CAN­CÚN

High Class - - Hc/sociales -

EL DESTINO VE­RA­NIE­GO POR EX­CE­LEN­CIA

Can­cún (Kaan Kun) sig­ni­fi­ca “ni­do de ser­pien­tes”, en la len­gua de los an­ti­guos ma­yas. Es­tá ubi­ca­do al su­r­es­te de Mé­xi­co a ca­si 2.000 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal. Ac­tual­men­te, es el lu­gar más vi­si­ta­do del país y el cen­tro tu­rís­ti­co más fa­mo­so en todo el mun­do, jun­to con Acapulco.

Ha­ce 30 años, Can­cún no era más que una is­la de­sier­ta de pla­yas vír­ge­nes, pe­ro el Go­bierno me­xi­cano en­con­tró en sus 22 ki­ló­me­tros de cos­ta una pro­me­te­do­ra ciu­dad tu­rís­ti­ca. Te­nien­do de un la­do el mar Ca­ri­be, y del otro a la La­gu­na ni­chup­té, Can­cún al­ber­ga un trán­si­to tu­rís­ti­co tan bueno co­mo exi­to­so. Pe­ro no todo es pla­ya en Can­cún. Lo­ca­li­za­do en la es­qui­na nor­des­te de la pe­nín­su­la de Yucatán, se con­si­de­ra que es la en­tra­da al mun­do de la ci­vi­li­za­ción ma­ya. Su be­lle­za na­tu­ral es su ma­yor atrac­ti­vo.

Sus mo­der­nos cen­tros co­mer­cia­les y lo­ca­les de en­tre­te­ni­mien­to, pro­po­nen dis­trac­ción y un ser­vi­cio de pri­mer ni­vel pa­ra sus más de tres millones de vi­si­tan­tes anua­les. Can­cún fue desa­rro­lla­da co­mo una ciu­dad es­pe­cí­fi­ca­men­te tu­rís­ti­ca es por ello que com­bi­na aven­tu­ra mo­der­na, la tran­qui­li­dad de los te­so­ros cul­tu­ra­les, y su ex­ten­sa ve­ge­ta­ción.

Lo que al­gu­na vez fue una pe­que­ña vi­lla con me­nos de 15 fa­mi­lias que vi­vían de lo que pes­ca­ban, es hoy un tran­si­ta­do destino ve­ra­nie­go. Los aman­tes del de­por­te po­drán re­la­jar­se en sus gran­des cam­pos de golf, mien­tras no es­tén bu­cean­do en el pro­fun­do mar o ha­cien­do es­nór­quel en los ya men­cio­na­dos arre­ci­fes de co­ral. Su fan­tás­ti­co sol in­vi­ta a ten­der­se en la blan­ca are­na del destino va­ca­cio­nal más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na.

En es­ta ciu­dad nos en­con­tra­mos con el so­fis­ti­ca­do Pa­ra­di­sus Can­cún, un es­pec­ta­cu­lar ho­tel 5 es­tre­llas que ofre­ce un ser­vi­cio de al­tí­si­ma ca­li­dad. Es­tra­té­gi­ca­men­te ubi­ca­do, brin­da la opor­tu­ni­dad de ex­pe­ri­men­tar la im­po­nen­te be­lle­za de las pla­yas con las co­mo­di­da­des de un com­ple­jo de lu­jo. Pa­ra­di­sus Can­cún cuen­ta con ha­bi­ta­cio­nes sun­tuo­sas y una de­co­ra­ción tan ele­gan­te que se re­fle­ja en ca­da detalle de to­dos los rin­co­nes del com­ple­jo.

Pa­ra es­ca­par del bu­lli­cio de la pla­ya, se pue­de ele­gir en­tre las 4 pis­ci­nas de es­ti­lo la­gu­na que po­see el ho­tel u op­tar por al­guno de los 9 ba­res y 7 res­tau­ran­tes con ser­vi­cio cu­li­na­rio óp­ti­mo. Si la vi­si­ta es en fa­mi­lia, el Fa­mily Con­cier­ge fue crea­do pa­ra que las ha­bi­ta­cio­nes ofrez­can aten­cio­nes ex­clu­si­vas tan­to pa­ra los ni­ños co­mo pa­ra los pa­dres.

El Pa­ra­di­sus es con­si­de­ra­do co­mo el me­jor ho­tel de todo Can­cún. El ser­vi­cio ho­te­le­ro se ve com­ple­men­ta­do por los nue­ve ho­yos del cam­po de golf que com­bi­na el ver­de cés­ped con la ma­ra­vi­llo­sa vis­ta del océano, y por el ser­vi­cio del YHI Spa, un es­pa­cio re­vi­ta­li­zan­te que equi­li­bra la ener­gía cor­po­ral por me­dio de la aro­ma­te­ra­pia, una ilu­mi­na­ción te­nue y una de­co­ra­ción se­re­na.

Pis­ci­na y sec­tor de Royal Ser­vi­ce del Ho­tel Pa­ra­di­sus Can­cún

Res­tau­ran­te Tem­po del pres­ti­gio­so chef Mar­tin Be­ra­sa­te­gui (6 es­tre­llas Mi­che­lin) en el Ho­tel Pa­ra­di­sus Can­cún

Res­tau­ran­te Ba­na del Ho­tel Pa­ra­di­sus Can­cún

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.