SCAR­LETT JOHANS­SON

Es­pon­ta­nei­dad que cau­ti­va

High Class - - Front Page - por Fa­bián W. Wain­tal © Copy­right 2014

Des­de que sur­gió con la di­rec­ción de So­fía Cop­po­la en Lost in Trans­la­tion, Scar­lett Johans­son se con­vir­tió en la mu­sa ins­pi­ra­do­ra de Woody Allen, al mis­mo tiem­po que se con­ver­tía en uno de los sím­bo­los se­xua­les de Holly­wood. Y aho­ra, que in­clu­so tie­ne su pro­pia es­tre­lla gra­ba­da en el Pa­seo de la Fa­ma de Holly­wood, trae mu­cha más se­xua­li­dad al ci­ne con las pe­lí­cu­las Don Jon y Un­der the Skin, an­tes de vol­ver co­mo una de las superheroínas de Mar­vel, en las pró­xi­mas ver­sio­nes de Ca­pi­tán Amé­ri­ca y Los ven­ga­do­res 2.

Ya con­tás con tu pro­pia es­tre­lla en el Pa­seo de la Fa­ma de Holly­wood. ¿Có­mo reac­cio­nas­te cuan­do te en­te­ras­te de es­te re­co­no­ci­mien­to?

Fue in­creí­ble. Ni en mis sue­ños más ex­tra­ños pu­de ha­ber ima­gi­na­do que iba a te­ner una es­tre­lla pro­pia. Y me pu­se to­da­vía más fe­liz por­que eli­gie­ron un buen lu­gar, en ca­so de que al­guien quie­ra ir a vi­si­tar­me, es­tá jus­to en la puer­ta del Mu­seo de Ce­ra de Ma­da­me Tus­sauds. Ahí mis­mo.

¿Has­ta qué pun­to le pres­tás aten­ción a la re­per­cu­sión de tu fa­ma? Si ves una re­vis­ta con tu foto en la por­ta­da, por ejem­plo, ¿la com­prás pa­ra leer­la?

La ver­dad... no (ri­sas). Mi abue­la las com­pra to­das y des­pués me las pa­sa. Ella sí com­pra has­ta los ta­bloi­des. Unos me­ses atrás, me lla­mó fe­li­ci­tán­do­me por­que le­yó que iba a te­ner un be­bé. Y ni si­quie­ra me creía cuan­do le di­je que era men­ti­ra (ri­sas).

¿Es di­fí­cil en­con­trar un ca­mino pro­pio en Holly­wood sin caer en las tí­pi­cas ten­ta­cio­nes de la fa­ma?

Su­pon­go que yo pa­sé por un pe­rio­do de tran­si­ción en­tre los ro­les jó­ve­nes y más ma­du­ros, don­de sa­lí de la in­ge­nui­dad. Nun­ca me atra­je­ron tam­po­co las gran­des co­me­dias co­mer­cia­les ni las su­per­pro­duc­cio­nes y por eso fue un ver­da­de­ro desafío en­con­trar el es­ti­lo de pe­lí­cu­las que fun­cio­nan pa­ra mí. So­la­men­te me in­tere­sa tra­ba­jar en pe­lí­cu­las con desafíos ar­tís­ti­cos.

Con tan­ta fa­ma, ¿se sien­te cier­ta pre­sión o al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad de man­te­ner el éxi­to, a la ho­ra de acep­tar una nue­va pe­lí­cu­la?

Ha­ce 20 años que tra­ba­jo y ya no sien­to que ten­ga que pro­bar­le na­da a na­die en es­te pun­to de mi ca­rre­ra. Ten­go la suer­te de man­te­ner un es­ta­tus en mi ca­rre­ra don­de pue­do dar­me el lu­jo de ser se­lec­ti­va. No ten­go que de­cir­le al pú­bli­co quién soy.

¿Vas al ci­ne co­mo una per­so­na nor­mal?

Úl­ti­ma­men­te no tu­ve la opor­tu­ni­dad de ver nin­gu­na pe­lí­cu­la. Ni si­quie­ra en el Fes­ti­val de Ci­ne de Ve­ne­cia que es tan her­mo­so y gla­mo­ro­so. Cuan­do via­jo ca­si ni veo la sa­li­da del ho­tel.

¿Qué pe­lí­cu­las te gus­ta­ría ver, al me­nos?

Hay mu­chas pe­lí­cu­las que me gus­ta­ría ver, co­mo Gra­vity. Un ami­go mío fil­mó The Di­sap­pea­ran­ce of Elea­nor Rigby. Y tam­bién me en­can­ta­ría ver Da­llas Bu­yers Club, con Matt­hew McCo­naug­hey. Ha­cía tiem­po que ve­nía tra­ba­jan­do co­mo ac­triz, pe­ro cuan­do pro­ta­go­ni­zó la pe­lí­cu­la Lost in Tras­la­tion (2003), Scar­lett Johans­son se con­vir­tió en la in­me­dia­ta re­ve­la­ción de Holly­wood, re­ci­bien­do los ofre­ci­mien­tos ju­ve­ni­les más im­por­tan­tes. Ade­más de ha­ber si­do la ima­gen pu­bli­ci­ta­ria del per­fu­me de Cal­vin Klein Eter­nity Mo­ment, en ape­nas dos años fir­mó con­tra­to pa­ra on­ce pe­lí­cu­las. La fa­ma ha­bía lle­ga­do, con la me­jor ex­pe­rien­cia. “En ver­dad, ha­bía em­pe­za­do a ac­tuar cuan­do te­nía sie­te años”, re­cuer­da. “Ha­bía si­do con un per­so­na­je muy chi­co en una obra Off Broad­way que se lla­ma­ba Sop­histry. Y re­cién des­pués em­pe­cé con el ci­ne du­ran­te el ve­rano, cuan­do no te­nía cla­ses en la es­cue­la”. A los 11 ya es­ta­ba tra­ba­jan­do con Sean Con­nery en la pe­lí­cu­la Just Cau­se y re­cién ha­bía cum­pli­do los 14 cuan­do apa­re­ció al la­do de Ro­bert Red­ford en The Hor­se Whis­pe­rer.

Ni si­quie­ra ha­bía pa­sa­do la ma­yo­ría de edad cuan­do la pre­mia­ron co­mo Me­jor Ac­triz en el Fes­ti­val de Ci­ne de Ve­ne­cia con la pe­lí­cu­la Lost in Trans­la­tion y des­de el 2004, tie­ne el ho­nor de for­mar par­te de la ex­clu­si­va Aca­de­mia de Holly­wood que vo­ta a los pre­mios Ós­car. Re­que­ri­da en­tre las ac­tri­ces más jó­ve­nes, Scar­lett Johans­son pro­ta­go­ni­zó con John Tra­vol­ta A Lo­ve Song for Bobby Long an­tes de vi­vir la su­per­ac­ción en The Is­land, con Ewan McG­re­gor mien­tras Woody Allen la ele­gía pa­ra sus pe­lí­cu­las Match Point, Scoop y Vicky Cris­ti­na Bar­ce­lo­na.

Por su­pues­to, tam­bién fue no­ti­cia por cier­tos ro­man­ces fa­mo­sos co­mo el de Be­ni­cio del To­ro y Josh Hart­nett, ade­más del ma­tri­mo­nio con Ryan Rey­nolds, en se­tiem­bre del 2008, que ter­mi­nó en di­vor­cio ape­nas dos años des­pués, con el co­mu­ni­ca­do ofi­cial: “Ha­bien­do co­men­za­do nues­tra re­la­ción con amor, tam­bién con amor y en bue­nos tér­mi­nos, nos ale­ja­mos”. Pe­ro el enor­me ani­llo de dia­man­tes que trae a nues­tra en­tre­vis­ta ade­lan­ta un pró­xi­mo ca­sa­mien­to, sin fe­cha to­da­vía, pe­ro com­pro­me­ti­da al fin con el pe­rio­dis­ta fran­cés Ro­main Dau­riac.

Sin de­jar atrás el símbolo se­xual que tan bien re­pre­sen­ta, mien­tras en el ci­ne se des­ta­ca en­tre Iron­man y Ca­pi­tán Amé­ri­ca con el tra­je de Black Wi­dow, en otras pe­lí­cu­las se lu­ce qui­tán­do­se el tra­je con Don Jon (enamo­ra­da de un adic­to a la por­no­gra­fía) y Un­der The Skin (co­mo una ex­tra­te­rres­tre que se­du­ce a los hom­bres pa­ra qui­tar­les el cuer­po).

Su­pon­go que la me­jor for­ma de es­tar có­mo­da con el cuer­po es acep­tar tu ver­da­de­ro cuer­po. Es al­go que apren­dí cuan­do lo re­co­no­cí yo mis­ma. Me cri­ti­qué de­ma­sia­do co­mo cual­quier mu­jer y cuan­do me di cuen­ta, lo ter­mi­né acep­tan­do.

¿Qué tan di­fí­ci­les son real­men­te las es­ce­nas de des­nu­do o se­xo, en el ro­da­je de una pe­lí­cu­la?

Bueno... son ge­nia­les (ri­sas). No soy nin­gu­na nu­dis­ta por na­tu­ra­le­za, al con­tra­rio de lo que pien­sa la gen­te, pe­ro en cier­ta for­ma es una te­ra­pia de­jar­me lle­var sin cri­ti­car­me tan­to. Los ac­to­res que me acom­pa­ñan (en las es­ce­nas de des­nu­dos), en ge­ne­ral, me ha­cen sen­tir to­tal­men­te se­gu­ra y son muy amo­ro­sos, pe­ro pro­ba­ble­men­te ellos se po­nen más ner­vio­sos que yo. En la pe­lí­cu­la Un­der The Skin, por ejem­plo, na­die bus­ca­ba fa­llas fí­si­cas, so­la­men­te una in­ter­pre­ta­ción y eso me dio co­ra­je a qui­tar­me la ro­pa y al fi­nal, nues­tro es­tu­dio se sin­tió muy ín­ti­mo por el cli­ma se­gu­ro que crea­ron. No me sen­tí pa­ra na­da juz­ga­da.

Sin mie­do de fil­mar un des­nu­do en ci­ne, se te no­ta bas­tan­te có­mo­da con tu cuer­po. ¿Al­gún con­se­jo pa­ra quie­nes se la pa­san bus­can­do fa­llas fren­te al es­pe­jo?

Su­pon­go que la me­jor for­ma de es­tar có­mo­da con el cuer­po es acep­tar tu ver­da­de­ro cuer­po. Es al­go que apren­dí cuan­do lo re­co­no­cí yo mis­ma. Me cri­ti­qué de­ma­sia­do co­mo cual­quier mu­jer y cuan­do me di cuen­ta, lo ter­mi­né acep­tan­do. Y es un po­co lo que pa­sa tam­bién en la pe­lí­cu­la Un­der The Skin, don­de no me doy cuen­ta de mi cuer­po has­ta que lo des­cu­bro. Y el desafío de ese ro­da­je tu­vo mu­cho que ver con de­jar de la­do los pre­jui­cios y las per­cep­cio­nes de otras per­so­nas, pe­ro tam­bién de mí mis­ma. Tu­ve que ser muy cla­ra con ese te­ma.

¿Es ver­dad que la ma­yo­ría de las es­ce­nas de la pe­lí­cu­la Un­der The Skin las fil­ma­ron co­mo un reality show, sin ac­to­res de ver­dad?

Sí, y ten­go que de­cir que al prin­ci­pio me dio pá­ni­co, por­que sé lo que se sien­te sa­ber al­go que na­die más sa­be sin sa­ber lo que pue­do es­pe­rar, sin po­der con­tro­lar real­men­te la si­tua­ción. Da­ba mie­do sa­ber si po­día fun­cio­nar. Me dio te­rror, pe­ro esos mie­dos son los que me lle­va­ron a ha­cer­lo tam­bién. En cier­ta for­ma, fue una li­be­ra­ción pa­ra mí.

No pue­do creer que la gen­te no te re­co­no­ció...

La ex­pe­rien­cia fue in­creí­ble. Ha­bía una es­ce­na don­de mi per­so­na­je se cae en me­dio de la ca­lle, en fren­te de la gen­te. Y creo que tu­vi­mos seis o sie­te es­ce­nas en un día por­que te­nía­mos que vol­ver a pre­pa­rar to­do des­de ce­ro, con ca­da to­ma. Y fue in­creí­ble ver las di­fe­ren­tes reac­cio­nes que te­nía la gen­te. Al­gu­nos pa­ra­ban pa­ra mi­rar­me, otros se­guían ca­mi­nan­do o sa­lían co­rrien­do a ayu­dar­me, aun­que hu­bo gen­te que sa­có fo­tos con los te­lé­fo­nos, sin ayu­dar­me pa­ra na­da... Fue muy ex­tra­ño, pe­ro fue ab­so­lu­ta­men­te fas­ci­nan­te.

¿Pen­sás en la gen­te cuan­do te ofre­cen una nue­va pe­lí­cu­la?

No sé, en los úl­ti­mos años me atraen las pe­lí­cu­las que no sé có­mo voy a ha­cer­las. Por su­pues­to, me pue­de gus­tar una his­to­ria bien es­cri­ta que pue­de ter­mi­nar sien­do el me­jor éxi­to de to­dos los tiem­pos. Pe­ro cuan­do ima­gino lo que pue­do ha­cer sin con­tri­buir en na­da, me pa­re­ce que es me­jor que con­tra­ten a al­guien que pue­da lle­gar a ser más in­tere­san­te que yo. Me gus­ta sen­tir­me en me­dio de una aven­tu­ra to­tal, don­de pue­da con­fiar lo su­fi­cien­te en un di­rec­tor, pa­ra po­der sal­tar al va­cío, jun­tos, de la mano.

¿Es el ca­so de la pe­lí­cu­la Don Jon, con la aven

tu­ra de te­ner a Jo­seph Gor­don Le­vitt co­mo un no­vio adic­to a la por­no­gra­fía?

Lo que me gus­tó de esa pe­lí­cu­la es lo con­ven­ci­da que se ve mi per­so­na­je de Bár­ba­ra. Me pa­re­ce que tie­ne cier­ta cul­pa co­mo yo o mu­cha gen­te que quie­re que su pa­re­ja en­tre en esa pe­que­ña ca­ja don­de la po­ne­mos, pa­ra que to­do sea ge­nial si se pa­re­cen más a no­so­tros. Por su­pues­to, en la vi­da real no fun­cio­na na­da así, pe­ro ella cree que sí y yo la in­ter­pre­té con esa cla­se de con­vic­ción que tie­ne. Igual pien­so que to­dos he­mos pa­sa­do por mo­men­tos así, en cier­ta for­ma so­mos esa cla­se de per­so­na, tie­ne mu­cho de nues­tra per­so­na­li­dad.

¿Quie­re de­cir que es­tás en con­tra de los no­vios que mi­ran vi­deos por­no­grá­fi­cos?

Yo pien­so que las mu­je­res ven vi­deos porno. Pro­ba­ble­men­te ven más por­no­gra­fía que los hom­bres (ri­sas). Pe­ro no me pa­re­ce que la pe­lí­cu­la tra­te de mos­trar que las mu­je­res odian la por­no­gra­fía. El pro­ble­ma es que él le mien­te, ella no es­tá to­tal­men­te en con­tra. Lo que le mo­les­ta es sa­ber que él es al­guien que no es­pe­ra­ba que fue­ra así. Si lo hu­bie­ran con­ver­sa­do a lo me­jor ella lo hu­bie­ra acep­ta­do. Ob­via­men­te no hu­bie­ra acep­ta­do la adic­ción, pe­ro a lo me­jor cam­bia­ba su opi­nión.

¿Y tu per­so­na­je de Black Wi­dow con la se­gun­da par­te de Ca­pi­tán Amé­ri­ca? ¿Qué po­de­mos sa­ber de la nue­va pe­lí­cu­la?

La nue­va pe­lí­cu­la trans­cu­rre en tiem­po real. Es de­cir, pa­sa­ron dos años des­de que los dos fue­ron agen­tes de S.H.I.E.L.D. y lu­cha­mos sin los su­per­po­de­res de vo­lar o co­sas así. Pe­lea­mos con un es­ti­lo muy pa­re­ci­do, en una re­la­ción de tra­ba­jo, pe­ro des­pués de una se­rie de even­tos des­afor­tu­na­dos, se en­cuen­tran en una si­tua­ción don­de se ven en­vuel­tos en una amis­tad más ín­ti­ma. Y si­guen los pa­re­ci­dos don­de no bajan la guar­dia y tie­nen pro­ble­mas de con­fian­za. Den­tro de esa ines­pe­ra­da amis­tad que for­man, em­pie­zan a cues­tio­nar su pro­pia iden­ti­dad y lo que quie­ren. En la fic­ción es una re­la­ción muy com­ple­ja, pe­ro con Ch­ris (Evans)

La ma­yo­ría de las pe­lí­cu­las de superheroínas no son pa­ra na­da bue­nas. No es­tán bien he­chas... The Aven­gers me pa­re­ce que ce­le­bra es­tos per­so­na­jes fe­me­ni­nos que mu­chas ve­ces so­lo son ador­nos en el ci­ne, pa­ra ven­der se­xo. Pe­ro Black Wi­dow es un per­so­na­je al que le pue­den pe­gar en la ca­ra y pue­de res­pon­der, es un rol in­te­li­gen­te y com­ple­jo, pe­ro muy fe­me­nino

ya nos co­no­ce­mos des­de ha­ce diez años, es la cuar­ta pe­lí­cu­la que fil­ma­mos jun­tos.

¿Qué se sien­te re­pre­sen­tar a la mu­jer en me­dio del mun­do ma­chis­ta de los su­per­hé­roes?

Bueno, la ma­yo­ría de las pe­lí­cu­las de superheroínas no son pa­ra na­da bue­nas. No es­tán bien he­chas. Caen siem­pre en las po­ses ex­tra­ñas, dan­do vuel­ta el pe­lo con el vien­to o las ma­nos a un cos­ta­do de la cin­tu­ra... cla­ro que tam­bién ha­go un po­co de eso, por­que es im­por­tan­te ver­me bien, pe­ro sien­to que me die­ron una gran opor­tu­ni­dad. The Aven­gers me pa­re­ce que ce­le­bra es­tos per­so­na­jes fe­me­ni­nos que mu­chas ve­ces so­lo son ador­nos en el ci­ne, pa­ra ven­der se­xo. Pe­ro Black Wi­dow es un per­so­na­je al que le pue­den pe­gar en la ca­ra y pue­de res­pon­der, es un rol in­te­li­gen­te y com­ple­jo, pe­ro muy fe­me­nino.

Sin la Mu­jer Ma­ra­vi­lla ni Ba­ti­chi­ca, en reali­dad no hay nin­gu­na otra su­per­he­roí­na en el ci­ne... más allá de ver a Gwy­neth Pal­trow con el tra­je de Iron Man.

Pa­ra mí es un pla­cer interpretar esas di­fe­ren­tes ca­pas de Black Wi­dow, don­de real­men­te pue­do ac­tuar sin nin­gu­na po­se. Nues­tros per­so­na­jes tie­nen his­to­rias reales, no es­ta­mos so­la­men­te por un in­te­rés ro­mán­ti­co, y agra­dez­co a Dios por eso. Ha­ce que nues­tros tra­ba­jos sean mu­cho más in­tere­san­tes pa­ra ac­tuar y pa­ra ver, tam­bién

Un­der the Skin (2013)

The Aven­gers 2 (2013)

Hish­coch (2013)

Don Jon (2013)

Lost in Trans­la­tion (2003)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.