Ci­ne PA­RA­GUA­YO

GE­NIA­LES PRO­PUES­TAS PA­RA EL 2014

High Class - - HC/ESCENA NACIONAL - por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

LA ÚL­TI­MA TIE­RRA, DE PABLO LA­MAR

“Una pa­re­ja de an­cia­nos vi­ve y vi­vió en un ce­rro dis­tan­te. Evan­ge­li­na ha es­ta­do mu­rien­do ha­ce ya un lar­go tiem­po. Es­ta no­che Aman­cio la acom­pa­ña si­len­cio­sa­men­te ha­blán­do­le ca­da tan­to, su­su­rran­do pau­sa­da­men­te, man­te­nién­do­se a su la­do has­ta el ama­ne­cer, mo­men­to de su muer­te. En so­le­dad, Aman­cio se en­car­ga de las dis­tin­tas ta­reas pa­ra en­te­rrar a Evan­ge­li­na, en las cua­les ad­quie­ren un ca­rác­ter de ri­tual en que Aman­cio va aprehen­dien­do la pér­di­da y la so­le­dad. Ha­cia el fi­nal del día, la car­ga has­ta la tum­ba, se des­pi­de y, pa­la­da tras pa­la­da, de­ja el cuer­po de Evan­ge­li­na ba­jo tie­rra”. Con un elen­co to­da­vía por con­fir­mar, La úl­ti

ma tie­rra lle­va ya en pre­pro­duc­ción 5 años. La idea na­ció cuan­do el di­rec­tor cur­sa­ba sus es­tu­dios en la Uni­ver­si­dad del Ci­ne de Bue­nos Ai­res. El pri­mer lar­go­me­tra­je de Pablo La­mar guar­da es­tre­cha re­la­ción con sus cor­to­me­tra­jes

Ahen­du nde pu­rahéi (2008) y No­che aden­tro (2009). “Con­si­de­ro que La úl­ti­ma tie­rra es una con­ti­nua­ción en la apro­xi­ma­ción a cues­tio­nes co­mo la muer­te y la exis­ten­cia. Son gran­des y vas­tos te­mas, pe­ro abor­da­dos des­de la es­fe­ra de lo ín­ti­mo”, co­men­ta el di­rec­tor. El ro­da­je es­tá pre­vis­to pa­ra la se­gun­da mi­tad del 2014 y el es­treno en 2015.

El ci­ne pa­ra­gua­yo es­tá en cre­ci­mien­to y la evi­den­cia de eso son es­tas tres pro­duc­cio­nes au­dio­vi­sua­les que se en­cuen­tran en dis­tin­tos es­ta­dos: pro­mo­ción, pre­pro­duc­ción, gra­ba­ción o pró­xi­mo es­treno. Pa­ra pin­tar un pa­no­ra­ma de lo que se­rá es­te año en ma­te­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, ha­bla­mos con los di­rec­to­res de ca­da fil­me pa­ra que los va­yas co­no­cien­do, por­que sus nom­bres, de­fi­ni­ti­va­men­te, van a em­pe­zar a so­nar fuer­te.

Se­gún ex­pli­ca La­mar, ya des­de su ini­cio, el pro­yec­to re­co­rrió va­rios even­tos in­ter­na­cio­na­les de­di­ca­dos al de­sa­rro­llo de pro­yec­tos y co­pro­duc­cio­nes, co­mo el Ta­ller de Co­lón de la Fun­da­ción

TYPA y el Bue­nos Ai­res Lab en Ar­gen­ti­na. Pablo La­mar lle­vó su pro­yec­to has­ta Ho­lan­da, Ita­lia y Fran­cia. Por el mo­men­to, la pro­duc­ción cuen­ta con fon­dos del Ins­ti­tu­to de Ci­ne Fran­cés y del Ins­ti­tu­to de Ci­ne Ho­lan­dés. En el plano lo­cal, cuen­ta con el apo­yo del Fon­dec y se ha­lla en bús­que­da del pa­tro­ci­nio fi­nan­cie­ro em­pre­sa­rial.

EL TIEM­PO NU­BLA­DO, DE ARA­MÍ ULLÓN

“Una hi­ja tie­ne que en­fren­tar­se a una de las de­ci­sio­nes más di­fí­ci­les de la vi­da: qué ha­cer con su ma­dre an­cia­na y en­fer­ma. La hi­ja soy yo, Ara­mí. La ma­dre es Mir­na, mi ma­má. Ma­má su­fre de epi­lep­sia, en­fer­me­dad de Par­kin­son y pér­di­da pro­gre­si­va de me­mo­ria. Sien­do úni­ca hi­ja de pa­dres se­pa­ra­dos me he ocu­pa­do de ella des­de mis sie­te años. Aho­ra, yo vi­vo en Sui­za con mi no­vio, Pa­trick, y ella pa­sa sus días en Pa­ra­guay con Ju­lia, una mu­jer que cui­da de ella todo el tiem­po a cam­bio de sa­la­rio mí­ni­mo. El es­ta­do de mi ma­dre em­peo­ra y Ju­lia ha de­ci­di­do bus­car una for­ma me­nos exi­gen­te pa­ra ga­nar­se la vi­da. ¿Ha lle­ga­do el mo­men­to de en­fren­tar la si­tua­ción y tra­tar de en­con­trar una so­lu­ción sa­tis­fac­to­ria pa­ra am­bas, mi ma­dre y yo, pe­ro es eso po­si­ble en ab­so­lu­to?”.

Es­cri­to, di­ri­gi­do y co­pro­du­ci­do por Ara­mí Ullón, es­te do­cu­men­tal re­pre­sen­ta años de tra­ba­jo ya que se ro­dó en el 2012, aun­que la pre­pro­duc­ción empezó ya a fi­na­les del 2011. Ba­si­lea (Sui­za) y Asun­ción son las se­des de la his­to­ria de Ullón, quien tra­ba­jó con el pro­duc­tor Pas­cal Traechs­lin y el di­rec­tor de fo­to­gra­fía

Ra­món Gi­ger pa­ra rea­li­zar El tiem­po nu­bla­do. Dos ban­das na­cio­na­les for­man par­te de la ban­da so­no­ra de El tiem­po nu­bla­do, mien­tras que el sco­re es­tu­vo a car­go del mú­si­co Mar­cel Vaid. Es­te do­cu­men­tal na­ce co­mo una ne­ce­si­dad de la di­rec­to­ra de or­de­nar su pro­pia per­cep­ción so­bre su his­to­ria per­so­nal. Es, más que na­da, una he­rra­mien­ta uti­li­za­da pa­ra mi­rar ha­cia la in­ti­mi­dad de uno mis­mo.

“Al em­pe­zar a con­tar es­ta his­to­ria tan per­so­nal, me di cuen­ta de que no ha­bla­ba so­lo de mí, sino de mu­chos más; mu­cha gen­te a la que se le ha­ce un nu­do en la gar­gan­ta al mis­mo tiem­po que se le di­bu­ja una me­lan­có­li­ca y tier­na son­ri­sa al re­cor­dar la pro­pia in­fan­cia, los pro­pios pa­dres, la ve­jez de ellos, sus en­fer­me­da­des, y el ol­vi­do so­cial al cual se en­fren­tan y al cual nos en­fren­ta­mos to­dos, tar­de o tem­prano, en so­cie­da­des co­mo la nues­tra”, di­ce Ara­mí Ullón so­bre la ex­pe­rien­cia de es­te do­cu­men­tal que pro­me­te lle­gar a las sa­las de ci­ne a me­dia­dos de es­te año.

LU­NA DE CI­GA­RRAS, DE JOR­GE BE­DO­YA

“El jo­ven es­ta­dou­ni­den­se JD Flit­ner lle­ga a Asun­ción pa­ra ce­rrar un tra­to con El Bra­si­gua­de­re­cha de El Bra­si­gua­yo, bus­ca so­bre­pa­sar a su je­fe de­jan­do en una si­tua­ción com­pro­me­te­do - ner pen­de­rá de un hi­lo cuan­do sa­le a ex­plo­rar la

Nue­va­men­te, el ci­ne pa­ra­gua­yo se en­cuen­tra con una pro­pues­ta de di­men­sio­nes gran­dio­sas que po­drían ca­te­go­ri­zar­la co­mo una su­per­pro­duc­ción lo­cal. Lu­na de ci­ga­rras com­bi­na­rá, se­gún los rea­li­za­do­res, el wéstern ame­ri­cano y las pe­lí­cu­las de gáns­te­res con el es­pí­ri­tu idio­sin­crá­si­co pa­ra­gua­yo. Por ese mo­ti­vo, una gran cua­li­dad de es­ta pe­lí­cu­la se en­cuen­tra en la re­pre­sen­ta­ción de la cul­tu­ra re­gio­nal, la cual con­si­de­ran co­mo gran atrac­ti­vo co­mer­cial pa­ra mer­ca­dos ex­tran­je­ros.

Víc­tor So­sa, Vio­le­ta Acuña, Ni­co Gar­cía, Ja­vier Enciso, Ca­lo­lo Ro­drí­guez, Héc­tor Sil­va, Éver Enciso y Be­to Bar­sot­ti con­for­man el elen­co que se­rá di­ri­gi­do por Jor­ge Díaz de Be­do­ya. Ade­más, Lu­na

de ci­ga­rras con­ta­rá con la par­ti­ci­pa­ción de Nahuel Va­re­la, en la di­rec­ción de fo­to­gra­fía, y de Os­val­do Or­tiz Fai­man, en di­se­ño de pro­duc­ción y ar­te. pró­xi­mos me­ses gracias al apo­yo de em­pre­sas pri­va­das. En nú­me­ros, im­pli­ca­rá 36 jor­na­das de ro­da­je y, apro­xi­ma­da­men­te, 430 ho­ras de gra­ba­ción con 60 pro­fe­sio­na­les de la ac­tua­ción y 50 téc­ni­cos en dis­tin­tas áreas del pro­yec­to. Más de 60 sets y de­co­ra­dos se­rán pre­pa­ra­dos pa­ra Lu­na de ci­ga­rras, que ten­drá co­mo lo­ca­ción las ciu­da­des de Asun­ción, Lu­que, Aty­rá y Co­lo­nia In­de­pen­den­cia. La casa pro­duc­to­ra es OIMA Films y cuen­tan con la par­ti­ci­pa­ción de Nat­han Christopher Haa­se en la obra es­cri­ta por Ti­to Cha­mo­rro.

‘LA ÚL­TI­MA TIE­RRA ES UNA CON­TI­NUA­CIÓN EN LA APRO­XI­MA­CIÓN A CUES­TIO­NES CO­MO LA MUER­TE Y LA EXIS­TEN­CIA. SON GRAN­DES Y VAS­TOS TE­MAS, PE­RO ABOR­DA­DOS DES­DE LA ES­FE­RA DE LO ÍN­TI­MO”

“ME DI CUEN­TA DE QUE NO HA­BLA­BA SO­LO DE MÍ, SINO DE MU­CHOS MÁS; MU­CHA GEN­TE A LA QUE SE LE HA­CE UN NU­DO EN LA GAR­GAN­TA AL MIS­MO TIEM­PO QUE SE LE DI­BU­JA UNA ME­LAN­CÓ­LI­CA Y TIER­NA SON­RI­SA AL RE­COR­DAR LA PRO­PIA IN­FAN­CIA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.