GRACIAS, VÍC­TOR BO­GA­DO

Un nue­vo des­per­tar ciu­da­dano

High Class - - Hc/opinión - Por Ale­jan­dra Váz­quez

Pro­ba­ble­men­te la no­ti­cia más so­na­da del 2013 fue el blin­da­je otor­ga­do al se­na­dor co­lo­ra­do Víc­tor Bo­ga­do y la mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na que se dio co­mo con­se­cuen­cia de los 23 se­na­do­res que no vo­ta­ron a fa­vor del desafue­ro, y que hoy en día no son bien­ve­ni­dos en más de 100 lo­ca­les de di­ver­sos ru­bros.

No es el pri­mer ca­so de im­pu­ni­dad que se dio en Pa­ra­guay. Ni si­quie­ra es el más gra­ve de to­dos los atro­pe­llos que tu­vi­mos que su­frir los pa­ra­gua­yos. La­men­ta­ble­men­te es ca­si se­gu­ro que tam­po­co se­rá el úl­ti­mo.

Sin em­bar­go, es­te ca­so pa­re­ce ser esa úl­ti­ma go­ta que col­mó el va­so, el aca­bo­se, el col­mo de los col­mos, lo que hi­zo que re­bo­se la olla, lo que de­jó al des­cu­bier­to la ba­su­ra que ya era im­po­si­ble de es­con­der ba­jo la alfombra.

Víc­tor Bo­ga­do no es el úni­co en ti­rar por la bor­da todo prin­ci­pio de me­ri­to­cra­cia que de­be­ría im­pe­rar en los car­gos pú­bli­cos, más aun de aque­llos que tie­nen, na­da más y na­da me­nos, la ta­rea de ser los re­pre­sen­tan­tes de una na­ción, en teo­ría, de­mo­crá­ti­ca.

El se­na­dor co­lo­ra­do es so­lo uno de los tan­tos (sin dis­cri­mi­na­ción par­ti­da­ria) cul­pa­bles de per­pe­tuar la cul­tu­ra del bra­gue­ta­so y la de­sigual­dad de opor­tu­ni­da­des.

Son ellos los cul­pa­bles de la men­ta­li­dad de hu­rre­ro y chu­pa­me­dias pro­fe­sio­nal, roe­do­res de sec­cio­nal que se pien­san me­ri­to­rios de ser “ubi­ca­dos” en pues­tos de tra­ba­jo, por el sim­ple he­cho de sa­ber gri­tar lo que los po­de­ro­sos ne­ce­si­tan es­cu­char pa­ra lle­gar a don­de as­pi­ran.

Son ellos los cul­pa­bles de que pro­fe­sio­na­les que se que­ma­ron las pes­ta­ñas pre­pa­rán­do­se, ha­yan te­ni­do que ir a otros paí­ses en bus­ca de es­pa­cios que no en­con­tra­ron en su pro­pio país. Mien­tras, acá, te­ne­mos ase­so­res que son ase­si­nos se­ria­les del idio­ma cas­te­llano, so­lo por nom­brar una de sus tan­tas bar­ba­ri­da­des.

Sin em­bar­go, creo que de­be­mos ser jus­tos y de­cir real­men­te “Gracias, Víc­tor Bo­ga­do y aso­cia­dos”, por­que su to­tal des­pre­cio ha­cia el Pa­ra­guay, su evi­den­te ca­ren­cia de ele­gan­cia y las ín­fu­las de gran­de­za de él y los su­yos nos des­per­ta­ron, y me in­clu­yo. An­da­ba dor­mi­da y me des­per­té. Aho­ra ya no quie­ro ce­rrar los ojos.

El atro­pe­llo de Víc­tor Bo­ga­do y una enor­me par­te de la cla­se po­lí­ti­ca hi­cie­ron que nos sin­ta­mos de vuel­ta par­te de al­go por lo que va­le la pe­na lu­char y ha­cer rui­do. Nos re­cor­dó aquel pa­sa­do ne­fas­to al que no que­re­mos vol­ver ja­más.

Oja­lá que con la ayu­da de una pren­sa com­pro­me­ti­da y una so­cie­dad in­quie­ta, po­da­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos de que al me­nos no va­mos a per­mi­tir que se con­do­ne la deu­da que las au­to­ri­da­des tie­nen con el país. En­ton­ces, bueno: gracias, Víc­tor. No te va­mos a ol­vi­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.