El mun­do y sus es­qui­nas: Pe­que­ña Ha­ba­na aba­na

Mia­mi: De exi­lio, Cu­ba y Ca­ri­be

High Class - - Hc/Contenido - LA CO­LUM­NA DE BEA Si que­rés con­tac­tar con Bea, co co­men­ta­rios@high­class.com.py p po podés es­cri­bir a el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com

Di­cen que la me­jor ma­ne­ra de co­no­cer una ciu­dad es co­no­cien­do a su gen­te. Por eso un buen lu­gar pa­ra lle­var­se un sa­bor me­nos tu­rís­ti­co –y más lo­cal– de Mia­mi es la Pe­que­ña Ha­ba­na. Mia­mi, al fin y al ca­bo, es­tá com­pues­ta por exi­lia­dos que han mi­gra­do en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des, y quien ha vi­vi­do en esas tie­rras sa­be que una par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción es de ori­gen cu­bano.

Re­cuer­do que en una opor­tu­ni­dad asis­tí a un concierto del gran pia­nis­ta Be­bo Val­dez, que ofre­ció una fun­ción de ga­la en Mia­mi acom­pa­ña­do de El Ci­ga­la (can­tan­te de fla­men­co). Be­bo Val­dez era exi­lia­do cu­bano y vivió en Eu­ro­pa mu­chos años. En su mo­men­to, ha­bía si­do uno de los gran­des mú­si­cos del mí­ti­co Ca­ba­ret Tro­pi­ca­na en los años cin­cuen­ta, en La Ha­ba­na. Por lo vis­to, en aque­lla opor­tu­ni­dad lle­gó a Mia­mi con an­sias de sa­ber de ca­sa, por­que en me­dio del concierto –don­de to­dos sus fans lo dis­fru­tá­ba­mos cir­cuns­pec­tos– pa­ró el piano, se le­van­tó y fue a sen­tar­se en el bor­de del es­ce­na­rio.

“Ne­ce­si­to sa­ber si hay al­guien de la ca­lle ‘tal’ de la Ha­ba­na aquí es­ta no­che”, pre­gun­tó al pú­bli­co. Un par de tí­mi­dos de tra­je le­van­ta­ron la mano. Be­bo son­rió y si­guió in­qui­rien­do: “¿Al­guien sa­be que fué de Tommy, el pe­la­do? ¿Y que pa­só con Lu­cía? Qué bo­ni­ta era. ¿Se ca­só? ¿Con quién?”. Del pú­bli­co le em­pe­za­ron a lle­gar los in­for­mes, mien­tras El Ci­ga­la –y el res­to de los pre­sen­tes que no éra­mos cu­ba­nos– ob­ser­vá­ba­mos ex­ta­sia­dos ese in­ter­cam­bio de año­ran­zas.

Es que des­de que la Re­vo­lu­ción to­mó el po­der en Cu­ba en 1959, em­pe­za­ron a lle­gar a Mia­mi los exi­lia­dos. Tan so­lo en esa pri­me­ra dé­ca­da ingresaron a la ciu­dad más de 400.000 ex­pa­tria­dos. De ahí es que la zo­na don­de mu­chos de ellos se ins­ta­la­ron, pa­só a lla­mar­se la Pe­que­ña Ha­ba­na y si­gue sien­do ocu­pa­da en su ma­yo­ría por cu­ba­nos.

UNA EX­PE­RIEN­CIA IM­PER­DI­BLE

Vi­si­tar la Pe­que­ña Ha­ba­na es una ex­pe­rien­cia exó­ti­ca, don­de con­vi­ven Es­ta­dos Uni­dos y el Ca­ri­be. Es ba­jar de una su­per­ca­rre­te­ra de pri­mer mun­do, do­blar una es­qui­na y en­con­trar –por ejem­plo– un par de gallinas y un ga­llo en ple­na ca­lle, en to­tal desaca­to a un car­tel que pi­de –en in­glés ce­re­mo­nio­so– “cru­zar so­la­men­te por la fran­ja pea­to­nal”.

Por su­pues­to que es so­lo el Mu­ni­ci­pio quien man­tie­ne la for­ma­li­dad de co­lo­car los car­te­les en in­glés. Del res­to, to­dos los anun­cios co­mer­cia­les, o al me­nos la gran ma­yo­ría, son en es­pa­ñol di­rec­ta­men­te y mu­cho de lo que ahí se co­mer­cia­li­za sa­be a nos­tal­gia. Cuan­do uno es­tá le­jos, año­ra cier­tos sa­bo­res y bus­ca re­crear a la dis­tan­cia un tro­zo de su tie­rra. Su­ce­de en to­das par­tes. Los gru­pos de exi­lia­dos tien­den a con­gre­gar­se pa­ra re­me­mo­rar las cos­tum­bres y el “son” de su gen­te.

En la Pe­que­ña Ha­ba­na, siem­pre de fon­do, hay al­gu­na música sa­le­ro­sa. De pron­to un Wi­llie Chi­rino, o tal vez la mis­mí­si­ma Úr­su­la Hi­la­ria Ce­lia de la Ca­ri­dad Cruz Al­fon­so de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad: más co­no­ci­da co­mo Ce­lia Cruz. Que la vi­da es un car­na­val pa­re­ce ser el man­da­to, por­que en la Pe­que­ña Ha­ba­na se res­pi­ra ale­gría y efer­ves­cen­cia la­ti­na.

Lo pri­me­ro que ha­go es en­trar a una fru­te­ría que ven­de to­do ti­po de pro­duc­tos tro­pi­ca­les. En una suer­te de mos­tra­dor se ofre­ce café cu­bano –un ex­pre­so po­ten­tí­si­mo, ca­paz de re­su­ci­tar has­ta a los muer­tos– y gua­ra­po (ju­go de ca­ña de azú­car.) Son las dos de la tar­de y ha­ce un ca­lor pe­sa­do. Pe­ro me sien­to en una de las ban­que­tas so­bre la ca­lle y to­mo

el café pa­ra con­ver­sar con los due­ños un ra­to. Co­men­to que es­toy de vi­si­ta, que quie­ro es­cri­bir al­gu­na co­sa so­bre la Pe­que­ña Ha­ba­na, que me ma­ra­vi­lla el con­tras­te de la su­per­ca­rre­te­ra con las gallinas en la ca­lle.

En­ton­ces, el se­ñor me pi­de que lo si­ga a la tras­tien­da, si quie­ro co­no­cer a lo más lin­do del ba­rrio. Un po­co du­bi­ta­ti­va pe­ro más cu­rio­sa que cau­ta, lo si­go. Ni bien sa­li­mos al es­ta­cio­na­mien­to tra­se­ro, don Án­gel co­mien­za a gri­tar “¡Chi­choooo! ¡Chi­choooo!”. Mi­ro a iz­quier­da y de­re­cha, pre­gun­tán­do­me quién se­rá el fa­mo­so Chi­cho. ¿Un tío? ¿Un pe­rro? Pe­ro lo que de­fi­ni­ti­va­men­te no es­pe­ro es que de pron­to ven­ga has­ta mí –co­rrea en cue­llo– na­da me­nos que un chan­cho. Sí, un chan­cho. Don Án­gel se aga­cha, lo mi­ma, y me di­ce que es la mas­co­ta de la ca­sa. Me in­si­ta a que lo pa­see con la co­rrea un ra­to. Mi­ro al chan­cho que es pe­que­ño y, co­mo no quie­ro ser des­cor­tés, acep­to. Una vez que lo aga­rro de la co­rrea, el chan­cho se lar­ga a co­rrer de nue­vo rum­bo a la fru­te­ría. Es evi­den­te que no cal­cu­lé el pe­so de esa fuer­za que me es­ti­ra y, yo que lle­vo pla­ta­for­mas, pe­leo equi­li­brio, dig­ni­dad y el ries­go de ter­mi­nar en el hos­pi­tal con el to­bi­llo tor­ci­do. Es ese ti­po de co­sas las que pue­den su­ce­der en es­te ba­rrio de Mia­mi. Es­te ti­po de con­tras­tes en me­dio del cono ur­bano.

Si­go mi ca­mino y ob­ser­vo El pa­seo de la fama, con las es­tre­llas la­ti­nas más co­no­ci­das, los mu­ra­les que evo­can a los ar­tis­tas. Los car­te­les de la far­ma­cias, las tien­das de ro­pa don­de ven­den gua­ya­be­ras y som­bre­ros, los ta­lle­res, los doc­to­res, to­do es en es­pa­ñol. La Pe­que­ña Ha­ba­na hoy for­ma par­te del cir­cui­to tu­rís­ti­co y hay vi­si­tas guia­das a la zo­na, con mil historias y anéc­do­tas.

Al lle­gar a una es­qui­na, a un cos­ta­do, veo un lu­gar don­de los adul­tos ma­yo­res se reúnen a ju­gar do­mi­nó. Es el Club Má­xi­mo Gómez. Aquí el jue­go se mez­cla con bro­mas an­ti­cas­tris­tas, con año­ran­zas de Cu­ba y con un dis­cur­so más po­lí­ti­co en­tre los pun­tos y tan­tos que des­gra­nan la tar­de. Con­ver­so con don Ra­mi­ro, que vie­ne sa­lien­do del club pa­ra di­ri­gir­se ha­cia su ca­sa: “¿Ex­tra­ña Cu­ba?”, pre­gun­to. “Es­toy acos­tum­bra­do”, res­pon­de en­co­gién­do­se de hom­bros. Lue­go pa­re­ce ofen­der­se: “Y mien­tras es­té ‘esa gen­te’, no tie­ne ca­so ex­tra­ñar”. No ha­ce fal­ta que acla­re na­da. Sé que se re­fie­re a Fi­del y a la fa­mi­lia Cas­tro.

Lo veo ale­jar­se con sus se­ten­ta y lar­gos años cum­pli­dos. Es­tá ves­ti­do con la for­ma­li­dad de an­ta­ño. Ca­mi­na ga­cho y ese som­bre­ro me cuen­ta que a pe­sar de lo que aca­ba de de­cir­me, to­da­vía sue­ña con el Ma­le­cón, que na­da tie­ne que ver con McDo­nald’s, ideo­lo­gías, ni con esa ver­sión pe­que­ña de la be­lla ciu­dad en don­de na­ció.

De pron­to, me abs­trai­go de los con­flic­tos po­lí­ti­cos y de las ideo­lo­gías, e ima­gino que hu­ma­na­men­te es así co­mo se en­ve­je­ce en el exi­lio, cuan­do las pa­sio­nes van ce­dien­do a la año­ran­za que en reali­dad no co­no­ce de afi­lia­ción, más que a la pa­tria ama­da y le­ja­na que al­gu­na vez se de­jó. Cla­ro que de­be ex­tra­ñar su país y a su gen­te. Siem­pre hay una gran cuo­ta de nos­tal­gia, has­ta en los di­si­den­tes. Por eso, los ba­rrios co­mo la Pe­que­ña Ha­ba­na y otros tan­tos en otras par­tes bus­can re­crear lo que es­tá le­jos, lo que ya no se tie­ne. Vuel­vo al re­cuer­do del Concierto de Be­bo Val­dez y pien­so que tie­ne ra­zón cuan­do can­ta aque­llo de que “en la vi­da hay amo­res que nun­ca pue­den ol­vi­dar­se…”. Con eso en men­te, subo a mi au­to y me mar­cho por la su­per­ca­rre­te­ra que a Es­ta­dos Uni­dos me de­vuel­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.