NUE­VO AÑO, NUE­VOS DESAFÍOS

Pa­ra­guay, un te­rreno fér­til pa­ra em­pren­de­do­res

High Class - - HC/ECONOMÍA - por Jazmín Gus­ta­le Gill y An­drea Pi­cas­so, eco­no­mis­tas.

En los um­bra­les de un nue­vo año siem­pre re­na­cen las es­pe­ran­zas y con ellas apa­re­cen tam­bién las ga­nas de em­pe­zar nue­vos em­pren­di­mien­tos o de ex­pan­dir los ne­go­cios que te­ne­mos; pen­sa­mos nue­vas for­mas en las que po­dría­mos in­ver­tir nues­tro tiem­po y di­ne­ro, so­bre todo, en las di­fe­ren­tes op­cio­nes que exis­ten ac­tual­men­te en el país. Rea­li­zar un aná­li­sis de la eco­no­mía del año que se fue y co­no­cer los pro­nós­ti­cos pa­ra el que se ini­cia, es de su­ma im­por­tan­cia pa­ra po­der to­mar las de­ci­sio­nes acer­ta­das.

Aun­que en oca­sio­nes re­sul­te com­ple­jo, en­ten­der de eco­no­mía y su di­ná­mi­ca es su­ma­men­te fá­cil y di­ver­ti­do. Pon­gan aten­ción a es­tos nú­me­ros que men­cio­na­re­mos. Qui­zás les ayu­den a to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes pa­ra em­pe­zar el año con el pie de­re­cho y por qué no, a aho­rrar­nos unos cuan­tos ver­des. ¡Áni­mo que es muy fá­cil de en­ten­der!

Con un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­ti­ma­do al cie­rre del 2013 del 13,6 % y una pro­yec­ción del 4,8 % pa­ra el 2014, se­gún los úl­ti­mos da­tos del Ban­co Cen­tral, Pa­ra­guay se en­cuen­tra en­tre el 25 % de paí­ses que más cre­ce­rá el pró­xi­mo año en el mun­do. La ex­pec­ta­ti­va es que pa­ra el 2014 el cre­ci­mien­to se ex­pan­da, aun­que en me­nor me­di­da que en el 2013, por dos ra­zo­nes: la ga­na­de­ría y la agri­cul­tu­ra, y el gran desafío es que es­te cre­ci­mien­to a ni­vel ma­cro­eco­nó­mi­co lo­gre un de­rra­me en to­da la po­bla­ción. Con re­la­ción a la ga­na­de­ría, es­ta­mos se­gu­ras de que to­dos he­mos com­pro­ba­do per­so­nal­men­te la me­jo­ra en la ca­li­dad de la car­ne pa­ra­gua­ya, que se va co­no­cien­do más y más a ni­vel in­ter­na­cio­nal; mien­tras que por el la­do agrí­co­la, el cre­ci­mien­to va apun­ta­la­do por la so­ja y otros com­mo­di­ties que Pa­ra­guay ex­por­ta a Chi­na y al mun­do.

De igual mo­do, pa­ra el pró­xi­mo año Pa­ra­guay es­pe­ra una de las ta­sas de in­fla­ción que se ubi­ca­rá en­tre las más ba­jas de la re­gión, por es­te mo­ti­vo, es muy im­por­tan­te de­cir que mien­tras que es­ta va­ria­ble re­pre­sen­ta un fuer­te pro­ble­ma y un gran ries­go pa­ra mu­chos de nues­tros paí­ses ve­ci­nos, ya que una eco­no­mía con una in­fla­ción al­ta ve afec­ta­do el va­lor de su mo­ne­da, que va per­dien­do su po­der ad­qui­si­ti­vo, lo que es­to quie­re de­cir en tér­mi­nos sen­ci­llos es que con el mis­mo mon­to de di­ne­ro, po­de­mos ad­qui­rir una can­ti­dad me­nor de bie­nes y/o ser­vi­cios. En tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, por ejem­plo, nues­tra mo­ne­da, el gua­ra­ní, aca­ba de cum­plir 70 años sin cam­bios brus­cos ni sig­ni­fi­ca­ti­va in­fla­ción, he­chos que cuan­do se su­ce­den, afec­tan siem­pre con un

Con un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­ti­ma­do al cie­rre del 2013 del 13,6 % y una pro­yec­ción del 4,8 % pa­ra el 2014, se­gún los úl­ti­mos da­tos del Ban­co Cen­tral, Pa­ra­guay se en­cuen­tra en­tre el 25 % de paí­ses que más cre­ce­rá el pró­xi­mo año en el mun­do

AL­GU­NOS DA­TOS

La úl­ti­ma pre­vi­sión de De­sa­rro­llo en De­mo­cra­cia pa­ra el 2013 ha­bía si­do de cre­ci­mien­to del 10 %, que se ele­vó al 11 %. Pa­ra el 2014, la es­ti­ma­ción pa­só de 4,5 % a 4,7 %. Las nue­vas le­yes in­flu­ye­ron en el pro­nós­ti­co.

Tan­to pa­ra es­te año co­mo pa­ra el si­guien­te, BBVA Re­search ele­vó la pro­yec­ción de cre­ci­mien­to de Pa­ra­guay. Pa­ra el 2013, se es­pe­ró una ex­pan­sión del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) de 12,5 % (su­pe­rior a la an­te­rior pre­vi­sión de 11,6 %) y pa­ra el 2014 el cre­ci­mien­to se­rá de 5,3 % (con­tra la an­te­rior es­ti­ma­ción de 4 %). ma­yor im­pac­to a las cla­ses más ne­ce­si­ta­das.

Pa­ra­guay de­be­rá es­tar pre­pa­ra­do con di­fe­ren­tes al­ter­na­ti­vas pa­ra en­fren­tar cual­quier shock que en un mun­do glo­ba­li­za­do pue­de sur­gir des­de cual­quier sec­tor o pro­ve­nir de cual­quier re­gión, con­si­de­ran­do el cam­bio de pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas glo­ba­les que se ave­ci­nan; no obs­tan­te, el país es­tá sus­ten­ta­do en re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les que re­pre­sen­tan al­re­de­dor del 2,5 % del PIB y la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta es cre­cien­te.

Las re­cien­te­men­te apro­ba­das le­yes de Alian­za Pú­bli­co-Pri­va­da y de Res­pon­sa­bi­li­dad Fis­cal dan ga­ran­tías pa­ra que el sec­tor pri­va­do pue­da in­ver­tir más y de una ma­ne­ra más se­gu­ra, a fin de que el país pue­da con­tar con la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria, tan­to pa­ra las em­pre­sas que re­quie­ren los ca­na­les de dis­tri­bu­ción ade­cua­dos pa­ra sus pro­duc­tos y la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca pa­ra desa­rro­llar sus ac­ti­vi­da­des, co­mo pa­ra los ciu­da­da­nos en ge­ne­ral, que me­re­cen con­tar con me­dios de trans­por­te efi­cien­tes y que sa­tis­fa­gan sus ne­ce­si­da­des de mo­vi­li­dad, de po­der lle­gar có­mo­dos al co­le­gio o al tra­ba­jo; la ciu­da­da­nía exi­ge ca­da vez en ma­yor me­di­da un mer­ca­do de bie­nes y ser­vi­cios va­ria­do y de ca­li­dad cre­cien­te.

A nues­tro en­ten­der, el des­pe­gue de Pa­ra­guay ya se pue­de apre­ciar por las ca­lles de la ciu­dad, ca­da día ve­mos nue­vos em­pren­di­mien­tos, sa­li­mos y nos en­con­tra­mos con la re­cien­te ha­bi­li­ta­ción de una tien­da de ro­pas, un nue­vo res­tó o al­gún ca­fé que de­be­mos co­no­cer, siem­pre hay al­go en cons­truc­ción, al­go en mo­vi­mien­to. De nue­vo la gen­te con­fía y es­tá dis­pues­ta a in­ver­tir, y es­tas in­ver­sio­nes tie­nen so­bre la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca un efec­to mul­ti­pli­ca­dor que ha­ce que todo pue­da se­guir cre­cien­do, en es­te ca­so, se con­vier­te en un círcu­lo vir­tuo­so de cre­ci­mien­to pa­ra el país.

Pa­ra­guay tie­ne lo que ne­ce­si­ta pa­ra lo­grar el tan an­sia­do de­sa­rro­llo sos­te­ni­do, de una vez por to­das, de­be­mos ol­vi­dar­nos de “el pa­ra­gua­yi­to”, del “así no­más lue­go se hi­zo siem­pre”; es­te país pue­de ha­cer bien las co­sas: cre­cer, ser trans­pa­ren­tes y eli­mi­nar la co­rrup­ción son he­chos que la so­cie­dad ha de­mos­tra­do que quie­re y que ca­da vez es­tá más dis­pues­ta a con­se­guir. De­pen­de de no­so­tros, ca­da uno des­de nues­tros res­pec­ti­vos lu­ga­res so­mos ca­pa­ces de coad­yu­var a que nues­tro país, que ya pue­de ser con­si­de­ra­do co­mo el se­cre­to me­jor guar­da­do de Amé­ri­ca La­ti­na, por fin se des­ta­que, por fin sea cen­tro de aten­ción y se de­mues­tre que quie­nes ha­bi­tan tie­rra pa­ra­gua­ya que­re­mos ha­cer las co­sas bien.

Nues­tra gen­te se lo me­re­ce, nues­tros ni­ños an­he­lan un me­jor fu­tu­ro. Es­te país ya se pu­so de pie y es­tá dis­pues­to a avan­zar. So­lo fal­ta que vos tam­bién te subas al tren de la nue­va eco­no­mía. Brin­de­mos por nues­tras fa­mi­lias, pe­ro tam­bién brin­de­mos por el fu­tu­to de es­te país, que de­mos­tró que si se quie­re, sí se pue­de. To­dos an­sia­mos un Pa­ra­guay me­jor y de­pen­de de no­so­tros lo­grar­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.