MI­CHE­LLE WI­LLIAMS

High Class - - Hc/séptimo Arte -

Con tres no­mi­na­cio­nes al Ós­car so­bre los hom­bros, el nom­bre de Mi­che­lle Wi­lliams es­tá re­la­cio­na­do so­la­men­te con las pe­lí­cu­las de ni­vel. Y al la­do de otros gran­des co­mo Ja­mes Fran­co, Mi­la Ku­nis y Ra­chel Weisz, protagonizó un éxi­to tan gran­dio­so y po­de­ro­so, con el co­mien­zo de la his­to­ria de El Ma­go de Oz. Y de­trás de la ma­gia de su ca­rre­ra, sin bru­je­rías de por me­dio, lo­gra­mos la úni­ca en­tre­vis­ta ex­clu­si­va que ce­dió al pe­rio­dis­mo his­pano, en el Ho­tel Lang­ham Hun­ting­ton de Pa­sa­de­na.

Con tan­ta fa­ma y éxi­to en tu ca­rre­ra, ¿creés que con­se­guis­te “to­do lo que que­rías”, co­mo Oz di­ce en la nue­va pe­lí­cu­la?

Di­ría que ten­go to­do lo que ne­ce­si­to.

¿Y no es to­do lo que que­rías? No, por­que a ve­ces no ne­ce­si­ta­mos lo que que­re­mos. ¿Lo más gran­de y po­de­ro­so que en­con­tras­te en la ac­tua­ción? La ver­dad, no le en­cuen­tro na­da gran­de ni po­de­ro­so a la ac­tua­ción. Si se sien­te al­go, so­lo es una ex­pe­rien­cia muy hu­mil­de por­que no me sien­to pa­ra na­da gran­dio­sa. La gen­te igual cree que hay bas­tan­te ma­gia de­trás de tu es­ti­lo de vida co­mo una ver­da­de­ra es­tre­lla de ci­ne ¿Qué mo­men­tos má­gi­cos de tu vida po­dría­mos con­tar­le a esas mis­mas per­so­nas? Los mo­men­tos má­gi­cos de mi vida son los mis­mos que en la vida de cual­quier otra per­so­na. Es la ma­gia de to­dos los días, cuan­do un copo de nie­ve per­fec­to cae en el pe­lo de mi hi­ja, cuan­do to­do sale bien en la co­ci­na, cuan­do te cru­zás ines­pe­ra­da­men­te con un ami­go. Esas son las co­sas má­gi­cas pa­ra mí. En tu in­fan­cia, ¿so­lías ju­gar a las prin­ce­sas o so­ña­bas con el amor de un prín­ci­pe azul? No, en ca­sa te­nía­mos una ca­ja enor­me de tra­jes y siem­pre me dis­fra­za­ba de sol­da­do o de vie­ji­ta, pe­ro creo que nun­ca me dis­fra­cé de prin­ce­sa. ¿Fue­ron esos mis­mos jue­gos los que in­fluen­cia­ron en la de­ci­sión por la ac­tua­ción co­mo for­ma de vida? Yo siem­pre qui­se des­apa­re­cer y es­ca­par­me. Nun­ca su­pe real­men­te quien era yo, quien soy yo y la ac­tua­ción pa­re­cía al­go per­fec­to pa­ra mí. ¿No hu­bo nin­gún mo­men­to má­gi­co es­pe­cial en tu vida que te ins­pi­ró a con­ver­tir­te en ac­triz? Re­cuer­do la pri­me­ra vez que vi una obra de tea­tro de Tom Saw­yer. Y me acuer­do que es­ta­ba pe­ga­da al asien­to co­mo si fue­ra a des­pe­gar en un avión o al­go pa­re­ci­do. Es­ta­ba atra­pa­dí­si­ma. Y hoy en día, ¿se­guís en­con­tran­do en la ac­tua­ción la mis­ma ma­gia de aquel en­ton­ces? Sí, es­pe­cial­men­te cuan­do voy al tea­tro y veo gran­des ac­tua­cio­nes en vi­vo. Me sien­to ma­ra­vi­lla­da co­mo una ni­ña. ¿ Oz, El Po­de­ro­so es la pri­me­ra de tus pe­lí­cu­las que real­men­te po­drá dis­fru­tar tu hi­ja? La ver­dad, mi hi­ja Ma­til­da ya ha­bía vis­to otra pe­lí­cu­la que yo ha­bía he­cho, una pro­duc­ción in­de­pen­dien­te que se lla­mó Meek’s Cu­toff pe­ro de­be ha­ber si­do la úni­ca que la vio (ri­sas). Oz es de­fi­ni­ti­va­men­te la pe­lí­cu­la que más le en­tu­sias­ma ver. Pa­só seis o sie­te me­ses con­mi­go en el es­tu­dio, ve­nía a vi­si­tar­me to­dos los días. Y pa­ra ella fue un ver­da­de­ro jar­dín de in­fan­tes. Se sen­ta­ba de­trás del mo­ni­tor, pa­ra ver­lo to­do. ¿Te gus­ta­ría que tu hi­ja tam­bién sea ac­triz co­mo sus pa­dres? Mi me­ta co­mo madre es per­mi­tir que mi hi­ja se con­vier­ta en la ma­yor ver­sión com­ple­ta de Ma­til­da que ella pue­da ser. Y si eso sig­ni­fi­ca que quie­re ser ac­triz, voy a apo­yar­la y a ayu­dar­la. Eso es lo que más me va a enor­gu­lle­cer.

¿Nun­ca te lo pi­dió?

No, por aho­ra, so­lo ha­bla con duen­des.

¿Qué po­der te gus­ta­ría te­ner?

Me gus­ta­ría ir atrás y vol­ver en el tiem­po.

por Fabián W. Wain­tal © Copy­right 2013

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.