SO­FÍA COP­PO­LA

ta­len­to de­trás de cá­ma­ra

High Class - - News - por Fa­bián W. Wain­tal © Copy­right 2013

Con un pa­dre co­mo Fran­cis Ford Cop­po­la, un pri­mo co­mo Ni­co­las Ca­ge y una tía co­mo Ta­lia Shi­re, So­fía Cop­po­la es­tá acos­tum­bra­da a vi­vir en el mun­do del Ós­car, dis­fru­tan­do la fama de­trás de las cá­ma­ras, sin lla­mar de­ma­sia­do la aten­ción. Y pa­ra al­guien que no se sien­te tan có­mo­da en­tre pe­rio­dis­tas, es un ver­da­de­ro lo­gro con­se­guir una en­tre­vis­ta don­de ella no sea la di­rec­to­ra. Pe­ro aquí es­tá. La con­se­gui­mos.

“A mí me en­can­ta tra­ba­jar con el gru­po Phoe­nix y la co­la­bo­ra­ción con Tom Mars, mi es­po­so, es­tá bue­na. Pe­ro ca­da pe­lí­cu­la tam­bién tie­ne que en­con­trar una música que se co­nec­te con ese mun­do”

Di­cen que no te caen muy bien los pe­rio­dis­tas y que no te gusta dar en­tre­vis­tas, ¿es ver­dad? No es al­go muy nor­mal sen­tar­se a ha­blar de uno to­do el día. Es de­ma­sia­do extraño, no es pa­ra na­da na­tu­ral. Cuan­do es­toy or­gu­llo­sa de una pe­lí­cu­la, igual pon­go mi co­ra­zón por­que ten­go ga­nas de ha­blar de mi tra­ba­jo. Pe­ro es bas­tan­te su­rrea­lis­ta el mun­do de las en­tre­vis­tas.

¿Y tu mun­do es muy nor­mal? ¿Có­mo fue cre­cer con un pa­dre co­mo Fran­cis Ford Cop­po­la?

En mi ju­ven­tud, lo co­mún era es­tar en mun­dos don­de no iban otros jó­ve­nes. Y me acuer­do que siem­pre me emo­cio­na­ba cuan­do te­nía que ir de via­je con pa­pá, pa­ra ver ese mun­do tan di­fe­ren­te. Me acuer­do una vez, por ejem­plo, que es­ta­ba en un ca­sino con pa­pá y le die­ron cla­ses pri­va­das pa­ra ju­gar a los da­dos, so­la­men­te a él.

Te­nien­do en cuen­ta que tra­ba­jas­te co­mo ac­triz en El Pa­drino III, ¿no te ima­gi­nás vol­vien­do a ac­tuar?

No, no dis­fru­to la ac­tua­ción. So­la­men­te hi­ce El Pa­drino III pa­ra pro­bar. Pe­ro, real­men­te, yo pre­fie­ro ex­pre­sar­me con al­go más vi­sual, de­trás de cá­ma­ra. Co­mo la úni­ca hi­ja de Fran­cis Ford Cop­po­la, So­fía na­ció el 14 de ma­yo de 1971 en Nue­va York, el mis­mo año que ha­bía em­pe­za­do el ro­da­je de la pri­me­ra pe­lí­cu­la El Pa­drino, don­de su tía Ta­lia Shi­re tam­bién te­nía el personaje de Con­nie, unos años an­tes de ser la es­po­sa de Rocky.

El pri­mo de So­fía, Ni­co­las Ca­ge, re­cién se hi­zo fa­mo­so en los años 80, en la épo­ca en que jun­tos tam­bién fil­ma­ron la pe­lí­cu­la Peggy Sue Got Ma­rried (Fran­cis era el di­rec­tor y su hi­ja in­ter­pre­ta­ba el personaje de la her­ma­na de Kath­leen Tur­ner). La ac­tua­ción pa­re­cía su fu­tu­ro, cuan­do in­clu­so apa­re­ció en la úl­ti­ma pe­lí­cu­la El Pa­drino co­mo la hi­ja de Mi­chael Cor­leo­ne que enamo­ra­ba al personaje de Andy García (an­tes ha­bía apa­re­ci­do en las otras ver­sio­nes de El Pa­drino, con per­so­na­jes es­con­di­dos co­mo el be­bé que bau­ti­zan en la pri­me­ra pe­lí­cu­la).

Pe­ro el des­tino la lle­vó a se­guir los mis­mos pa­sos del pa­dre, cuan­do So­fía Cop­po­la em­pe­zó a di­ri­gir con la pe­lí­cu­la The Vir­gin Sui­ci­des, el mis­mo año que se ca­só con el di­rec­tor de ci­ne Spi­ke Jon­ze (que fue no­mi­na­do co­mo Me­jor Di­rec­tor por Being John Mal­ko­vich). Pa­ra cuan­do se di­vor­ció, en el año 2003, So­fía ya ha­bía pa­sa­do a la his­to­ria, al ha­ber si­do la ter­ce­ra mujer di­rec­to­ra, des­pués de Li­na Wert­mü­ller y Jane Cam­pion, en re­ci­bir una no­mi­na­ción al Ós­car; ade­más de ha­ber ga­na­do el Ós­car por el Me­jor Guion de la pe­lí­cu­la Lost in Trans­la­tion.

Con la fa­mo­sa es­ta­tui­lla en la mano, tam­bién ha­bía mar­ca­do el récord de una ter­ce­ra ge­ne­ra­ción que ga­nó el mis­mo pre­mio, en la mis­ma fa­mi­lia (el abue­lo Car­mi­ne Cop­po­la ya ha­bía ga­na­do otro Ós­car co­mo Me­jor Música Ori­gi­nal de El Pa­drino II). Con un ape­lli­do tan fa­mo­so y el me­jor pres­ti­gio de su ca­rre­ra por de­lan­te, So­fía Cop­po­la tam­bién de­mues­tra que sa­be di­ri­gir muy bien su vi­da per­so­nal, des­de que se vol­vió a ca­sar el 27 de agos­to del 2011 con el can­tan­te de la ban­da fran­ce­sa Phoe­nix, Tho­mas Mars, el pa­dre de sus dos hi­jos, Romy y Co­si­ma.

Ha­ble­mos del Ós­car. Des­de el per­fil de mujer, ¿creés que te­nés más op­cio­nes de ga­nar un Ós­car co­mo Me­jor Di­rec­to­ra, des­de que la exes­po­sa de Ja­mes Ca­me­ron, Kathryn Bi­ge­low, con The Hurt Loc­ker fi­nal­men­te ga­nó el pri­mer Ós­car fe­me­nino en Me­jor Di­rec­ción?

No, no creo que por ella ten­ga más opor­tu­ni­da­des. Sim­ple­men­te me pa­re­ce bueno que ha­ya más pun­tos de vis­ta. Es al­go más co­mún y la po­si­bi­li­dad aho­ra es­tá abier­ta.

¿Y có­mo fue aquel mo­men­to en que te no­mi­na­ron al Ós­car, viniendo de una fa­mi­lia tan acos­tum­bra­da a esa cla­se de pre­mios?

El Ós­car fue real­men­te emo­cio­nan­te. To­da la re­cep­ción que tu­vo la pe­lí­cu­la Lost in Trans­la­tion... nun­ca es­pe­ré te­ner tan­ta aten­ción, gen­te co­nec­tán­do­se tan­to. Fue muy emo­cio­nan­te.

¿Cam­bió al­go en tu vi­da?

¿El Ós­car? Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te ayu­dó a mi ca­rre­ra y, al ha­ber he­cho una pe­lí­cu­la que fun­cio­nó, pue­do vol­ver a los que la fi­nan­cia­ron pa­ra se­guir ha­cien­do más ci­ne. Sí, cla­ro, creo que ayu­da.

A la ho­ra de bus­car el pre­su­pues­to pa­ra fi­nan­ciar una pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te, ¿en­fren­tás los mis­mos obstáculos que tie­nen otros di­rec­to­res de ci­ne o creés que el ape­lli­do Cop­po­la ayu­da a abrir más puer­tas?

Bueno, hoy por hoy sien­to que mi tra­ba­jo con­si­gue la fi­nan­cia­ción por­que mis pe­lí­cu­las nun­ca per­die­ron di­ne­ro y pue­do vol­ver a ha­cer más ci­ne. Te­nien­do a mi fa­mi­lia en el ne­go­cio del ci­ne, al prin­ci­pio, co­no­cí gen­te y tu­ve el ac­ce­so que pro­ba­ble­men­te no tie­nen otras per­so­nas. Me abrió la puer­ta, por no ser fa­mo­sa. Por su­pues­to, co­no­cer gen­te en es­te ne­go­cio, ayu­da. Pe­ro a la ho­ra de los re­sul­ta­dos, creo que pro­ba­ble­men­te du­dan mu­cho más por mi nom­bre.

La música del gru­po Phoe­nix de tu es­po­so, Tho­mas Mars, apa­re­ce en to­das tus pe­lí­cu­las. ¿Po­de­mos an­ti­ci­par que se­gui­rán en­to­nan­do tan bien jun­tos...?

(Ri­sas) A mí me en­can­ta tra­ba­jar con el gru­po Phoe­nix y la co­la­bo­ra­ción con Tom Mars, mi es­po­so, es­tá bue­na. Pe­ro ca­da pe­lí­cu­la tam­bién tie­ne que en­con­trar una música que se co­nec­te con ese mun­do y no pue­do ase­gu­rar que sea ese mis­mo mun­do, siem­pre.

¿Tu fa­mi­lia tam­bién te acom­pa­ña en el es­tu­dio de fil­ma­ción?

Sí, mi her­mano es pro­duc­tor y siem­pre tra­ba­ja­mos jun­tos. Me gusta tra­ba­jar con él. Y

tam­bién ten­go muy bue­na re­la­ción con el mis­mo equi­po de fil­ma­ción que vie­ne tra­ba­jan­do con­mi­go des­de ha­ce años. Su­pon­go que es al­go que vi en mi pa­dre, es na­tu­ral tra­ba­jar con gen­te que co­noz­co.

Acos­tum­bra­da al mun­do de los famosos, So­fía Cop­po­la di­ri­ge aho­ra la nue­va pe­lí­cu­la The Bling Ring, ba­sa­da en los ver­da­de­ros ro­bos que su­frie­ron Or­lan­do Bloom, Lind­say Lohan, Pa­ris Hil­ton y Ash­ley Tis­da­le, si­guien­do la vi­da de los ado­les­cen­tes que co­me­tie­ron aque­llos de­li­tos, en un elen­co de ta­len­to­sos ac­to­res jó­ve­nes en­ca­be­za­dos por Emma Watson.

La his­to­ria, en la reali­dad, ya ha­bía cau­sa­do su­fi­cien­te es­cán­da­lo cuan­do una de las ver­da­de­ras la­dro­nas, Ale­xis Neiers, fue apre­sa­da en me­dio de su pro­pio reality show Pretty Wild del ca­nal E!, an­tes de cum­plir una con­de­na de 180 días de cár­cel, com­par­tien­do una cel­da jus­to al la­do de... ¡Lind­say Lohan!

¿Es­cu­chas­te al­gu­na opi­nión de los ver­da­de­ros la­dro­nes de la pe­lí­cu­la The Bling Ring?

La ver­dad, no me preo­cu­pa de­ma­sia­do lo que pien­sen. No es un do­cu­men­tal, es una pe­lí­cu­la. In­clu­so cam­bia­mos los nom­bres de los per­so­na­jes pa­ra que no sean más famosos de lo que son. No qui­se dar­le na­da de pu­bli­ci­dad.

Los ac­to­res que te co­no­cen sue­len re­sal­tar lo cor­to que son tus guio­nes. ¿Es so­lo por­que sa­bés que des­pués podés agre­gar mu­cho más co­mo di­rec­to­ra o el guion es so­la­men­te un re­su­men de tu tra­ba­jo?

Sí, yo siem­pre plan­teo la su­fi­cien­te in­for­ma­ción que ne­ce­si­ta el equi­po de fil­ma­ción y los ac­to­res, pe­ro tam­po­co doy de­ma­sia­dos de­ta­lles, por­que eso es mío. Sé que voy a di­ri­gir y de­jo lo su­fi­cien­te pa­ra que la gen­te que tra­ba­ja con­mi­go se­pa lo que voy a ha­cer.

¿Có­mo de­fi­ni­rías tu es­ti­lo de di­rec­ción?

Siem­pre tra­to de ser muy abier­ta, por­que sé que pue­de ha­ber cam­bios y no se pue­de pla­near to­do. Por ejem­plo, no ha­go los clá­si­cos story­boards, los guio­nes grá­fi­cos con di­bu­jos de to­das las es­ce­nas. Pre­fie­ro acer­car­me co­mo si fue­ra una se­sión fo­to­grá­fi­ca, don­de jun­tás to­dos los ele­men­tos pa­ra ver có­mo des­pués fun­cio­nan. Me gusta ser lí­der en la for­ma en que va­mos a filmar, pe­ro nun­ca pien­so en la for­ma que la voy a filmar. Por su­pues­to voy con una idea cla­ra de lo que me gus­ta­ría ver. Pe­ro tam­bién me gusta tra­ba­jar con ac­to­res con los que pue­dan ha­cer cier­tas es­ce­nas im­pro­vi­sa­das, co­mo en una fies­ta. Ha­go los arre­glos y de­jo que ellos ha­gan el res­to. Pe­ro en otras es­ce­nas soy mu­cho más pre­ci­sa en los diá­lo­gos, por­que quie­ro que el ci­ne sea co­mo la vi­da, don­de no siem­pre te­ne­mos que ex­pre­sar­lo to­do con pa­la­bras.

¿Al­gún otro pro­yec­to en el ca­mino?

No. Quie­ro vol­ver a es­cri­bir. Me gus­ta­ría dar un pa­so atrás y ver lo que me in­tere­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.