¿EXIS­TEN ALI­MEN­TOS QUE PRO­VO­CAN ADIC­CIÓN?

Có­mo re­co­no­cer­los y apren­der a con­su­mir­los con mo­de­ra­ción

High Class - - Hc/nutrición - Por la Lic. Rosana Aben­te, nu­tri­cio­nis­ta

Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Jour­nal Of Clinical In­ves­ti­ga­tion ase­gu­ra que exis­ten cier­tos ali­men­tos que in­cre­men­tan la adic­ción por em­pe­zar a co­mer y no te­ner el con­trol pa­ra de­te­ner­se. Si te ga­nan los an­to­jos o co­més de ma­ne­ra com­pul­si­va pue­de ser que tu cerebro es­té obli­gán­do­te a co­mer.

Al­gu­nos ali­men­tos con­tie­nen cier­tas sus­tan­cias que pro­mue­ven la pro­duc­ción de la hor­mo­na que en el cerebro cau­sa una sen­sa­ción de pla­cer y sa­tis­fac­ción al con­su­mir­los. Si lo ha­cés de ma­ne­ra ex­ce­si­va po­drías em­pe­zar a co­mer más y más pa­ra sen­tir el bienestar que ge­ne­ra y, se­gún ex­pli­ca un es­tu­dio del Jour­nal of Ad­dic­tion Me­di­ci­ne, es­to pue­de lle­var a la adic­ción.

DA­ME MÁS Y MÁS

El cerebro im­pi­de aban­do­nar el de­seo de in­ge­rir co­mi­da rá­pi­da. Un es­tu­dio lo­gró de­mos­trar que los con­su­mi­do­res de es­te ti­po de ali­men­tos son tan adic­tos co­mo los fu­ma­do­res y los al­cohó­li­cos. El cir­cui­to es el mis­mo: la co­mi­da crea una reac­ción química en el cerebro, al igual que otras sus­tan­cias adic­ti­vas. Así, el sis­te­ma se de­te­rio­ra cau­san­do una res­pues­ta ca­da vez me­nor, en­ton­ces se ne­ce­si­ta au­men­tar su con­su­mo pa­ra pro­vo­car el mis­mo efec­to.

Los sín­to­mas de la adic­ción por la co­mi­da abar­can el so­bre­pe­so, el can­san­cio, la de­pre­sión, el de­seo de dul­ces y ha­ri­nas, la fal­ta de con­cen­tra­ción, el es­tre­ñi­mien­to y el au­men­to del co­les­te­rol, en­tre otros que po­de­mos ci­tar. To­dos es­tos sín­to­mas se de­ben prin­ci­pal­men­te a UNA MA­LA ali­men­ta­ción.

¿QUÉ ES LA SE­RO­TO­NI­NA Y QUÉ TIE­NE QUE VER CON TODO ES­TO?

Es una sus­tan­cia o neu­ro­trans­mi­sor que exis­te en el cerebro. Sus ni­ve­les ele­va­dos ge­ne­ran la sen­sa­ción de pla­cer y bienestar, dis­mi­nu­yen­do el de­seo de co­mer ha­ri­nas y dul­ces. En tan­to que sus ni­ve­les dis­mi­nui­dos oca­sio­nan an­gus­tia, tris­te­za y un ma­yor de­seo de co­mer dul­ces o ha­ri­nas.

Cuan­do co­me­mos un pan, una cu­cha­ra­da de dul­ce o un cho­co­la­te, se ele­van los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na en el cerebro. Es por ello que la tris­te­za que pro­du­cen los ni­ve­les ba­jos de se­ro­to­ni­na se tor­na en ale­gría, des­pués de ha­ber in­ge­ri­do es­te ti­po de ali­men­tos.

La pro­duc­ción de se­ro­to­ni­na es ela­bo­ra­da por una glán­du­la que es­tá den­tro del cerebro, de­no­mi­na­da glán­du­la pi­neal o ter­cer ojo, la cual se ac­ti­va al ano­che­cer y va dis­mi­nu­yen­do su pro­duc­ción du­ran­te la cla­ri­dad. Tal es así que en­ton­ces, al ama­ne­cer la se­ro­to­ni­na se en­cuen­tra muy ele­va­da. Es por es­ta ra­zón que al des­per­tar­nos es­ta­mos tran­qui­los y no sen­ti­mos la ne­ce­si­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.