Sép­ti­mo ar­te: El ta­len­to es­con­di­do

CIN­CO RO­LES SOR­PRE­SI­VA­MEN­TE BUE­NOS DE AC­TO­RES SUB­ES­TI­MA­DOS

High Class - - Hc/Contenido - por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Cons­tan­te­men­te so­mos tes­ti­gos de có­mo ac­to­res de los que na­die es­pe­ra un buen tra­ba­jo (o que la ma­yo­ría es­pe­ra fra­ca­so, in­clu­so) ter­mi­nan en­tre­gan­do la me­jor ac­tua­ción de sus vi­das en ro­les to­tal­men­te sor­pre­si­vos. Te­nien­do co­mo pun­to de par­ti­da el po­lé­mi­co cas­ting de Ben Af­fleck co­mo el nue­vo Bat­man y el enor­me de­ba­te desata­do en­tre los fans del su­per­hé­roe, de­ci­di­mos mi­rar al ci­ne de los úl­ti­mos años en bus­ca de las gran­des ac­tua­cio­nes ob­te­ni­das de ac­to­res y ac­tri­ces ge­ne­ral­men­te sub­es­ti­ma­dos por el pú­bli­co y la crí­ti­ca.

“Sí, bueno, pue­do en­ten­der­lo, soy un personaje bas­tan­te pe­li­gro­so”, Jim Ca­rrey, The Tru­man Show

Men­cio­nar a Jim Ca­rrey es, prin­ci­pal­men­te, re­cor­dar­lo co­mo La Más­ca­ra o co­mo Ace Ven­tu­ra, De­tec­ti­ve de ani­ma­les. Qui­zás tam­bién pien­sen en él co­mo el abo­ga­do de Men­ti­ro­so, Men­ti­ro­so ¡o has­ta lo re­cuer­den co­mo el Grinch! Sin em­bar­go, los pa­pe­les más me­mo­ra­bles de es­te ac­tor no son los me­jo­res de su ca­rre­ra.

The Tru­man Show es la pe­lí­cu­la que hi­zo que to­dos vié­ra­mos a Jim co­mo un ac­tor se­rio, no pre­ci­sa­men­te por su pa­pel dra­má­ti­co, sino por su ca­pa­ci­dad de ha­cer­nos ima­gi­nar­lo co­mo al­go más que un sim­ple ac­tor de bro­mas ab­sur­das y ges­tos exa­ge­ra­dos.

En The Tru­man Show, Ca­rrey ha­ce de Tru­man Bur­bank, un hom­bre que vi­ve una vi­da per­fec­ta en una pe­que­ña y per­fec­ta ciu­dad cos­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos, con su per­fec­ta es­po­sa y su per­fec­ta ca­sa. Mien­tras Tru­man rea­li­za sus ac­ti­vi­da­des dia­rias, la pe­lí­cu­la nos mues­tra có­mo el mun­do de Tru­man es un enor­me set de te­le­vi­sión y que su vi­da no es más que el reality más gran­de y am­bi­cio­so de la hu­ma­ni­dad. A me­di­da que avan­za la tra­ma, se­gui­mos a Tru­man mien­tras sos­pe­cha y des­cu­bre la ver­dad, y apre­cia­mos la al­tí­si­ma ca­li­dad ac­to­ral de un Jim Ca­rrey del que na­die es­pe­ra­ba al­go así.

Años des­pués, Ca­rrey pro­ta­go­ni­zó otras pe­lí­cu­las que desafia­ron su ta­len­to, en­tre las que se des­ta­can Man on the Moon y Eter­nal Suns­hi­ne of the Spotless Mind. Ga­na­dor de dos Glo­bos de Oro, pe­ro ig­no­ra­do olím­pi­ca­men­te por los Ós­car, Jim Ca­rrey fue ala­ba­do por la crí­ti­ca por su par­ti­ci­pa­ción en es­tas tres pe­lí­cu­las.

EL JO­KER DE HEATH LED­GER SE HA­BÍA CON­VER­TI­DO EN UN ÍCONO TAN GRAN­DE QUE HAS­TA HOY LOS VI­LLA­NOS Y PER­SO­NA­JES DE CUAN­TA PE­LÍ­CU­LA DE SU­PER­HÉ­ROE SA­LIE­RA AL MER­CA­DO SON COM­PA­RA­DOS CON ÉL

“Creo que lo que no te ma­ta, sim­ple­men­te te ha­ce más extraño”, Heath Led­ger, The Dark Knight

De­fi­ni­ti­va­men­te, la más sor­pren­den­te de to­das es­tas ac­tua­cio­nes es la de Heath Led­ger co­mo The Jo­ker en The Dark Knight. Cuan­do Ch­ris­top­her No­lan anun­cia­ba (ha­ce 6 años más o me­nos) que Led­ger era su ele­gi­do pa­ra en­car­nar al nue­vo Gua­són, el pú­bli­co y los fa­ná­ti­cos se al­za­ron en fu­ria pa­ra pro­tes­tar. ¿Quién se­ría su pre­cia­do Jo­ker? ¿El mis­mo de 10 co­sas que odio de ti? ¿ Ca­sa­no­va, Bro­ke­back Moun­tain, Co­ra­zón de ca­ba­lle­ro? ¡Ese hom­bre era in­digno de se­me­jan­te pa­pel! Y, sin em­bar­go, su interpretación le va­lió el ca­ri­ño y res­pe­to de ci­né­fi­los y es­pec­ta­do­res en ge­ne­ral, has­ta hoy.

Pa­ra en­car­nar al Jo­ker, Heath Led­ger se in­ter­nó en una ha­bi­ta­ción por más de un mes, en bus­ca de ab­sor­ber el personaje, pro­ce­sar sus ras­gos e in­cluir las ca­rac­te­rís­ti­cas que con­si­de­ra­ba ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer­las su­yo, tal co­mo la par­ti­cau­lar ri­sa del personaje. Ale­ján­do­se com­ple­ta­men­te del Gua­són que Jack Nic­kol­son in­ter­pre­tó en 1989, Heath en­tre­gó un personaje a me­dio ca­mino de Alex de Lar­ge ( La na­ran­ja me­cá­ni­ca, de Stan­ley Ku­brick) y Sid Vi­cious (gui­ta­rris­ta de Sex Pis­tols), a quie­nes to­mó co­mo ejem­plo pa­ra mol­dear a es­te Jo­ker, sor­pren­den­te­men­te os­cu­ro, en con­tra­po­si­ción a los gua­so­nes de pe­lí­cu­las an­te­rio­res.

El fa­lle­ci­mien­to de Heath Led­ger en enero del 2008 atra­jo la aten­ción de to­dos, pe­ro la War­ner Bros. ha­bía anun­cia­do que las es­ce­nas del Gua­són ya fue­ron ter­mi­na­das an­tes del trá­gi­co acon­te­ci­mien­to. La ma­la suer­te del ac­tor tam­bién au­men­tó las ex­pec­ta­ti­vas del pú­bli­co an­te la pe­lí­cu­la y, cuan­do es­ta fi­nal­men­te vio la luz, Led­ger se con­vir­tió en el nue­vo es­tán­dar pa­ra el Gua­són. El Jo­ker de Heath Led­ger se ha­bía con­ver­ti­do en un ícono tan gran­de que has­ta hoy los vi­lla­nos y per­so­na­jes de cuan­ta pe­lí­cu­la de su­per­hé­roe sa­lie­ra al mer­ca­do son com­pa­ra­dos con él.

Un Ós­car pós­tu­mo es el pre­mio que re­ci­bió la fa­mi­lia del ac­tor lue­go de su muer­te, pe­ro nin­gu­na es­ta­tui­lla se com­pa­ra­rá nun­ca con la enor­me ad­mi­ra­ción que los mi­les de fans ex­pre­sa­ron lue­go de ver va­rias ve­ces la pe­lí­cu­la. The Dark Knight es, has­ta hoy, una de las me­jo­res pe­lí­cu­las de Bat­man y el mé­ri­to ma­yor per­te­ne­ce al sor­pre­si­vo tra­ba­jo de un sub­es­ti­ma­do ac­tor.

LA MA­YOR SOR­PRE­SA DE LA PE­LÍ­CU­LA VINO POR PAR­TE DE ME­LIS­SA MCCARTHY RO­BAN­DO CA­DA ES­CE­NA EN LA QUE APA­RE­CÍA Y RE­PAR­TIEN­DO RI­SAS (A VE­CES, UN PAR DE LÁ­GRI­MAS)

“Quie­ro que me pro­me­tas al­go. Pro­mé­te­me que no me vas a te­ner lás­ti­ma so­lo por­que soy cie­go”, Ja­mie Foxx, Ray

En se­tiem­bre del 2004 se es­tre­nó una pe­lí­cu­la que mar­ca­ría his­to­ria en­tre las de­más bio­pics. Tres me­ses des­pués del fa­lle­ci­mien­to del le­gen­da­rio can­tan­te de soul, R&B y jazz Ray Char­les, la pe­lí­cu­la de su vi­da fue pro­yec­ta­da por pri­me­ra vez en el Festival In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de To­ron­to (TIFF) con Ja­mie Foxx en el pa­pel pro­ta­gó­ni­co.

Ese se­ría el pa­pel que de­fi­ni­ría a Foxx co­mo un ac­tor de Cla­se A (A-list). Las ex­pec­ta­ti­vas del pú­bli­co y la crí­ti­ca en Ray no eran muy al­tas, pues has­ta en­ton­ces los pa­pe­les de Foxx no ha­bían si­do par­ti­cu­lar­men­te ela­bo­ra­dos (ex­cep­tuan­do Co­lla­te­ral, es­tre­na­da el mis­mo año que Ray y por la que re­ci­bió una no­mi­na­ción al Ós­car). La pro­duc­ción de la pe­lí­cu­la to­mó al­re­de­dor de 15 años, pues ningún es­tu­dio gran­de se ani­ma­ba a fi­nan­ciar­la; fi­nal­men­te, fue el pro­pio di­rec­tor Tay­lor Hack­ford quien cos­teó por com­ple­to el fil­me.

Sin em­bar­go, el es­treno en el TIFF re­ci­bió la aten­ción del mun­do, y la interpretación de Foxx en la piel del le­gen­da­rio Ray Char­les fue ova­cio­na­da. Ja­mie Foxx se pa­só me­ses tra­ba­jan­do su personaje, vi­si­tan­do al mis­mís­mo Char­les y prac­ti­can­do piano has­ta al­tas ho­ras de la no­che, pues en to­das las es­ce­nas en que es­ta­ba fren­te a la cá­ma­ra, Ja­mie in­ter­pre­ta­ba las pie­zas (en piano) él mis­mo. Su tra­ba­jo com­pro­me­ti­do y ex­ce­len­te ac­tua­ción le va­lie­ron un Globo de Oro, un BAF­TA y un Ós­car.

“¡Soy ‘la vi­da’, An­nie, y es­toy mor­dién­do­te en el tra­se­ro!”, Me­lis­sa McCarthy, Bri­des­maids

Me­gan es ese personaje de la vi­da real que po­cas ve­ces ve­mos en el ci­ne. Tos­ca, ra­ra y con mu­cho, mu­cho amor, Me­gan lle­gó al ci­ne pa­ra ro­bar co­ra­zo­nes y dar “amor sal­va­je”, la úni­ca cla­se de amor que sa­be dar.

Bri­des­maids fue, en mu­chos sen­ti­dos, una sor­pre­sa y un éxi­to ro­tun­do en el 2011, con­tan­do la his­to­ria de An­nie, una mujer con tan­ta ma­la suer­te que de­be li­diar con el ca­sa­mien­to de su me­jor ami­ga y to­do lo que eso aca­rrea. Sin em­bar­go, la ma­yor sor­pre­sa de la pe­lí­cu­la vino por par­te de Me­lis­sa McCarthy y su personaje Me­gan, ro­ban­do ca­da es­ce­na en la que apa­re­cía y re­par­tien­do ri­sas (a ve­ces, un par de lá­gri­mas).

Du­ran­te la pe­lí­cu­la, es Me­gan el personaje más pro­fun­do (y tam­bién el más jo­co­so), ya que ter­mi­na dan­do las más gran­des en­se­ñan­zas a la pro­ta­go­nis­ta, An­nie (Kris­ten Wiig), lle­van­do la tra­ma a la di­ver­ti­da y épi­ca con­clu­sión que se me­re­ce. McCarthy ga­nó dos MTV Mo­vie Award por su pa­pel, ade­más de un Peo­ple’s Choi­ce Award y va­rias no­mi­na­cio­nes im­por­tan­tes, in­clu­yen­do una no­mi­na­ción al pre­mio Ós­car de La Aca­de­mia.

“‘To­do lo que ne­ce­si­tás es amor y creer en vos mis­ma”. Lin­da idea. No fun­cio­na exac­ta­men­te así”, Char­li­ze The­ron, Mons­ter

Cuan­do se es­tre­nó Mons­ter, los crí­ti­cos la lla­ma­ron “la me­jor pe­lí­cu­la del año”. Cuan­do se die­ron cuen­ta de que la ac­triz pro­ta­go­nis­ta era Char­li­ze The­ron, no pu­die­ron creer­lo. Es que The­ron, pa­ra in­ter­pre­tar a Ai­leen Wuor­nos, pa­só por un pro­ce­so de trans­for­ma­ción tan gran­de que era di­fí­cil ver a la her­mo­sa mujer de­ba­jo de tan­to ma­qui­lla­je.

Mons­ter cuen­ta la his­to­ria de Ai­leen, una pros­ti­tu­ta con­de­na­da a muer­te por ha­ber ase­si­na­do a sie­te hom­bres. Tam­bién es la his­to­ria de Ai­leen, una mujer con mu­chos pro­ble­mas y ena­mo­ra­da de Selby (Ch­ris­ti­na Ric­ci), que tra­ta de man­te­ner a am­bas, de tra­ba­jar ho­nes­ta­men­te (no lo con­si­gue por sus an­te­ce­den­tes y as­pec­to). En al­gún mo­men­to, las lí­neas se di­fu­mi­nan tan­to que Ai­leen dis­cu­te la mo­ra­li­dad del ase­si­na­to y las co­sas que es ca­paz de ha­cer por man­te­ner a Selby a su la­do.

Char­li­ze The­ron subió 14 ki­los pa­ra in­ter­pre­tar a Wuor­nos, ade­más de usar den­ta­du­ra pos­ti­za y ki­los de ma­qui­lla­je. El re­sul­ta­do fue tan per­fec­to que la ac­triz se lle­vó más de diez pre­mios por su pa­pel, en­tre los cua­les se cuen­tan un Ós­car y un Globo de Oro, ade­más de pre­mios en va­rios fes­ti­va­les. Ro­ger Ebert, uno de los crí­ti­cos de ci­ne más res­pe­ta­dos del mun­do, di­jo que “es una de las más gran­des in­ter­pre­ta­cio­nes en la his­to­ria del ci­ne”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.