Opi­nión: Sol­te­ro­na, con ma­yús­cu­las

Con ma­yús­cu­las

High Class - - Hc/Contenido - Por Ale­jan­dra Váz­quez

Los al­muer­zos fa­mi­lia­res tie­nen, a ve­ces, una pe­li­gro­sa ten­den­cia a pa­sar de ser una dis­ten­di­da ve­la­da con de­ma­sia­da co­mi­da a con­ver­tir­se en una suer­te de gue­rra fría, don­de la tác­ti­ca más efec­ti­va es el lanzamiento de co­men­ta­rios pa­si­vo-agre­si­vos.

A tra­vés de los años, la ex­pe­rien­cia afi­na nues­tro sen­ti­do de aler­ta: sa­be­mos que se vie­nen y, sin em­bar­go, nun­ca aca­ba­mos de es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra el con­tra­ata­que, pa­ra dar la res­pues­ta que arrin­co­ne al opo­nen­te y lo de­je con las ma­nos arri­ba, ren­di­dos.

Es­tos co­men­ta­rios que a pe­sar de no ser sor­pre­si­vos, son siem­pre le­ta­les. “Es­tás más gor­di­ta vos, ver­dad ma­mi­ta”, con ca­ra de pre­gun­ta, mien­tras se le­van­ta el te­ne­dor pa­ra lle­var­lo a la bo­ca.

Una ca­rac­te­rís­ti­ca es la me­dia son­ri­sa, nun­ca fal­ta una son­ri­si­ta. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca es la in­ten­ción oculta de es­pe­rar la res­pues­ta del re­cep­tor, pa­ra lan­zar el co­men­ta­rio que lo com­pa­ra con otra per­so­na.

Cla­ro, la in­ten­ción es ele­var a al­guien más a una po­si­ción fa­bu­lo­sa. Es­ta otra per­so­na, apa­ren­te­men­te siem­pre se en­cuen­tra en me­jo­res con­di­cio­nes que la víc­ti­ma de las pre­gun­ti­tas.

Des­afor­tu­na­da­men­te pa­ra la víc­ti­ma de turno, con quien la com­pa­ran so­la­pa­da­men­te, siem­pre es­tá más fla­ca, tie­ne un no­vio su­per­hé­roe, es­tá com­pro­me­ti­da, tu­vo un as­cen­so la­bo­ral, se pre­pa­ra pa­ra es­tu­diar la quin­ta ca­rre­ra o, sen­ci­lla­men­te, le es­tá yen­do tan bien en la vi­da que re­sul­ta de­li­cio­sa­men­te ten­ta­dor ha­blar de ella, en com­pa­ra­ción con otra.

En es­te con­tex­to, el clá­si­co de clá­si­cos es uno que afec­ta prin­ci­pal­men­te a las sol­te­ras y a los sol­te­ros, ma­yo­res de 25 años, y en es­ta gue­rra fría, no hay te­lón de ace­ro, to­dos pa­re­cen son­rien­tes, so­lo que uno de los la­dos es cons­cien­te de que no lo­gra­rá te­ner do­mi­nio en el con­flic­to.

La si­tua­ción, sal­vo ex­cep­cio­nes, sue­le em­pe­zar con un “y vos qué tal con… Ah, ¿ya no es­tán?” (ca­ra de pe­ni­ta). Tam­bién es muy co­no­ci­da la tác­ti­ca “y vos, ¿siem­pre so­la? Qué ra­ro… Bueno, vos siem­pre fuis­te muy in­de­pen­dien­te”.

Otra va­ria­ble muy co­mún tie­ne que ver con los co­men­ta­rios so­bre el es­ti­lo de vi­da. Sin du­da, es­te es mi fa­vo­ri­to por es­tar tan col­ma­do de as­tu­cia e in­ge­nio. Lo que de bue­nas a pri­me­ras pa­re­ce una afir­ma­ción de “ay, que en­vi­dia vos sa­lís tan­to, có­mo te di­ver­tís”, es real­men­te “que des­or­de­na­da tu vi­da, así nun­ca vas a con­se­guir ma­ri­do”.

Al pa­re­cer nun­ca de­ja de ser una preo­cu­pa­ción ver­da­de­ra­men­te se­ria que to­das las per­so­nas del mun­do en­te­ro ha­gan su pa­sa­da por el al­tar, pa­ra em­pe­zar lue­go a te­ner hi­jos que den sen­ti­do a la exis­ten­cia y lle­nen la sa­la de nue­vas y más mo­der­nas fo­tos fa­mi­lia­res.

SÍ, LA SOL­TE­RO­NA ES

MUY NO­CI­VA. SI ES FE­LIZ, PUE­DE LLE­GAR A SER CO­MO LA PRUE­BA DE QUE NO EXIS­TE UN SO­LO CA­MINO PA­RA LA REA­LI­ZA­CIÓN

PER­SO­NAL

La al­ter­na­ti­va de que al­guien ten­ga otros in­tere­ses, prio­ri­da­des, sue­ños o for­mas de pen­sar di­ga­mos que… no es muy acep­ta­ble de ver­dad. Des­co­lo­ca un po­co e in­co­mo­da mu­cho. En­ton­ces, de ahí sur­ge una nue­va preo­cu­pa­ción: te­ner una SOL­TE­RO­NA en la fa­mi­lia. Gra­ví­si­mo.

Es­ta pa­ria fa­mi­liar es, a ve­ces, res­pon­sa­ble de la ple­ni­tud de los de­más. Al no de­jar des­cen­den­cia de­cep­cio­na a tíos, abue­los, pa­dres, ami­gos de la fa­mi­lia, pri­mos, ve­ci­nos y otros co­no­ci­dos que es­pe­ran que se lle­nen SUS ex­pec­ta­ti­vas, de lo con­tra­rio su­fren por no ver ma­te­ria­li­za­dos sus de­seos.

Sí, la SOL­TE­RO­NA es muy no­ci­va. Si es fe­liz, pue­de lle­gar a ser co­mo la prue­ba de que no exis­te un so­lo ca­mino pa­ra la rea­li­za­ción per­so­nal. Si es exi­to­sa, ten­drá que es­cu­char muy a me­nu­do que no im­por­ta lo que ha­ya lo­gra­do en la vi­da, in­clu­so si sal­vó el pla­ne­ta, al no te­ner hi­jos no cuen­ta tan­to. Es SOL­TE­RO­NA.

Lo que yo pro­pon­go en es­te sen­ti­do es apro­ve­char la ca­li­dad de au­men­ta­ti­vo de la pa­la­bra SOL­TE­RA y des­te­rrar aquel an­ti­quí­si­mo mi­to ur­bano que ubi­ca a la po­de­ro­sa ex­pre­sión SOL­TE­RO­NA en un es­pec­tro de ne­ga­ti­vi­dad.

Así, qui­zás pa­ra la pró­xi­ma gue­rra fría quie­nes no es­tán com­pro­me­ti­dos ba­jo con­tra­to po­drán te­ner más ar­mas a la ho­ra de res­pon­der: “Y vos, ¿siem­pre so­la?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.