EL ÉXI­TO DEL FRA­CA­SO

Re­sig­ni­fi­can­do la vi­da

High Class - - Hc/psicología - Por Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

Una his­to­ria chi­na ha­bla de un an­ciano la­bra­dor que te­nía un vie­jo ca­ba­llo pa­ra cul­ti­var sus cam­pos. Un día, el ca­ba­llo es­ca­pó a las mon­ta­ñas. Cuan­do los ve­ci­nos del an­ciano se acer­ca­ron pa­ra com­pa­de­cer­se de él, y la­men­tar su des­gra­cia, el la­bra­dor les re­pli­có: “¿Ma­la suer­te? ¿Bue­na suer­te? ¿Quién sa­be?”. Una se­ma­na des­pués, el ca­ba­llo vol­vió de las mon­ta­ñas tra­yen­do con­si­go una ma­na­da de ca­ba­llos. En­ton­ces los ve­ci­nos fe­li­ci­ta­ron al la­bra­dor por su bue­na suer­te. Es­te les res­pon­dió: “¿Bue­na suer­te? ¿Ma­la suer­te? ¿Quién sa­be?”. Cuan­do el hi­jo del la­bra­dor in­ten­tó do­mar uno de aque­llos ca­ba­llos sal­va­jes, ca­yó y se rom­pió una pier­na. Todo el mun­do con­si­de­ró es­to co­mo una des­gra­cia. No así el la­bra­dor, quien se li­mi­tó a de­cir: “¿Ma­la suer­te? ¿Bue­na suer­te? ¿Quién sa­be?”. Una se­ma­na más tar­de, el ejér­ci­to en­tró en el po­bla­do y fue­ron re­clu­ta­dos to­dos los jó­ve­nes que se en­con­tra­ban en bue­nas con­di­cio­nes. Cuan­do vie­ron al hi­jo del la­bra­dor con la pier­na ro­ta le de­ja­ron tran­qui­lo. ¿Ha­bía si­do bue­na suer­te? ¿Ma­la suer­te? ¿Quién sa­be? Lle­ga­mos a fin de año y el re­cuen­to de los éxi­tos y fra­ca­sos co­bran re­le­van­cia. Mu­chas per­so­nas ca­li­fi­ca­mos al año que se va co­mo un año de bue­na o ma­la suer­te por­que inevi­ta­ble­men­te nos me­di­mos por la can­ti­dad de lo­gros que he­mos ob­te­ni­do y nos juz­ga­mos por los fra­ca­sos. Re­me­mo­ra­mos y nos cues­tio­na­mos ca­si au­to­má­ti­ca­men­te todo lo que he­mos he­cho por lo­grar una me­ta, un ne­go­cio, un tra­ba­jo, un via­je, un sue­ño pen­dien­te y, si no pu­di­mos con­se­guir­lo, nos cau­sa tris­te­za o frus­tra­ción.

Pa­ra mu­chas per­so­nas es­tos cues­tio­na­mien­tos son más pro­fun­dos: si la vi­da es jus­ta o in­jus­ta, si nos me­re­ce­mos cier­tas co­sas, et­cé­te­ra, y es­ta di­ná­mi­ca se da si te­ne­mos la cos­tum­bre de mi­rar con la óp­ti­ca que di­vi­de el éxi­to y el fra­ca­so la suer­te o la ma­la suer­te a las cir­cuns­tan­cias de la vi­da, lo que nos ha­cen po­la­ri­zar es­tos re­sul­ta­dos y nos pue­den pro­du­cir es­ta­dos fal­sos de an­sie­dad o ma­nía, de­pre­sión o fe­li­ci­dad, que no siem­pre se con­di­cen con la reali­dad glo­bal, por­que cual­quier si­tua­ción pue­de es­con­der, por ejem­plo, en la ma­la suer­te, una ben­di­ción y en la bue­na suer­te, una mal­di­ción. La vi­da mis­ma nos plan­tea pa­ra­do­jas exis­ten­cia­les que nos pro­du­cen una sen­sa­ción de in­jus­ti­cia dia­ria. Mu­chos ar­tis­tas no pue­den rea­li­zar su vo­ca­ción por­que tie­nen que es­tar

EL ÉXI­TO NO ES SI­NÓ­NI­MO DE FE­LI­CI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.