ME­JOR SO­LOS QUE…

Có­mo en­con­trar mo­ti­va­ción en la so­le­dad

High Class - - Psicologia - Por Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psicóloga

Por lo ge­ne­ral aso­cia­mos la so­le­dad con la tris­te­za y el abu­rri­mien­to. Pe­ro una co­sa es es­tar so­lo y otra es sen­tir­se so­lo, por­que no to­dos los que vi­ven so­los se sien­ten así y hay per­so­nas que se sien­ten so­las es­tan­do ro­dea­das de gen­te.

Es­to ocu­rre por­que la sen­sa­ción de so­le­dad es una vi­ven­cia muy per­so­nal, cir­cuns­tan­cial y si­tua­cio­nal. Tie­ne que ver con la for­ma que nos cria­ron, con el arrai­go a nues­tra tie­rra, a nues­tra cul­tu­ra, a cir­cuns­tan­cias de la vi­da co­mo la muer­te de un ser que­ri­do o una se­pa­ra­ción afec­ti­va. Tam­bién es­tá de­ter­mi­na­da por el me­dio so­cial en don­de vi­vi­mos y, par­ti­cu­lar­men­te, en nues­tra cul­tu­ra bus­ca­mos ca­si de­ses­pe­ra­da­men­te ma­ne­ras de neu­tra­li­zar la so­le­dad, ya sea en apa­rien­cia o en reali­dad.

Por ejem­plo, a tra­vés del con­su­mis­mo, la te­le­vi­sión, in­ter­net, las fies­tas, a ve­ces nos em­bo­ta­mos con el ba­ru­llo, las com­pras, el fa­na­tis­mo, la ebrie­dad y así cree­mos que el su­fri­mien­to que atri­bui­mos a la so­le­dad, por mo­men­tos, se des­va­ne­ce. Por otro la­do, for­ma­mos gru­pos o de­sea­mos per­te­ne­cer a al­guno, por­que cree­mos que la au­sen­cia de per­so­nas de­ter­mi­na la so­le­dad de nues­tras vi­das. For­ma­mos pa­re­ja, fa­mi­lia, gru­pos en la es­cue­la, el tra­ba­jo, etc., y los for­ta­le­ce­mos en el desa­rro­llo de múltiples ac­cio­nes gre­ga­rias co­mo los de­por­tes y ac­cio­nes so­cia­les, po­lí­ti­cas y re­li­gio­sas, sa­tu­rán­do­nos de ac­ti­vi­da­des.

Mu­chas ve­ces, in­clu­si­ve con to­do el ar­se­nal que te­ne­mos en con­tra de la so­le­dad, nos sen­ti­mos so­los y qui­zás, in­vo­lun­ta­ria­men­te, des­gra­cia­dos. La per­cep­ción de so­le­dad tam­bién es­tá da­da por la pre­sión so­cial que re­pro­cha a los so­li­ta­rios, obli­gán­do­los a evi­tar­la. El so­cial pain o do­lor so­cial es una reali­dad psi­co­ló­gi­ca que se per­ci­be co­mo au­to­cas­ti­go, re­cha­zo y de­pre­sión, y es­tá de­ter­mi­na­do por la idea de có­mo nos ven los de­más y, en una so­cie­dad que evi­ta la so­le­dad a to­da cos­ta, si es­ta­mos so­los, nos sen­ti­mos mar­gi­na­dos.

Pe­ro qui­zás si com­pren­de­mos el por­qué de es­tas sen­sa­cio­nes, bus­que­mos la ra­zón de es­te va­cío en otros mo­ti­vos más pro­fun­dos y to­me­mos la so­le­dad co­mo par­te in­he­ren­te de la vi­da y has­ta co­mo una vir­tud en vez de una con­de­na y po­da­mos vi­vir­la des­de otra pers­pec­ti­va, in­clu­si­ve, ele­gir­la. Una in­no­va­do­ra en­cues­ta de AARP The Ma­ga­zi­ne re­ve­la que mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses ma­yo­res su­fren de so­le­dad cró­ni­ca, y son ca­da vez más: de las 3012 per­so­nas ma­yo­res de 45 años que par­ti­ci­pa­ron en es­te es­tu­dio, el 35 % son so­li­ta­rios cró­ni­cos co­mo in­di­có la UCLA Lo­ne­li­ness Sca­le (Es­ca­la de so­le­dad de UCLA), en com­pa­ra­ción con el 20 % que de­mos­tró una en­cues­ta si­mi­lar ha­ce una dé­ca­da.

La so­le­dad era igual de fre­cuen­te, in­de­pen­dien­te­men­te de la ra­za, el gé­ne­ro o el ni­vel de edu­ca­ción. Ines­pe­ra­da­men­te, la edad mar­ca una di­fe­ren­cia: aque­llos que de­cla­ra­ron su­frir más, no eran los más vie­jos, sino los adul­tos de en­tre 40 y 50 años. Po­de­mos es­pe­cu­lar so­bre las ra­zo­nes por las cua­les nos sen­ti­mos so­los, em­pe­zan­do por los pre­jui­cios que si­guen exis­tien­do so­bre cier­tos es­ti­los de vi­da, ya que se­gui­mos cues­tio­nan­do a las per­so­nas que de­ci­den vi­vir so­las, o las per­so­nas sol­te­ras, a las que eti­que­ta­mos de er­mi­ta­ños, ra­ros o ex­tra­va­gan­tes, o lo que es peor, fra­ca­sa­dos.

Otra cau­san­te de es­ta cre­cien­te sen­sa­ción de ne­ce­si­dad de evi­tar la so­le­dad que per­ci­bi­mos en es­tos tiem­pos, es la al­ta va­lo­ra­ción que he­mos otor­ga­do a las re­des so­cia­les y al es­tar co­nec­ta­dos to­do el tiem­po, co­mo pa­ra no es­tar so­los en nin­gún mo­men­to. Pe­ro la reali­dad es que a pe­sar de evi­tar la so­le­dad, las dis­tan­cias son ca­da vez más di­fí­ci­les de sal­dar, ya sean fí­si­cas co­mo emo­cio­na­les. Pue­de ser por la fal­ta de tiem­po o el trá­fi­co, etc., o por la pér­di­da de trai­ning que te­ne­mos con el tra­to ca­ra a ca­ra. Es­te ais­la­mien­to pa­re­ce ir cre­cien­do a ra­zón de la tec­no­lo­gía y la in­fra­es­truc­tu­ra de una ciu­dad ame­na­zan­te que nos in­vi­ta a en­ce­rrar­nos de la in­se­gu­ri­dad, la con­ta­mi­na­ción, el den­gue y de­más mons­truos. En­ton­ces, or­ga­ni­za­mos nues­tra cueva en ca­sa, don­de las pan­ta­llas om­ni­pre­sen­tes de la te­le­vi­sión e in­ter­net ope­ran co­mo trans­mu­ta­ción de lo real crean­do un mun­do re­la­ti­va­men­te se­me­jan­te a la idea de com­pa­ñía y des­de allí ope­ra­mos con cier­ta tran­qui­li­dad y con­for­mi­dad con el ideal so­cial que nos apre­mia.

LA NE­CE­SI­DAD DE LA SO­LE­DAD

To­da es­ta dis­tan­cia que no­ta­ble­men­te he­mos to­ma­do (en to­do sen­ti­do), qui­zás sea jus­ta y ne­ce­sa­ria por­que en reali­dad ne­ce­si­ta­mos de la so­le­dad con re­la­ción a lo que co­mo es­pe­cie bus­ca­mos. Com­pren­der que una par­te esen­cial del ser hu­mano no es pre­ci­sa­men­te el con­tac­to per­ma­nen­te o que ese ser so­cial tam­bién bus­ca es­tar so­lo, qui­zás nos ayu­de a va­lo­rar y dis­fru­tar de la so­le­dad o del dis­tan­cia­mien­to sin sen­tir­nos exi­gi­dos a eli­mi­nar­la.

En un ar­tícu­lo que ha­bla so­bre los be­ne­fi­cios de la so­le­dad di­ce: “Son es­pe­cies de con­tac­to aque­llas que se api­ñan por pla­cer y per­ma­ne­cen piel con piel du­ran­te ho­ras, co­mo el hi­po­pó­ta­mo, el cer­do o el eri­zo. Pe­ro hay es­pe­cies de no con­tac­to, en­tre las que se en­cuen­tra el ca­ba­llo, el pe­rro, el ga­to, la ra­ta y tam­bién los se­res hu­ma­nos. No nos aguan­ta­mos de­ma­sia­do cer­ca. Pue­de ser que es­te re­cha­zo no pre­do­mi­ne sien­do ca­cho­rros o sien­do be­bés, pe­ro en cuan­to se al­can­za el es­ta­do adul­to, to­da con­for­ta­bi­li­dad re­quie­re hol­gu­ra. Y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.