DESIN­TE­LI­GEN­CIAS DE UN TE­LÉ­FONO IN­TE­LI­GEN­TE

(y del ofi­cio de que­rer­nos en los tiem­pos del wi­fi)

High Class - - EL MUNDO Y SUS ESQUINAS - por Bea Bo­sio

Des­de que ven­dí el al­ma a un te­lé­fono in­te­li­gen­te, mi vi­da cam­bió pa­ra siem­pre. Fui las úl­ti­mas de las mohi­ca­nas, afe­rra­da a un te­lé­fono sim­ple, que no te­nía otra gra­cia que ba­jar al­gún tono de mú­si­ca que me gus­ta­ra y al­ma­ce­nar el nú­me­ro de mis ami­gos, na­da más. En­ton­ces era due­ña de mis ac­tos y de mi li­ber­tad. Mis con­ver­sa­cio­nes, a lo su­mo, via­ja­ban vía men­sa­je de tex­to por­que el What­sApp me era in­va­si­vo con sus gru­pos im­per­so­na­les, que eran y se­gui­rían sien­do la re­so­nan­cia de un eco.

Que las com­pa­ñe­ras de co­le­gio, de uni­ver­si­dad, del la­bu­ro, los pri­mos, las pri­mas, las ami­gas del gym, del club, y to­dos los sub­gru­pos inima­gi­na­bles que uno pu­die­ra in­ven­tar­se pa­ra re­ci­bir una se­gui­di­lla de “ho­la, ho­la, ho­la”; “Buen vier­nes, vier­nes, vier­nes”. Ni qué de­cir del al­ma­ce­na­mien­to des­me­su­ra­do de fo­tos de ni­ños ex­tra­ños, chis­tes ma­los ( ok, al­gu­nos bue­nos) y otro ti­po de imá­ge­nes que va­ria­ban des­de lo más mo­ji­ga­to has­ta lo más za­fa­do. De pron­to el ca­rre­te de fo­tos del ce­lu­lar se vol­vía la ex­ten­sión de la per­so­na­li­dad de ca­da miem­bro del gru­po con quien es­tu­vie­ras en con­tac­to, y aun­que no voy a ne­gar que es­tar más co­nec­ta­da me ha ayu­da­do, hay co­sas que pre­fie­ro man­te­ner al es­ti­lo clá­si­co.

Si­go sin­tién­do­me ra­rí­si­ma –por ejem­plo– ca­da vez que ten­go que ofre­cer con­do­len­cias on­li­ne, re­pi­tien­do pa­la­bras de lo que ha di­cho otra gen­te dos se­gun­dos atrás. Re­cuer­do que cuan­do mu­rió mi pa­dre, en el tra­yec­to des­de la sa­la don­de nos in­for­ma­ron, has­ta la ha­bi­ta­ción de Te­ra­pia In­ten­si­va don­de po­día­mos des­pe­dir­nos de él, el so­ni­do del What­sApp de uno de mis gru­pos me sa­có del le­tar­go, con­fir­mán­do­me en le­tras lo que yo to­da­vía no po­día asi­mi­lar: “Mu­rió el pa­pá de Bea”. (Al­gún con­tac­to in­dis­cre­to en el hos­pi­tal, y me to­có apa­gar el ce­lu­lar vio­len­ta­da, allá por el sex­to “mis pé­sa­mes”).

La tec­no­lo­gía, sin du­da, nos ha me­jo­ra­do la vi­da y hoy por hoy soy la pri­me­ra adic­ta al wi­fi, aun­que la pre­gun­ta que ha­ce tiem­po nos re­sue­na a to­dos es si es­ta­mos o no más co­nec­ta­dos de ver­dad. Los pri­me­ros es­tu­dios psi­co­ló­gi­cos afir­man que no (por­que en reali­dad nos he­mos co­nec­ta­do a lo vir­tual, al pre­cio de des­co­nec­tar­nos de la reali­dad).

Otros ha­blan de la cre­cien­te so­le­dad. Yo per­te­nez­co a una ge­ne­ra­ción que di­bu­jó las pri­me­ras re­glas de re­la­cio­na­mien­to con los de­más, le­jos de la cul­tu­ra on­li­ne. Don­de la amis­tad no era la can­ti­dad de con­tac­tos en Fa­ce­book, ni el rá­pi­do men­sa­je de cum­plea­ños en un mu­ro, ni la al­ta ex­po­si­ción de sa­ber todo el tiem­po có­mo y dón­de es­ta­mos, y cuál es exac­ta­men­te nues­tra si­tua­ción sen­ti­men­tal.

En nues­tra épo­ca, el Fours­qua­re (la apli­ca­ción que mar­ca el lu­gar don­de es­tás) era bá­si­ca­men­te la pre­dic­ti­bi­li­dad. Cru­za­bas los de­dos pa­ra en­con­trar­te con el chi­co que te gus­ta­ba, y mar­cha­bas al lu­gar don­de creías que iría. Y si él que­ría ver­te, no le que­da­ba otra que ar­mar­se de co­ra­je y lla­mar. La era de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, des­de el pun­to de vis­ta prác­ti­co, nos ha traí­do la co­mo­di­dad (aun­que esa co­mo­di­dad, úl­ti­ma­men­te, tam­bién se ha­ya vuel­to emo­cio­nal).

En la an­te­sa­la del amor, el chi­co –o la chi­ca– la te­nía que re­mar. Se to­ca­ba el tim­bre, se sa­lu­da­ba a la fa­mi­lia. El no­viaz­go eran vi­si­tas de so­fá, y si las co­sas no fun­cio­na­ban, al me­nos se ter­mi­na­ba fren­te a fren­te, y no por un in­box o men­sa­je de tex­to en el ce­lu­lar.

Yo creo que el tiem­po ya nos trae­rá la ca­pa­ci­dad de di­fe­ren­ciar. Has­ta el mo­men­to nos he­mos con­ver­ti­do en una ra­za de per­fi­les per­fec­tos, de fo­tos fa­vo­re­ce­do­ras e in­for­ma­ción cui­da­do­sa­men­te se­lec­cio­na­da, un ca­tá­lo­go inago­ta­ble de per­so­nas ven­dien­do y com­pran­do fan­ta­sías, im­po­si­ble de sos­te­ner­se en la vi­da real.

Lo que sa­be­mos, o que­re­mos sa­ber, es­tá al al­can­ce de Google, y aun­que el fá­cil ac­ce­so a la in­for­ma­ción es ge­nial, la amis­tad, las re­la­cio­nes, todo se ha vuel­to más su­per­fi­cial. Es un mun­do nue­vo que ha ve­ni­do cam­bian­do a al­tí­si­ma ve­lo­ci­dad, más rá­pi­do de lo que po­de­mos co­rrer pa­ra al­can­zar­lo a ni­vel emo­cio­nal.

Abra­zo los cam­bios y todo lo bueno que traen, pe­ro creo que to­da­vía es­ta­mos tran­si­tan­do la eta­pa de so­bre­va­lo­ri­za­ción de la nue­va tec­no­lo­gía, y que al­gu­na vez ha­brá que em­pe­zar a

La pre­gun­ta que ha­ce tiem­po nos re­sue­na a to­dos es si es­ta­mos o no más co­nec­ta­dos de ver­dad

ra­cio­nar. En al­gún mo­men­to vol­ve­re­mos a que­rer en­con­trar­nos con la fa­mi­lia y con los ami­gos, y man­te­ner apa­ga­do el ce­lu­lar (desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de des­co­nec­tar­nos un po­co, pa­ra vol­ver­nos a co­nec­tar).

Es­ta an­sie­dad ci­ber­né­ti­ca tam­po­co nos ha traí­do más fe­li­ci­dad. El amor si­gue sien­do un enig­ma, co­mo si­guen exis­tien­do las ga­nas de co­nec­tar­se con al­guien de ver­dad. Yo ten­go fe en que lle­ga­rá un mo­men­to en que vol­ve­re­mos a ser lo que fui­mos a ni­vel sen­ti­men­tal. Que la gen­te vol­ve­rá a ele­gir de­cir­se las co­sas mi­rán­do­se a los ojos. Que el “me gus­ta” se­rá al­gu­na vez más que dar un “li­ke”, y que aban­do­na­re­mos el fa­ci­lis­mo de blo­quear, o bo­rrar a los con­tac­tos, sin an­tes con­ver­sar, apren­der y evo­lu­cio­nar.

Fi­nal­men­te, pue­de que hoy ha­ya más tec­no­lo­gía, pe­ro na­die nos ha pues­to un chip en el co­ra­zón pa­ra con­ver­tir­nos en ro­bots. De­trás de los te­lé­fo­nos, las PC y las lap­tops, se­gui­mos la­tien­do igual. Por eso, aun­que nos be­ne­fi­cie­mos con al­gu­nas apli­ca­cio­nes, hay re­glas de amor y vi­da que nun­ca van a cam­biar: Siem­pre se­rá me­jor la piel, el con­tac­to real. Siem­pre nos gus­ta­rá más el desafío de una per­so­na que tam­bién ten­ga de­fec­tos, y no so­lo vir­tu­des que mos­trar. En al­gún mo­men­to va­mos a de­jar de ser mer­can­tes de fan­ta­sía y vol­ve­re­mos a la ba­se de lo que es de ver­dad.

Cam­bia­ron las for­mas, pe­ro no el fon­do. El amor si­gue sien­do aque­llo que nos ha­ce pal­pi­tar. El ol­vi­do lo que due­le, y más allá de las fo­tos re­to­ca­das, y de los Fours­qua­res que mar­can nues­tra coor­de­na­da ac­tual, el que quie­re en­con­trar­nos, nos va a en­con­trar, por­que es bien sa­bi­do que des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos, el que quie­re es­tar, ES­TÁ

El no­viaz­go eran vi­si­tas de so­fá, y si las co­sas no fun­cio­na­ban, al me­nos se ter­mi­na­ba fren­te a fren­te, y no por un in­box o men­sa­je de tex­to en el ce­lu­lar

LA CO­LUM­NA DE BEA Si que­rés con­tac­tar con Bea, po po­dés es­cri­bir a co co­men­ta­rios@high­class.com.py

el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.