Edi­to­rial

High Class - - Hc/Contenido -

Años atrás no era fa­ná­ti­ca de mis cum­plea­ños. Pe­ro ha­ce al­gu­nos, cuan­do coin­ci­día con la fe­cha de cie­rre de la re­vis­ta y eran las diez de la no­che y se­guía en la ofi­ci­na, con mis fa­mi­lia­res y ami­gos es­pe­rán­do­me en ca­sa pa­ra apa­gar las ve­li­tas, fui en­con­trán­do­le un nue­vo sa­bor y sig­ni­fi­ca­do.

Los que me es­pe­ra­ban en ca­sa no po­dían en­ten­der có­mo se­guía tra­ba­jan­do has­ta esa ho­ra ¡el día de mi cum­plea­ños! Pe­ro so­lo quie­nes me co­no­cen muy bien sa­ben que pa­ra mí que­dar­me has­ta esa ho­ra en la ofi­ci­na no era un sa­cri­fi­cio, era una sa­tis­fac­ción enor­me. Ca­da edición sig­ni­fi­ca la cul­mi­na­ción de un tra­ba­jo en con­jun­to, per­fec­ta­men­te coor­di­na­do y con un mis­mo ob­je­ti­vo, su­pe­rar­nos en ca­da nú­me­ro. Y cuan­do se tra­ba­ja de es­ta ma­ne­ra, no se ha­bla de sa­cri­fi­cio, se ha­bla de sa­tis­fac­ción.

Cuan­do en­tré de pa­san­te en High Class, ha­ce ya 6 años y 7 me­ses, ja­más hu­bie­ra pen­sa­do que en­con­tra­ría mi lu­gar en el mun­do. Un tra­ba­jo en el cual po­dría co­mu­ni­car­me con la gen­te de una ma­ne­ra don­de las po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas, y ha­cer­los dis­ten­der­se y en­tre­te­ner­se con ca­da no­ta.

En­tré a la re­vis­ta cuan­do se es­ta­ba ar­man­do la edición nú­me­ro 4, y hoy lan­za­mos la 72, or­gu­llo­sos de fes­te­jar nues­tro sép­ti­mo aniversario con to­dos nues­tros lec­to­res. Por eso, y ha­cien­do un jue­go con la can­ti­dad de ve­li­tas que apa­ga­mos, no quie­ro de­jar de agra­de­cer a sie­te gran­des gru­pos: Pri­me­ro, a los di­rec­ti­vos de la Edi­to­rial por de­jar­nos vo­lar en ca­da edición y no cor­tar­nos las alas nun­ca; se­gun­do, al de­par­ta­men­to Co­mer­cial, que se en­car­ga de dar a co­no­cer nues­tro pro­duc­to a las em­pre­sas y que con­fían en no­so­tros; ter­ce­ro, a los co­la­bo­ra­do­res de ca­da ru­bro y co­lum­nis­tas, que en­con­tra­ron su lu­gar en nues­tras pá­gi­nas y nos de­di­can to­dos los me­ses su tiem­po; cuar­to, a nues­tras fa­mi­lias, por el apo­yo in­con­di­cio­nal de siem­pre y por­que sa­ben que so­mos fe­li­ces con lo que ha­ce­mos to­dos los días; quin­to, a to­dos los clien­tes que edición tras edición con­fían en nues­tro cri­te­rio y pro­fe­sio­na­lis­mo; sex­to, a to­das aque­llas per­so­nas que pa­sa­ron por la re­vis­ta, por­que to­dos de­ja­ron su hue­lla; y por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, a vos, que­ri­do lec­tor, por­que tus crí­ti­cas nos ayu­dan a cre­cer to­dos los me­ses, por­que nos mo­ti­vás a dar­te lo me­jor, y por ele­gir­nos ha­ce 7 años.

Que si­ga­mos cum­plien­do años, que si­ga­mos con­tan­do con tu apo­yo, que si­ga­mos ha­cien­do lo que nos gusta. ¡Sa­lud!

Edi­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.