EL DUE­LO DE LA ME­NO­PAU­SIA

UNA ETA­PA DE IN­TROS­PEC­CIÓN

High Class - - HC/SALUD - por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Cuan­do ha­bla­mos la me­no­pau­sia nor­mal­men­te pen­sa­mos en los ca­lo­res, en la subida de pe­so e in­clu­so en las re­la­cio­nes ín­ti­mas con nues­tra pa­re­ja. Sin em­bar­go, hay otro as­pec­to que po­cas se de­tie­nen a con­si­de­rar y que es im­por­tan­te co­no­cer an­tes de al­can­zar ese pun­to: el due­lo por el que hay que atra­ve­sar al sa­ber que nun­ca más se po­drá te­ner hi­jos. So­bre es­te te­ma nos ha­bla la li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca Adria­na Aquino Eche­verry*, en un in­ten­to por arro­jar luz so­bre las re­per­cu­sio­nes psi­co­ló­gi­cas de la me­no­pau­sia y có­mo su­pe­rar­las. “La me­no­pau­sia im­pli­ca el fin de la mens­trua­ción, por lo tan­to la pér­di­da de fer­ti­li­dad en la mu­jer. En otras pa­la­bras se vuel­ve real la im­po­si­bi­li­dad de te­ner hi­jos”, co­mien­za ex­pli­can­do la Lic. Adria­na Aquino Eche­verry. Por su­pues­to, se tra­ta de una eta­pa por la cual to­da mu­jer va a pa­sar más tar­de o más tem­prano. Con­lle­va cam­bios no so­la­men­te fí­si­cos, sino psi­co­ló­gi­cos de igual ma­ne­ra, y es (so­bre)vi­vi­da por ca­da mu­jer de una ma­ne­ra dis­tin­ta.

Có­mo ca­da mu­jer se en­fren­ta a es­te pe­rio­do de­pen­de de sus hor­mo­nas, de su edad, de la his­to­ria de vi­da, de sus creen­cias. “Por de­cir­lo de una ma­ne­ra sim­ple, de­pen­de de su pro­pia par­ti­cu­la­ri­dad. Si has­ta ese mo­men­to la mu­jer ha­bía lo­gra­do un cier­to ni­vel de equi­li­brio en su ru­ti­na co­ti­dia­na, en es­te pe­rio­do eso cam­bia, los des­equi­li­brios hor­mo­na­les in­flu­yen de tal for­ma so­bre el com­por­ta­mien­to y las emo­cio­nes que in­clu­so con­flic­tos psi­co­ló­gi­cos in­cons­cien­tes se ha­cen evi­den­tes”, men­cio­na, cons­ta­tan­do el as­pec­to sub­ya­cen­te a to­dos los cam­bios fí­si­cos de una mu­jer du­ran­te la me­no­pau­sia.

Por es­to, es­ta eta­pa tam­bién des­en­ca­de­na un due­lo, se­gún la Lic. Aquino Eche­verry: “La me­no­pau­sia es una eta­pa tran­si­to­ria que con­lle­va ne­ce­sa­ria­men­te a la mu­jer a atra­ve­sar un due­lo a raíz de la pér­di­da de po­ten­cia­li­dad del cuer­po pro­pio. Im­pli­ca cam­bios que ge­ne­ran mie­dos y te­mo­res, sen­sa­ción de in­fe­rio­ri­dad que mu­chas ve­ces es­tán li­ga­dos a las creen­cias res­pec­to al cuer­po y al lu­gar de la mu­jer en la so­cie­dad”.

To­da es­ta si­tua­ción ge­ne­ra si­tua­cio­nes de an­sie­dad y fal­ta de con­cen­tra­ción, ade­más de pro­ble­mas con la me­mo­ria y una gran dis­mi­nu­ción del de­seo se­xual. Una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes más fre­cuen­tes de es­te due­lo es la irri­ta­bi­li­dad que tan­to ca­rac­te­ri­za es­ta eta­pa. Es­tar irri­ta­ble im­pli­ca, por ejem­plo, “es­tar a pun­to de ex­plo­tar, de­seos de gri­tar, sen­tir que no pue­den con­tro­lar­se, sen­si­ble a los rui­dos, a los to­nos de voz, in­clu­so se sien­ten mo­les­tas por todo”, cuen­ta la psi­có­lo­ga. Por otra par­te, pue­den pre­sen­tar sín­to­mas emo­cio­na­les co­mo la sen­sa­ción de pér­di­da de pla­cer, pe­si­mis­mo, tris­te­za, an­sie­dad, in­de­ci­sión, fal­ta de in­te­rés to­dos es­tos re­per­cu­ten de ma­ne­ra ne­ga­ti­va en la ima­gen que tie­nen de sí, pro­vo­can­do un cam­bio en la ma­ne­ra en que se per­ci­ben y sien­ten.

SIN MIE­DOS

A cri­te­rio de la Lic. Adria­na Aquino Eche­verry, es real­men­te im­por­tan­te la for­ma en que ca­da mu­jer per­ci­be el rol que cum­ple den­tro de su fa­mi­lia. La per­cep­ción que tie­ne acer­ca de su pa­pel den­tro de su círcu­lo más in­me­dia­to y la so­cie­dad en­te­ra po­drá ayu­dar­la a su­pe­rar exi­to­sa­men­te es­ta eta­pa. “Por eso es ne­ce­sa­rio re­en­cua­drar aque­llas ideas y creen­cias erró­neas, así co­mo pro­pi­ciar un cam­bio de ac­ti­tu­des y ap­ti­tu­des fren­te a la me­no­pau­sia pa­ra afron­tar­la sin mie­dos y te­mo­res”, ase­gu­ra.

Es muy im­por­tan­te co­no­cer los sín­to­mas que se pue­den pro­du­cir du­ran­te es­ta eta­pa pa­ra po­der desechar las creen­cias que mu­chas ve­ces se ma­ne­jan sin fun­da­men­tos reales más allá de la su­pers­ti­ción de an­ta­ño. Lo prin­ci­pal es to­mar con­cien­cia pa­ra apren­der a ma­ne­jar esos cam­biosy que no ge­ne­ren ma­yo­res con­flic­tos *Adria­na Aquino Eche­verry, li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca por la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, re­gis­tro n° 1866.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.