DES­TI­NOS ARUBA,

la jo­ya del Ca­ri­be

High Class - - News - Por Jaz­mín Ruiz Díaz

PA­RAÍ­SO TE­RRE­NAL DE ARE­NA BLAN­CA,

AGUAS TUR­QUE­SAS Y BRI­SA CÁ­LI­DA

SE HA VUEL­TO UN DES­TINO AL CUAL

SE PUE­DE LLE­GAR CÓ­MO­DA­MEN­TE

DES­DE ASUN­CIÓN

“¿Dón­de que­da eso?”, es qui­zás lo pri­me­ro que se pre­gun­te cuan­do le men­cio­na­mos “Aruba”. Sin em­bar­go, es­tá más cer­ca de lo que se ima­gi­na. A ho­ra y vein­te mi­nu­tos de vue­lo des­de Co­lom­bia, a trein­ta mi­nu­tos de Ve­ne­zue­la y a dos ho­ras de Pa­na­má, la is­la for­ma par­te de las de­no­mi­na­das An­ti­llas Me­no­res, al sur del Mar Ca­ri­be.

Es­te pa­raí­so te­rre­nal de are­na blan­ca, aguas tur­que­sas y bri­sa cá­li­da se ha vuel­to un des­tino al cual se pue­de lle­gar có­mo­da­men­te des­de Asun­ción gra­cias a Co­pa Va­ca­tions. Me­dian­te la in­vi­ta­ción de los ope­ra­do­res Vip’s Tour, In­ter­tours, Oppy y Ma­ral Tu­ris­mo, jun­to a Co­pa Air­li­nes, High Class des­cu­brió es­ta “is­la fe­liz”, co­mo la ca­li­fi­can los más de un mi­llón de tu­ris­tas que visitan sus pla­yas ca­da año.

CO­LO­RI­DA, CO­MO SU GEN­TE

Des­de la lle­ga­da al ae­ro­puer­to Rei­na Beatriz uno sien­te la ca­li­dez de Aruba, que no se li­mi­ta al cli­ma ideal de la is­la –con una tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio de 28 °C to­do el año– sino que se tras­la­da a sus po­bla­do­res. ¿Có­mo no es­tar de buen hu­mor vi­vien­do en un si­tio pa­ra­di­sía­co? A es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca amis­to­sa se su­ma otro fac­tor: la di­ver­si­dad.

Con más de 96 na­cio­na­li­da­des que con­vi­ven (aun­que son tan so­lo 106.698 ha­bi­tan­tes) en los 180 km cua­dra­dos que con­for­man la is­la, la ri­que­za de culturas se ob­ser­va tan­to en las ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas y tra­di­cio­nes co­mo en la gastronomía. Pe­ro na­da re­fle­ja me­jor es­ta plu­ri­cul­tu­ra­li­dad co­mo el idio­ma ofi­cial: el pa­pia­men­to. Des­de 1986 –año en que lo­gró su au­to­no­mía– Aruba es un te­rri­to­rio se­pa­ra­do den­tro del reino de los Paí­ses Ba­jos, jun­to a otras is­las. Por ello el ho­lan­dés es el idio­ma ofi­cial, así co­mo el pa­pia­men­to, una len­gua na­ti­va que mez­cla va­ria­cio­nes del por­tu­gués y el es­pa­ñol con adap­ta­cio­nes del ho­lan­dés y el in­glés. Pe­ro no es pa­ra alar­mar­se, no ten­drás pro­ble­mas en co­mu­ni­car­te con los aru­ba­nos, ya que se­ría ra­ro en­con­trar­se con un po­bla­dor que no ha­ble es­pa­ñol e in­glés (so­bre to­do, por­que un cuar­to de la po­bla­ción es la­ti­na).

MEZ­CLA PER­FEC­TA

Hay nu­me­ro­sas ra­zo­nes pa­ra ir a Aruba, pe­ro sin du­da la prin­ci­pal son sus ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros de pla­yas (to­das pú­bli­cas), con­si­de­ra­das en­tre las me­jo­res del mun­do, con are­na sua­ve y relax ga­ran­ti­za­do. A pe­sar del gran vo­lu­men de tu­ris­tas, no se co­rre el ries­go de en­con­trar­se con aglo­me­ra­ción de per­so­nas, ven­de­do­res que in­va­dan los es­pa­cios o ningún ti­po de mo­les­tia que in­te­rrum­pa el mo­men­to de tran­qui­li­dad.

De he­cho, la se­gu­ri­dad es un fac­tor que des­ta­ca Sjeidy Fe­li­ciano, a car­go de las Re­la­cio­nes Pú­bli­cas del ATA (Aruba Tou­rism Aut­ho­rity). En la is­la no hay ne­ce­si­dad de guar­dias en ca­da es­qui­na ni de ho­te­les amu­ra­lla­dos, tan­to en los es­pa­cios pú­bli­cos co­mo pri­va­dos pre­va­le­ce la cal­ma.

Cier­ta­men­te, una vez que lle­gues, di­fí­cil­men­te quie­ras ha­cer al­go más que ti­rar­se a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.