MATT­HEW MCCO­NAUG­HEY

A UN PA­SO DE SU PRI­MER ÓS­CAR

High Class - - FRONT PAGE - Por Fabián W. Waintal © Copy­right 2014

El mis­mí­si­mo Matt­hew McCo­naug­hey que tan­tas ve­ces fi­gu­ró en la lista de los Ac­to­res Más Sen­sua­les de Holly­wood, apa­re­ce aho­ra co­mo uno de los me­nos gla­mo­ro­sos, co­mo un en­fer­mo de si­da en la pe­lí­cu­la Da­llas Bu­yers Club. Com­ple­ta­men­te irre­co­no­ci­ble, nos re­ci­bió en ex­clu­si­va pa­ra ha­blar de se­me­jan­te trans­for­ma­ción, con un per­so­na­je que bien lo pue­de lle­var a ga­nar­se el Ós­car, lue­go de ha­ber si­do ga­lar­do­na­do re­cien­te­men­te con el Glo­bo de Oro y con el premio del Sin­di­ca­to de Ac­to­res.

¿Có­mo va la vi­da?

Muy bien, mi vi­da es­tá en lla­mas (ri­sas).

¿Por lo vis­to de­jas­te de to­mar ma­te?

No, no, pe­ro hoy pe­dí té ne­gro ha­waiano.

¿Es­tás re­cu­pe­ran­do de a po­co el pe­so que per­dis­te con la fil­ma­ción de Da­llas Bu­yers Club? En la pan­ta­lla das mie­do, con tan po­co pe­so.

Ya van tres me­ses que no pa­so los 83 ki­los, pe­ro an­tes pe­sa­ba 79, así que voy bien.

¿Cuán­to pe­so per­dis­te?

Per­dí 21 ki­los.

¿Y qué re­sul­tó tan di­fí­cil el pro­ce­so pa­ra per­der tan­to pe­so?

Pri­me­ro, me reuní con un nu­tri­cio­nis­ta pa­ra sa­ber exac­ta­men­te cuán­tas ca­lo­rías ne­ce­si­ta­ba y cuán­tas co­mi­das iba a te­ner. Una vez que con­tro­lé ese te­ma y em­pe­cé a re­cha­zar las clá­si­cas ce­nas con ami­gos en res­tau­ran­tes, sa­lió todo bien. Te­nía un plan muy bien mar­ca­do y con­ta­ba con mi esposa pre­pa­rán­do­me las co­mi­das. Ne­ce­si­ta­ba una die­ta muy con­tro­la­da y una vez que lo or­ga­ni­cé, todo fue mu­cho más fá­cil.

¿Qué co­mías exac­ta­men­te?

Mu­cho más de lo que te ima­gi­nas. Co­mía todo su­per­sa­lu­da­ble, en pe­que­ñas por­cio­nes, 230 gra­mos de pes­ca­do pa­ra el al­muer­zo con una ta­za de ve­ge­ta­les y 230 gra­mos de pes­ca­do en la ce­na.

¿No su­fris­te na­da de ham­bre?

No. Es­ta­ba siem­pre co­mien­do. Y cuan­do em­pe­cé, pa­só al­go muy ex­tra­ño. Mi cuer­po su­po, re­ci­bió el men­sa­je que no lo iba a ali­men­tar más y sen­tí que per­día pe­so so­lo. Una vez que lle­gué al pe­so que que­ría lle­gar, tam­po­co qui­se ba­jar más, pe­ro aun­que em­pe­cé a co­mer me­jor, mi cuer­po to­da­vía que­ría se­guir ba­jan­do de pe­so, por­que en cier­ta for­ma se ha­bía ven­ci­do. Muy cer­ca de la mis­mí­si­ma ciu­dad de Da­llas don­de trans­cu­rre la pe­lí­cu­la, en la te­xa­na ciu­dad de Uval­de, Mat­hew McCo­naug­hey na­ció el 4 de no­viem­bre de 1969. Con un pa­dre que se de­di­ca­ba al ne­go­cio pe­tro­le­ro, Matt­hew bus­có un destino com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, via­jan­do por un año a Aus­tra­lia don­de in­clu­so se ga­nó la vi­da la­van­do pla­tos.

De vuel­ta en Es­ta­dos Uni­dos, pen­só en se­guir la ca­rre­ra de abo­ga­cía, cuan­do se ins­cri­bió en la Uni­ver­si­dad de Te­xas, aun­que ter­mi­nó cam­bian­do de ca­rre­ra, por el ci­ne. Al prin­ci­pio, so­lo tra­ba­jó co­mo ac­tor en co­mer­cia­les lo­ca­les, pe­ro cuan­do lo con­tra­ta­ron pa­ra un par de es­ce­nas de la pe­lí­cu­la Da­zed and Con­fu­sed, ter­mi­nó con un per­so­na­je más im­por­tan­te, gracias a las bue­nas im­pro­vi­sa­cio­nes del ro­da­je. Tam­bién en Te­xas, fil­mó con Re­nee Zell­we­ger la pe­lí­cu­la Te­xas Chain­saw Mas­sa­cre y A Ti­me To Kill con San­dra Bu­llock (con un ro­man­ce que tam­bién si­guió de­trás de cá­ma­ras). En un mo­men­to, lle­ga­ron a com­pa­rar­lo co­mo un nue­vo Paul New­man y has­ta Ste­ven Spiel­berg lo lla­mó pa­ra tra­ba­jar en la pe­lí­cu­la Amis­tad.

El ci­ne de co­me­dia ro­mán­ti­ca lo con­vir­tió en su­pers­tar, al la­do de Jen­ni­fer Lo­pez en The Wedding Plan­ner y con Ka­te Hud­son en How to Lo­se a Guy in 10 Days. Tam­bién tu­vo un lar­go no­viaz­go con Pe­né­lo­pe Cruz, cuan­do jun­tos fil­ma­ron Saha­ra y no se ca­só cuan­do su no­via Ca­mi­la que­dó em­ba­ra­za­da dos ve­ces, has­ta que jus­to an­tes de te­ner el ter­cer hi­jo, fi­nal­men­te dio el sí, de­jan­do de ser el sol­te­ro más co­di­cia­do de Holly­wood, el día de su ca­sa­mien­to, el 9 de ju­nio de 2012. Des­de la úl­ti­ma vez que nos vi­mos, fi­nal­men­te te ca­sas­te, pe­ro la de­ci­sión vino des­pués de te­ner dos hi­jos...

... an­tes del ter­ce­ro.

Pe­ro me acuer­do cuan­do en nues­tra úl­ti­ma en­tre­vis­ta, co­men­tas­te que la úni­ca que in­sis­tía en que te ca­ses, era tu ma­dre. ¿Qué te hi­zo cam­biar de opi­nión?

Su­pon­go que lle­gó el mo­men­to co­rrec­to, que­ría­mos ha­cer­lo.

¿Y qué opi­nó tu esposa de tu nue­vo fí­si­co en la pe­lí­cu­la Da­llas Bu­yers Club?

Ella di­ce que me­jo­ré co­mo bai­la­rín, con tan po­co pe­so (ri­sas).

En se­rio, ¿no opi­nó pa­ra na­da?

Ella me apo­ya en el tra­ba­jo que ne­ce­si­to. Su­pon­go que aho­ra mi esposa es­tá con­ten­ta por­que re­cu­pe­ré el pe­so que te­nía an­tes, pe­ro siem­pre tu­ve su com­ple­to apo­yo.

¿Qué es lo que tan­to te gus­tó de es­te guion, pa­ra acep­tar se­me­jan­te desafío?

Yo ha­bía leído el guion tres años an­tes de ha­cer la pe­lí­cu­la. Me acuer­do que ha­bía es­cri­to: “¡Va­ya, es­te guion tie­ne alas!”. Y aun­que se­guí fil­man­do otras pe­lí­cu­las, siem­pre te­nía el guion en­ci­ma de mi es­cri­to­rio, bus­can­do que fue­ra mi pró­xi­mo tra­ba­jo. La his­to­ria me pa­re­cía in­creí­ble y muy ori­gi­nal. Lo que hi­zo es­te va­que­ro, con una edu­ca­ción de sép­ti­mo gra­do, un mu­je­rie­go que se con­ta­gia del si­da y tie­ne ape­nas 30 días pa­ra vi­vir... se con­vir­tió en un ab­so­lu­to cien­tí­fi­co en los sie­te años que so­bre­vi­vió. Apren­dió por sí so­lo, in­ves­ti­gan­do, pa­ra sa­ber más so­bre la en­fer­me­dad y el cóc­tel que ne­ce­si­ta­ba pa­ra sos­te­ner una vi­da sa­lu­da­ble por más tiem­po. Es in­creí­ble que al­guien co­mo él su­pie­ra mu­cho más que los doc­to­res. Y eso, me pa­re­ció una gran his­to­ria.

¿Qué ha­rías si real­men­te te que­da­ran 30 días pa­ra vi­vir?

¡Sa­bía que me lo ibas a pre­gun­tar! Pe­ro no sé, real­men­te no lo sé. A lo me­jor por eso me casé (ri­sas).

¿Me vas a de­cir que nun­ca lo pen­sas­te, des­pués de ha­ber fil­ma­do una his­to­ria pa­re­ci­da?

La ver­dad, no lo pen­sé. Lo úni­co que pen­sé es lo que ha­ría el ver­da­de­ro Ron. Y el pri­mer pen­sa­mien­to que tu­ve fue una ne­ga­ción com­ple­ta. Pri­me­ro, te­nía que pen­sar: “No, es­tán equi­vo­ca­dos”. Y de a po­co, él se va dan­do cuen­ta y tra­ta de dis­fru­tar más el po­co tiem­po que le que­da de vi­da, con todo ti­po de fies­tas, has­ta que se en­te­ra de dón­de fue que se con­ta­gió. Pe­ro la ver­da­de­ra de­ses­pe­ra­ción y el mie­do no lo to­can has­ta que se va a Mé­xi­co y pien­sa: “¿Y si es ver­dad?” Todo ese odio ge­ne­ró mu­cha más ener­gía que cual­quier otra emo­ción, es real­men­te la emo­ción que ayu­dó a tan­ta gen­te a vi­vir: la fu­ria, la ab­so­lu­ta fu­ria.

El he­cho de ha­ber­se con­ta­gia­do de si­da en una ciu­dad co­mo Da­llas, muy cer­ca de don­de na­cis­te, ¿creés que em­peo­ró la si­tua­ción?

Es que en ese en­ton­ces el si­da so­la­men­te era co­mún en los ho­mo­se­xua­les. Con un he­te­ro­se­xual con si­da, mu­cha gen­te du­da­ba si real­men­te era he­te­ro­se­xual. Esa sos­pe­cha to­da­vía exis­te hoy. Pe­ro en aquel tiem­po, era una fron­te­ra com­ple­ta­men­te nue­va. Na­die sa­bía qué ha­cer, ni si­quie­ra los doc­to­res. Ha­bía to­da cla­se de cons­pi­ra­cio­nes de dón­de ha­bía ve­ni­do, quién la te­nía, quién se po­día con­ta­giar. Y na­die te­nía res­pues­tas. Na­die en el país es­ta­ba com­ple­ta­men­te se­gu­ro de có­mo te po­días con­ta­giar.

¿Qué edad te­nías en la épo­ca en la que su­ce­de la pe­lí­cu­la?

Yo te­nía 16 años y no me acuer­do cla­ra­men­te, pe­ro has­ta Ma­gic John­son, un bas­quet­bo­lis­ta tan fa­mo­so lle­gó a con­ta­giar­se y re­cuer­do per­fec­ta­men­te que al­gu­nos ju­ga­do­res in­clu­so no que­rían ju­gar con él, por mie­do a con­ta­giar­se. Na­die sa­bía. No sa­bías si po­días con­ta­giar­te sim­ple­men­te con es­tre­char la mano. Ha­bía gen­te que de­cía que con so­lo mi­rar a un en­fer­mo, te con­ta­gia­bas. Ha­bía to­da cla­se de ta­búes y su­pers­ti­cio­nes. Na­die sa­lió a de­cir: “Es­to es ver­dad y es­to es men­ti­ra”. Ha­bía de­ma­sia­das pre­gun­tas y muy po­cas res­pues­tas, si te po­días con­ta­giar con la sa­li­va o al to­car el su­dor, si so­lo era por la san­gre, ¿qué pa­sa­ba si en un cor­te la san­gre vo­la­ba en el ai­re y te pe­ga­ba en el ojo? Na­die sa­bía las res­pues­tas. Y no so­lo pa­sa­ba en el sur de Es­ta­dos Uni­dos, en Te­xas. Fue al­go mun­dial.

¿Era la épo­ca en que tam­bién te ha­bías de­ci­di­do por la ac­tua­ción?

Bueno, no. En ese en­ton­ces to­da­vía no me ha­bía de­ci­di­do por la ac­tua­ción. Aún es­ta­ba es­tu­dian­do, re­cién ha­bía sa­ca­do mi li­cen­cia de con­du­cir. Eso era lo que más me in­tere­sa­ba (ri­sas). Ha­bía aho­rra­do lo su­fi­cien­te pa­ra com­prar mi pri­mer ca­mión. So­la­men­te pen­sa­ba en eso.

¿Es ver­dad que en un prin­ci­pio qui­sis­te ser abo­ga­do en vez de ac­tor?

Sí, pe­ro an­tes, fui a Aus­tra­lia un año, por un in­ter­cam­bio de es­tu­dian­tes... por­que no es­ta­ba se­gu­ro de lo que que­ría ha­cer.

¿Ese fue el año en que te ga­nas­te la vi­da la­van­do pla­tos?

Bueno, la­vé al­gu­nos pla­tos pe­ro tam­po­co me pa­ga­ron por eso. Tu­ve on­ce tra­ba­jos di­fe­ren­tes, pe­ro ese no fue uno de ellos. La­va­ba los pla­tos en las ca­sas don­de vi­vía. Por­que a los 18, co­mo cual­quier chi­co, no sa­bía lo que que­ría ha­cer y mi ma­dre me dio la gran idea de via­jar. Ella sa­bía que me en­can­ta­ba via­jar. Y re­cién des­pués de un año en Aus­tra­lia, fui a la Uni­ver­si­dad de Te­xas, en Aus­tin, don­de pen­sa­ba se­guir abo­ga­cía.

¿Y có­mo lle­gó el cam­bio por la ac­tua­ción?

No lle­gó has­ta el fi­nal del pri­mer año de la uni­ver­si­dad, en el mo­men­to en que tu­ve que lle­nar los cré­di­tos ge­ne­ra­les, don­de a los nue­vos no los trans­fie­ren si cam­biás la agen­da del cur­so. Em­pe­cé a po­ner­me un po­co ner­vio­so con la idea de con­ver­tir­me en abo­ga­do. En ese en­ton­ces,

Siem­pre hay una se­pa­ra­ción en­tre lo que uno ha­ce co­mo ac­tor, con lo que se gra­ba en cá­ma­ra y des­pués se edi­ta pa­ra el re­sul­ta­do fi­nal. Siem­pre hay una se­pa­ra­ción. Y mi ob­je­ti­vo siem­pre fue tra­tar de mi­ni­mi­zar esa se­pa­ra­ción

que­ría en­trar en el ne­go­cio de con­tar his­to­rias. En al­gún mo­men­to me fi­jé en mis dia­rios de aquel en­ton­ces y es­ta­ba mu­cho más in­tere­sa­do en la ac­tua­ción de lo que cons­cien­te­men­te de­cía. Pe­ro no es al­go que fi­gu­ra­ba en mi sue­ño más ver­nácu­lo. No me pa­re­cía al­go su­fi­cien­te­men­te tan­gi­ble. Ve­nía de un lu­gar don­de ha­bía que em­pe­zar des­de aba­jo. Y de­ci­dí es­tu­diar ci­ne, pe­ro de­trás de cá­ma­ra, pen­san­do in­clu­so: “Ah, yo no quie­ro ser ac­tor”. Pe­ro de nue­vo, cuan­do me acuer­do, in­clu­so cuan­do di­ri­gía, me po­nía a mos­trar­le a la per­so­na có­mo que­ría que ac­tua­ra. Así que sin sa­ber­lo... siem­pre qui­se ser ac­tor. Y fue un ve­rano de 1992, que fi­nal­men­te me de­ci­dí por la ac­tua­ción co­mo una for­ma de vi­da.

Y nun­ca más de­jas­te de tra­ba­jar co­mo ac­tor, pe­ro úl­ti­ma­men­te los crí­ti­cos de ci­ne te tra­tan con más ca­ri­ño. ¿No­tás al­gu­na di­fe­ren­cia en tu tra­ba­jo?

Bus­co más ex­pe­rien­cias, tie­ne que ver con las de­ci­sio­nes que to­mo, al me­nos aho­ra. Mu­chas ve­ces di­je que quie­ro bus­car al­go que me de un po­co de mie­do, al­go que no me lo pue­da sa­car de la men­te. Eso lo ex­pli­ca todo.

¿Le pres­tás aten­ción a las crí­ti­cas?

Se­gu­ro. Bueno, las bue­nas crí­ti­cas cons­truc­ti­vas, por­que no hay ma­las crí­ti­cas cons­truc­ti­vas. Hay crí­ti­cas ma­las que al­gu­nos es­cri­ben in­clu­so an­tes de ver­me, so­lo por­que no les cai­go bien. Y es­tán las que son bue­nas an­tes de ver­me por­que les cai­go de­ma­sia­do bien. Y te di­go que leí to­das mis crí­ti­cas ma­las, unos años atrás era un ar­chi­vo muy gran­de (ri­sas), las leí to­das, pe­ro con el tiem­po fue­ron me­jo­ran­do.

¿Qué ayu­dó?

Siem­pre hay una se­pa­ra­ción en­tre lo que uno ha­ce co­mo ac­tor, con lo que se gra­ba en cá­ma­ra y des­pués se edi­ta pa­ra el re­sul­ta­do fi­nal. Siem­pre hay una se­pa­ra­ción. Y mi ob­je­ti­vo siem­pre fue tra­tar de mi­ni­mi­zar esa se­pa­ra­ción, don­de lo que que­ría ha­cer tam­bién se vie­ra en el ci­ne. Esa era mi me­ta. No siem­pre fun­cio­na así. Por eso hay ac­to­res que quie­ren pro­du­cir y di­ri­gir, pa­ra te­ner más con­trol de ese án­gu­lo. Pe­ro de ver­dad, hu­bo ve­ces en que he leído crí­ti­cas cons­truc­ti­vas don­de di­je: “Es cier­to, tie­ne ra­zón”

Fo­to­gra­fías dis­po­ni­bles ba­jo de­re­chos re­ser­va­dos de Fo­cus Fea­tu­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.