YO NUN­CA ME QUI­SE ENAMO­RAR

Y sin que­rer…

High Class - - HC/OPINIÓN - por Ale­jan­dra Váz­quez

Pa­ra mí siem­pre fue un po­co abru­ma­do­ra la po­si­bi­li­dad del amor.

Nun­ca, enamo­rar­me fue una idea tran­qui­li­za­do­ra ni un an­he­lo. Cuan­do ce­rra­ba los ojos pa­ra pe­dir de­seos, no so­ña­ba con un gran amor.

De ni­ña, cuan­do las de­más se ima­gi­na­ban un fu­tu­ro con un prín­ci­pe azul, me pre­gun­ta­ban en­tre esas con­ver­sa­cio­nes in­fan­ti­les que pre­ten­den ju­gar a ser gran­des, a los cuán­tos años me que­ría ca­sar y cuán­tos hi­jos que­ría te­ner, res­pon­día “a los 27” y “tres”.

To­das te­nían una res­pues­ta, apa­ren­te­men­te muy bien pen­sa­da, pa­ra ese ti­po de pre­gun­tas. Yo, bus­ca­ba res­pues­tas si­mi­la­res a las de­más y me que­da­ba pen­san­do en que eso no era lo que que­ría real­men­te. En­ton­ces, de­ja­ba guar­da­dos pa­ra mí mis pro­pios sue­ños y apren­dí a per­te­ne­cer. No que­ría pa­re­cer di­fe­ren­te.

El tiem­po pa­só, to­das cre­ci­mos y, por suer­te, mu­chas de las mis­mas ni­ñas hoy en­con­tra­ron a su prín­ci­pe azul.

Yo, a mis 28 años, no es­toy ca­sa­da ni ten­go el pri­me­ro de los tres hi­jos ima­gi­na­rios. Sin em­bar­go, de a po­co, y a mis tiem­pos muy pe­cu­lia­res voy ha­cien­do reali­dad esos sue­ños que an­tes ha­bía apren­di­do a ca­llar.

En todo es­te pro­ce­so, no obs­tan­te, me to­có co­no­cer el amor que nun­ca bus­qué. Y, lue­go, me to­có per­der­lo. Es ex­tra­ña la ma­ne­ra en la que, de re­pen­te, cuan­do al­go aca­ba todo al pa­re­cer se vuel­ve más pe­que­ño. Co­mo si na­da fue­ra en ver­dad tan ex­tra­or­di­na­rio co­mo pa­re­cía ser.

En la im­pru­den­cia que con­lle­va el amor, pe­li­gro­sa­men­te los más ro­mán­ti­cos se em­pie­zan a ver en los ojos del otro y, al fi­nal, cuan­do que­da muy po­co que sal­var, se en­cuen­tran con que no re­cuer­dan quié­nes eran an­tes de aque­lla his­to­ria. No sa­ben có­mo vol­ver a em­pe­zar.

La me­mo­ria pue­de ser muy sá­di­ca y los re­cuer­dos se van re­du­cien­do a una su­ce­sión de gol­pes que ilu­so­ria­men­te pue­den ha­cer­nos du­dar acer­ca de qué fue real y qué fue ilu­sión. En­se­gui­da, em­pe­za­mos a cul­par­nos de lo que per­di­mos.

Lo bueno es que el tiem­po trae cla­ri­dad. Apren­de­mos a per­do­nar sin que nos pi­dan dis­cul­pas y a pe­dir per­dón sin or­gu­llos. Pe­ro, por so­bre todo, con el tiem­po uno se re­en­cuen­tra y se re­con­ci­lia con uno mis­mo. Vuel­ve a creer y vuel­ve a sor­pren­der­se.

En es­tos años, que no se­rán mu­chos, lo que apren­dí del amor es que no se bus­ca, ni se pro­pi­cia. Que so­lo lle­ga, de los lu­ga­res me­nos es­pe­ra­dos y, a ve­ces, en los mo­men­tos me­nos opor­tu­nos.

Apren­dí que se tra­ta de vol­ver a mi­rar to­dos los días y des­cu­brir al­go que no ha­bía­mos vis­to an­tes y que se tie­ne que rein­ven­tar. Apren­dí que la ver­da­de­ra sa­tis­fac­ción es­tá en en­con­trar nue­vas ma­ne­ras de ofre­cer pe­que­ños mo­men­tos de fe­li­ci­dad.

Sin ha­ber­lo bus­ca­do, lo vol­ví a en­con­trar, y no se me ocu­rre na­da más con­mo­ve­dor y afor­tu­na­do que el pre­sen­te. Sin que­rer, lo que es­cri­bo va con de­di­ca­to­ria… Gracias, de ver­dad

Cuan­do que­da muy po­co que sal­var, se en­cuen­tran con que no re­cuer­dan quié­nes eran an­tes de aque­lla his­to­ria. No sa­ben có­mo vol­ver a em­pe­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.