IDEAS HOT pa­ra ce­le­brar San Va­len­tín

High Class - - FRONT PAGE - por Eli­na von Dyck

Mu­chas de no­so­tras no nos con­for­ma­mos con no es­tar so­las en el Día de los Enamo­ra­dos, sino que bus­ca­mos ce­le­brar­lo con to­da la pa­sión que ca­rac­te­ri­za a es­ta fe­cha con­me­mo­ra­ti­va del amor (y de to­dos esos de­li­cio­sos pe­ca­dos que lo acom­pa­ñan a la ca­ma). To­das desea­mos apro­ve­char ese día pa­ra vol­ver lo­co al hom­bre de nues­tras vi­das.

San Va­len­tín es un acon­te­ci­mien­to que nos per­mi­te di­ver­tir­nos y ce­le­brar a nues­tras pa­re­jas. Tan­to pa­ra las que es­tán de no­vias co­mo pa­ra las que es­tán ca­sa­das, el Día de los Enamo­ra­dos nos in­vi­ta a de­mos­trar a nues­tro chi­co lo im­por­tan­te que es pa­ra no­so­tras y lo mu­cho que lo que­re­mos y lo desea­mos.

En es­ta edi­ción, les da­mos tres ideas pa­ra que es­te San Va­len­tín sea es­pe­cial­men­te hot. Si quie­ren sor­pren­der a su chi­co, no du­den en pro­bar al­gu­na de es­tas fan­ta­sías tan sen­sua­les que ha­rían pa­li­de­cer has­ta a la mis­mí­si­ma Ma­rilyn Mon­roe.

SOR­PRE­SA NU­DIS­TA

Per­mí­tan­le ver al­go que nun­ca ol­vi­da­rá dán­do­le un re­ci­bi­mien­to nu­dis­ta. Re­cí­ban­lo to­tal­men­te des­nu­das, ya sea cuan­do lle­gue a la casa o cuan­do en­tre al cuar­to. Si bien, pro­ba­ble­men­te, ya las vio mil ve­ces des­nu­das y creen que es­ta idea no re­pre­sen­ta nin­gu­na no­ve­dad, les ga­ran­ti­zo que su chi­co no po­drá con­te­ner la ex­ci­ta­ción al ver­las ves­ti­das de Eva.

Un detalle di­ver­ti­do po­dría ser el atar­se un gran la­zo ro­sa­do en la cin­tu­ra, tal co­mo si fue­ra un mo­ño de re­ga­lo. Ase­gú­ren­se de in­di­car­le que par­te de su re­ga­lo es que él po­drá ju­gar las ho­ras que quie­ra con su re­ga­lo. Les ase­gu­ro que que­da­rá tan con­ten­to an­te el re­ga­lo que lo úni­co que que­rrá se­rá desen­vol­ver­lo lo an­tes po­si­ble pa­ra ju­gar con él.

PIS­TAS SOR­PRE­SA

Ela­bo­ren una ver­da­de­ra ca­se­ría de te­so­ro pa­ra su pa­re­ja. Ob­via­men­te, us­te­des se­rán el te­so­ro que él ten­ga que en­con­trar. Re­ser­ven una ha­bi­ta­ción en un ho­tel y sin de­cir­le en cuál ho­tel es­tán, es­pé­ren­lo allí.

An­tes de par­tir pue­den de­jar­le la pri­me­ra pis­ta, ase­gu­rán­do­se de que la re­ci­ba. Si es­tá en casa, pue­den de­jar­le una no­ta en la me­si­ta de no­che; y si es­tá en al­gu­na otra par­te, en­viar­le un men­sa­je de tex­to; y si es­tá en la ofi­ci­na,

Ade­más de vi­vir una ex­pe­rien­cia di­ver­ti­da y di­fe­ren­te, ten­drán siem­pre un re­cor­da­to­rio de ese mo­men­to col­ga­do en su mu­ro

pue­den man­dar la pri­me­ra pis­ta por e-mail. De­be­rán tra­mar un ela­bo­ra­do plan y ase­gu­rar­se de que la bús­que­da sea di­ver­ti­da y que no sea ex­ce­si­va­men­te fá­cil de ma­ne­ra que le to­me un buen tiem­po y que su ex­ci­ta­ción an­te la sor­pre­sa va­ya in cres­cen­do.

Pue­den de­jar­le dis­tin­tas pis­tas, ti­po: “Ten­go una sor­pre­sa pa­ra vos, pe­ro no te se­rá fá­cil dar con ella. Vas a en­con­trar la pri­me­ra pis­ta en el ca­jón don­de guar­do mis pren­das más ín­ti­mas”. Y en­ton­ces le de­jan la pis­ta en el ca­jón de su ro­pa in­te­rior. Allí pue­den pe­gar la si­guien­te no­ta a una tan­gui­ta bien sexy y de­cir­le: “Trae­la con­ti­go y me la voy a po­ner so­lo pa­ra vos”.

Le pue­den ir de­jan­do pis­tas en la casa, en el au­to e in­clu­so en la casa de ami­gos o lu­ga­res que fre­cuen­ta ha­bi­tual­men­te, si­tios sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra us­te­des, ti­po el lu­gar don­de se die­ron su pri­mer beso. La úl­ti­ma no­ta de­be­ría dar la di­rec­ción del ho­tel y el nú­me­ro de ha­bi­ta­ción. ¡Lle­ga­rá pa­ra to­mar el te­so­ro co­mo un pi­ra­ta co­di­cio­so por que­dar­se con el bo­tín!

EX­PE­RIEN­CIA SOR­PRE­SA ABS­TRAC­TA

De se­gu­ro a tu chi­co le sor­pren­de­rá enor­me­men­te es­ta sor­pre­sa. Pa­ra lle­var­la a ca­bo, so­lo ne­ce­si­tan una te­la blan­ca de al­go­dón bien am­plia y dos po­tes gran­des de tém­pe­ra (pue­den ser de uno o dos co­lo­res). Lue­go de­ben pin­tar­se por com­ple­to el cuer­po con la tém­pe­ra. Pa­ra ello pue­den usar bro­chas o ha­cer­lo sim­ple­men­te con sus ma­nos. Es­ta se­rá, sin lu­gar a du­da, una ex­pe­rien­cia muy ex­ci­tan­te y an­tes de que la pin­tu­ra se se­que, es­ta­rán re­vol­cán­do­se ar­dien­te­men­te so­bre el lien­zo ex­ten­di­do en el pi­so.

Lue­go po­drán po­ner su lien­zo en un bas­ti­dor y en­mar­car­lo tal cual se tra­ta­ra de una obra de ar­te abs­trac­to. ¡Es­ta es una ma­ne­ra de con­ver­tir su amor en una obra de ar­te! Ade­más de vi­vir una ex­pe­rien­cia di­ver­ti­da y di­fe­ren­te, ten­drán siem­pre un re­cor­da­to­rio de ese mo­men­to col­ga­do en su mu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.