De sexym­bol a hom­bre de fa­mi­lia

High Class - - HC/NOTA DE TAPA -

Matt­hew no se se­pa­ra en nin­gún mo­men­to de su pa­re­ja, se los ve jun­tos y ca­ri­ño­sos en to­das las red car­pet. Ella es Ca­mi­la Al­ves, mo­de­lo bra­si­le­ña y ar­tis­ta te­le­vi­si­va, a quien co­no­ció en 2006, y con quien ac­tual­men­te vi­ve en su casa de Ma­li­bú, Ca­li­for­nia. Tie­nen dos hi­jos, Le­vi Al­ves McCo­naug­hey (na­ci­do el 6 de ju­lio de 2008), y Vi­da Al­ves McCo­naug­hey (na­ci­da el 3 de enero de 2010). Se ca­sa­ron en ju­nio de 2012, y un mes des­pués, anun­cia­ron que es­ta­ban es­pe­ran­do a su ter­cer hi­jo, Li­vings­ton Al­ves McCo­naug­hey, que na­ció el 28 de di­ciem­bre de 2012. For­man una her­mo­sa fa­mi­lia a la que los pa­pa­raz­zis han cap­ta­do nu­me­ro­sas ve­ces ha­cien­do ac­ti­vi­da­des en con­jun­to.

Con una pro­duc­ción de ape­nas cin­co millones de dó­la­res y so­lo 25 días de ro­da­je, Matt­hew McCo­naug­hey fil­mó la pe­lí­cu­la Da­llas Bu­yers Club a to­da ve­lo­ci­dad, sin pues­ta de lu­ces y con cá­ma­ra en mano, siem­pre fil­man­do. Has­ta la edi­ción ape­nas du­ró otros 20 días, ba­sa­da en una ver­da­de­ra his­to­ria don­de so­lo agre­ga­ron la fic­ción en los per­so­na­jes que lo ro­dean. Pe­ro es com­ple­ta­men­te real la vi­da de un ho­mo­fó­bi­co que ter­mi­nó ayu­dan­do a la co­mu­ni­dad ho­mo­se­xual, cuan­do los mé­di­cos le diag­nos­ti­ca­ron ape­nas 30 días de vi­da, por te­ner el VIH/Si­da.

A pun­to de mo­rir y ca­si en ban­ca­rro­ta, la pe­lí­cu­la tam­bién mues­tra có­mo in­ten­tó lo im­po­si­ble por so­bre­vi­vir a pe­sar de te­ner las es­ta­dís­ti­cas en su con­tra. Y Da­llas Bu­yers Club ilus­tra la su­per­vi­ven­cia que lo con­vir­tió en una en­ci­clo­pe­dia de me­di­ca­men­tos an­ti­vi­ra­les, prue­bas far­ma­céu­ti­cas y la lu­cha mar­gi­nal con­tra las le­yes que no le per­mi­tían apro­ve­char tra­ta­mien­tos o me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas. Y de­trás de esa his­to­ria ver­da­de­ra, de­lan­te de la pan­ta­lla, es­tá Matt­hew McCo­naug­hey.

La his­to­ria me pa­re­cía in­creí­ble y muy ori­gi­nal. Lo que hi­zo es­te va­que­ro, con una edu­ca­ción de sép­ti­mo gra­do, un mu­je­rie­go que se con­ta­gia del si­da y tie­ne ape­nas 30 días pa­ra vi­vir... se con­vir­tió en un ab­so­lu­to cien­tí­fi­co en los sie­te años que so­bre­vi­vió

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.