DES­TI­NOS de a dos LAS ME­JO­RES PLA­YAS DEL CA­RI­BE Y LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA

High Class - - FRONT PAGE -

La pa­la­bra is­la en sí ya aca­rrea con­no­ta­cio­nes de pa­raí­so te­rre­nal. Por su par­ti­cu­lar en­can­to y ais­la­mien­to el via­je­ro siem­pre se ha sen­ti­do en el pa­raí­so al vi­si­tar­la, y si es con el amor de tu vi­da, todo co­bra un sen­ti­do más es­pe­cial.

En es­ta edi­ción te pre­sen­ta­mos 10 de las is­las más pa­ra­di­sia­cas de Amé­ri­ca y el Ca­ri­be. Es­tos des­ti­nos in­su­la­res, sin lu­gar a du­da, tie­nen todo lo que uno es­pe­ra en­con­trar en un pa­raí­so tro­pi­cal. Is­las con pla­yas de are­na blan­ca pu­ra, la­gu­nas con aguas cris­ta­li­nas, ato­lo­nes y arre­ci­fes de co­ral, abun­dan­te fau­na sub­ma­ri­na y una fron­do­sa ve­ge­ta­ción tro­pi­cal a po­cos me­tros de la cos­ta son al­gu­nos de los in­gre­dien­tes que he­mos con­si­de­ra­do a la ho­ra de ele­gir es­tos des­ti­nos so­ña­dos pa­ra com­par­tir en pa­re­ja. ¡A em­pa­car el bron­cea­dor y a dis­fru­tar del pa­raí­so!

ROATAN, HON­DU­RAS:

Es­ta is­la hon­du­re­ña es un pa­raí­so in­dis­cu­ti­do. Es el ti­po de lu­gar que hu­bie­ra enamo­ra­do a He­ming­way si no hu­bie­ra des­cu­bier­to a Cu­ba pri­me­ro. Los ho­te­les más lin­dos se en­cuen­tran en Sandy Bay y las pla­yas más ais­la­das y con ca­mi­nos de tie­rras y pe­que­ñas po­sa­das en West End (las pla­yas tie­nen nom­bres in­gle­ses, pues fue­ron in­va­di­das por los in­gle­ses has­ta que en 1861 fue­ron de­vuel­tas a Hon­du­ras). En­tre sus atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos se en­cuen­tra una gran­ja de igua­nas y un par­que de aves. Tam­bién pue­den prac­ti­car bu­ceo, deportes acuá­ti­cos e in­clu­so na­dar con del­fi­nes en el Cen­tro de Cien­cias Ma­rí­ti­mas. Pe­ro, con to­da se­gu­ri­dad, el pun­to cla­ve de Roatan es su arre­ci­fe, el se­gun­do más gran­de del mun­do y una me­ca pa­ra fa­ná­ti­cos del bu­ceo de todo el mun­do.

AN­GRA DOS REIS, BRA­SIL:

Muy cer­ca de Río se en­cuen­tra un pa­raí­so que ha po­di­do man­te­ner su en­can­to na­tu­ral a pe­sar de ser una de las me­cas de la cre­ma ca­rio­ca. Se­gún los lo­ca­les en An­gra, hay una is­la pa­ra ca­da día del año a fin de que el via­je­ro la pue­da ele­gir. Ideal pa­ra pa­sear en bar­co y dis­fru­tar de las me­jo­res cai­pi­ri­ñas y fru­tos de mar en los res­tau­ran­tes de la zo­na (al­gu­nos a los que so­lo se pue­den ac­ce­der en bar­co). La is­la re­co­men­da­da es Il­ha Gran­de, que fue­ra una pri­sión has­ta ha­ce po­co más de una dé­ca­da. Es­tá re­ple­ta de pla­yas de are­na, res­tau­ran­tes y al­deas de pes­ca­do­res, allí pue­den que­dar­se en al­gu­na de sus pe­que­ñas pou­sa­das ro­dea­das de na­tu­ra­le­za tro­pi­cal. Si bus­can al­go más pe­que­ño e ín­ti­mo, no hay co­mo la is­la pri­va­da Il­ha do Ou­ri­co, con sus 5 ca­ba­ñas, pa­ra 10 per­so­nas en to­tal, de al­to lu­jo y ha­bi­ta­cio­nes con pisos de vi­drio pa­ra ob­ser­var la vi­da ma­rí­ti­ma.

PE­QUE­ÑO SAN VI­CEN­TE, SAN VI­CEN­TE Y LAS GRA­NA­DI­NAS:

Tam­bién co­no­ci­do co­mo Pe­tit St Vin­cent o sim­ple­men­te PSV, es un pe­que­ño pun­to en las is­las Gra­na­di­nas. Se tra­ta de una pe­que­ña is­la pri­va­da, com­pues­ta por sua­ves co­li­nas re­par­ti­das en 46 hec­tá­reas, ro­dea­das de 3 km de pla­ya de la más fa­bu­lo­sa are­na blan­ca. Era una is­la com­ple­ta­men­te de­sier­ta has­ta que fue ad­qui­ri­da ha­ce 30 años

Is­las con pla­yas de are­na blan­ca pu­ra, la­gu­nas con aguas cris­ta­li­nas, ato­lo­nes y arre­ci­fes de co­ral, abun­dan­te fau­na sub­ma­ri­na y una fron­do­sa ve­ge­ta­ción

por Ha­ze Ri­chard­son y la con­vir­tió en un re­sort don­de los ri­cos y las pa­re­jas de lu­na de miel, en bús­que­da de lu­ga­res de en­sue­ño, acu­den pa­ra sen­tir­se co­mo au­tén­ti­cos Ro­bin­son Cru­soe en una is­la apa­ren­te­men­te de­sier­ta. Las 22 ca­ba­ñas de pie­dra cuen­tan con todo el lu­jo y las co­mo­di­da­des del pri­mer mun­do, con can­chas de te­nis, deportes náu­ti­cos, pi­ñas co­la­das al bor­de de la pla­ya, ha­bi­ta­cio­nes mo­der­nas y ai­rea­das. Sin em­bar­go, no hay te­lé­fo­nos ni te­le­vi­so­res pa­ra al­can­zar el re­lax to­tal le­jos de los aje­treos del mun­do mo­derno.

IS­LAS DE SAN BLAS, PA­NA­MÁ:

Hay más de 300 is­las en es­te ar­chi­pié­la­go, pe­ro so­lo 50 es­tán ha­bi­ta­das. Son unas de las is­las más in­tere­san­tes del Ca­ri­be y ho­gar del pue­blo in­dí­ge­na kuna, quie­nes man­tie­nen su au­to­no­mía re­gio­nal so­bre es­te idí­li­co te­rri­to­rio cu­bier­to de pal­me­ras y pla­yas pa­ra­di­sia­cas. Ellos ges­tio­nan el tu­ris­mo en sus is­las, prohi­bien­do a los tu­ris­tas el nu­dis­mo, el to­pless y sa­car fo­tos sin pe­dir per­mi­so. La ma­yo­ría de los ho­te­les y hos­pe­da­jes son de pro­pie­dad de los kuna y es­tán ad­mi­nis­tra­dos por ellos. Las ins­ta­la­cio­nes son

El ar­chi­pié­la­go de Los Ro­ques es un de los más pa­ra­di­sia­cos de la re­gión, y es­to se de­be más a su ais­la­mien­to que a su so­fis­ti­ca­ción

bas­tan­te bá­si­cas, pe­ro la ex­pe­rien­cia de vi­vir en una al­dea de in­dí­ge­nas ca­ri­be­ños que se man­tie­nen fie­les a sus tra­di­cio­nes an­ces­tra­les, su­ma­da al in­creí­ble en­torno y los pre­cios ba­jí­si­mos su­man al atrac­ti­vo de es­tas is­las.

LOS RO­QUES, VE­NE­ZUE­LA:

El ar­chi­pié­la­go de Los Ro­ques es un de los más pa­ra­di­sia­cos de la re­gión, y es­to se de­be más a su ais­la­mien­to que a su so­fis­ti­ca­ción. In­clu­so en la is­la prin­ci­pal Gran Roque no hay vehícu­los, las ca­lles son de are­na y la po­bla­ción de pe­lí­ca­nos es ma­yor que la de las per­so­nas. Ol­ví­den­se de re­sorts de lu­jo, es­te es un lu­gar pa­ra acam­par, re­co­rrer las is­las en ve­le­ros y al­ber­gar­se en en­can­ta­do­ras po­sa­das y dis­fru­tar de todo el es­plen­dor de la na­tu­ra­le­za im­po­lu­ta de es­tas is­las, que fue­ron de­cla­ra­das Par­que Na­cio­nal por el Go­bierno de Ve­ne­zue­la en 1972, sien­do el par­que ma­rino más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na. Ade­más de ma­ra­vi­llar­se con la fau­na ma­ri­na, se pue­den prac­ti­car deportes náu­ti­cos, pes­ca y bu­ceo en sus prís­ti­nos arre­ci­fes.

CA­YO AMBERGRIS, BE­LI­CE:

En es­pa­ñol Ca­yo de Ám­bar Gris, es la is­la más gran­de de Be­li­ce. Ubi­ca­da cer­ca de la fron­te­ra con Mé­xi­co en pleno Mar Ca­ri­be, tie­ne una su­per­fi­cie de apro­xi­ma­da­men­te 8 km² y en ella ha­bi­tan cer­ca de 2000 per­so­nas. Tie­ne la se­gun­da ma­yor ba­rre­ra de arre­ci­fes del mun­do, lo que lo con­vier­ten en un destino tu­rís­ti­co de pri­me­ra ca­te­go­ría de­cla­ra­do en 1996 Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unesco. Un man­glar es el cen­tro de es­ta is­la

Si­tua­da en el mar Ca­ri­be, Is­la Mu­je­res es un te­rri­to­rio pro­vi­le­gia­do con una ri­que­za na­tu­ral y cul­tu­ral úni­ca en Mé­xi­co

de pla­yas blancas, la más gran­de de Be­li­ce, en la que los ca­rri­tos de golf son el prin­ci­pal me­dio de trans­por­te por los ca­mi­nos de are­na. Uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más im­por­tan­tes de la zo­na es el Gran Agu­je­ro Azul, muy cer­ca de Ambergris. Es­te agu­je­ro de 300 m de an­cho y 123 m de pro­fun­di­dad for­ma par­te del Sis­te­ma de Re­ser­vas de la Ba­rre­ra del Arre­ci­fe de Be­li­ce, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Los via­jes de bu­ceo a es­te si­tio son su­ma­men­te po­pu­la­res des­de que Ja­ques Cous­teau lo de­cla­ra­ra co­mo uno de los 10 me­jo­res si­tios de bu­ceo del mun­do.

SAINT JOHN, IS­LAS VÍR­GE­NES DE LOS ES­TA­DOS UNI­DOS:

Es­ta es la más pe­que­ña de las tres is­las prin­ci­pa­les que con­for­man las Is­las Vír­ge­nes. Lo­ca­li­za­da en el Ca­ri­be, tie­ne un área de 50 km2 y una po­bla­ción de 4170 ha­bi­tan­tes. En es­ta is­la, que no tie­ne ae­ro­puer­to y a la que se ac­ce­de por ferry, el eco­tu­ris­mo es muy ac­ti­vo, con mu­chas ac­ti­vi­da­des po­si­bles, des­de ob­ser­var la fau­na sal­va­je del par­que na­cio­nal has­ta re­co­rrer ki­ló­me­tros de sen­de­ros o pa­sear por sus pla­yas de are­na blan­ca. Sus aguas cris­ta­li­nas son sim­ple­men­te de­li­cio­sas.

IS­LA DE PAS­CUA, CHI­LE:

Si­tua­da en el Pa­cí­fi­co sur a más de 3000 km de la cos­ta chi­le­na, la Is­la de Pas­cua no es un lu­gar al que se lle­gue fá­cil­men­te. La me­jor for­ma de ac­ce­der es en avión, des­de San­tia­go o Tahi­tí. Es­te ais­la­mien­to ha con­tri­bui­do a pre­ser­var la mis­te­rio­sa con­gre­ga­ción de es­cul­tu­ras de ro­ca vol­cá­ni­ca –co­no­ci­das co­mo moái– de 1500 años de an­ti­güe­dad, con­ver­ti­das en una se­ña de iden­ti­dad co­no­ci­da en todo el mun­do. No so­lo es ex­cep­cio­nal su pai­sa­je y mis­te­rio­sa his­to­ria, sino tam­bién sus pla­yas se­mi­de­sier­tas que son ab­so­lu­ta­men­te pa­ra­di­sia­cas.

IS­LA MU­JE­RES, MÉ­XI­CO:

Si­tua­da en el mar Ca­ri­be, muy cer­ca de la pe­nín­su­la de Yucatán, es un te­rri­to­rio pri­vi­le­gia­do con una ri­que­za na­tu­ral y cul­tu­ral úni­ca en Mé­xi­co. Es­te her­mo­so lu­gar con­ju­ga la be­lle­za del Ca­ri­be, la es­pe­su­ra de la sel­va tro­pi­cal y el le­ga­do de la ci­vi­li­za­ción ma­ya. Ade­más de sus pla­yas y la im­pre­sio­nan­te ar­qui­tec­tu­ra de la na­tu­ra­le­za la­bra­da en sus acan­ti­la­dos, la is­la cuen­ta con ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos y par­ques ma­ri­nos con in­creí­bles arre­ci­fes na­tu­ra­les. Is­la Mu­je­res ofre­ce una am­plia va­rie­dad de pro­pues­tas ten­ta­do­ras pa­ra los aman­tes de las pla­yas. Se pue­de ha­cer snor­kel jun­to a pe­ces tro­pi­ca­les en­tre arre­ci­fes de co­ral, sur­car las aguas azu­les en kayak o en bar­co, o prac­ti­car wind­surf a ori­llas de pla­yas de are­na fi­na.

ANGUILLA, TE­RRI­TO­RIO BRI­TÁ­NI­CO DE UL­TRA­MAR:

Sus 33 pla­yas se en­cuen­tran li­bres de la pre­sen­cia de los gran­des ho­te­les que que­bra­rían el en­can­to de la is­la. De he­cho, Anguilla ha ga­na­do repu­tación por ser un lu­gar don­de se pue­den en­con­trar ho­te­les de lu­jo, pe­ro que se mi­me­ti­zan con la na­tu­ra­le­za de ma­ne­ra tal que pa­re­ce que na­da ha cam­bia­do en la is­la a pe­sar de su pre­sen­cia. La is­la es fa­mo­sa por su es­ti­lo de vi­da re­la­ja­do. Anguilla po­see una de las 10 me­jo­res pla­yas del mun­do, lla­ma­da Shoal Bay East. Tam­bién es muy po­pu­lar la Re­dez­vous Bay, don­de gracias a la ac­ción del vien­to las pie­dras ad­quie­ren mi­les de for­mas muy gra­cio­sas. Si se es fa­ná­ti­co del bu­ceo, los pun­tos más re­co­men­da­bles son Dog Is­land, Seal Is­land, Scrub Is­land y Prickly Pear Cays, don­de se pue­de na­dar en­tre tor­tu­gas y lan­gos­tas.

ROATAN, HON­DU­RAS

PE­QUE­ÑO SAN VI­CEN­TE Y LAS GRA­NA­DI­NAS

IS­LAS DE SAN BLAS, PA­NA­MÁ

CA­YO AMBERGRIS, BE­LI­CE

LOS RO­QUES, VE­NE­ZUE­LA

SAINT JOHN, IS­LAS VÍR­GE­NES DE LOS ES­TA­DOS UNI­DOS

ANGUILLA, TE­RRI­TO­RIO BRI­TÁ­NI­CO DE UL­TRA­MAR

IS­LA DE PAS­CUA, CHI­LE

IS­LA MU­JE­RES, MÉ­XI­CO

BU­CEO EN IS­LA MU­JE­RES, MÉ­XI­CO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.