Ana To­rre­jón

Y SU VI­SIÓN DE LA MO­DA

High Class - - News - por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Tras 14 años co­mo edi­to­ra de ELLE y 3 tra­ba­jan­do pa­ra Her­mès, Ana To­rre­jón to­mó ha­ce más de 2 años el ti­món de Har­per’s Ba­zaar Ar­gen­ti­na. Hoy es una de las edi­to­ras de mo­da más con­sul­ta­das de la re­gión y en me­dio de sus com­pro­mi­sos con la mar­ca Jaz­mín Chebar en Asun­ción, de­di­có unos mi­nu­tos a con­ver­sar con High Class so­bre su vi­da pro­fe­sio­nal, sus gus­tos y su in­te­rés por la in­dus­tria de la mo­da pa­ra­gua­ya.

De más es­tá de­cir que Har­per’s Ba­zaar es una de las re­vis­tas de mo­da más im­por­tan­tes del mun­do en­te­ro. Pe­ro te­nien­do cla­ro ese pun­to, te pre­sen­ta­mos a Ana To­rre­jón, la di­rec­to­ra edi­to­rial de la ver­sión ar­gen­ti­na de Har­per’s Ba­zaar, y su par­ti­cu­lar vi­sión so­bre la mo­da y la cul­tu­ra.

Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de en­con­trar­nos con Ana en una cá­li­da ma­ña­na de agos­to, en la te­rra­za de Jaz­mín Chebar en el Shop­ping del Sol. El ca­lor de Asun­ción era la sor­pre­sa de la se­ma­na, pe­ro eso no im­pi­dió que la edi­to­ra vis­tie­ra con ele­gan­cia pa­ra la char­la Fa­bu­lo­sas a to­da edad que ofre­ció a las clien­tas de la mar­ca. Lue­go de una mag­ní­fi­ca di­ser­ta­ción, Ana se to­mó unos mi­nu­tos pa­ra com­par­tir un café con no­so­tros.

Du­ran­te tu char­la di­jis­te que la mo­da es un len­gua­je, ¿qué te pa­re­ce que ex­pre­sa?

La mo­da es al­go pro­fun­do, es al­go se­rio, tie­ne que ver con la cul­tu­ra. Es un pro­duc­to cul­tu­ral, es in­he­ren­te so­la­men­te a los hu­ma­nos. La mo­da ex­pre­sa es­ta­dos de áni­mo, es­ta­tus so­cial, iden­ti­dad, se­xua­li­dad, ideo­lo­gía, es­tá car­ga­da de sim­bo­lis­mos. Ca­da per­so­na vis­tién­do­se, y es­to lo de­cía Um­ber­to Eco, ha­ce un ma­ni­fies­to de sí mis­mo. Los que tra­ba­ja­mos el sis­te­ma de la mo­da en pro­fun­di­dad, lo que ha­ce­mos es te­ner he­rra­mien­tas pa­ra ana­li­zar­la.

¿Qué ex­pre­sa la ma­ne­ra en que Ana To­rre­jón se vis­te?

Lo que tra­to de ex­pre­sar es, pri­me­ro, lo que son mis creen­cias y mis va­lo­res, y des­pués, las ac­ti­vi­da­des que desa­rro­llo. Yo soy del sur de la Ar­gen­ti­na, que es un pai­sa­je que es la an­tí­te­sis de Asun­ción, en­ton­ces yo ven­go de un lu­gar don­de los re­cur­sos vi­sua­les son muy aus­te­ros, nor­mal­men­te soy una per­so­na aus­te­ra. No soy exu­be­ran­te, pe­ro me soy fiel.

Lo que mues­tro es quién soy yo: una pe­rio­dis­ta que di­ri­ge una re­vis­ta, que tra­ba­ja en La­ti­noa­mé­ri­ca, cu­ya fa­mi­lia es co­mo la

“NO TE­NE­MOS POR QUÉ LLE­VAR LO MIS­MO TO­DAS”

ma­yo­ría de las fa­mi­lias la­ti­noa­me­ri­ca­nas (es de­cir, in­mi­gran­tes en la re­gión), que tie­ne res­pe­to por las pro­duc­cio­nes pro­pias, que tie­ne que es­tar ves­ti­da de la no­che a la ma­ña­na, que tra­ba­ja mu­chas ho­ras fue­ra de su ca­sa y, de acuer­do a las fun­cio­nes que ten­go, eli­jo pren­das que me per­mi­tan ser fun­cio­nal pa­ra lo que es­toy ha­cien­do. A ve­ces via­jo y no pue­do traer to­do mi placar; a ve­ces acom­pa­ño a mi hi­jo a sus ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y ahí soy la ma­má de él; otras ve­ces doy cla­ses en la uni­ver­si­dad y no soy la pe­rio­dis­ta-di­rec­to­ra, soy la pro­fe­so­ra.

¿Es im­por­tan­te pa­ra vos com­par­tir lo que sa­bés so­bre mo­da?

Yo soy pe­rio­dis­ta y mi de­ber es in­for­mar. To­dos los co­no­ci­mien­tos que ten­go des­de la co­mu­ni­ca­ción, des­de el pe­rio­dis­mo o des­de la li­te­ra­tu­ra, son co­no­ci­mien­tos que com­par­to en las cla­ses, en las char­las o cuan­do escribo. Soy un puen­te. Por su­pues­to, lo dis­fru­to mu­chí­si­mo por­que la ta­rea de los pe­rio­dis­tas tie­ne que ver con los es­tí­mu­los que per­ci­bi­mos y con los víncu­los que po­de­mos ha­cer. La re­vis­ta

ES­TA­MOS CREAN­DO UNA RE­VIS­TA QUE HA­BLA DE NO­SO­TROS, DE NUES­TROS PRO­PIOS VA­LO­RES Y DE NUES­TROS PRO­PIOS DI­SE­ÑA­DO­RES

Har­per’s Ba­zaar tie­ne dis­tri­bu­ción en Pa­ra­guay y, real­men­te, la que agra­de­ce la pre­sen­cia de us­te­des soy yo por­que pue­do ver cuá­les son sus in­tere­ses, có­mo son y es­tar a su dis­po­si­ción pa­ra dar­les me­jor con­te­ni­do.

¿Cuál te pa­re­ce que es el pa­pel de Har­per’s

Ba­zaar en el desa­rro­llo de la in­dus­tria de la mo­da en la re­gión?

Ba­zaar es la re­vis­ta de mo­da más an­ti­gua que exis­te. Tie­ne 147 años. Na­ció cuan­do Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ba en la Gue­rra de la Se­ce­sión y aquí no­so­tros te­nía­mos la de la Tri­ple Alian­za. Es una re­vis­ta his­tó­ri­ca con una his­to­ria pro­pia muy fuer­te. Es la re­vis­ta don­de tra­ba­jó Dia­na Vree­land, don­de es­cri­bió Tru­man Ca­po­te, en la que di­bu­jó du­ran­te vein­ti­pi­co de años Andy War­hol, es la re­vis­ta don­de hi­zo su pri­me­ra no­ta de mo­da Ri­chard Ave­don, tie­ne una his­to­ria muy fron­do­sa. Ba­zaar de lo que ha­bla es de la cul­tu­ra en la mo­da y la re­la­ción mo­da-cul­tu­ra. En la re­gión es muy im­por­tan­te, pa­ra mí, lo que es­ta­mos pu­dien­do ha­cer por­que es­ta­mos crean­do una re­vis­ta que ha­bla de no­so­tros, de nues­tros pro­pios va­lo­res y de nues­tros pro­pios di­se­ña­do­res, por su­pues­to te­nien­do in­for­ma­ción in­ter­na­cio­nal.

¿Di­rías que la iden­ti­dad de Har­per’s Ba­zaar tie­ne la idio­sin­cra­sia ar­gen­ti­na ya in­cor­po­ra­da?

Ab­so­lu­ta­men­te. La re­vis­ta se ha­ce des­de la pri­me­ra has­ta la úl­ti­ma pá­gi­na en la Ar­gen­ti­na. Se ha­ce mi­ran­do, quie­re de­cir que no­so­tros te­ne­mos un con­tac­to muy flui­do con to­dos los lec­to­res. La pu­bli­ca­ción es­tá en ver­sión im­pre­sa, pe­ro tam­bién se pue­de ba­jar la ver­sión di­gi­tal que es igual a la im­pre­sa. Hoy, la re­vis­ta la pue­de te­ner una mujer en Li­ma, en Asun­ción o en Mon­te­vi­deo, y va a en­con­trar in­for­ma­ción que tie­ne que ver con la re­gión.

¿Cuál es el pa­pel de Har­per’s Ba­zaar en la per­so­na que es Ana To­rre­jón?

Pa­ra mí, ha si­do un ho­nor ca­da desafío pro­fe­sio­nal que tu­ve. La pri­me­ra re­vis­ta que di­ri­gí fue Clau­dia, an­tes de eso fui pe­rio­dis­ta y tra­ba­jé en un mon­tón de me­dios. Lue­go, di­ri­gí la re­vis­ta ELLE du­ran­te 14 años. Fui di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­ción de Her­mès du­ran­te 3 años, y des­de ha­ce dos años y me­dio es­toy al fren­te de Ba­zaar.

Ba­zaar es un gru­po de tra­ba­jo, no es una per­so­na. Es una enor­me po­si­bi­li­dad de po­der ge­ne­rar con­te­ni­dos vi­sua­les y es­cri­tos de ni­vel in­ter­na­cio­nal, pe­ro con iden­ti­dad pro­pia. Pa­ra mí es un or­gu­llo, es un desafío pro­fe­sio­nal y tam­bién es un gran agra­de­ci­mien­to po­der te­ner es­ta po­si­bi­li­dad.

¿Có­mo es un día en la edi­to­rial con to­dos los miem­bros de Har­per’s Ba­zaar?

Lin­dí­si­mo. So­mos un gru­po chi­co, pe­ro sú­pe­rins­pi­ra­do. Em­pe­za­mos a tra­ba­jar tem­prano, en torno de las 9, 9.30 de la ma­ña­na. To­ma­mos un café to­dos jun­tos, dis­cu­ti­mos, in­ter­cam­bia­mos ideas, to­do se tra­ba­ja de mo­do gru­pal. Los días son muy ex­ten­sos por­que po­de­mos ir a la Redacción o te­ner pre­sen­ta­cio­nes de pren­sa o de cos­mé­ti­ca, tam­bién nos sue­le pa­sar que via­ja­mos si es tem­po­ra­da de des­fi­les. Pe­ro, bueno, uno no tra­ba­ja con ho­ra­rios, tra­ba­ja en bus­ca de no­ti­cias. Los días son di­ver­ti­dos, son in­ten­sos, bus­ca­mos que sean com­par­tien­do lo que sa­be­mos y tra­ba­ja­mos fuer­te­men­te el gru­po.

¿Cuál es la cla­ve pa­ra la ins­pi­ra­ción del staff?

La pa­sión. Sin ver­dad y sin pa­sión, es muy di­fí­cil ser pe­rio­dis­ta. Sin ver­dad y sin pa­sión, los lec­to­res no sien­ten esa vi­bra­ción en un me­dio. Lo lin­do en un me­dio es que to­dos los me­ses pen­sa­mos que po­de­mos ha­cer­lo un po­qui­to me­jor, pe­ro que lo que ya es­tá ha si­do he­cho con to­da la en­tre­ga, con to­do el amor. Ha­ce­mos me­dio por­que cree­mos en los me­dios. Con­su­mi­mos in­for­ma­ción, nos gusta, nos ha­ce ilu­sión, es­ta­mos pen­san­do en lo pró­xi­mo que va­mos a ha­cer, es un tra­ba­jo muy vi­vo. No hay mi­sión ma­yor que ser puen­te; si po­de­mos acer­car­nos y so­cia­li­zar una noticia, una no­ve­dad, con los lec­to­res, ahí es­tá la mi­sión. No­so­tros no so­mos los pro­ta­go­nis­tas, so­mos el puen­te.

MO­DA LA­TI­NOA­ME­RI­CA­NA

Ana To­rre­jón se de­cla­ra aman­te de la ar­te­sa­nía pa­ra­gua­ya. El ñan­du­tí, la fi­li­gra­na y el re­pu­ja­do en cue­ro (al que ca­li­fi­ca de “ma­gis­tral”) son los ele­men­tos que han lla­ma­do su aten­ción por la bue­na ca­li­dad del tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos na­cio­na­les. Pa­ra ella, el ao po’i de las gua­ya­be­ras es to­do un ar­te y las fi­li­gra­nas, un mun­do apar­te.

¿Ves diferencias en­tre lo que es la mo­da pa­ra­gua­ya y la ar­gen­ti­na?

Creo que hay diferencias que son ló­gi­cas. Por ejem­plo, si yo es­toy en Río de Ja­nei­ro o es­toy en Asun­ción, el con­tex­to pa­ra ves­tir­me es di­fe­ren­te de si es­toy en Ba­ri­lo­che. Lo que yo no­to es que Pa­ra­guay es muy ins­pi­ra­dor des­de el pun­to de vis­ta de su na­tu­ra­le­za fas­ci­nan­te, es un país con unas plan­tas in­creí­bles, con unos co­lo­res y una luz En la ciu­dad de Asun­ción el cli­ma es dis­tin­to al de Bue­nos Ai­res. Lo que yo creo es que los hom­bres y las mu­je­res acá se vis­ten ade­cua­da­men­te al con­tex­to, que tie­ne que ver con el cli­ma. Hay co­lo­res y es­tam­pas que se van a usar en los dos paí­ses, pe­ro los por­cen­ta­jes van a va­riar.

Ob­ser­van­do lo que es la mo­da de otros paí­ses de la re­gión, ¿te pa­re­ce que hay al­go que se pue­da lla­mar mo­da la­ti­noa­me­ri­ca­na? ¿Hay una iden­ti­dad com­par­ti­da?

Sí. Creo que no­so­tros te­ne­mos que apro­ve­char mu­chí­si­mo más la ins­tan­cia Mer­co­sur y la uni­dad de nues­tra re­gión pa­ra ha­cer un blo­que. De­be­ría­mos tra­ba­jar co­mo blo­que Uru­guay, Pa­ra­guay, Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Pe­rú, que te­ne­mos mu­chas in­fluen­cias. Te­ne­mos ma­ra­vi­llo­sas ma­te­rias pri­mas, al­gu­nas inex­plo­ra­das, que son muy va­lo­ra­das en el ex­te­rior. Por ejem­plo, las la­nas que te­ne­mos en­tre Bo­li­via, Pe­rú y Ar­gen­ti­na, ¡te­ne­mos vi­cu­ñas y lla­mas! El ca­che­mir es de una ri­que­za to­tal. Los hi­los, los me­ta­les, las pie­dras, las tex­tu­ras na­tu­ra­les que se pue­den te­jer y la tra­di­ción ar­te­sa­nal. ¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre un en­ca­je de Bru­se­las y el ñan­du­tí? La je­rar­quía es la mis­ma. Un en­ca­je de Bru­se­las pue­de ser so­por­te de al­ta cos­tu­ra de un ves­ti­do de no­via, el ñan­du­tí, te­ji­do con ma­nos ma­gis­tra­les pa­ra­gua­yas, tam­bién es so­por­te de un ves­ti­do de no­via o de un tra­je ce­re­mo­nial. De­be­ría­mos ex­plo­rar mu­chí­si­mo más so­bre lo que te­ne­mos.

¿Có­mo ves a la mujer pa­ra­gua­ya en el con­tex­to de la mo­da?

Las veo apa­sio­na­das, en­tu­sias­tas. Lo que ob­ser­vo en las mu­je­res pa­ra­gua­yas es que aman agra­dar­se a sí mis­mas y agra­dar­se a los de­más. Son mu­je­res que se arre­glan, que son cu­rio­sas, que via­jan, que tie­nen víncu­los y que es­tán muy ávi­das. Tam­bién, lo que sien­to con gran ale­gría es que Pa­ra­guay es­tá re­cu­pe­ran­do un pro­ta­go­nis­mo his­tó­ri­co que tu­vo en la re­gión. Me ale­gra mu­chí­si­mo pen­sar que hay más tra­ba­jo, que hay más in­clu­sión, que las per­so­nas van a po­der desa­rro­llar­se en su país sin ne­ce­si­dad de mi­grar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.