HORÓSCOPO

¿Có­mo sos en el amor se­gún tu signo?

High Class - - FRONT PAGE -

ARIES 21 DE MAR­ZO AL

19 DE ABRIL

Las mu­je­res de Aries son apa­sio­na­das, pe­ro idea­lis­tas. Tie­nen sus me­tas de la vi­da cla­ras y nin­gu­na tra­ba en el ca­mino es lo su­fi­cien­te­men­te gran­de co­mo pa­ra im­pe­dir­les al­can­zar­las, ni si­quie­ra en el amor. Ellas son tra­ba­ja­do­ras e in­te­li­gen­tes, sa­ben qué pa­sos dar y cuán­do dar­los pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo. Su atrac­ti­vo es evi­den­te y les en­can­ta que la aten­ción es­té cen­tra­da en ellas, los cumplidos ali­men­tan su ro­mán­ti­co ego. Pi­den re­ci­pro­ci­dad de su pa­re­ja y, cuan­do es­ta no cum­ple, son ca­pa­ces de los más gran­des des­plan­tes. Su fuer­te ca­rác­ter le jue­ga en con­tra a la ho­ra de lle­var las dis­cu­sio­nes, don­de pue­den al­can­zar cier­ta cruel­dad, de la que ter­mi­nan arre­pen­ti­das al se­gun­do.

CAN­CER

21 DE JU­NIO AL 22 DE JU­LIO

Sen­sua­les y sen­si­bles, así son las mu­je­res del signo de agua Cán­cer. Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les es su ne­ce­si­dad cons­tan­te de com­pa­ñía, un as­pec­to que pue­de sa­tis­fa­cer a gus­to de­bi­do a su gran sen­sua­li­dad, que atrae sin mu­cha di­fi­cul­tad a las per­so­nas que la ro­dean. Son pru­den­tes, fa­mi­li­e­ras y due­ñas de un gran co­ra­zón. Son bon­da­do­sas y ho­nes­tas con su pa­re­ja, pe­ro sue­len su­frir cam­bios de hu­mor sin pre­vio avi­so, lo cual sue­le re­pe­ler pre­ten­dien­tes. Más allá de eso, son mu­je­res muy fuer­tes y se­gu­ras de su ca­pa­ci­dad. Co­mo eter­nas ro­mán­ti­cas, bus­can un com­pro­mi­so eterno y fiel.

LI­BRA

23 DE SE­TIEM­BRE AL 22 DE OC­TU­BRE

Las mu­je­res de Li­bra son in­can­sa­bles. Son co­mu­ni­ca­ti­vas, el diá­lo­go es una par­te muy im­por­tan­te de su for­ma de re­sol­ver pro­ble­mas, tan­to en la vi­da laboral y fa­mi­liar co­mo en la vi­da en pa­re­ja. Su casa es su es­pa­cio per­so­nal y la cui­dan mu­cho, se sien­ten muy có­mo­das y tran­qui­las ahí. Por eso, cuan­do una li­bria­na in­vi­ta a su pa­re­ja a su casa, es todo un acon­te­ci­mien­to pa­ra ella. Ellas siem­pre hu­yen de las si­tua­cio­nes don­de ha­ya vio­len­cia, co­mo las pe­leas y las dis­cu­sio­nes aca­lo­ra­das. Es be­lla, tan­to por den­tro co­mo por fue­ra, y su to­que per­so­nal se apre­cia en todo lo que ha­ce. La con­fian­za jue­ga un pa­pel pri­mor­dial en sus re­la­cio­nes amo­ro­sas.

CA­PRI­COR­NIO 22 DE DI­CIEM­BRE

AL 19 DE ENERO

La mu­jer de Ca­pri­cor­nio per­te­ne­ce al gru­po de sig­nos de tie­rra. Son muy or­de­na­das en to­dos los as­pec­tos de su vi­da. Son pre­ca­vi­das, las sor­pre­sas son un dis­gus­to a me­nos que ven­ga de su pa­re­ja, eja, pues los ges­tos ro­mán­ti­cos son su per­di­ción. Son on per­se­ve­ran­tes y es­pe­ran lo ne­ce­sa­rio pa­ra ver sus pla­nes sur­tir efec­to. La eco­no­mía es im­por­tan­te pa­ra ellas, pe­ro son muy ge­ne­ro­sas con sus ami­go­sos y su fa­mi­lia. La ca­pri­cor­nia­na es so­li­da­ria con su pa­re­ja eja y bas­tan­te or­gu­llo­sa, no bus­ca una vi­da fá­cil, pe­ro sí que su pa­re­ja es­té a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Es exi­gen­te y se­gu­ra de sí mis­ma, y ofre­ce una pa­sión de­sen­fre­na­da al hom­bre que ama.

TAU­RO

20 DE ABRIL AL 20 DE MA­YO

Las mu­je­res de Tau­ro son muy tra­ba­ja­do­ras. Di­fí­cil­men­te re­nun­cien a al­go en lo que han pues­to tan­to em­pe­ño. Son muy fie­les y ca­ri­ño­sas, in­con­di­cio­na­les por so­bre todo. Pa­ra ellas, es im­por­tan­te ser per­so­nas com­ple­tas por sí mis­mas y no ne­ce­si­tan de un hom­bre pa­ra sen­tir­se fe­liz. Pe­ro son ro­mán­ti­cas has­ta el can­san­cio cuan­do co­no­cen a al­guien que, pa­ra ellas, lo me­rez­ca. En una re­la­ción, lle­gan a ser al­go po­se­si­vas, sue­len des­con­fiar de su pa­re­ja y son bas­tan­te ter­cas cuan­do se tra­ta de so­lu­cio­nar un pro­ble­ma. Pue­den re­co­no­cer sus erro­res y con­si­de­ran que la es­ta­bi­li­dad de la pa­re­ja es mu­cho más im­por­tan­te que cual­quier otra co­sa.

LEO

23 DE JU­LIO AL 22 DE AGOS­TO

El ras­go más se­duc­tor de la mu­jer de Leo es su con­fian­za en sí mis­ma. Sien­do un signo de fue­go, sa­be que es­tá en ella lo­grar lo que quie­ra, tra­ba­jan­do in­can­sa­ble­men­te por un tra­ba­jo nue­vo, unas va­ca­cio­nes o por con­se­guir al hom­bre que le in­tere­sa. Ella es de­ci­di­da y bri­llan­te, dos cua­li­da­des que real­zan su sen­sua­li­dad na­tu­ral y atrac­ti­vo pa­ra el se­xo apues­to. Su ma­yor de­fec­to es la al­ta ne­ce­si­dad de aten­ción que de­man­da de su pa­re­ja, con­vir­tién­do­se a ve­ces en una mu­jer di­fí­cil de so­por­tar. Afor­tu­na­da­men­te lo com­pen­sa con gran hu­mil­dad, ya que no tie­ne re­pa­ros en pe­dir per­dón.

ES­COR­PIO 23 DE OC­TU­BRE AL 22 DE NO­VIEM­BRE

Es­cor­pio es un signo de agua y las mu­je­res que na­cie­ron ba­jo su in­fluen­cia son muy va­lien­tes en to­dos los as­pec­tos de su vi­da. La mu­jer de Es­cor­pio es esa que ve­rás lan­zán­do­se a una re­la­ción y te­nien­do éxi­to con­tra todo pro­nós­ti­co. Es com­pe­ti­ti­va en ca­si to­dos los as­pec­tos de su vi­da, al­go que le ga­na bas­tan­te en­vi­dia, pe­ro que re­sul­ta ad­mi­ra­ble pa­ra su pa­re­ja. Los hom­bres la desean y las mu­je­res an­sían ser co­mo ella. Es per­fec­cio­nis­ta, prin­ci­pal­men­te, con­si­go mis­ma. Sa­be sa­car pro­ve­cho de sus atri­bu­tos na­tu­ra­les y una de sus me­tas en el fu­tu­ro pro­ba­ble­men­te sea for­mar una fa­mi­lia con un hom­bre igual de irre­sis­ti­ble que ella.

ACUA­RIO

20 DE ENERO AL 19 DE FE­BRE­RO

Las mu­je­res de Acua­rio son las más fie­les, pe­ro sue­len atraer hom­bres ce­lo­sos de­bi­do a su gran ha­bi­li­dad pa­ra so­cia­li­zar. So­cia­ble, in­te­li­gen­te e idealista, tie­ne la ha­bi­li­dad de sa­car el me­jor par­ti­do de las si­tua­cio­nes com­pli­ca­das. Cuan­do em­pie­za una nue­va re­la­ción, le cues­ta un po­co adap­tar­se a una nue­va per­so­na, pe­ro no pa­sa mu­cho tiem­po an­tes de que su no­vio sea tam­bién su me­jor ami­go. Le gus­ta co­que­tear inocen­te­men­te, es ex­tro­ver­ti­da, lo cual la con­vier­te en el cen­tro de las reunio­nes, sin bus­car­lo. A ve­ces le cues­ta un po­co ex­pre­sar lo que sien­te por­que es re­ser­va­da en sus asun­tos más pri­va­dos.

GÉ­MI­NIS

21 DE MA­YO AL 20 DE JU­NIO

Las mu­je­res de Gé­mi­nis son due­ñas de un ca­rác­ter fuer­te, ner­vio­so y com­pli­ca­do, lo cual las con­vier­te en el ob­je­ti­vo de hom­bres igual­men­te com­pli­ca­dos. Ella es una se­duc­to­ra na­ta y cuan­do al­gún sim­ple mor­tal no su­cum­be an­te sus en­can­tos, desata to­da su ira. Son pro­pen­sas a pres­tar aten­ción a los ru­mo­res de su en­torno y eso las ha­ce vul­ne­ra­bles a las ma­las in­ten­cio­nes. To­da su pa­sión se con­cen­tra en el mo­men­to que es­tán vi­vien­do, rehú­yen el ro­man­ti­cis­mo, pe­ro su­cum­ben an­te él si al­guien les in­tere­sa. La fi­de­li­dad no es una de sus cua­li­da­des y, si no fue­ra tan or­gu­llo­sa, bien po­dría lle­var dos re­la­cio­nes al mis­mo tiem­po.

VIR­GO

23 DE AGOS­TO AL 22 DE SE­TIEM­BRE

Es­tar con una vir­gi­nia­na es si­nó­ni­mo de sor­pre­sas y lo­cu­ras. Es ro­mán­ti­ca y fiel por so­bre to­das las co­sas. Apa­ren­ta no dar mu­cha im­por­tan­cia a los de­ta­lles, pe­ro en el fon­do es muy apa­sio­na­da con la per­so­na que ama. Ella es ge­ne­ro­sa con to­das sus vir­tu­des y bus­ca cons­tan­te­men­te el bienestar de su pa­re­ja. Ge­ne­ral­men­te, es tí­mi­da y eso le di­fi­cul­ta un po­co co­no­cer per­so­nas nue­vas, pe­ro mu­chos po­drían ver­lo co­mo una cua­li­dad atrac­ti­va ya que, al ser ga­na­da la con­fian­za, mues­tran el ser ex­tra­or­di­na­rio que en reali­dad son. Una vez que co­no­cen a al­guien que les gus­ta de ver­dad, se en­tre­gan a la re­la­ción sin nin­gún ti­po de re­ser­vas.

SA­GI­TA­RIO

23 DE NO­VIEM­BRE AL 21 DE DI­CIEM­BRE

Las mu­je­res de Sa­gi­ta­rio son de las más atrac­ti­vas del zo­día­co, pues tie­nen es­te com­bo de ima­gi­na­ti­va y ro­mán­ti­ca, ade­más de in­quie­ta y ho­nes­ta. Es na­tu­ral­men­te fiel a to­dos sus afec­tos y su sen­si­bi­li­dad le ayu­da a ver lo me­jor de los de­más. Ella es muy in­te­li­gen­te, pue­de al­can­zar la ci­ma en el tra­ba­jo en que es­té, siem­pre atrae a hom­bres exi­to­sos e in­flu­yen­tes. La sa­gi­ta­ria­na es op­ti­mis­ta y po­si­ti­va has­ta el har­taz­go. Co­mo es muy so­cia­ble, le es fá­cil co­no­cer nue­vas per­so­nas y bus­car al hom­bre ideal. Le gus­ta que su pa­re­ja es­té pen­dien­te de ella. No es muy ce­lo­sa, pe­ro sí es aman­te de la aten­ción.

PIS­CIS

20 DE FE­BRE­RO AL 20 DE MAR­ZO

Pa­ra la mu­jer de Pis­cis, el ro­man­ce lo es todo. Dul­ce y sen­si­ble, ella tie­ne afi­ni­dad in­me­dia­ta con com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y con los ami­gos de ssu pa­re­ja. Lo que más le atrae de un hom­bre es la cca­pa­ci­dad de com­pren­sión y el com­pa­ñe­ris­mo de la vi­da en pa­re­ja. Aun­que son fá­ci­les de en­ga­ñar, nno pe­can de ilu­sas y sa­ben re­co­no­cer cuan­do una re­re­la­ción no es­tá avan­zan­do. No le gus­ta os­ten­tar su bue­na suer­te y es al­guien por de más sen­ci­lla, pe­pe­ro su ac­ti­tud ha­cia la vi­da la con­vier­te en al­guien mu­muy atrac­ti­va. Mu­chas ve­ces, su as­pi­ra­ción es ten­te­ner una fa­mi­lia a la cual amar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.