SE­XO

¿Qué en­cien­de a las mu­je­res?

High Class - - News -

¿Cuá­les son los fac­to­res que ver­da­de­ra­men­te ha­cen que una mujer quie­ra dor­mir con un hom­bre? ¿Es la apa­rien­cia, el sen­ti­do del hu­mor o el aro­ma lo que más ayu­da a los hom­bres a con­quis­tar a las mu­je­res? En es­ta edición nos aden­tra­re­mos en el com­ple­jo y fas­ci­nan­te mun­do de la atrac­ción se­xual.

EL TA­MA­ÑO IM­POR­TA

Por lo ge­ne­ral las mu­je­res pre­fie­ren a los hom­bres al­tos. Las en­cues­tas de­mues­tran que 80 % de las mu­je­res pre­fie­ren a hom­bres con es­te atri­bu­to tan­to pa­ra ca­sar­se co­mo pa­ra te­ner una re­la­ción de cor­to pla­zo, ¡in­clu­so pre­fie­ren los hom­bres al­tos a la ho­ra de ele­gir un do­nan­te de es­per­ma! Es­to nos lle­va a pre­su­mir que la ma­yo­ría de las mu­je­res en­cuen­tran a los hom­bres al­tos se­xual­men­te atrac­ti­vos. El mo­ti­vo cien­tí­fi­co tal vez sea el he­cho de que tien­den a ser más sa­lu­da­bles y tam­bién que, so­cio­ló­gi­ca­men­te, la al­tu­ra im­pli­ca más au­to­ri­dad y res­pe­to.

EL OLOR DEL SE­XO

Se­gún re­cien­tes in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas rea­li­za­das en Sue­cia, las mu­je­res li­te­ral­men­te hue­len los com­po­nen­tes ge­né­ti­cos de los hom­bres an­tes de de­ci­dir si son ade­cua­dos pa­ra ellas. Cu­rio­sa­men­te, du­ran­te la ovu­la­ción (en el tiem­po en el que ellas pue­den que­dar em­ba­ra­za­das), el sen­ti­do del ol­fa­to de las mu­je­res tien­de a agu­zar­se. In­cons­cien­te­men­te las mu­je­res hue­len las hor­mo­nas mas­cu­li­nas o tes­tos­te­ro­na pre­sen­tes en la trans­pi­ra­ción.

Ya en 1976, in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Sloan Ket­te­ri­ng de Nue­va York ob­ser­va­ron que los ra­to­nes pre­fe­rían apa­rear­se con otros que tu­vie­ran un con­jun­to de pro­teí­nas de­no­mi­na­das MHC, las cua­les son vi­ta­les pa­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. En 1995 se des­cu­brió en la Uni­ver­si­dad de Bern que las mu­je­res en­con­tra­ban más agra­da­ble el olor de hom­bres con MHC dis­tin­to al su­yo. Es­to tie­ne una ex­pli­ca­ción ge­né­ti­ca, ya que los ni­ños con pa­dres de dis­tin­to MHC ten­drán un sis­te­ma in­mu­ne más fuer­te.

VOZ GRUE­SA

El tono de voz es el ras­go pre­pon­de­ran­te del len­gua­je hu­mano y de acuer­do con los es­tu­dios, cier­to ti­po de vo­ces mas­cu­li­nas ge­ne­ran ma­yor al­bo­ro­to se­xual en las mu­je­res. An­tes de la pu­ber­tad las vo­ces mas­cu­li­nas y fe­me­ni­nas son si­mi­la­res, pe­ro du­ran­te la pu­ber­tad la de los ni­ños se vuel­ve más grue­sa y re­so­nan­te.

LA ATRAC­CIÓN SE­XUAL OB­VIA­MEN­TE NO PUE­DE RE­DU­CIR­SE A CUES­TIO­NES FÍ­SI­CAS Y QUÍ­MI­CAS. PA­RA MU­CHAS MU­JE­RES, LA PER­SO­NA­LI­DAD, Y EN PAR­TI­CU­LAR UN BUEN SEN­TI­DO DEL HU­MOR, SON CLA­VES A LA HO­RA DE SEN­TIR­SE ATRAÍ­DAS

Las mu­je­res tien­den a pre­fe­rir a los hom­bres con las vo­ces más grue­sas (con­si­de­ra­das más se­xies) pa­ra re­la­cio­nar­se se­xual­men­te con ellos, y es­ta pre­fe­ren­cia au­men­ta­ba du­ran­te el pe­rio­do de ovu­la­ción.

TO­NI­FI­CA­DOS PA­RA EL SE­XO

La al­tu­ra es so­lo uno de los ras­gos del cuer­po mas­cu­lino que atrae a las mu­je­res. Es­tu­dios mues­tran que las mu­je­res pre­fie­ren en­ta­blar re­la­cio­nes con hom­bres fuer­tes, atlé­ti­cos y muscu­losos. La ma­yo­ría de las mu­je­res tam­bién mues­tran una cla­ra pre­fe­ren­cia por hom­bres con el tor­so en V, es de­cir, con es­pal­das más an­chas que sus ca­de­ras. De he­cho, so­cio­ló­gi­ca­men­te, am­bos se­xos juz­gan a hom­bres con ma­yor di­fe­ren­cia en­tre hom­bros y ca­de­ras, co­mo más do­mi­nan­tes fí­si­ca y so­cial­men­te. Tal vez es­ta sea la cla­ve de es­te atrac­ti­vo, ya que las mu­je­res no se sien­ten atraí­das por hom­bres que pa­re­cen que pue­den ser fá­cil­men­te do­mi­na­dos por otros.

Los hom­bres con es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca tam­bién em­pe­za­ron a te­ner re­la­cio­nes se­xua­les a una edad más tem­pra­na y re­por­ta­ron te­ner más pa­re­jas se­xua­les que aque­llos con hom­bros an­gos­tos. Pe­ro ojo, los hom­bres tien­den a so­bre­es­ti­mar el gra­do de mus­cu­la­ción que las mu­je­res en­cuen­tran atrac­ti­vo, asu­mien­do que es­tas pre­fie­ren a los fi­si­cul­tu­ris­tas con abdominales mar­ca­dos y hom­bros in­men­sos. Pe­ro de he­cho es­tas mu­je­res tien­den a pre­fe­rir a aque­llos li­ge­ra­men­te mar­ca­dos y no ne­ce­sa­ria­men­te hí­per­muscu­losos.

EL ROS­TRO DE LA ATRAC­CIÓN

Una se­rie de es­tu­dios de­mos­tra­ron que las mu­je­res en­cuen­tran más atrac­ti­vos los ros­tros mas­cu­li­nos con quijada cua­dra­da a la ho­ra de ele­gir una pa­re­ja pa­ra un en­cuen­tro se­xual ca­sual, pe­ro pre­fi­rie­ron hom­bres con ros­tros me­nos cua­dra­dos a la ho­ra de ele­gir una pa­re­ja a lar­go pla­zo.

Las qui­ja­das cua­dra­das, con­si­de­ra­das más mas­cu­li­nas, se­ña­lan la ha­bi­li­dad de un hom­bre pa­ra so­bre­sa­lir en com­pe­ten­cias, te­ner ma­yor tes­tos­te­ro­na, ser más vi­ri­les y más fuer­tes y a la vez más pro­pen­sos a ser in­fie­les, mien­tras que las qui­ja­das más re­don­dea­das y me­nos mas­cu­li­nas se­ña­lan su ha­bi­li­dad pa­ra pro­te­ger y ser más fie­les.

MO­VI­MIEN­TOS SE­XIES

La ma­ne­ra co­mo una per­so­na bai­la re­ve­la mu­chí­si­mo so­bre ella. In­cons­cien­te­men­te sus mo­vi­mien­tos re­ve­lan su edad, ya que los más jó­ve­nes son más ági­les y suel­tos al mo­ver­se y por en­de más enér­gi­cos, fér­ti­les y sa­lu­da­bles. Ade­más, con el bai­le tam­bién se trans­mi­ten mu­chas se­ña­les no ver­ba­les. Los hom­bres que usan más es­pa­cio pa­ra bai­lar, ex­ten­dien­do sus bra­zos y pier­nas tam­bién de­mues­tran ser más do­mi­nan­tes.

PER­SO­NA­LI­DAD POR SO­BRE TO­DO

La atrac­ción se­xual ob­via­men­te no pue­de re­du­cir­se a cues­tio­nes fí­si­cas y quí­mi­cas. Pa­ra mu­chas mu­je­res, la per­so­na­li­dad, y en par­ti­cu­lar un buen sen­ti­do del hu­mor, son cla­ves a la ho­ra de sen­tir­se atraí­das por un hom­bre. La ex­pli­ca­ción más pro­ba­ble del por qué el sen­ti­do del hu­mor es tan atrac­ti­vo, tal vez sea que la ri­sa pro­mue­ve una ac­ti­tud más po­si­ti­va, y es una se­ñal de con­fian­za y, el sen­ti­do del hu­mor, es tam­bién una se­ñal de in­te­li­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.