mu­chas dis­cu­sio­nes, por­que no to­dos so­mos co­mo el otro desea­ría que fué­ra­mos; mu­chas sor­pre­sas, por­que ten­de­mos a es­pe­rar lo peor de quie­nes no co­no­ce­mos bien; mu­cha em­pa­tía, por­que al fi­nal so­mos to­dos hu­ma­nos y las cir­cuns­tan­cias nos unen. Una de ellas es, sin du­da, el mie­do a cre­cer. To­do es­to lo en­ten­día muy bien John Hughes, por­que su guion nos lle­va por un ca­mino bas­tan­te sen­ci­llo, pe­ro nos obli­ga a mi­rar dos ve­ces an­tes de for­mar una opi­nión fi­nal.

Sin em­bar­go, lo más atra­yen­te de to­da la pe­lí­cu­la qui­zás sea la na­tu­ra­li­dad con la que es­tos ac­to­res en­ca­ran la ta­rea de re­pre­sen­tar per­so­na­jes co­mu­nes y co­rrien­tes, pe­ro a la vez pro­fun­dos en sus mo­ti­vos y ma­ra­vi­llo­sos en su com­pa­ñe­ris­mo. Nos cree­mos ca­da des­plan­te de Judd Nel­son en la piel de Ben­der, nos mo­les­ta­mos con la apa­ren­te su­per­fi­cia­li­dad de Clai­re, nos reí­mos con Alli­son, sen­ti­mos pe­na por Brian y que­re­mos tras­pa­sar la pan­ta­lla pa­ra dar unas pal­ma­das en la es­pal­da de An­drew.

No se tra­ta de una tra­ma com­pli­ca­da, mu­cho me­nos de una pe­lí­cu­la pre­ten­sio­sa que as­pi­ra a ser más que una his­to­ria so­bre y pa­ra ado­les­cen­tes y jó­ve­nes en ge­ne­ral. The Break­fast Club es un re­tra­to ho­nes­to de nues­tras reali­da­des y abre la puer­ta pa­ra la pre­gun­ta ¿qué pa­sa­ría si?

El en­can­to de El club de los cin­co re­si­de en su ca­pa­ci­dad de to­car co­ra­zo­nes. Es la pe­lí­cu­la de­fi­ni­ti­va so­bre el pro­ce­so de cre­cer y con­ver­tir­se en adul­to. Es el re­fle­jo fiel de una eta­pa pre­sen­te en to­das las ge­ne­ra­cio­nes.

“No pien­so en los ni­ños co­mo en una for­ma in­fe­rior de la es­pe­cie hu­ma­na”. John Hughes.

por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.