OXI­GE­NO­TE­RA­PIA PA­RA TO­DO EL CUER­PO

High Class - - Hc/moda -

No so­lo la par­te superior del cuer­po re­ci­be los be­ne­fi­cios de es­te tra­ta­mien­to. Las arru­gas de las ma­nos se ven al­ta­men­te me­jo­ra­das por la ac­ción de la Oxi­ge­no­te­ra­pia, en una com­bi­na­ción de ac­ti­vos an­ti­man­chas y an­ti­arru­gas.

Tam­bién es ideal pa­ra tra­tar el as­pec­to de la ce­lu­li­tis, sea en el bra­zo, en el ab­do­men, en los glú­teos o en las pier­nas. “Sin em­bar­go, pa­ra tra­tar la ce­lu­li­tis tam­bién se ne­ce­si­tan otros tra­ta­mien­tos pa­ra­le­los, que irían des­de Po­we­rP­la­te has­ta pre­so­te­ra­pia, ul­tra­ca­vi­ta­ción o crio­li­pó­li­sis”, co­men­ta Syl­via Ruo­ti. El pa­pel de la Oxi­ge­no­te­ra­pia en es­te plan de tra­ta­mien­to es­tá en la ac­ti­va­ción de las cé­lu­las y la que­ma de gra­sas me­dian­te un ac­ti­vo pa­ra com­ba­tir la ce­lu­li­tis.

El Po­we­rP­la­te se tra­ta de una pla­ta­for­ma pa­ra rea­li­zar ejer­ci­cios que ha­ce que los múscu­los se con­trai­gan en­tre 30 y 50 ve­ces por se­gun­do. El efec­to del en­tre­na­mien­to en el Po­we­rP­la­te es con­ve­nien­te pa­ra aque­llas per­so­nas que no po­seen mu­cho tiem­po, y no pue­den des­ti­nar una ho­ra o dos al gim­na­sio, por­que me­dia ho­ra so­bre es­ta pla­ta­for­ma equi­va­le a ho­ra y me­dia de ejer­ci­cios en un gim­na­sio co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.