ANI BAU­MANN

Ana Bau­mann es una jo­ven ar­tis­ta y fo­tó­gra­fa pa­ra­gua­ya. Re­cien­te­men­te re­gre­só a vi­vir a nues­tro país tras pa­sar sie­te años ra­di­ca­da en el ex­te­rior. Pri­me­ra­men­te, el mo­ti­vo fue su for­ma­ción ya que ori­gi­nal­men­te par­tió pa­ra es­tu­diar ci­ne y fo­to­gra­fía en Bue

High Class - - HC/ARTE - por Va­le­ria Ga­lla­ri­ni Sien­ra

Vi­vir en Nue­va York le per­mi­tió aden­trar­se en el mun­do de los mu­seos, las ga­le­rías y las agen­cias fo­to­grá­fi­cas. Pa­ra­le­la­men­te a sus es­tu­dios en el ICP, to­mó cla­ses de ar­te con­tem­po­rá­neo en el Museum of Mo­dern Art (Mo­Ma), reali­zó una pa­san­tía en la ICP y en la com­pa­ñía de pro­duc­ción VBS.tv de la Vi­ce Me­dia Group y tra­ba­jó con el fo­to­pe­rio­dis­ta Jean Pie­rre Laf­font, co­fun­da­dor de Syg­ma Pho­to Agency.

Tras es­ta ex­pe­rien­cia sur­gie­ron dis­tin­tas ex­po­si­cio­nes gru­pa­les e in­di­vi­dua­les en Bue­nos Ai­res, Nue­va York y Asun­ción. Ade­más, el tra­ba­jo de Ani fue pu­bli­ca­do en Scrap­ped Ma­ga­zi­ne, una pu­bli­ca­ción es­ta­dou­ni­den­se de­di­ca­da a la fo­to­gra­fía así co­mo en va­rias re­vis­tas lo­ca­les.

El 2013 fue un año muy in­ten­so pa­ra Ani. Par­ti­ci­pó de una re­si­den­cia pa­ra ar­tis­tas de la School of Vi­sual Arts de Nue­va York, don­de tra­ba­jó y ex­pu­so; tam­bién fue se­lec­cio­na­da en­tre los 10 fi­na­lis­tas del pres­ti­gio­so premio de ar­te con­tem­po­rá­neo Hen­ri Ma­tis­se y tu­vo una mues­tra in­di­vi­dual en la Ga­le­ría La­ris­sa Ji­mé­nez. Pe­ro el bro­che de ese año se­ría el inau­gu­rar su pro­pia ga­le­ría de ar­te, El Con­te­ne­dor-Pro­yec­tos de Ar­te Con­tem­po­rá­neo.

¿Qué te lle­vó al ar­te, y en es­pe­cial a la fo­to­gra­fía?

Re­cuer­do que des­de bien chi­qui­ta me gus­tó el ar­te. A los cua­tro años tomé mi pri­me­ra cla­se de ba­llet y con­ti­nué bai­lan­do du­ran­te to­da mi ado­les­cen­cia. Ade­más me pa­sa­ba ho­ras en­ce­rra­da en mi cuar­to le­yen­do, pin­tan­do y di­bu­jan­do. Tam­bién tomé cla­ses de di­bu­jo y pin­tu­ra. Con mis dos abue­los com­par­tía mu­chas de es­tas pa­sio­nes, co­mo es­cu­char mú­si­ca clá­si­ca, ver obras de ba­llet y ópe­ra, y el amor por los lá­pi­ces de co­lo­res y la lec­tu­ra. La mú­si­ca siem­pre fue una ma­te­ria pen­dien­te pa­ra mí. A los 16 años mi pa­pá me re­ga­ló una cá­ma­ra Pen­tax que per­te­ne­cía a mi abue­lo, y me anoté a un ta­ller de fo­to­gra­fía acer­ca del cual mi ma­má ha­bía leído en el dia­rio. ¡Has­ta aho­ra re­cuer­do el re­cor­te del anun­cio! En los úl­ti­mos años del co­le­gio siem­pre fui una de

las que ha­cía los vi­deí­tos, y al ter­mi­nar fui a es­tu­diar ci­ne y fo­to­gra­fía a Bue­nos Ai­res, lue­go me mu­dé a Nue­va York, don­de es­tu­ve pri­me­ro es­tu­dian­do y lue­go tra­ba­jan­do en fo­to­gra­fía y ar­te.

¿Qué fue lo que te mo­ti­vó o ins­pi­ró a crear es­te nue­vo es­pa­cio de ar­te?

En reali­dad, al prin­ci­pio la idea era uti­li­zar es­tos con­te­ne­do­res co­mo mi ofi­ci­na, o es­tu­dio, ya que ne­ce­si­ta­ba un lu­gar don­de tra­ba­jar en mis pro­pios pro­yec­tos. Ha­bía lle­ga­do ha­cía unos me­ses a Asun­ción. Lue­go fui ha­cien­do nue­vos ami­gos y co­no­cien­do a más ar­tis­tas y siem­pre se ha­bla­ba de la fal­ta de es­pa­cios de ar­te que ha­bía en Asun­ción y, so­bre todo, de ar­te con­tem­po­rá­neo. La ma­yo­ría se con­cen­tra­ba en el cen­tro asun­ceno y era fre­cuen­ta­do so­lo por ar­tis­tas, di­se­ña­do­res, etc. En­ton­ces se fue dan­do de a po­co, a par­tir de to­das las con­ver­sa­cio­nes que sur­gie­ron. Siem­pre me ten­tó la idea de tra­ba­jar en una ga­le­ría o mu­seo. La sen­sa­ción que me pro­du­ce al en­trar a uno de es­tos lu­ga­res es inex­pli­ca­ble. Y así fue que de­ci­dí lan­zar­me a ha­cer una ga­le­ría de ar­te.

“Me gus­ta­ría que fun­cio­ne co­mo un es­pa­cio de in­ter­cam­bio cul­tu­ral y ge­ne­ra­dor de ideas. La me­ta de El Con­te­ne­dor es la de ex­pan­dir las pro­pues­tas ar­tís­ti­cas más allá de es­tas pa­re­des

y de es­te es­pa­cio fí­si­co”

¿Có­mo sur­ge la idea de trans­for­mar un con­te­ne­dor en una ga­le­ría de ar­te?

Re­cor­dan­do la uti­li­za­ción de con­te­ne­do­res en dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do des­ti­na­dos a mu­seos, fe­rias y es­pa­cios tem­po­ra­les de ar­te y cul­tu­ra. Yo pu­de co­no­cer Pho­to­vi­lle, la fe­ria de fo­to­gra­fía en Brooklyn, NY, que se rea­li­za to­dos los años en el puer­to en dis­tin­tos con­te­ne­do­res. Pe­ro tam­bién la Bie­nal del Mer­co­sur fue en con­te­ne­do­res y así hay va­rios otros lu­ga­res sú­pe­rin­te­re­san­tes.

Tra­tan­do de res­pe­tar mi amor por la na­tu­ra­le­za y bus­can­do una so­lu­ción al te­rri­ble ca­lor de Pa­ra­guay, hi­ci­mos que El Con­te­ne­dor fue­se lo más au­to­sus­ten­ble po­si­ble, ha­cien­do tam­bién un es­fuer­zo por res­pe­tar la es­truc­tu­ra y for­ma de los con­te­ne­do­res. No que­ría re­ves­tir por com­ple­to las pa­re­des, por eso sur­gió la idea del te­cho ver­de, que ac­túa co­mo ais­lan­te, y de es­ta ma­ne­ra se ne­ce­si­ta me­nos la uti­li­za­ción del acon­di­cio­na­dor de ai­re. De to­dos mo­dos me gus­ta­ría te­ner pa­ne­les so­la­res y así hay pe­que­ños pa­sos en pa­ra­le­lo que es­toy que­rien­do im­ple­men­tar pa­ra en­con­trar un equi­li­brio en­tre ar­te, di­se­ño y na­tu­ra­le­za, las co­sas que ca­rac­te­ri­zan a es­te es­pa­cio. Por suer­te pa­ra mí fue fá­cil re­mo­de­lar los dos con­te­ne­do­res, con la ayu­da de mi pa­pá y mi ma­má que en­tien­den de in­ge­nie­ría y ar­qui­tec­tu­ra, con tiem­po y con ga­nas pu­di­mos reacon­di­cio­nar es­te es­pa­cio.

¿Qué ti­pos de obras y ar­tis­tas va a alo­jar es­te con­te­ne­dor?

Ar­tis­tas de dis­tin­tas eda­des, tra­yec­to­rias, ca­rre­ras y es­ti­los. La idea es mos­trar la di­ver­si­dad que exis­te en­tre los ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos en Pa­ra­guay, tan­to per­so­nas que ya tie­nen cier­ta tra­yec­to­ria y ar­tis­tas emer­gen­tes. Es un es­pa­cio pa­ra to­dos, siem­pre si­guien­do un cri­te­rio. Ca­da mues­tra tie­ne su pro­pio ca­rác­ter, y eso se va dan­do a par­tir de las pro­pues­tas que se ma­ni­fies­tan. Por suer­te hay per­so­nas que me apo­yan y que tie­nen ex­pe­rien­cia en es­te cam­po que me ayu­dan a ele­gir y ar­mar ca­da mues­tra, pa­ra mí es muy im­por­tan­te es­cu­char dis­tin­tas opi­nio­nes.

¿Có­mo ves el ar­te con­tem­po­rá­neo pa­ra­gua­yo?

Sien­to que me fal­ta aún in­for­mar­me más acer­ca del ar­te con­tem­po­rá­neo pa­ra­gua­yo. En po­co tiem­po apren­dí mu­chí­si­mo, co­no­cí a va­rios ar­tis­tas, cu­ra­do­res, pro­fe­so­res y en­tu­sias­tas del ar­te y creo que hay ga­nas, mu­cha ener­gía, crea­ti­vi­dad y amor. Pe­ro fal­tan más lu­ga­res, más apo­yo y, so­bre todo, más in­te­rés al res­pec­to tan­to del Go­bierno co­mo de la ciu­da­da­nía en ge­ne­ral. De a po­co el ar­te se va abrien­do ca­mino, pe­ro lo ideal se­ría que no se que­de en­ca­si­lla­do en un sec­tor, sino que to­dos pue­dan vi­vir­lo, apre­ciar­lo y com­par­tir­lo.

Con­ta­me más, ¿có­mo fun­cio­na El Con­te­ne­dor?

Abri­mos a fi­na­les de no­viem­bre, y es­tu­vo abier­to por un mes. Fui pro­ban­do dis­tin­tos ho­ra­rios pa­ra ver a qué ho­ra la gen­te se en­con­tra­ba más dis­po­ni­ble. En el 2014 quie­ro ajus­tar el ho­ra­rio abrien­do de ma­ña­na y de tar­de. La pri­me­ra ex­po­si­ción la ar­ma­mos con un gru­po de ami­gos, yo ex­pre­sé lo que más o me­nos es­ta­ba bus­can­do pa­ra la mues­tra inau­gu­ral y lo que iba a ser la pri­me­ra im­pre­sión que se iba a lle­var la gen­te al vi­si­tar el es­pa­cio, y a par­tir de ahí se fue­ron pro­po­nien­do nom­bres, obras, etc. Ha­blo en plu­ral por­que no soy yo so­la la que eli­jo o de­ci­do to­das las cues­tio­nes, ten­go muy en cuen­ta y tra­ba­jo muy de cer­ca con otras per­so­nas de quie­nes con­fío mu­cho en su cri­te­rio.

La pri­me­ra mues­tra fue mi­ni­ma­lis­ta, su­til, se tra­ba­jó mu­cho con el ma­te­rial y el so­por­te de la obra. Tam­bién fue muy mo­no­cro­má­ti­ca. La idea que te­ne­mos en men­te pa­ra la se­gun­da, que se­ría en fe­bre­ro o mar­zo, es ha­cer al­go to­tal­men­te opues­to, lo úni­co que te pue­do de­cir por aho­ra es que va a ser muy co­lo­ri­da.

Cual­quier per­so­na pue­de man­dar pro­pues­tas y es más, son siem­pre bien­ve­ni­das, ¡es­ta­mos en la bús­que­da de nue­vos ta­len­tos! Pue­den en­viar sus port­fo­lios o tra­ba­jos al e-mail el­con­te­ne­dor­pac@gmail.com. Tiem­po y lu­gar pa­ra even­tos fue­ra de lo que pro­po­ne la ga­le­ría no hay mu­cho, ya que du­ran­te las ex­po­si­cio­nes no hay lu­gar pa­ra otra co­sa. Pe­ro en fe­bre­ro es­tá el lu­gar li­bre y quie­ro que se man­ten­ga con vi­da, es­toy vien­do de qué ma­ne­ra ac­ti­var­lo du­ran­te el ve­rano y qui­zás pro­po­ner al­gu­nos ta­lle­res du­ran­te es­tos me­ses.

¿Cuá­les son tus sue­ños pa­ra El Con­te­ne­dor?

Me gus­ta­ría que fun­cio­ne co­mo un es­pa­cio de in­ter­cam­bio cul­tu­ral y ge­ne­ra­dor de ideas. La me­ta de El Con­te­ne­dor es la de ex­pan­dir las pro­pues­tas ar­tís­ti­cas más allá de es­tas pa­re­des y de es­te es­pa­cio fí­si­co.

¿Qué mues­tras y pro­yec­tos tie­nen pre­vis­tos pa­ra el 2014?

Es di­fí­cil ha­blar de mues­tras y pro­yec­tos aún, pe­ro más que na­da va­mos a se­guir tra­ba­jan­do en dar a co­no­cer El Con­te­ne­dor y los ar­tis­tas que te­ne­mos en Pa­ra­guay.

¿Qué es el ar­te pa­ra vos?

El ar­te pa­ra mí es un via­je y una ma­ni­fes­ta­ción de mis emo­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.