En­ve­je­cer con dig­ni­dad: Cen­tro de Día Ge­riá­tri­co

LA IM­POR­TAN­CIA DE LA AU­TO­NO­MÍA EN LA VE­JEZ

High Class - - Hc/Contenido - por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

¿Al­gu­na vez te pre­gun­tas­te có­mo se­ría tu vi­da des­pués de los 60 años, o te de­tu­vis­te a pen­sar que qui­zás te cues­te atar­te los cor­do­nes o pren­der un sa­co? Tal vez nun­ca con­si­de­ras­te los as­pec­tos más bá­si­cos de la vi­da en la ter­ce­ra edad, pe­ro la Dra. Pao­la Gómez Buon­ger­mi­ni sí lo hi­zo. La crea­ción del Cen­tro de Día Ge­riá­tri­co par­te de la ne­ce­si­dad de man­te­ner la au­to­no­mía del adul­to por la ma­yor can­ti­dad de tiem­po po­si­ble y, pa­ra eso, reunió a un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que abar­ca ca­si en su to­ta­li­dad los as­pec­tos de la vi­da en la ve­jez.

Qui­zás uno de los ob­je­ti­vos más im­por­tan­tes que el ser hu­mano se fi­ja in­cons­cien­te­men­te a par­tir de cier­ta edad es el de al­can­zar su ve­jez en la me­jor con­di­ción po­si­ble. Los adul­tos ma­yo­res de nues­tra co­mu­ni­dad son ca­da vez más cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de una bue­na ali­men­ta­ción, ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar y con­tro­les mé­di­cos ade­cua­dos.

Sin em­bar­go, no to­das las vi­ci­si­tu­des de ha­ber vi­vi­do más de 60 o 70 años pue­den ser pre­ve­ni­das. Exis­ten des­gas­tes na­tu­ra­les e inevi­ta­bles que lle­ga­rán even­tual­men­te y la me­jor ma­ne­ra de ha­cer­les fren­te es man­te­nién­do­se ac­ti­vos y no des­aten­dien­do las pri­me­ras se­ña­les.

Una ma­ne­ra di­ná­mi­ca e in­te­gral de en­fo­car el te­ma es la que ofre­ce el Cen­tro de Día Ge­riá­tri­co (CDG), di­ri­gi­do por la doc­to­ra ge­ria­tra Pao­la Gómez Buon­ger­mi­ni. El CDG es un lu­gar de es­tan­cia diur­na, don­de los adul­tos ma­yo­res pue­den ir a pa­sar la ma­ña­na y rea­li­zar ac­ti­vi­da­des des­ti­na­das a me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da, apun­tan­do a man­te­ner la au­to­no­mía de ca­da per­so­na por el ma­yor tiem­po po­si­ble.

En es­te ca­so, la au­to­no­mía pue­de re­fe­rir­se a si­tua­cio­nes co­mo lo­grar com­ple­tar una ca­mi­na­ta has­ta el su­per­mer­ca­do sin can­sar­se, o abar­car in­clu­so ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria que da­mos por sen­ta­do, co­mo pren­der los bo­to­nes de un sa­co. Exis­ten con­di­cio­nes aso­cia­das a la edad que di­fi­cul­tan mu­chas ta­reas de la vi­da dia­ria y la ca­pa­ci­dad de una per­so­na de rea­li­zar­las por sí mis­ma es a lo que se lla­ma au­to­no­mía.

“Al Cen­tro de Día Ge­riá­tri­co vie­nen a ha­cer­se con­tro­les mé­di­cos y de en­fer­me­ría. Su

Pao­la Gómez Buon­ger­mi­ni ob­je­ti­vo prin­ci­pal es man­te­ner la au­to­no­mía en per­so­nas que ya van per­dien­do al­gu­nas fun­cio­nes o la re­cu­pe­ra­ción de aque­llas que tu­vie­ron al­gu­nas en­fer­me­da­des dis­ca­pa­ci­tan­tes co­mo un ac­ci­den­te ce­re­bro vas­cu­lar, la en­fer­me­dad de Par­kin­son, de­men­cias o ar­tro­sis, por ejem­plo”, ex­pli­ca la ge­ria­tra.

EL CEN­TRO DE DÍA, POR DEN­TRO

Cuan­do el usua­rio in­gre­sa al cen­tro pa­sa por el con­sul­to­rio mé­di­co, don­de se le ha­ce una eva­lua­ción mé­di­ca com­ple­ta a tra­vés de una his­to­ria clí­ni­ca di­se­ña­da por la mis­ma ge­ria­tra. El con­trol de en­fer­me­ría in­clu­ye la to­ma de pre­sión, pul­so y me­di­cio­nes fí­si­cas. Ins­pec­cio­nes co­mo la sa­tu­ra­ción de oxí­geno en la san­gre son rea­li­za­das por la di­rec­to­ra del cen­tro.

“LAS TE­RA­PIAS IN­DI­VI­DUA­LES RE­FUER­ZAN

EL DÉ­FI­CIT DE CA­DA PER­SO­NA Y LAS SE­SIO­NES GRU­PA­LES TIE­NEN EL BE­NE­FI­CIO DE LA SO­CIA­LI­ZA­CIÓN ”

Tam­bién se in­clu­ye una re­vi­sión nu­tri­cio­nal por me­dio del exa­men MNA y un es­que­ma de nu­tri­ción con re­co­men­da­cio­nes pa­ra las en­fer­me­da­des más fre­cuen­tes en adul­tos ma­yo­res, y se con­fían die­tas mo­di­fi­ca­das pa­ra ajus­tar­se a las ne­ce­si­da­des del usua­rio. Pos­te­rior­men­te, son eva­lua­dos por una te­ra­peu­ta ocu­pa­cio­nal que se en­car­ga de la fun­ción mo­to­ra.

La ter­ce­ra par­te de la eva­lua­ción se lle­va a ca­bo por una psi­co­pe­da­go­ga, que se ocu­pa de mo­ni­to­rear las fun­cio­nes men­ta­les. “La eva­lua­ción cog­ni­ti­va siem­pre se ajus­ta al gra­do de es­co­la­ri­dad de las per­so­nas. Hay al­gu­nas que nun­ca apren­die­ron a su­mar y res­tar, en­ton­ces hay ejer­ci­cios que no van a po­der ha­cer”, ex­pli­ca la doc­to­ra Pao­la Gómez.

Por úl­ti­mo, las pro­fe­sio­na­les se reúnen pa­ra una eva­lua­ción fi­nal de los re­sul­ta­dos don­de de­fi­nen cuá­les se­rán los tra­ta­mien­tos más acor­des pa­ra las ne­ce­si­da­des del usua­rio. “En­ton­ces, no­so­tros ya te­ne­mos un per­fil de có­mo es­tá la per­so­na en ese mo­men­to y qué te­ra­pias le ven­dría me­jor. Co­no­cer cuá­les son los dé­fi­cits que tie­ne pa­ra sa­ber qué es­ti­mu­lar y no ge­ne­rar más an­sie­dad de la que ya tie­ne”, co­men­ta la es­pe­cia­lis­ta.

LA RU­TI­NA PA­RA LA AU­TO­NO­MÍA

To­dos los días, lo pri­me­ro que se ha­ce cuan­do el usua­rio lle­ga al Cen­tro de Día Ge­riá­tri­co es un con­trol de sig­nos vi­ta­les en la en­fer­me­ría. Lo ideal pa­ra cum­plir con to­das las ta­reas del día es que lle­guen en­tre las 7.30 y las 8.00, se cal­cu­la me­dia ho­ra co­mo tiem­po de es­pe­ra, y a las 8.00 co­mien­zan las te­ra­pias. Du­ran­te el día tam­bién es­tá pro­gra­ma­do un ho­ra­rio pa­ra desa­yu­nar en el Cen­tro.

Las ac­ti­vi­da­des se su­ce­den du­ran­te las ma­ña­nas. “Va­mos al­ter­nan­do te­ra­pias gru­pa­les e in­di­vi­dua­les. Las te­ra­pias in­di­vi­dua­les re­fuer­zan el dé­fi­cit de ca­da per­so­na y las se­sio­nes gru­pa­les (de es­ti­mu­la­ción cog­ni­ti­va o mo­to­ra) tie­nen el be­ne­fi­cio de la so­cia­li­za­ción en­tre adul­tos ma­yo­res, que van con­ver­san­do en­tre ellos y van crean­do sus pe­que­ños gru­pos so­cia­les”, co­men­ta la doc­to­ra.

El cu­po del Cen­tro de Día es de 12 per­so­nas ac­tual­men­te, pa­ra ga­ran­ti­zar un buen con­trol y que las te­ra­pias sean in­di­vi­dua­li­za­das. “To­do es­tá sin­cro­ni­za­do, in­clu­so la lim­pie­za del cen­tro es­tá or­ga­ni­za­da en fun­ción de las te­ra­pias, to­do es­tá re­gla­men­ta­do y con ho­ra­rios pa­ra que va­ya fun­cio­nan­do de for­ma flui­da. Al fi­nal del día, nos reuni­mos y eva­lua­mos cuál es la evo­lu­ción de las per­so­nas que vie­nen al cen­tro. Tam­bién te­ne­mos en cuen­ta sub­je­ti­va­men­te lo que los cui­da­do­res y los usua­rios re­fie­ren”, co­men­ta su di­rec­to­ra.

“No­so­tros re­co­men­da­mos que, si los usua­rios quie­ren, ven­gan con un acom­pa­ñan­te. In­clu­so es bueno que a ve­ces es­té pre­sen­te un cui­da­dor du­ran­te las te­ra­pias por­que en oca­sio­nes los ejer­ci­cios son muy re­pro­du­ci­bles en la ca­sa, pa­ra que la es­ti­mu­la­ción sea cons­tan­te”, di­ce la ge­ria­tra re­sal­tan­do el pa­pel de la fa­mi­lia en la evo­lu­ción de los usua­rios del Cen­tro.

Por so­bre to­do, lo que el Cen­tro de Día Ge­riá­tri­co in­ten­ta ha­cer es erra­di­car el se­den­ta­ris­mo lo más po­si­ble. En el lo­cal del Cen­tro hay tres te­le­vi­so­res, pe­ro nin­guno de ellos es­tá co­nec­ta­do al ser­vi­cio de ca­ble, lo cual en­vía una cla­ra se­ñal de que sen­tar­se a ver te­le­vi­sión no es una op­ción cuan­do hay otras co­sas que ha­cer pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad.

El Cen­tro cuen­ta con un am­plio jar­dín pa­ra rea­li­zar te­ra­pias gru­pa­les al ai­re li­bre. Una de las te­ra­pias más po­pu­la­res del lu­gar con­sis­te en las cla­ses de Tai Chi Chuan, cu­yos be­ne­fi­cios pa­ra per­so­nas de más de 50 años in­clu­yen me­jo­ras en la mo­vi­li­dad y el equi­li­brio. En­tre las prác­ti­cas que se pue­den rea­li­zar en ca­sa se en­cuen­tran las se­sio­nes de ejer­ci­cios con Nin­ten­do Wii.

Pa­ra en­con­trar las te­ra­pias que es­ti­mu­len ade­cua­da­men­te a los usua­rios se tie­ne en cuen­ta la par­ti­cu­lar his­to­ria de ca­da uno. Ac­tual­men­te, el Cen­tro es­tá abier­to los lu­nes, miér­co­les, vier­nes y sá­ba­do, de 7.30 a 13.00, con la op­ción de in­cor­po­rar un ser­vi­cio de al­muer­zo en ca­sos es­pe­cia­les. Conocé más so­bre el Cen­tro de Día en su pá­gi­na web http://cdg.com.py o lla­man­do al te­lé­fono (0972) 194-655. Tam­bién podés fi­jar­te en la in­fo de su pá­gi­na de Fa­ce­book, en www.fa­ce­book.com/ CDG.PAOLAG.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.